martes, 20 de febrero de 2018

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO, SON LAS RIQUEZAS DE SU GRACIA

18 de Febrero de 2018
LA SANA DOCTRINA DE CRISTO, SON LAS RIQUEZAS DE SU GRACIA
Atribuir toda la gloria de nuestro servicio a la Gracia de Dios Padre, es afirmar: (Por la Gracia de Jehová Dios, que es por medio de Jesucristo, soy lo que soy). Asimismo, cuantos heredamos el reino y las glorias prometidas para cada uno, reconocerán en aquel día que sólo la Gracia de Jehová Dios nos condujo allí. En esta predicación, nos tomaremos de la mano de nuestro Señor Jesucristo y del Espíritu Santo para ser muy bien conducidos por la Escritura Sagrada, para que contemplemos, las primeras manifestaciones hasta su expresión más plena las abundantes riquezas de la gracia de Jehová Dios en Cristo Jesús. Quiera nuestro Señor Jesucristo, utilizar esta Palabra para traer un oportuno socorro a todos los creyentes que han caído en el desaliento, como también a aquellos que vagan hambrientos cual ovejas sin pastor. (Ef. 2:6,7) “6 y juntamente con ÉL nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares Celestiales con Cristo Jesús,
7 para mostrar en los siglos venideros las Abundantes Riquezas de su Gracia en su Bondad para con nosotros en Cristo Jesús”. Si nuestro corazón rebosa de gratitud y alabanza al Dios de toda gracia, por nuestro bendito Señor y Salvador Jesucristo, quien vino lleno de Gracia y de Verdad. Tanto nos amó, que no le importó nuestra condición miserable, de extrema insolvencia, destituidos de la gloria, y más aún, muertos en delitos y pecados.

¿Qué es la Gracia? Gracia expresa un rasgo inefable de nuestro Bendito Padre Celestial y Dios que se manifiesta en sus tratos con el ser humano, y según el cual Él ama al ser humano caído, le perdona y le levanta; le transforma, y pone en él su propio Espíritu, capacitándole para colaborar con su propósito eterno y compartir su Gloria. Sin embargo, bajo el Primer Pacto tenemos más Misericordia que Gracia; Y en el Nuevo Pacto, tenemos más Gracia que misericordia.
La Misericordia es la compasión de Jehová Dios, hacia alguien en su desdicha, en su necesidad e impotencia. La Misericordia mueve la mano de Dios para socorrer esta necesidad específica. Cuando los hijos de Israel gemían en Egipto a causa de la servidumbre, y clamaron, Dios oyó su gemido y se acordó de ellos (Ex. 2:23-25) “23 Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. 24 Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. 25 Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios”. En (Jueces 2:18) “Y cuando Jehová les levantaba jueces, Jehová estaba con el juez, y los libraba de mano de los enemigos todo el tiempo de aquel juez; porque Jehová era movido a Misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían”. Dios se duele del dolor y la aflicción de su pueblo y acude en su ayuda. Sin embargo, la Gracia, es el favor inmerecido concedido por Jehová Dios al ser humano, que va más allá que la Misericordia, porque le habilita para que pueda salir de su condenación y vivir conforme a las demandas de su Palabra cómo Dios.   
 
Por esta razón es que la Gracia y no la Misericordia la que fue hecha por medio de Jesucristo. La gracia se ve brillar sólo en algunos momentos de la antigüedad, como en el Primer Pacto de Dios con Abraham (Gén. 15:5,21) “5 Y lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. 17 Y sucedió que, puesto el sol, y ya oscurecido, se veía un horno humeando, y una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos. 18 En aquel día hizo Jehová un Pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates;”, y con David (2 S. 7:14-16) “14 Yo le seré a ÉL Padre, y él me será a mí hijo. Y si él hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombres, y con azotes de hijos de hombres; 15 pero mi Misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. 16 Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente. 17 Conforme a todas estas palabras, y conforme a toda esta visión, así habló Natán a David”; Pero en todo el período de la ley Jehová Dios no manifestó su Gracia, excepto a un pequeño remanente”, (Rom. 11:2-6) “2 No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: 3 Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; Y sólo yo he quedado, y procuran matarme? 4 Pero ¿Qué le dice la Divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. 5 Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por Gracia. 6 Y si por Gracia, ya no es por obras; de otra manera la Gracia ya no es Gracia. Y si por obras, ya no es Gracia; de otra manera la obra ya no es obra”, porque la ley no es de fe, sino de obras. (Gálatas 3:11-14) 11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; 12 y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas. 13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está Escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero, 14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu”.

Incluso la Misericordia, en los días del Primer Pacto, aparece condicionada. En (Éxodo 20:6) “5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque Yo Soy Jehová tu Dios, Fuerte, Celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y hago Misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos”, Por ejemplo; A los que obedecen su ley (Dt.7:12) “Y por haber oído estos decretos y haberlos guardado y puesto por obra, Jehová tu Dios guardará contigo el Pacto y la Misericordia que juró a tus padres”; (Dt.30:2,3)2 y te convirtieres a Jehová tu Dios, y obedecieres a su voz conforme a todo lo que yo te mando hoy, y tus hijos, con todo tu corazón y con toda tu alma, 3 entonces Jehová hará volver a tus cautivos, y tendrá misericordia de ti, y volverá a recogerte de entre todos los pueblos adonde te hubiere esparcido Jehová tu Dios”.

(1R. 8:23) “Dijo: Jehová Dios de Israel, no hay Dios como tú, ni arriba en los cielos ni abajo en la tierra, que guardas el Pacto y la Misericordia a tus siervos, los que andan delante de ti con todo su corazón”; Nosotros cómo hijos, Dios espera, que seamos misericordiosos (2 S.22:26)Con el misericordioso te mostrarás Misericordioso, y recto para con el hombre íntegro”. Y cada vez que Dios habla de Misericordia es para que tú y cada uno de nosotros entendamos que ha reservado de la más ricas Misericordias solo para este tiempo: (Miqueas 7:18-20)18 ¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en Misericordia. 19 El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados. 20 Cumplirás la verdad a Jacob, y a Abraham la Misericordia, que juraste a nuestros padres desde tiempos antiguos”. Tanto la Gracia como la Misericordia se aplican en especial a la relación de Dios y su pueblo, pero también a la relación del hombre con su prójimo, cuando uno de ellos está en una situación de solvencia y otro en situación de necesidad. 

Así que, los que conocen la Gracia de Jehová Dios tienen amor, y también misericordia. Dios demanda la misericordia. La misericordia se extiende desde aquel que ha recibido misericordia hacia aquel que aún no la ha recibido. En éste Libro, dice: (Oseas 6:6)Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos. Nuestro Señor Jesucristo toma esta Palabra en más de una oportunidad para aplicarla a los fariseos que se escandalizaban porque el Jesús comía con publicanos y pecadores (Mt. 9:13) “Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento”, además condenaban a los discípulos porque cogían espigas en día de reposo (Mt. 12:7,8)7 Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes; 8 porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo”. Nuestro Señor Jesucristo nos enseñó a perdonar misericordiosamente a quienes nos ofenden (Mt. 18:33-35)33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? 34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. 35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas”, y por supuesto que debemos de usar de misericordia, además de diezmar –como hacían, exclusivamente, los escribas y fariseos (Mt. 23:23) “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello”. Pablo y los demás apóstoles también lo enseñaron (Rom. 12:8) “el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría”; (Col. 3:12) “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia”. De modo que en las Sagradas Escrituras, tenemos la misericordia, pero sobre todo tenemos la Gracia, que expresa aún mejor el maravilloso carácter de Jehová Dios, manifestado en el Señor Jesucristo. Que nuestro Señor Jesucristo, nos ayude a conocer su Gracia mejor, y a vivirla.

Lo primero que la gracia nos permite es conocer a Dios como el Dios de toda Gracia (1 Ped. 5:10) “Mas el Dios de toda Gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, ÉL mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca”. Jehová Dios se revela a sí mismo en su Gracia, por medio de Jesucristo. En Jesucristo, Jehová Dios nos reveló completamente su forma de ser, hasta donde nos es posible a nosotros percibirla, dadas nuestras limitaciones. El Señor Jesús tubo ésta platica con Felipe: (Jn. 14:7-11) “7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. 8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿Cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? 10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, ÉL hace las obras. 11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras”. Ahora veamos estos Versículos en el Libro de: (Jn. 1:6-13)6 Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. 7 Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. 8 No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. 9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. 10 En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. 11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”, y: (Jn. 1:17,18)17 Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la Gracia y la Verdad vinieron por medio de Jesucristo. 18 A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, ÉL le ha dado a conocer”. De manera que ahora, por medio de Jesucristo, conocemos al Dios de Gracia. Nuestro Padre Celestial.

La Gracia se refiere, entonces, al Carácter inherente de Jehová Dios. Porque Dios, por causa de su grandeza y de su plenitud, no necesita de nadie ni de nada; Él se complace, en cambio, en dar. Cuando nosotros damos algo, estamos expresando el carácter de Dios; Cuando recibimos algo, estamos demostrando el carácter y la forma de ser normal de un ser humano. Porque Dios da y el hombre recibe. Por esta razón nuestro Señor Jesucristo dijo: (Hch. 20:35) “En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir”. La Gracia muestra, entonces, lo que Dios es, en su grandeza, y no lo que nosotros somos, en nuestra pequeñez. Las parábolas usadas por el Señor Jesús tenían el propósito de declarar cosas escondidas desde la fundación del mundo (Mt.13:34,35) “34 Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; 35 para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; Declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo”. Y de estas cosas, una de las más gloriosas era dar a conocer el corazón, los pensamientos y los caminos de Jehová Dios. Porque dice Jehová Dios en este Libro: (Isaías 55:8,9)8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”. Antes que nuestro Señor Jesucristo, revelara al Padre y Dios mediante su preciosa Persona y sus Enseñanzas, los hombres no conocían a Jehová Dios, y tenían una concepción equivocada de su Persona. El Carácter de nuestro Padre Celestial y Dios estaba escondido desde la fundación del mundo, pero ahora es revelado en toda su maravillosa Gracia. La grandeza del corazón de Dios y la pequeñez de nuestro propio corazón se muestran claramente en tres parábolas. 
 
Jehová Dios no envió a su Hijo al mundo a cobrar deudas, sino que lo ENVIÓ a PERDONAR, para que por medio de su sangre fuéramos limpios de todo pecado. Cómo nuestro Dios conocía nuestra pobreza, así que, sin más, nos perdonó. El perdón de esta deuda no fue un acto realizado por decreto que hubiera sido fácil, sino por medio de la muerte de su propio Hijo. Ahora veámonos, en el ejemplo de ésta Parábola:  En la parábola de los dos deudores (Mt. 18:23-34) “23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. 24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. 25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. 26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. 28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. 29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. 31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. 32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 33 ¿No debías tú también tener MISERICORDIA de tu consiervo, como yo tuve MISERICORDIA de ti? 34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía”. 10.000 talentos; Un talento valía 6.000 dracmas, y una dracma era lo que ganaba un jornalero al día. De manera que 10.000 talentos era el equivalente a 60 millones de días de trabajo de un jornalero. Esto es aproximadamente unos 34 millones de dólares. Una cantidad impagable. Pero el rey le perdonó todo.

Así es el corazón del ser humano. Se olvida fácilmente cuánto le fue perdonado, y se llena de juicio contra el prójimo. El corazón del ser humano es inmisericordioso y olvida cuánto Dios le perdonó. Veamos un último ejemplo: La parábola del hijo pródigo (Lc.15:11-13) 11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente”. El padre de la parábola nos muestra cómo es el amante corazón de Dios, que perdona sin condiciones, que cubre la desnudez de su hijo necio, y más encima hace fiesta para recibirle. Al Padre no le importó oír las explicaciones de su hijo mayor, que quedaron incompletas, porque su corazón se conmovió y se inflamó toda su compasión. Lo que el hijo pródigo recibió fueron dones, no reprensiones. Y luego, se hizo fiesta en su honor. (Lc. 15:29-32)29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. 31 El entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. 32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado”. ¡Cuántas veces nosotros nos hemos extraviado de la sincera fidelidad a nuestro Padre Celestial, y nos ha recogido con amor, sin reproches, para agraciarnos de nuevo, y cubrir nuestra desnudez! El hijo mayor, en cambio, muestra el corazón del hombre, lleno de justicia propia y severidad, que no se alegra con el perdón concedido al hermano, sino que se duele por lo que él considera una injusticia cometida en su daño, y un derroche inmerecido. Aunque todas las cosas de su padre eran suyas, en su mezquindad, no les aprovechaban, ni tampoco quería que les aprovecharan a nadie.


Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto). 

martes, 13 de febrero de 2018

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO MEDICINA PARA GENTE DIFÍCIL

11 de Febrero de 2018
LA SANA DOCTRINA DE CRISTO MEDICINA PARA GENTE DIFÍCIL
No es fácil saber cómo tratar con gente difícil, pero es importante aprender a hacerlo, porque siempre vamos a encontrar personas difíciles con quienes tengamos que relacionarnos. Cuando se trata de conflictos personales de cualquier índole, desde problemas de personalidad profundamente arraigados hasta conductas pecaminosas evidentes para quienes nos rodean, la única manera de “sobre llevar las cargas” (Gálatas 6:2) “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”. Son por medio del reconocimiento de quien está en problemas de su propia condición espiritual y de la gigantesca necesidad que tiene de que alguien le ayude a solventarlo. Créeme, no funciona que otros traten de cambiarlo, no funciona que alguien hable con el pastor, no funciona que hablen de él, y ciertamente no funciona atacarlo, ignorarlo, ridiculizarlo o amenazarlo para que cambie. El que no quiere, no quiere. Punto.

Una persona que no desea ser ayudada es una persona llena de dolor. Está profundamente hundida en su propia pena, tan hundida que se ha acostumbrado a estar ahí y no desea salir. Su identificación con su (EGO) "El yo físico-mental-emocional" es tan grande y tan fuerte que no puede ver más allá... no sabe ver más allá.
Esta persona tiene una gran falta de autoestima y confianza. Cuando alguien no se quiere a sí mismo, es muy difícil ayudarle y más aún cuando no confía.... Está totalmente cerrada en sí misma, en su propio dolor, el cual necesita alimentarse de más dolor... Es un pez que se muerde la cola... es muy difícil salir de ahí, pero hay una manera de poder ayudarle: Esta persona lo que realmente está pidiendo es amor... Está pidiendo ser amada, ser respetada, ser valorada... Ya que su propia baja autoestima y su desconocimiento de su verdadera esencia son las causas de su "enfermedad". Pero no podemos decirle que no se ama, que está hundida en su dolor, que no se conoce a sí misma, porque no comprende, y al no comprender, se cerraría aún más en su propia pena.

¿Qué puede hacer una mujer o un hombre, cuando está viviendo una relación matrimonial difícil?… Realmente es un gran desafío, especialmente cuando ella o él, quieren hacer de esta relación un éxito. Quiero que me acompañen, por favor a, un ejemplo de vida en las Sagradas Escrituras, y se trata de una mujer llamada Abigail y de su esposo llamado Nabal. Estaremos escudriñando éste Libro: 1Samuel 25:3–36, poco a poco. Les empezaré diciendo que, Abigail fue una mujer que no se dio por vencida en su responsabilidad como esposa. Aún en una situación dificultosa ella quería ser la ayuda idónea para su esposo… a pesar que el esposo pensaba que no necesitaba alguna ayuda. No era fácil hablar con el porque era necio y orgulloso. Abigail era sabia y hermosa. Nabal era un hombre rico, pero mezquino y deshonesto, perverso y de mal carácter y además era bebedor. ¿Cómo manejó Abigail su difícil situación? ¿Qué podremos aprender de su vida que te ayude si estás ahora mismo atrapado(a) en un matrimonio difícil? ¿Podremos sacar algo bueno de una mala situación? ¿Cómo lo haremos?
Las Sagradas Escrituras, nos dicen: (1Samuel 25:25) “No haga caso ahora mi señor de ese hombre perverso, de Nabal; porque conforme a su nombre, así es. Él se llama Nabal, y la insensatez está con él; mas yo tu sierva no vi a los jóvenes que tú enviaste”.  
El nombre Nabal, significa: (insensato, necio, tonto y atolondrado). En su necedad puso a toda su familia en riesgo de morir. (1Samuel 25:4-12) “4 Y oyó David en el desierto que Nabal esquilaba sus ovejas. 5 Entonces envió David diez jóvenes y les dijo: Subid a Carmel e id a Nabal, y saludadle en mi nombre, 6 y decidle así: Sea paz a ti, y paz a tu familia, y paz a todo cuanto tienes. 7 He sabido que tienes esquiladores. Ahora, tus pastores han estado con nosotros; no les tratamos mal, ni les faltó nada en todo el tiempo que han estado en Carmel. 8 Pregunta a tus criados, y ellos te lo dirán. Hallen, por tanto, estos jóvenes gracia en tus ojos, porque hemos venido en buen día; te ruego que des lo que tuvieres a mano a tus siervos, y a tu hijo David. 9 Cuando llegaron los jóvenes enviados por David, dijeron a Nabal todas estas palabras en nombre de David, y callaron. 10 Y Nabal respondió a los jóvenes enviados por David, y dijo: ¿Quién es David, y quién es el hijo de Isaí? Muchos siervos hay hoy que huyen de sus señores. 11 ¿He de tomar yo ahora mi pan, mi agua, y la carne que he preparado para mis esquiladores, y darla a hombres que no sé de dónde son? 12 Y los jóvenes que había enviado David se volvieron por su camino, y vinieron y dijeron a David todas estas palabras”. Así que los jóvenes retornaron a David y le contaron lo que Nabal les dijo. (1Samuel 25:15-17) “15 Y aquellos hombres han sido muy buenos con nosotros, y nunca nos trataron mal, ni nos faltó nada en todo el tiempo que anduvimos con ellos, cuando estábamos en el campo. 16 Muro fueron para nosotros de día y de noche, todos los días que hemos estado con ellos apacentando las ovejas. 17 Ahora, pues, reflexiona y ve lo que has de hacer, porque el mal está ya resuelto contra nuestro amo y contra toda su casa; pues él es un hombre tan perverso, que no hay quien pueda hablarle”.

Entonces David dijo a sus hombres: (1Samuel 25:13,14) 13 Entonces David dijo a sus hombres: Cíñase cada uno su espada. Y se ciñó cada uno su espada y también David se ciñó su espada; y subieron tras David como cuatrocientos hombres, y dejaron doscientos con el bagaje. 14 Pero uno de los criados dio aviso a Abigail mujer de Nabal, diciendo: He aquí David envió mensajeros del desierto que saludasen a nuestro amo, y él los ha zaherido”. Abigail tenía una mala situación entre manos. 400 hombres iban en camino para matar a Nabal y a sus sirvientes. Ella debía actuar rápidamente para salvar a todos. Pero ¿Qué harías si estuvieras en lugar de Abigail?…. ¿huiríasirías a razonar con Nabal?…. pensarías acaso, Este es mi triste destino ¿Qué he hecho yo de malo, ahora debo morir?… o ¿Estarías tan confuso(a) que no sabrías que hacer? Abigail tomó una decisión clara y personal porque era necesario actuar de inmediato. Rápidamente hizo, lo siguiente: (1Samuel 25:18-20) “18 Entonces Abigail tomó luego doscientos panes, dos cueros de vino, cinco ovejas guisadas, cinco medidas de grano tostado, cien racimos de uvas pasas, y doscientos panes de higos secos, y lo cargó todo en asnos. 19 Y dijo a sus criados: Id delante de mí, y yo os seguiré luego; y nada declaró a su marido Nabal. 20 Y montando un asno, descendió por una parte secreta del monte; y he aquí David y sus hombres venían frente a ella, y ella les salió al encuentro”.

Ahora veamos con qué determinación venía David: (1Samuel 25:21,22) “21 Y David había dicho: Ciertamente en vano he guardado todo lo que éste tiene en el desierto, sin que nada le haya faltado de todo cuanto es suyo; y él me ha vuelto mal por bien. 22 Así haga Dios a los enemigos de David y aun les añada, que de aquí a mañana, de todo lo que fuere suyo no he de dejar con vida ni un varón”. Pero veamos que, aunque, Abigail no había hecho nada, ella se humillo y fue exaltada: (1Samuel 25:23,24) “23 Y cuando Abigail vio a David, se bajó prontamente del asno, y postrándose sobre su rostro delante de David, se inclinó a tierra; 24 y se echó a sus pies, y dijo: Señor mío, sobre mí sea el pecado; más te ruego que permitas que tu sierva hable a tus oídos, y escucha las palabras de tu sierva”. Pensando rápido y decididamente Abigail enfrentó la prueba con humildad. ¿Qué piensas acerca de lo que hizo esta mujer…actuó correctamente? Hizo lo opuesto a lo que quería hacer el esposo. El había sido grosero con los hombres de David. Pero ella pidió perdón y le llevó los alimentos que su esposo debería haber llevado.

El Rey David alabó a Dios por enviarla a él (1Samuel 25:32,33) “32 Y dijo David a Abigail: Bendito sea Jehová Dios de Israel, que te envió para que hoy me encontrases. 33 Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tú, que me has estorbado hoy de ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano. David apreció las sabias actitudes de esta mujer como venidas de Dios. Este fue un matrimonio malo donde el esposo enfrentó la muerte a causa de su necedad. En contra de los deseos de Nabal, Abigail le salvó su vida. ¿Qué enseñanza sacamos de esta situación? Una mujer o un hombre con la sabiduría de Dios, es cuándo puede intervenir y reducir el daño causado por un esposo(a) difícil. Abigail debió actuar a favor de los intereses de todos. De su esposo, de ella misma y de sus hijos. Una mujer o un hombre, no son un fracaso como esposa, o como esposo, ni es desobediente a Dios si toma pasos y decisiones para preservar la paz y la vida, en situaciones peligrosas.

Abigail tomó el riesgo de hablar con su esposo, pero tuvo que esperar el momento oportuno, hasta después de la siesta, ya que el esposo estaba ebrio. Ella eligió el momento correcto, la vida de Abigail con Nabal, dice la Escritura, que esperó hasta el siguiente día para hablar con él. ¿En situaciones difíciles eres capaz de controlarte y elegir el momento oportuno para hablar con tu esposo(a)? Muy a menudo escogemos mal el lugar y el momento para discutir los problemas.


Las Sagradas Escrituras, nos dicen que, por la mañana, cuando se le había pasado el efecto del alcohol a Nabal su esposa le refirió estas cosas; (1Samuel 25:36-38) “36 Y Abigail volvió a Nabal, y he aquí que él tenía banquete en su casa como banquete de rey; y el corazón de Nabal estaba alegre, y estaba completamente ebrio, por lo cual ella no le declaró cosa alguna hasta el día siguiente. 37 Pero por la mañana, cuando ya a Nabal se le habían pasado los efectos del vino, le refirió su mujer estas cosas; y desmayó su corazón en él, y se quedó como una piedra. 38 Y diez días después, Jehová hirió a Nabal, y murió”. No fue un final feliz…. Pero hay cosas que podemos aprender de lo sucedido: Debemos tratar de ayudar a un esposo(a) difícil, que entienda lo que está haciendo, por amor a él o a ella, y a tu familia. Un hombre o mujer que es cruel y mezquino con su cónyuge seguramente tiene sus propios problemas. Se priva de ser la persona amable y feliz que Dios quiere que sea. Por esta razón es necesario hablarle cuidadosamente de su comportamiento. Abigail es para nosotras un modelo de mujer sabia. Ella actuó pensando en los mejores intereses para su hogar y para su esposo. Fue una mujer que siempre dependió de Dios para tomar sus decisiones y para mostrar su comportamiento.

Ahora quiero compartirles otro ejemplo, de la vida real de David: Cuando David le ruega a Dios en una oración intensa y urgente. (Salmo 27:7) “Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo; Ten misericordia de mí, y respóndeme”. Su oración está enfocada en un solo deseo, era algo que lo consumía: “Una cosa he demandado a Jehová, esta buscaré”. Y es la única cosa que deseo. Y la buscaré con toda mi alma.  ¿Qué era esa cosa que su corazón deseaba tanto? (Salmo 27:4)Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo”. David está expresando, Tengo una oración, Señor, una petición. David no era religioso fariseo. No era un ermitaño espiritual. David fue un hombre de acción. Gran guerrero, a grandes multitudes cantó sus victorias en batalla. De mucha oración, AHORA su alma añoraba a Jehová Dios. David era un adorador. Un hombre que alababa a Dios, quien le dio gracias y bendiciones. 

¿Por qué David deseaba tanto el rostro de Dios? El versículo 2 lo explica: (Salmo 27: 1-3) “1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? 2 Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. 3 Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado”. Enfrentaba enemigos y tribulaciones en su vida. Sentía que todo estaba comprometido en destruirlo cómo hombre de Dios. Pero no tenía miedo. Él declara, “¿de quién temeré? Dios es la fortaleza de mi vida”. David iba a continuar como siempre. En la casa de Dios, dándole la Gloria, y sus enemigos no le podían cambiar su destino: Ahora quiero estar en la comunión con mis hermanos, quiero cantar, orar, oír la palabra con mis hermanos: (V-4)Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová”. No estaba dispuesto a que nadie le sacara de la comunión, con el Padre; No estaba dispuesto a que nadie le sacara de la presencia Bendita de su creador.

Muchas veces David, había estado en templo, pero estaba cansado de dar una adoración vacía. Seguramente su corazón le decía “Estoy mal, sácame esta idolatría, no quiero pasar el resto de vida soñando… ya no puedo más… necesito a Dios....” Si sientes que algo te falta, en tu corazón porque te sientes acongojadoEntonces necesitas la presencia de Dios: (Ex.33:14)Y ÉL dijo: Mi Presencia irá contigo, y te daré descanso”.  Acompáñenme a leer este Salmo (Salmo 139:7-12) “7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu Presencia? 8 Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. 9 Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar, 10 Aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra. 11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá alrededor de mí. 12 Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz”.

Así es como David en su casa oró: (Salmo 27:7) “Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo; Ten misericordia de mí, y respóndeme”. ¿Qué le contestó Jehová Dios? Porque Dios responde, atiende el clamor… (Salmo 27:8)  “Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová”. ¿Qué significa buscar el rostro de Jehová Dios? En este Libro dice: (Ex.33:20) “Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá”. 
Y también en estos contextos en los siguientes Libros donde nos revela el Padre que un día si le veremos tal como Él es: (Apoc.22:4)Y verán su rostro, y su Nombre estará en sus frentes”.  (1Jn.3:2,3)2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando ÉL se manifieste, seremos semejantes a ÉL, porque le veremos tal como ÉL es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en ÉL, se purifica a sí mismo, así como ÉL es puro”. (Números 6:24-27)24 Jehová te bendiga, y te guarde; 25 Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; 26 Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. 27 Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. (1Cron. 16:11) “Buscad a Jehová y su Poder; Buscad su rostro continuamente”. Lo muy importante que tenemos que saber es que sin Dios, no tenemos no presente ni futuro: (Deut. 31:17) “y se encenderá mi furor contra él en aquel día; y los abandonaré, y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos; y vendrán sobre ellos muchos males y angustias, y dirán en aquel día: ¿No me han venido estos males porque no está mi Dios en medio de mí?”.

El rostro de Dios es Jesucristo en ti, es su Presencia, por medio de su Hijo. El rostro de Dios es el Espíritu Santo en tu vida diaria. El rostro de Dios está en reconocer el sacrificio que Jesucristo hizo en la cruz del Calvario. El rostro de Dios está en el rostro de Jesucristo todo ensangrentado mostrando misericordia, a los que creen y le buscan, a Jesucristo hay que mirar, este es el rostro que hay que buscar

El cual, sigue siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la Palabra de su Poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo (Heb.1:1-4) 1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la Palabra de su Poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, 4 hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos”. A través del sacrificio que hizo en la Cruz, tenemos el privilegio de “ver su rostro” de tocarlo. Hoy, cuando Dios dice, “Buscad mi rostro,” sus palabras tienen más implicaciones.

Dios nos advirtió que, en este último tiempo, aparecerán falsos cristos, porque vendrán muchos en mi nombre dice Jesucristo, diciendo: “Yo soy el Cristo”, y a muchos engañarán. (Mat.24:3) “Y estando ÉL sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”,

Jesús les dice a sus discípulos. (Mt.24:23) “Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis”. Tu que eres la iglesia, debes conocer el “Rostro de Dios” para que las apariencias no te engañen.


Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto). 

martes, 6 de febrero de 2018

PODER DE DIOS POR MEDIO DE JESUCRISTO Y EL ESPÍRITU SANTO

4 de Febrero de 2018
PODER DE DIOS POR MEDIO DE JESUCRISTO Y EL ESPÍRITU SANTO
La vida de un verdadero cristiano existe un cambio que se pudiera llamar metamorfosis, de la misma forma que lo hace una mariposa, que cuando ya está completa, la mariposa comienza una nueva vida. Jehová Dios por medio del apóstol Pablo dice en este Libro (Romanos 12:2) “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la Buena Voluntad de Dios, Agradable y Perfecta”. La nueva criatura es totalmente diferente de la que vemos al principio. A medida que madura va cambiando en muchas formas. Se transforma en algo completamente distinto. El resultado final no se parece en nada al principio. Las Sagradas Escrituras nos dicen que nosotros también tenemos que pasar por una transformación (un cambio, con la ayuda de Dios) y dejar de ser el viejo hombre”, para convertirnos en un nuevo hombre”, el cual siendo “creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”, “se va renovando hasta el conocimiento pleno” (Colosenses 3:9-11) “9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno, 11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos”; (Efesios 4:22-24)22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la Justicia y Santidad de la Verdad”. En esta predicación analizaremos este asombroso cambio, hecho posible por medio del Poder transformador del Espíritu de Dios.

Jesucristo, prometió que vendría en una época en la cual este Poder espiritual estaría disponible, no sólo para nosotros sino también para las personas de todas las naciones, por medio del don de su Santo Espíritu. La experiencia de los israelitas nos ayuda a entender que los seres humanos están incompletos sin el Espíritu de Dios. Como lo explica el apóstol Pablo: (1 Corintios 2:11) “Porque ¿Quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el Espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios”. Y añade en el Versículo 14:13 lo cual también hablamos, NO con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”. Sólo podemos tener este discernimiento espiritual como un don de Jehová Dios, por medio de su Espíritu que se manifiesta en los que, de verdad, Jesucristo está en sus corazones, entonces, el Espíritu Santo se mueve con libertad en el corazón del creyente.

Jehová Dios, cómo nuestro Padre Celestial, nos ofrece su Espíritu a los que se arrepienten genuinamente y sepultan simbólicamente sus cuerpos con Cristo en la sepultura acuática del bautismo. Al cuerpo de creyentes convertidos de esta manera, Jesús les ha prometido que el Espíritu Santo los GUIARÁ A TODA LA VERDAD (Juan 16:13) “Pero cuando venga el Espíritu de Verdad, Él os guiará a toda la Verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”. Para comprender cómo el Espíritu de Jehová Dios, nos puede transformar, debemos entender lo que es su Espíritu. Debemos empezar preguntándonos cómo es Dios. Jesús explicó que: (Juan 4:24)Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”. La palabra espíritu identifica la verdadera esencia de Jehová Dios, así como amor describe la esencia de su carácter (1 Juan 4:8,16)8 El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. 16 Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él”.
Un ángel, al informarle a María que ella daría a luz a Jesús el Mesías, se refirió al Espíritu Santo como el medio que nuestro Padre Celestial usaría para que se manifestara: El Poder del Altísimo” (Lucas 1:35) “Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el Poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios”.

Jesús les dijo a sus apóstoles: (Hechos 1:8) “pero recibiréis Poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. Y nuestro Padre Celestial por medio del apóstol Pablo nos explica lo siguiente: (2 Timoteo 1:7) “Porque NO nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de Poder, de Amor y de Dominio Propio”. Pablo y otros realizaron “señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios” (Romanos 15:19) “Con Potencia de señales y prodigios, en el Poder del Espíritu de Dios; de manera que, desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del Evangelio de Cristo”. Si ponemos mucha atención, e inclinamos nuestro oído, a la Voz de Dios, entenderemos que, en este Versículo, es muy claro que lo primero es que; esté Jesucristo, en tu corazón, y después el Espíritu Santo, entonces, El Espíritu de Poder de Jehová Dios”.

Las Sagradas Escrituras nos presentan el Espíritu de Dios como manifestación de su Poder Divino dentro de su creación, especialmente en las personas que ha llamado y que se han convertido: (LOS SANTOS). Por medio delPoder del Altísimo” (Lucas 1:35) que apenas acabamos de ver y que dice: “…El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el Poder del Altísimo te cubrirá con su sombra, ÉL puede darnos ciertos atributos de su Naturaleza y su Carácter. Estos atributos Divinos, Espirituales, Transforman nuestra naturaleza débil hasta el punto en que somosParticipantes de su Naturaleza Divina” (2 Pedro 1:3-8) 3 Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la Piedad nos han sido dadas por su Divino Poder, mediante el Conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, 4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la Naturaleza Divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia; 5 vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo”. En nuestra nueva vida es necesario que escojamos positivamente y queramos caminar en obediencia, utilizando el Espíritu de Jehová Dios para vencer nuestra naturaleza débil, carnal. Te recuerdo que tú no debes de ser el Gigante, sino Jesucristo en ti.

El “Espíritu Santolleva inseparablemente el Poder de Jehová Dios. Se le conoce también cómo elVIENTO SANTO”. Vamos a Comparar en (Apocalipsis 13:15) “Y se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase”. Y ahora lo comparamos con: (Génesis 2:7) “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”. Así como el aliento, cuando respiramos, es esencial para la vida física, el Aliento del Espíritu de Dios, por medio del Espíritu Santo es esencial para la vida eterna. Y así como el viento es una fuerza invisible pero poderosa en el ámbito físico, el Espíritu Santo es una Fuerza Invisible pero Poderosa en nuestro desarrollo espiritual. La comparación del Espíritu de Jehová Dios con el viento y el aliento en el Libro de Éxodo: En cierta forma el Espíritu de Jehová Dios es representado como un Viento Poderoso, que designa el Viento, Aliento y Espíritu. En la época de la salida de Egipto, Dios desplegó este viento sobre una parte del mar, y así permitió que los israelitas pasaran a salvo en medio del mar y escaparan del faraón y sus ejércitos (Éxodo 14:21) “Y extendió Moisés su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirase por RECIO VIENTO oriental toda aquella noche; y volvió el mar en seco, y las aguas quedaron divididas”. De todas las veces que se describe este Espíritu como viento, en muchas de ellas se describe el viento como un instrumento de Dios, siempre fuerte e intenso. Esta Propiedad de su Espíritu refleja claramente el Poder de Jehová Dios.

Y así como el apóstol Pablo debemos de orar:  (Efesios 1:17-20)17 Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de Gloria, os dé Espíritu de Sabiduría y de Revelación en el Conocimiento de ÉL, 18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la Esperanza a que ÉL os ha llamado, y cuáles las Riquezas de la Gloria de su herencia en los santos, 19 y cuál la Supereminente Grandeza de su Poder para con nosotros los que creemos, según la operación del Poder de su Fuerza, 20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los Lugares Celestiales”.

Jehová Dios empleó directamente esta comparación de “La operación del Poder de su fuerza”, con un Viento Poderoso cuando dio por primera vez El Espíritu Santo a los discípulos de Jesucristo. En el Libro de Lucas escribió: (Hechos 2:1-4) “1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un Viento Recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”. Si con revelación del Espíritu Santo, y detenimiento observamos éste suceso, es cundo son llenos del Espíritu Santo, entonces el Poder se manifiesta según El Padre Celestial quiere dar. Cuando el apóstol Pedro dio un poderoso sermón en el que explicó por qué Jesús había sido crucificado y lo que significaba el derramamiento del Espíritu Santo a sus discípulos. Muchos de los que le oían exclamaron: (Hechos 2: 37-39) “37 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? 38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el Don del Espíritu Santo. 39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”. Por primera vez en la historia de la humanidad, Jehová Dios estaba haciendo su Espíritu disponible para todos aquellos que estuvieran dispuestos a arrepentirse de sus pecados y comenzaran a obedecerle (Hechos 5:32) “A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos”. Y también dice en: (Hechos 2:41,42) “41 Así que, los que recibieron su Palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42 Y perseveraban en la Doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”. ¡Nunca antes había sucedido algo semejante! El Poder transformador de Jehová Dios está trabajando Poderosamente desde el día, que los apóstoles lo recibieron por primera vez, y lo sigue haciendo en todos aquellos que ÉL está llamando.

En una ocasión anterior (Juan 7:37-39)37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en MÍ, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de Agua Viva. 39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en ÉL; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado”. Aquí Jesús explicó que podíamos recibir el Espíritu del Padre Celestial y que éste fluiría de nosotros para producir El fruto del Espíritu que es: En toda Bondad, Justicia y Verdad” (Efesios 5:8-10)8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz 9 (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), 10 comprobando lo que es agradable al Señor”. El Espíritu Santo, es la manifestación del Poder de Jehová Dios, por ésta razón es imprescindible el contacto constante con la fuente del Poder de nuestro Padre Celestial. Nosotros no tenemos la capacidad de almacenar permanentemente el Poder del Espíritu de Jehová Dios, pero el Espíritu Santo sí. Si nos desconectamos de nuestra relación con nuestro Padre y Dios, nos cortamos de su Poder que obra en nosotros. Por lo tanto, es necesario que nuestro hombre interior se renueve “de día en día” (2 Corintios 4:16) “Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día”; comparémoslo con (Tito 3:5) “Nos salvó, NO por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo”. Una de las razones por las que necesitamos el Espíritu Santo es para ayudarnos a controlar nuestra naturaleza humana.

Además de transformar nuestro pensamiento y perspectivas, el Espíritu de Dios nos fortalece para que podamos tener Dominio Propio y vivir de acuerdo con las enseñanzas de las Sagradas Escrituras. ¿Por qué necesitamos algo más que sólo conocimiento de la Sana Doctrina de Cristo, para someter y controlar nuestra naturaleza humana? La Sagrada Escrituras tiene la respuesta: (Romanos 8:3,4) “3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; 4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Y también en: (Romanos 7:14-17) “14 Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy carnal, vendido al pecado. 15 Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. 16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena. 17 De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí”. Pablo nos dice que entender lo que es el pecado, el cual debe ser definido por la ley de Dios, no es suficiente para sobreponerse y controlar los deseos y el engaño de nuestra naturaleza humana. Conocer simplemente la ley de Dios no resuelve nuestro problema.
La ley de Dios nos da el “conocimiento del pecado” (Romanos 3:20) “ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de ÉL; Porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado”. Tal conocimiento es fundamental para nuestro crecimiento espiritual. Y por medio del apóstol Pablo nos lo confirma: (Romanos 8:4) “para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. Pero este no es el tema principal de estos versículos. Más bien, debido a la debilidad de nuestra carne, Dios por medio de Pablo hace énfasis en que no podemos alcanzar la verdadera justicia por nosotros mismos, por nuestros propios esfuerzos. Sólo cambiando nuestra naturaleza pecaminosa por la naturaleza de Dios podemos sobreponernos al pecado. Necesitamos que nuestro Redentor, Jesucristo, el Mesías y nuestro Salvador, viva en nosotros (Gálatas 2:20)Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”, para que nos libere de nosotros mismos y nos haga justos.

El fruto del Espíritu refleja la bondad, la fidelidad y el dominio propio inherentes a la naturaleza de Dios. Si su Espíritu está en nosotros, estas características que son parte del fruto del Espíritu deben también ser parte fundamental de nuestra naturaleza, esto es, en tanto permanezcamos en Cristoy continuemos sirviendo a Dios con todo nuestro corazón. Con estas ocho virtudes en nuestra vida; (2 Pedro 1:5-7) “fe; virtud, conocimiento; dominio propio; paciencia; piedad; afecto fraternal; amor”. Aquí Por medio del apóstol Pedro resalta la importancia de nuestro crecimiento espiritual para poder mantener una relación obediente a Jesucristo ahora y en el futuro, cuando heredemos la vida eterna.

NUESTRA TRANSFORMACIÓN FINAL. Si tenemos el Espíritu de Jehová Dios, ¿qué nos sucederá cuando Jesús regrese? (Filipenses 3:20,21) “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas”. De nuestra transformación final, cuando nuestro cuerpo “corruptible” se convertirá en un cuerpo glorioso, inmortal, espiritual.

Por medio del apóstol Pedro Dios resumió la transformación de los santos, con estas palabras: (2 Pedro 1:3,4) “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su Divino Poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la Naturaleza Divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia”.


Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto). 

lunes, 29 de enero de 2018

LA SANA DOCTRINA TIENE UN EFECTO DE PODER TRANSFORMADOR

28 de Enero de 2018
LA SANA DOCTRINA TIENE UN EFECTO DE PODER TRANSFORMADOR
Jehová Dios, nuestro Padre Celestial afirma que su Palabra tiene Poder, y que todo lo que Él dice va hacer, lo que Él quiere: (Isaías 55:10) “Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come”. La obra que Jesucristo hizo en la cruz del calvario, como el Siervo sufriente en el capítulo 53 hizo posible el ofrecimiento de salvación de este capítulo. En el capítulo 54, la invitación no solo se limitaba a la nación de Israel, porque ahora somos un pueblo que antes no éramos su pueblo. En este capítulo que hoy consideramos la invitación se extendió a todo el mundo. El Evangelio fue primero a Israel y luego a las demás naciones. Creemos que esto es lo que Nuestro Padre Celestial nos habla por medio del apóstol Pablo: (Romanos 1:16) cuando dijo: “Porque no me avergüenzo del Evangelio, porque es Poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío, primeramente, y también al griego”. Ahora, esto no quiere decir que el judío tiene hoy la más alta prioridad, pero tampoco debe tener la más baja, sino que está al mismo nivel que cualquier otra persona. Pero el judío recibió el Evangelio primero. Pedro, en el día de Pentecostés, predicó a una audiencia completamente judía. Allí no había ningún no judío. Esta invitación ahora va dirigida a todo el mundo. Y éste es un hecho notable, porque ha habido muy pocos líderes religiosos que han tenido una visión global. Debemos destacar que la obra del Siervo Jesús, que sufre en el capítulo 53, hizo posible que ahora la oferta de salvación se comunique a un mundo perdido, en este capítulo 55.

Ahora, encontramos la invitación de Jehová Dios al mundo: (Isaías 55:1-5)1 A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. 3 Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David. 4 He aquí que yo lo di por testigo a los pueblos, por jefe y por maestro a las naciones. 5 He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado”.

Los caminos de Jehová Dios: (Isaías 55:6-9) “6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. 8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.

Y una presentación de la Palabra de Dios (Isaías 55:11-13) “11 así será mi Palabra que sale de mi Boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que Yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. 12 Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso. 13 En lugar de la zarza crecerá ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá arrayán; y será a Jehová por Nombre, por señal eterna que nunca será raída”.
¿Pueden imaginar a un pintor? Bueno Jehová Dios me ha dado la oportunidad, en esta mañana de ser el pintor, y Ustedes el lienzo dónde pintaré esta magnífica pintura, para entender la vida individual y la historia entera como un proceso de alumbramiento: Que somos ya, pero aún no se ha mostrado lo que seremos, como un embrión en el vientre de su madre, que es ya él mismo, pero no es ni sombra de lo que puede llegar a ser. Así, la creación, la realidad, la humanidad, cada persona, son ya realidad, son ellos mismos, pero su plenitud está por ser dada a luz, revelada, y entonces... Ninguna inteligencia puede imaginar lo que Dios tiene reservado... Ésta expresión de las Sagradas Escrituras: (1Cor. 2:9) “Antes bien, como está Escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”.

Las Sagradas Escrituras declaran: (ISAÍAS 55:10,11) “10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”; Estos versículos están tomados de la parte final del "Isaías". Es el magnífico discurso de un heraldo que anuncia la abundancia de parte de Dios, la incesante siembra de su Palabra, su fecundidad imparable. Es uno de los textos más hermosos, escrito para infundir una indestructible confianza en el poder de la Palabra de Dios.

Las Sagradas Escrituras Enseñan: (Romanos 8:18-23) “18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. 19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; 21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. 22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; 23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo”; Jehová Dios por medio del apóstol Pablo ofrece aquí una imagen original, que debería ser más aprovechada. Imagina a la creación entera, y dentro de ella, a los hijos de Dios como los aún no-nacidos, como criaturas en el vientre de su madre que aún han de ser dados a luz.

La invitación de Dios aún tiene que tener su cumplimiento en la actualidad, para todo el mundo, con una sola condición, como lo veremos a continuación. Ésta no es una oferta mecánica guardada bajo llave en un compartimiento hermético de la elección de Dios, sino que se apoya en la libre voluntad de cada creyente. A cada persona se le recomienda encarecidamente, en realidad, se le ordena buscar al Señor Jesucristo. Leamos el primer versículo, de este capítulo 55 de Isaías, que inicia el párrafo dedicado a exponer: La invitación al mundo: “¡Venid, todos los sedientos, venid a las aguas! Aunque no tengáis dinero, ¡Venid, comprad y comed! ¡Venid, comprad sin dinero y sin pagar, vino y leche!”. El capítulo comienza con un clamor del corazón de Jehová Dios a todo individuo para que se detenga y considere la salvación. Él desea que cada alma débil contemple Su Poderoso brazo de salvación. Tenemos aquí un llamado, una invitación universal. Y encontramos, sin embargo, que está limitada a una clase de gente. Dice aquí que va dirigida a "TODOS LOS SEDIENTOS". Oigan, porque, es para todos y todos aquí quiere decir literalmente todos. Quiere decir, cada hombre, cada mujer, y cada niño en este mundo. Se refiere a cada persona en cualquier posición de la vida, de todos los niveles de la sociedad, de cada raza, pueblo, lengua, condición y color. Todos están incluidos.
Para todos aquellos cuya sed NO ha sido aplacada por las cisternas hechas por seres humanos que son las iglesias con falsas enseñanzas, pero sí, con muchas emociones. Para aquellos que hoy están bebiendo aguas contaminadas de esta tierra, ésta es una invitación para aquellos que desean beber una porción abundante de las fuentes eternas de la Sana Doctrina de Cristo. Es de mucha importancia ésta Sana Enseñanza, porque de ahí depende que esté o no, el Padre y el Hijo. (Mateo 7:21-23)21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la Voluntad de mi Padre que está en los Cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no PROFETIZAMOS en tu Nombre, y en tu Nombre ECHAMOS fuera demonios, y en tu Nombre hicimos muchos MILAGROS? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”. Nos llama mucho la atención donde dicen que, en esa iglesia, hay mucha “PROFECIA”, dónde se “ECHAN FUERA DEMONIO” y donde se dice que hay en esa iglesia, MUCHOS MILAGROS”. Oigamos…, entonces, como si nunca antes hubiéramos oído la melodía de esta invitación tierna y gratuita. ¿Quiénes son las personas invitadas? Todos los que tienen sed; Porque es muy poco probable que alguien se salga de su congregación dónde están pasando todas estas cosas y tengan sed de AGUA VIVA de su Palabra.

Necesitas hacerte esta pregunta: ¿Estoy totalmente insatisfecho conmigo mismo? Entonces…, estoy sediento. ¿Estoy yo insatisfecho con todo lo que este mundo me puede ofrecer y de lo cual ya he probado? Entonces, estoy sediento. ¿Está mi alma totalmente insatisfecha con todo el formalismo de la religión? Entonces…, estoy sediento. ¡Bendita sed! Es el único requisito necesario para disfrutarlo. Ésta es la invitación para todos los sedientos. Ahora, si alguno de ustedes dice: No estoy interesado. No tengo sed. Estoy satisfecho con las cosas de la vida. Entonces, hermano, esta invitación no es para ti. No será para ti hasta que tengas sed.
Recordamos la invitación del versículo: "Venid, todos los sedientos". Les pregunto a cada uno de Ustedes: ¿Estás cansado de las cosas de este mundo? ¿Has descubierto que esta vida que llevas no te satisface? ¿Ansías algo mejor? Jehová Dios te dice por medio de mi vida y a través de mi boca: (Jehová Dios nuestro Padre Celestial tiene algo para ti). Y entonces menciona una variedad de cosas que podemos comprar sin dinero. La oferta de Dios y Padre nuestro, no requiere dinero. ¿Por qué? Porque en Isaías 53 vemos que el Señor Jesús pagó el precio en la cruz. Ésta es una invitación de Dios para ti: "¡Venid, comprad y comed!" Y no es sólo bebida, sino que Él también ofrece el pan de vida.

OBSERVEMOS, QUE SE OFRECEN TRES CLASES DE BEBIDA: Aguas y vemos que está en el plural. El agua es demasiado maravillosa como para ser expresada por la forma singular. "AGUAS" también nos habla de abundancia, es decir, que se refiere a cantidad, así como a la calidad. Es agua para el alma. Ésta fue la clase de agua que el Señor Jesucristo ofreció, y El usó el mismo simbolismo, cuando se encontraba un día en la zona del templo y anunció en alta voz: (Juan 7:37) “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba”. Ahora sabemos dónde se encuentra la fuente; la fuente es Jesucristo, que es el Agua de Vida y nuestro Salvador. En segundo lugar, está el “VINO”, que simboliza el Gozo de Dios en nuestra alma: (Nehemías 8:10) “Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza”. Pero si no queremos este gozo es nuestra decisión: (Deuteronomio 28:47,48)47 Por cuanto no serviste a Jehová tu Dios con alegría y con gozo de corazón, por la abundancia de todas las cosas, 48 servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y ÉL pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte”. También podemos leer en éste contexto de: (1Tesalonicenses 1:6,7) 6 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, 7 de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído”. Ahora, el gozo y la alegría es cuando Jesucristo ha llegado a ser alguien muy importante en tu vida y no sólo tu Salvador, sino cuando Él se convierte en el Dueño, en el Señor de tu vida. Cuando llegas a conocerle verdaderamente, entonces puedes tener esa alegría y ese Gozo. Por medio de Juan nos escribió: (1 Juan 1:4) “Estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido”. Digamos que la auténtica alegría y Gozo es porque nuestra relación con Jesucristo produce, esta bebida maravillosa.

La tercera bebida ofrecida es la LECHE. La leche es esencial para el crecimiento y el desarrollo, especialmente para los niños. Así también, la leche de la Palabra de Dios es esencial para el crecimiento espiritual. Es por ello que difundimos los Estudios sistemáticos de la Palabra de Dios. Jehová Dios por medio del apóstol Pedro lo explica de esta manera en (1Pedro 2:1-3)1 Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones, 2 desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, 3 si es que habéis gustado la benignidad del Señor”. Un hijo de Dios, debe desear la leche de la Palabra de Dios con mucha ansiedad. Hermanos, si eres un creyente, pero, hay algo que no funciona bien contigo, porque no te agrada el Estudio de la Palabra de Dios. ¿Sabes que existen círculos cristianos dónde hay actividades entretenidas, sobre diversos temas, encuentros sociales y otras actividades? Pero no se estudia la Palabra de Dios.

Por tal motivo, parece que muchos creyentes como si hubieran nacido muertos, porque no tienen vida espiritual; y otros, presentan un desarrollo espiritual deficiente. Estimado oyente cristiano, usted debería tener un gran interés en alimentarse espiritualmente con la Palabra de Dios. (Isaías 55:2) dice: “¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra ALMA con grosura”. Aquí debemos de examinar atentamente de lo que estamos comiendo para alimentar nuestra alma, porque del cuerpo es pura añadidura de parte de nuestro Padre Celestial Él dice: (Mateo 6:26-33)26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió, así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Entonces…, ¿Dónde se encuentra la felicidad? Muchos que no tienen revelación de la Palabra, No, solo pueden discernir desde su perspectiva y no la perspectiva de Dios. Quiero aprovechar y decirte; Ésta es la mesa donde puedes obtener el pan, la leche, el vino y el agua que satisfacen, es decir, los alimentos espirituales de los que te estoy hablado. Aquí es donde todos necesitamos venir con frecuencia.

Toda la Sagrada Escritura fue Escrita para nuestro provecho y ejemplo tal como está Escrito en éste Libro: (Rom. 15:4) “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra Enseñanza se Escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza”. (1Cor. 10:11) “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están Escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”. Entonces pon mucha atención al siguiente Versículo de: (Isaías 55:3) Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David”. Te voy a compartir lo que El Espíritu Santo, me reveló, el por qué Jehová Dios, eligió a un hombre como David. Fue para que tú y yo tuviéramos el valor de acercarnos a Él; Porque, si Jehová Dios aceptó a David, esto quiere decir que Jehová Dios, te puede aceptar a ti, y también me puede aceptar a mí. ¡Qué hermosa fue la compasión que Dios mostró con David!

Los caminos de Dios: (Isaías 55:6) “Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano”. El camino de Dios y el camino del hombre, se presentan en contraste y conflicto. A cada uno de nosotros nos corresponde decidir si vamos o no. Ahora veamos el siguiente versículo: (Isaías 55:6) “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar”. El problema que muchas personas tienen hoy no es mental. Sólo hay un obstáculo, y es el pecado en la vida de una persona y que no quiere dejar. Esto es lo que te detiene y te impide venir a Jesucristo. Aquí dice "Deje el malvado su camino". Cuando una persona así lo hace, entonces estará lista para volverse a Jesucristo. Es en este preciso momento que realmente sientes la sed espiritual. El camino de Dios es diferente a los caminos humanos.

El Evangelio es el camino de Dios. No es producto de la elaboración del hombre. Nadie en esta tierra podría haberlo concebido. Bien dijo el apóstol Pablo en (Gálatas 1:11,12) “Mas os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es según hombre; 12 pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo”. Cuando se presenta el Evangelio, el énfasis recae en la exactitud, la fiabilidad y la importancia de la Palabra de Dios. (Isaías 55:10,11)10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”. Como decíamos, aquí podemos ver la importancia que se asigna a la Palabra de Dios. El único lugar donde se puede encontrar el Evangelio es en las Sagradas Escrituras. La salvación es una revelación de Dios, y la Palabra de Dios fue aquí comparada con la lluvia que desciende del cielo.

Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).