domingo, 8 de julio de 2018

LA LETRA MATA MAS EL ESPÍRITU VIVIFICA


Predica; 08 de Julio de 2018
“LA LETRA MATA MAS EL ESPÍRITU VIVIFICA”
Cuando hemos estado enfatizando la importancia de aprender más de la Palabra, de aumentar el Conocimiento de las Sagradas Escrituras, de CRECER en la Sana Doctrina de Cristo para adquirir la Sabiduría de Jehová Dios. Cuando Estudiamos, las Sagradas Escrituras, por medio de la Sana Doctrina de Cristo, y con la ayuda del Espíritu Santo, tendremos un correcto entendimiento de lo que está Escrito, porque la Sana Doctrina de Cristo nos ayudará a no salirnos de lo que está en las Sagradas Escrituras ya que ésta Doctrina es la que Nuestro Padre Celestial, le dio a su Hijo Jesucristo que nos la Enseñara; Veamos algunos testimonios de nuestro Señor Jesucristo: (Hch. 10:36)Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el Evangelio de la paz por medio de Jesucristo; Éste es Señor de todos”.  (Juan 3:31) “El que de ARRIBA VIENE, ES SOBRE TODOS; El que es de la tierra, es terrenal, y cosas terrenales habla; EL QUE VIENE DEL CIELO, es sobre todos”. (Juan 5:30)No puedo YO hacer nada por mí mismo; Según oigo, así juzgo; Y Mi Juicio es Justo, porque NO busco MI Voluntad, sino la Voluntad del que me envió, la del Padre”. (Juan 7:15-18) “15 Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado? 16 Jesús les respondió y dijo: Mi Doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. 17 El que quiera hacer la Voluntad de Dios, conocerá si la Doctrina es de Dios, o si YO hablo por mi propia cuenta. 18 El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; Pero el que busca la Gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia”. (Juan 8:28) “Les dijo, pues, Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que YO SOY, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo”. (Juan 12:49 y 50)49 Porque YO NO he Hablado por Mi propia cuenta; El Padre que me envió, ÉL me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de Hablar. 50 Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho”. (Juan 14:10 y 24) “10 ¿No crees que Yo Soy en el Padre, y El Padre en Mí? Las palabras que YO os hablo, NO las Hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en Mí, ÉL hace las obras. 24 El que no me ama, no guarda mis Palabras; Y la Palabra que habéis oído NO es mía, sino del Padre que me envió”. (Juan 17:8 y 14) “8 porque las palabras que me diste, les he dado; Y ellos las recibieron, y han conocido Verdaderamente que salí de Ti, y han creído que tú me enviaste. 24 Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde YO estoy, también ellos estén conmigo, para que vean Mi Gloria que me has dado; Porque me has amado desde antes de la fundación del mundo”. Entonces como podemos comprobar por nosotros mismos, en las Sagradas Escrituras, nos damos cuenta que, muchísimas enseñanzas en muchísimos Seminarios y Universidades Teológicas, se instruyen y aprenden que, por medio de las Ciencias exactas de la rama de Teología, podemos aprender, que Dios piensa y también a interpretar su Palabra de acuerdo al contexto en la época en que se escribieron, las costumbres, el carácter del escritor, en fin una serie de mentiras; Porque la Verdad, es que el único Actor de toda la Escritura Sagrada es Jehová Dios, el único Carácter es el de Él, porque nadie Escribió lo que quiso, sino lo que por medio del Espíritu Santo, le fue inspirado que Escribiera. (2 Pedro 1:19 al 21) “19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. (2 Timoteo 3:16) “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia”. Entonces, la Palabra de Dios Escrita es Buena, siempre y cuando esté siendo enseñada por medio de la Sana Doctrina de Cristo, y con la condición de que el Espíritu Santo esté guiando, cuando estamos Escudriñando las Sagradas Escrituras. Pongámoslo de ésta forma: ¡¡¡Todo conocimiento sin sustento en las Sagradas Escrituras es falso!!! Y, además, el sustento NUNCA debe de ser bueno, si se da como tal, medio versículo, o uno, o dos, aislados versículos, debe, de tener como sustento, un GRAN, CONTEXTO de las Sagradas Escrituras.

Nunca debemos de perder ésta regla de Oro para escudriñar las Sagradas Escrituras: (Efesios 4:13) “Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a UN VARÓN PERFECTO, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. Para empezar, primeramente, para, llegar a la unidad de la fe, tenemos que estar dentro de la Sana Doctrina de Cristo. En segundo lugar, tenemos que tener el conocimiento de Jesucristo, y les recuerdo que en su testimonio Escrito dice que, de Él, no es la Doctrina, sino del Padre que le envió. Y, en tercer lugar, para poder llegar a la medida del Varón Perfecto se consigue solamente y exclusivamente por ésta Enseñanza: (2Juan 1:9) “Cualquiera que se extravía, y NO PERSEVERA en la Doctrina de Cristo, no tiene a Dios; EL QUE PERSEVERA en la Doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”. Creo con toda sinceridad, que si no estos Estudiando las Sagradas Escrituras, por medio de la Sana Doctrina de Cristo, estás en el camino equivocado y tu fe está siendo mal cimentada.

De entrada, quiero decirte que el Conocimiento de las Sagradas Escrituras, es básico para poder experimentar una saludable vida cristiana, de otra manera seríamos víctimas fáciles del enemigo y de nuestra propia carne. Y, Si, el Conocimiento de las Sagradas Escrituras, fuera malo, entonces ¿Qué tendríamos que hacer con ella? Les diré qué: ESTUDIARLA, por medio de la Sana Doctrina de Cristo, y digo esto porque ya a todo le llaman “sana doctrina”, y te aclaro NO ES SANA sí, hay interpretación de seres humanos en medio de la Enseñanza, esto sería doctrinas de hombres. ¡Bendito Conocimiento es este! De la Sana Doctrina de Cristo. Si el Conocimiento de las Sagradas Escrituras, fuera malo, entonces ¿Cómo podríamos Obedecer? Les diré qué: ESTUDIARLA, porque gracias a Dios, ¡Bendito conocimiento es este! (1 Corintios 8:1) “En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos que todos tenemos Conocimiento. El Conocimiento envanece, pero el amor edifica”. Muchos de los cristianos en la actualidad se refugian y justifican con aquello de que “el Espíritu les lleva a toda verdad” o que, “aun en las noches les enseña su conciencia”, defendiéndose, diciendo que sólo con el celo por Dios es suficiente, haciendo de la ignorancia ésta Palabra: (Juan 5:39)Escudriñad las Escrituras; Porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la Vida Eterna; Y ellas son las que dan Testimonio de Mí”. Quizás muchos lo han aprendido de la boca de su pastor que es de los legalistas de lo que ellos llaman la “sana doctrina”. Otros quizás en algún congreso “profético de avivamiento y de milagros”, o en algún libro de alguno de esos falsos apóstoles actuales de la “prosperidad”, quien sabe. Lo que sí sé, es que reconocer que el conocimiento de la Palabra de Dios es sumamente importante, para conocer a Jehová Dios; Porque¨, ¿Cómo es posible conocer a nuestro Padre Celestial, si no es por Su Palabra? Pero veamos, qué es lo que en realidad enseña, Jehová Dios por medio del apóstol Pablo a todos nosotros, poniendo el ejemplo de los corintios, que eran, sumamente engreídos muchos de ellos.
Ahora veamos lo que nuestro padre Celestial nos habla por medio del apóstol Pablo, cuando empleó esta frase: “La letra mata, el espíritu vivifica”, y nos daremos cuenta que nada tiene que ver con lo que todos estos cristianos tibios y desinteresados realmente en las cosas de Dios quieren decir, o aquellos que son ignorantes y andan un tanto confundidos.
Cuando el apóstol Pablo, Escribe a los corintios, y en ese contexto, primeramente, les hace defensa de su ministerio. Veamos el texto: (2 Corintios 3:4 al 6)4 Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; 5 NO que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, 6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un NUEVO PACTO, NO de la letra, sino del espíritu; Porque la letra mata, más el Espíritu Vivifica”. Sabemos de la dureza de muchos de aquellos corintios, y de cómo eran tan fácilmente moldeables, a la doctrina de los falsos apóstoles de aquel tiempo, tal y como ocurre ahora. Nada ha cambiado. Por esta razón, nuestro Padre Celestial nos da este ejemplo de la vida de Pablo, cuando hace una defensa de la fe y de su ministerio como canal de expresión y ENSEÑANZA de la fe. Esta confianza de Pablo, insiste él, no es en sí mismo, sino en Dios, y en ese sentido exime su debilidad como hombre falible con honestidad ante nosotros los lectores de este último tiempo. Pablo confiaba tanto en Dios que, en su llamado, nos dice una Verdad, que quizás algo oculta a los ojos de ellos, engreídos muchos de ellos (1 Corintios 4:8) “Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. ¡Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros!”. Esta Verdad es que ÉL y los que estaban con ÉL, fueron constituidos por Dios “ministros competentes de un nuevo pacto…” cómo vimos arriba de éste párrafo, en el V-6.

Este “NUEVO PACTO” es el que todos conocemos. Es el PACTO de Dios hacia los hombres por Jesucristo, y en Jesucristo. Por medio del apóstol Pablo nos dice a todos que él fue escogido por Dios para dar a conocer esta BENDICIÓN DIVINA. Este NUEVO PACTO es efectivo en misericordia hacia el creyente, porque suministra el perdón de Dios, cosa que el anterior pacto NO hacía. En cambio, la LETRA”, entendemos aquí, que se refiere a la ley y su exigencia de cumplimiento, no podía cumplir su requisito más básico de amor y misericordia: Al perdonar al pecador. Por lo tanto, Cuando nuestro Padre Celestial nos habla por medio del apóstol Pablo, De un Nuevo Pacto, NO de la Letra, sino del espíritu” en: 2 Corintios 3:6, se está refiriendo a esto mismo. El Nuevo Pacto es el del Espíritu, el antiguo pacto es el de la letra, es decir, la ley mosaica. Hasta aquí ya podemos entender mejor el sentido de lo que ahora acabaremos de ver y comprender.

La letra no es en sí las Sagradas Escrituras, no es el conocimiento de las Sagradas Escrituras, no es en sí la Palabra Escrita. La letra a la que se refiere, nuestro Padre Celestial, por medio del apóstol Pablo, es la Ley en su exigencia de cumplimiento por parte del hombre, exigencia que jamás nadie pudo cumplir, por esta razón, que la letra, mata (V-6). Ahora les pregunto ¿La letra mata? Sí. LA LETRA, exige santidad de Jehová Dios Santo a una humanidad caída. MATA, porque produce muerte, ya que NADIE excepto Jesús, pudo cumplir con estas exigencias Divinas. La LETRA MATA de DOS maneras: Resulta en una muerte en vida. Tenemos el ejemplo del mismo Pablo antes de conocer a Jesús. Él pensaba que agradaba a Dios porque buscaba el cumplir con la letra de la ley, pero estaba muerto en sus pecados, como él mismo lo dice: (1 Timoteo 1:13) Habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; Mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad”. Resulta en muerte espiritual eterna. Por su misma incapacidad de salvar, la letra (la ley exigida) enviaba a aquel que pretendía justificarse por el cumplimiento de la misma a la perdición eterna: (Romanos 10:2 al 4)2 Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia. 3 Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios; 4 porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree”.
Entendiendo más sobre el propósito de la Ley, por medio del ejemplo de la vida del apóstol Pablo en el Libro de: (Romanos 7:7 al 11) “7 ¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; Porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás. 8 Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; Porque sin la ley el pecado está muerto. 9 Y yo sin la ley vivía en un tiempo; Pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. 10 Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte; 11 Porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató”. Es una realidad en éste tiempo que haya creyentes de índole judaizante que tengan la Ley como algo incluso superior a Cristo, y aún en cierto modo se avergüencen de este Nombre, cuando fue Él, Jesucristo, el único que pudo cumplir con este Divino requisito indispensable de santidad, (Colosenses 2:13 al 17) “13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con ÉL, perdonándoos todos los pecados,14 Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, 15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. 16 Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, 17 todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; Pero el cuerpo es de Cristo”. NO para sí mismo ya que era Jesucristo Justo, sino para nosotros, los que esperamos en Él.

La Ley revela lo que hay en el hombre. Pero la Ley no conoce la misericordia. De ahí que mata. Mata, o más bien declara la muerte del hombre, quien es incapaz de cumplirla en sí o por sí mismo. La Ley básicamente resume la exigencia de un Dios Santo. En los comienzos del siglo XX estuvieron caracterizados por una actividad muy dinámica del movimiento pentecostal en todo México. Los evangelistas de cruzadas y grandes campañas al aire libre parecían seguir un patrón marcado de la creencia de que si eres bautizado por el Espíritu Santo debes de hablar lenguas. No cabe duda que fueron años en los que miles de personas oyeron por primera vez la predicación de las Sagradas Escrituras, de alguien sin sotana. Alguien podría resumir algunos aciertos de dicho movimiento pentecostal; Sin embargo, uno de sus mayores, sino el más grande de sus desaciertos, fue haber enarbolado una bandera con la siguiente consigna: “LA MUCHA LETRA MATA, PERO EL ESPÍRITU VIVIFICA”. Lo acomodaron así porque como es de costumbre de los pentecostales, es tomar poquito de aquí y poquito de allá para formar su propia versión, veamos de donde tomaron esta herejía: (Hechos 26:24y25) “24 Diciendo él estas cosas en su defensa, Festo a gran voz dijo: Estás loco, Pablo; Las muchas letras te vuelven loco. 25 Mas él dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura”. Y lo combinaron con otra parte de (2 Corintios 3:6) “el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; Porque la letra mata, más el Espíritu Vivifica”.

En todas partes y en todos los tiempos ha existido siempre el mismo problema de no reconocer al siervo de Dios, cómo autoridad, en nuestras vidas, veamos un ejemplo en la vida y ministerio del apóstol Pablo. En corinto había disputas internas entre ellos y Pablo les habla diciendo: (1 Corintios 1:10y11) “10 Os ruego, pues, hermanos, por el Nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. 11 Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas”. Para el momento en que la segunda carta es escrita ya había un problema adicional, muchos habían ido con cartas de recomendación como judíos y supuestamente recomendados por los doce, (al parecer algunos creían que Pablo no podía ser reconocido como Apóstol por no ser de los doce). El judaísmo estaba haciendo todo por mantener las tradiciones propias de su religión mezcladas con el cristianismo naciente. Así estoy, mis hermanos que les traigo la Sana Doctrina de Cristo, y les enseño que todos somos iguales, porque todos somos un Cuerpo, cómo Iglesia; Esto es verdad, pero también es verdad que Jesucristo me ha dado Autoridad sobre todos Ustedes cómo siervo de Dios: (Hebreos 13:17)Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; Porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; Para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”. Así también, Pablo apela al argumento de que él no necesitaba una carta de recomendación para ser aceptado porque sus cartas eran ellos mismos. La prueba de que él era evidentemente un apóstol llamado por Cristo era que ellos se habían convertido (1 Corintios 1:4 al 9)4 Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la Gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; 5 porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en ÉL, en toda Palabra y en toda Ciencia; 6 así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, 7 de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; 8 el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. 9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor”. Si Pablo no era reconocido como Apóstol, entonces su conversión no pudo ser genuina.

Por lo tanto; Mi carta, de recomendación al igual que el apóstol Pablo, porque no existe ninguna diferencia, porque es la misma fe preciosa, mi prueba de apostolado, son Ustedes en su conversión. NO, necesito al igual que Pablo, otra carta, expedida por hombres en esta tierra, al mismo tiempo les deja saber que dicha carta es Escrita por Jesucristo por medio del Espíritu Santo y que del PAPEL”, el papel, son sus propios corazones, en contraste con la ley que sus enemigos querían introducir de manera encubierta. (2 Corintios 3:1 al 3) “1 ¿Comenzamos otra vez a recomendarnos a nosotros mismos? ¿O tenemos necesidad, como algunos, de cartas de recomendación para vosotros, o de recomendación de vosotros? 2 Nuestras cartas sois vosotros, Escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; 3 siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, Escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios Vivo; No en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón”. Ahora con ésta evidencia de Las Sagradas Escrituras te pregunto, por tu propio bien, estabilidad y equilibrio en tu vida espiritual: ¿Me reconoces cómo tu apóstol y pastor? Esto se llama cobertura espiritual cuando Dios está madurando al movimiento apostólico con la Palabra profética más segura: (Efesios 6:17) “Y tomad el yelmo de la salvación, y la Espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios”. No queremos ni necesitamos una formalidad religiosa que apaga el fuego de Dios, pero sí necesitamos la Sana Doctrina de Cristo que nos da forma, un protocolo establecido que pueda permitir que fluya lo que es de Dios y al mismo tiempo impedir a los que solo quieren dañar.  Una de las cosas necesarias es la cobertura espiritual.

Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).

viernes, 29 de junio de 2018

LA VERDAD SIRVE PARA LA VIDA Y LA ENSEÑANZA SIRVE PARA VIVIR


01 de Julio de 2018
LA VERDAD SIRVE PARA LA VIDA Y LA ENSEÑANZA SIRVE PARA VIVIR
La Sana Doctrina de Cristo sirve para el amor, para la unidad, para la adoración, para testificar y para gozarnos. De esto trata esta predicación. (2Corintios 3:14 al 18)14 Pero el entendimiento de ellos se embotó; Porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo NO descubierto, el cual por Cristo es quitado. 15 Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. 16 Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. 17 Porque el Señor es el Espíritu; Y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la Gloria del Señor, somos transformados de Gloria en Gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”. Los cristianos necesitamos entender cómo las Enseñanzas de las Sagradas Escrituras son Sanas, porque la Doctrina que se basa en las Sagradas Escrituras y se extrae de ellas, instruye cada aspecto de la vida cristiana y de la perfecta Voluntad de nuestro Padre Celestial: (Filipenses 4:8,9)8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es Verdadero, todo lo Honesto, todo lo Justo, todo lo Puro, todo lo Amable, todo lo que es de Buen Nombre; Si hay Virtud alguna, si algo Digno de Alabanza, en esto PENSAD. 9 Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de Paz estará con vosotros”. Esto es lo que Jehová Dios quiere que cada uno de nosotros nos esforcemos a pensar. (Proverbios 2:1 al 7) “Hijo mío, si recibieres mis Palabras, y mis Mandamientos guardares dentro de ti, 2 Haciendo estar atento tu oído a la Sabiduría; Si inclinares tu corazón a la Prudencia, 3 Si clamares a la Inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; 4 Si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, 5 Entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el Conocimiento de Dios. 6 Porque Jehová da la Sabiduría, y de su Boca viene el Conocimiento y la Inteligencia. 7 El provee de Sana Sabiduría a los rectos; Es Escudo a los que caminan rectamente”. La Sana Doctrina de Cristo, la cual es Fiel y extraordinaria de las Sagradas Escrituras, en la práctica, es esencial para la salud y la vida de la iglesia. Sin esta Sana Doctrina de Cristo, las iglesias se volverán anémicas y con el tiempo morirán. Las Sagradas Escrituras, es Libro que debemos de usar como nuestro Manual Sagrado para nuestra vida, es un Manual básico de enseñanzas claves acerca de la SANTIDAD, el AMOR, la UNIDAD, la ADORACIÓN y la EVANGELIZACIÓN. Es un tratado de parte de nuestro Padre Celestial, cuidadoso, inspirado por el Espíritu Santo y bien Escrito, que nos dirige a través de estas Enseñanzas cruciales Revelando su importancia para nuestras mentes, nuestros corazones, nuestras vidas individuales y la comunidad de la fe.

La Sana Doctrina de Cristo es el MAPA del camino de Jehová Dios para nuestra vida cristiana, nuestro Padre Celestial, nos ha dado las Sagradas Escrituras, son nuestro MAPA: (Salmo 119:105)Lámpara es a mis pies tu Palabra, y lumbrera a mi camino”. Como creyentes estamos llamados a CRECER en Conocimiento. Este crecimiento es al igual que la fe, uno de los ingredientes necesarios para el avance en la vida espiritual. Dios nos ha dejado mandamientos en su Palabra, en las Sagradas Escrituras, acerca de la necesidad de crecer en Conocimiento y es esto lo que debemos hacer. También nos dice la Palabra que (Salmo 111:10) “El principio de la Sabiduría es el temor de Jehová; Buen entendimiento tienen todos los que practican sus Mandamientos; Su Loor permanece para siempre”. (Proverbios 1:7) “El principio de la Sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la Sabiduría y la Enseñanza”. (Proverbios 1:10) “El temor de Jehová es el principio de la Sabiduría, y el Conocimiento del Santísimo es la Inteligencia”.
Es muy necesario el Conocimiento de las Sagradas Escrituras por medio de la Sana Doctrina de Cristo, porque No consiente ningún pensamiento de hombre, siempre presenta las Enseñanzas con un GRAN contexto de la Escritura como una unidad coherente. Oímos la Enseñanza de la Palabra de Dios con el propósito de aplicarla a nuestras vidas. La Sana Doctrina de Cristo, NO es información que archivamos y que solo nos sirve para presentar hechos: (Romanos 15:4; 1 Corintios 10:11) “4 Porque las cosas que se Escribieron antes, para nuestra Enseñanza se Escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos Esperanza. 11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están Escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”. En su Palabra, Dios nos dice todo lo que necesitamos saber para ser salvos y para vivir una vida que le agrade (2 Pedro 1:3) “Como todas las cosas que pertenecen a la Vida y a la Piedad nos han sido dadas por su Divino Poder, mediante el Conocimiento de aquel que nos llamó por su Gloria y Excelencia”. La Escritura no nos dicen cómo hacer una operación de corazón, pero sí pone al descubierto los deseos y los engaños de todos los corazones humanos (Hechos 4:12y13) “12 Y en ningún otro hay salvación; Porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. 13 Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús”. Las Sagradas Escrituras NO nos dicen cómo ir de un lugar a otro, pero sí nos dicen cómo andar sabiamente en el camino del Señor Jesucristo y cómo evitar los LAZOS del diablo: (Proverbios 29:5) “El hombre que lisonjea a su prójimo, Red tiende delante de sus pasos”. Lisonjas son lo que usan en las religiones para hacer caer en error a las personas y enlazarlas: (2 Timoteo 2:16) “Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad”. La impiedad, es una actitud rebelde, que se opone a la sujeción y al conocimiento de Dios de una manera consciente, en contra de lo que se le debe como Creador, Sustentador y Salvador. (2 Timoteo 2:23 al 26)23 Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. 24 Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; 25 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la Verdad, 26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él”. La Escritura misma nos enseña que la Sana Doctrina de Cristo sirve para la vida: (Colosenses 4:5) “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo”. En este Libro dice: (Tito 1:9) “retenedor de la Palabra Fiel tal como ha sido Enseñada, para que también pueda exhortar con Sana Enseñanza y convencer a los que contradicen”. Y en: (Tito 2:1) “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la Sana Doctrina”. Y esta es la Sana Doctrina: (2Juan1:9) “Cualquiera que se extravía, y no PERSEVERA en la Doctrina de Cristo, NO tiene a Dios; El que PERSEVERA en la Doctrina de Cristo, ÉSE SÍ tiene al Padre y al Hijo”.

AHORA VEAMOS EL CRECIMIENTO EN LA PRACTICA. Entiendo que el Conocimiento se diferencia de la Sabiduría en que la segunda es en sí el fin de lo que se busca, pero lo primero es el MEDIO. La idea de nosotros crecer en conocimiento es con el fin de utilizar este para poder actuar con mas sabiduría, por lo tanto, no podremos llegar a alcanzar sabiduría si no contamos con el Conocimiento de la Sana Doctrina de Cristo, que es un requisito. Pensemos, en cómo por medio del apóstol Pablo, nuestro Padre Celestial describe el crecimiento cristiano en (Efesios 4:11-16) Jesucristo mismo constituye Servidores en su Iglesia “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio” (vv. 11y12) “11Y ÉL mismo CONSTITUYÓ a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”, (v.13) “hasta que todos lleguemos a la UNIDAD de la Fe y del Conocimiento del Hijo de Dios, a un Varón Perfecto, a la MEDIDA de la estatura de la plenitud de Cristo”. (v.14) “para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error”. La Sana Doctrina de Cristo nos hace Seguir la Verdad en amor (v. 15) “sino que, siguiendo la VERDAD en amor, CREZCAMOS en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo”. Para poder crecer juntos en Jesucristo (v.16) “de quien todo el CUERPO, bien concertado y UNIDO entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su Crecimiento para ir edificándose en amor”. ¿Se dan cuenta cuán íntimamente entrelaza Jehová Dios, que nos habla por medio de Pablo el crecimiento cristiano individual y el crecimiento de la iglesia?
EL CONOCIMIENTO ESTÁ DISPONIBLE: Nuestro Padre Bueno y Dios, en su abundante amor nos ha dado todo lo que necesitamos para conocer todo lo que debemos conocer. Las Sagradas Escrituras, NO contienen todo el conocimiento de Dios en ella (Romanos 11:33 al 36) 33 ¡Oh profundidad de las Riquezas de la Sabiduría y de la Ciencia de Dios! ¡Cuán Insondables son sus Juicios, e Inescrutables sus Caminos! 34 Porque ¿Quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? 35 ¿O quién le dio a ÉL primero, para que le fuese recompensado? 36 Porque de ÉL, y por ÉL, y para ÉL, son todas las cosas. A ÉL sea la Gloria por los siglos. Amén”, En las Sagradas Escrituras, sí contienen toda la Revelación necesaria para el Conocimiento que necesitamos, no más. (2 Timoteo 3:16y17) "Toda la Escritura es Inspirada por Dios, y útil para Enseñar, para redargüir, para corregir, para Instruir en Justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra".

Es necesario conocer que toda la revelación necesaria está incluida en las Sagradas Escrituras, y ésta debe de ser la única regla de fe de todo creyente. De esta manera evitaremos entrar en doctrinas extrañas y torcidas que llevan a la perdición. (Lucas 6:43 al 44) “15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis. Las NUEVAS REVELACIONES tienden a contradecir lo que ya, ESCRITO ESTÁ: (Daniel 12:4 y 9)4 Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la Ciencia se aumentará. 9 El respondió: Anda, Daniel, pues estas Palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin”. También en las Sagradas Escrituras, ESCRITO ESTÁ: (2 Pedro 1:19-21)19 Tenemos también la Palabra Profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 20 entendiendo primero esto, que ninguna Profecía de la Escritura es de interpretación PRIVADA, 21 porque nunca la Profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. Por lo tanto, esta multitud de falsos profetas crean confusión. (Apocalipsis 22:18y19)18 Yo testifico a todo aquel que oye las Palabras de la Profecía de este Libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están Escritas en este Libro. 19 Y si alguno quitare de las Palabras del Libro de esta Profecía, Dios quitará su parte del LIBRO de la VIDA, y de la Santa Ciudad y de las cosas que están Escritas en este Libro”. Podemos preguntarnos: ¿La advertencia en Apocalipsis 22:18 y 19 se aplica a toda las Sagradas Escrituras, o únicamente al Libro de Apocalipsis? Muchos creen porque lo han enseñado pastores, que no saben que son falsos, porque enseñan que hay cuatro evangelios, (Mateo, Marcos, Lucas y Juan): cuando las Sagradas Escrituras solo reconocen un solo evangelio: (Gálatas 1:6 al 16)6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la Gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7 NO QUE HAYA OTRO, sino que hay algunos que os perturban y QUIEREN PERVERTIR EL Evangelio de Cristo. 8 Mas si aún nosotros, o un ángel del Cielo, os anunciare OTRO Evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. 9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente Evangelio del que habéis recibido, sea anatema. 10 Pues, ¿Busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, NO SERÍA SIERVO DE CRISTO”. Creo firmemente en lo que Escrito Está, en las Sagradas Escrituras, y de ninguna manera puedo dejarme guiar por tantísimas tradiciones de la mayorías de personas que creen que son cristianas pero que no saben que están siendo engañadas porque están en falsas enseñanzas, si tu te das cuenta que Jehová Dios te está hablando entonces escapa de la apariencia y de tu falso confort dónde estás: (Génesis 19:17) “Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; NO mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; ESCAPA al monte, no sea que perezcas”. Si en dónde tú te congregas es solo un club social, es a ti que te está hablando Dios.
Muchas personas usan frases como "Dios me reveló", "Dios me mostró". "Dios me habló", o "Dios me dijo" de manera muy inescrupulosa y liberal, porque lo que predican NO ES lo que Dios dice en su Palabra Escrita. Estos son los que se creen más espirituales que los demás, los que se llaman a sí mismos profetas de los cuales son: (cientos que están hoy en nuestras iglesias en México). Estos normalmente tuercen las Escrituras para que digan lo que ellos quieren y piensan, creando nuevos grupos y nuevas doctrinas. Por consecuencia, hoy en día existen mentiras que se enseñan como verdades, y verdades que se rechazan como mentiras. Aunque algunos lo hacen como producto de su ignorancia, otros lo hacen como producto de su astucia. En ambos casos el resultado es el mismo, confusión.
Es necesario que sigamos el consejo de la Palabra de Dios: (2 Timoteo 2:15) “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la PALABRA DE VERDAD”. Las Sagradas Escrituras, deben de ser bien estudiadas apropiadamente para llegar a ENTENDER la VERDAD que ella encierra. No existe revelación nueva en sí misma, sino revelación e iluminación en nuestro entendimiento, sobre lo que ya ha sido revelado. El conocimiento llega a nuestras vidas por medio del oído. No conocíamos a Dios ni su plan de salvación para nosotros sino por medio del oír la predicación de la Palabra de Dios. El oír es de suma importancia en nuestra vida pues por ahí comienza el desarrollo y crecimiento de nuestra fe. Aún después de ser cristianos nacidos de nuevo, es necesario oír Palabra que nos de aliento, salud espiritual, la que nos guía, y que nos ayuda a crecer en el Conocimiento. Además de oír, debemos de acudir a los Estudios de las Sagradas Escrituras los Miércoles, organizado y bajo la guía del Espíritu Santo, para entender más las profundidades de la Palabra Escrita. El apóstol Pablo y Silas cuando llegaron a Berea, se encontraron allí, con un grupo de judíos los cuales al oír el mensaje de Pablo, recibieron la palabra con solicitud, ESCUDRIÑANDO cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. (Hechos 17:10-12)10 Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos. 11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la Palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. 12 Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres”. Como vemos, el escudriñar la escritura es necesario para llegar un CONOCIMIENTO PLENO de las Sagradas Escrituras de lo que allí dice. Es verdad que todos traemos una Biblia, pero la diferencia consiste en que la mayoría tiene un entendimiento diferente porque lo interpreta de acuerdo a la visión del pastor que te predica, o el entendimiento que crees tener; Pero los dos están equivocados porque no es lo que tú piensas o lo que tu pastor te enseña sino lo que ESCRITO ESTÁ. Pablo le recomendó a Timoteo que se dedicara a la lectura mientras él iba. (1 Timoteo 4:13) “Entre tanto que voy, OCÚPATE en la LECTURA, la exhortación y la ENSEÑANZA”. Si es posible todo cristiano debe cursar cursos avanzados de las Sagradas Escrituras, por medio de la Sana Doctrina de Cristo, Para llegar a estudiar los temas más detenida y profundamente.
Te Pregunto y dale la respuesta al que ve tu corazón: ¿Estás dónde Dios quiere que estés congregándote o NOMAS ES TU COMODIDAD? (Jeremías 6:16) dice: “Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos”. Y mira lo que Dios mira en tu corazón: (Jeremías 6:17 al 19)17 Puse también sobre vosotros atalayas, que dijesen: Escuchad al sonido de la trompeta. Y dijeron ellos: No escucharemos. 18 Por tanto, oíd, naciones, y entended, oh congregación, lo que sucederá. 19 Oye, tierra: He aquí YO traigo mal sobre este pueblo, el fruto de sus pensamientos; Porque no escucharon mis Palabras, y aborrecieron mi ley”. Por ésta única razón debes de escapar de ti mismo y de todos tus razonamientos: (Jeremías 6:21) “Por tanto, Jehová dice esto: He aquí YO pongo a este pueblo tropiezos, y caerán en ellos los padres y los hijos juntamente; El vecino y su compañero perecerán”. Busca la Sana Doctrina de Cristo para que no tengas error. El que no ha crecido en conocimiento también tiene cualidades que lo distinguen y que son un de grandes problemas a la iglesia en, 1 Corintios 3:1-9, nos dice de los que no crecen que son: Inmaduros espirituales, Carnal (vida de pecado) Celos, Contiendas, Disensiones, Partidismos, Mal edificados, Si le damos importancia al crecimiento en el conocimiento de la VERDAD de Dios, (1 Corintios 3:1-9)1De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2 Os di a beber leche, y no vianda; Porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, 3 porque aún sois carnales; Pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿No sois carnales, y andáis como hombres? 4 Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? 5 ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. 6 Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. 7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. 8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, EDIFICIO DE DIOS”. Si entendemos esto, jamás seremos destruidos. (Oseas 4:2) "Mi PUEBLO FUÉ DESTRUIDO, porque LE FALTO CONOCIMIENTO. Por cuanto desechaste el CONOCIMIENTO, YO te echare del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también YO me olvidaré de tus hijos". Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).

sábado, 23 de junio de 2018

JEHOVÁ DIOS CONOCE NUESTRAS DECISIONES


24 de Junio de 2018
JEHOVÁ DIOS CONOCE NUESTRAS DECISIONES
A pesar de todo, ninguna de las decisiones humanas, sean correctas o no, toman de improvisto y por sorpresa a nuestro Padre Celestial y Eterno Dios. No olvidemos que Jehová Dios es OMNISCIENTE, (Hebreos 4:13) “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su Presencia; Antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta”. Todo lo tiene presente a la hora de programar y desarrollar de forma general la vida de la Humanidad, (Daniel 2:22)El revela lo profundo y lo escondido; Conoce lo que está en tinieblas, y con ÉL mora la luz”. Jehová Dios, acepta también la elaboración de un plan previo en forma particular, (Ezequiel 11:5) “Y vino sobre mí el Espíritu de Jehová, y me dijo: Di: Así ha dicho Jehová: Así habéis hablado, oh casa de Israel, y las cosas que suben a vuestro espíritu, YO las he entendido”. Esto es, nuestro Padre Celestial que sabe todo acerca de cada individuo. Por ésta razón debemos de orar según la instrucción en las Sagradas Escrituras, (Mateo 6:7,8,32)7 "Y al orar no repitan Ustedes palabras inútiles, como hacen los paganos, que se imaginan que cuanto más hablen más caso les hará Dios. 8 No sean como ellos, porque su Padre ya sabe lo que ustedes necesitan, antes que se lo pidan. 32 Todas estas cosas son las que preocupan a los paganos, pero Ustedes tienen un Padre Celestial que ya sabe que las necesitan”. Resulta apropiado pensar que nuestra vida futura se construya, en buena medida, sobre la base de todas las decisiones que Dios sabe que vamos a tomar: (Salmo 139:2 al 5) “2 Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. 3 Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos. 4 Pues aún no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. 5 Detrás y delante me rodeaste, y sobre mí pusiste tu mano”. Basándonos en éste conocimiento, tiene sentido que nuestras vidas estén previamente determinadas por el Creador, que bajo su infinita sabiduría se preocupa con anterioridad de todos los aspectos prácticos de la existencia humana en general, y también en forma particular para cada individuo, sea incrédulo o creyente.  

En primer lugar, hemos de aclarar los conceptos: «Dios ya sabe lo que va a ocurrir», o en términos expuesto en las Sagradas Escrituras, que hemos leído: «sabe lo que necesitamos». Éstas son expresiones del lenguaje humano para que nosotros entendamos el proceder de Dios, contemplado desde nuestra perspectiva. La OMNISCIENCIA DIVINA va mucho más allá, pues no está sujeta a la limitación del tiempo. Para Jehová Dios, el pasado o futuro también es presente: (2 Pedro 3:8) “Mas, oh amados, no ignoréis esto: Que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día”. En cierta manera podemos advertir que Dios crea un destino específico en función de las decisiones que Él ya sabe de antemano, y que corresponden a las intenciones de cada persona en particular. Creo que no puede ser de otra manera... Por supuesto, las líneas maestras de la vida de la humanidad y su plan general, pertenecen solamente a los infinitos Decretos de Jehová Dios, que no se sujetan a la voluntad humana. Él establece sus designios y sitúa los límites de la vida de la humanidad, según su sola Soberanía. Pero, el benévolo, bondadoso es Jehová Dios que en su Soberanía no ha querido ser indiferente a la voluntad del hombre. En este sentido, Dios planificó la muerte de Cristo antes de la fundación del mundo, porque precisamente sabe que el ser humano, voluntariamente va a pecar contra sus mandamientos, y es por esta razón, que, en función de esta errónea decisión humana, dispuso de la vida de Jesucristo. (1 Pedro 1:20) “ya destinado (al sacrifico de Cristo) desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros”. ¡Cuánto nos ama el nuestro Buen Padre Celestial, que hasta en su plan eterno respetó nuestras futuras decisiones personales! En cuanto a la dirección de Dios sobre lo que ya está predestinado, hemos de saber que en cierto sentido el Espíritu no nos dirige si hemos de comer manzanas rojas o verdes, si hemos de comprar un lapicero azul o marrón En términos generales hay ciertos aspectos de la vida que no poseen unas consecuencias eternas, y, por lo tanto, si bien es Jehová Dios quien controla todo detalle, muchos NO conllevan un carácter de predestino específico, y por ende carecen de importancia.

En definitiva, visto desde nuestra práctica en cómo vivimos, cómo cristianos, podemos admitir que Dios construye un entorno social, familiar, profesional, congregacional, ministerial, etc., que representa el camino preparado para cada uno de nosotros cómo creyentes, teniendo en cuenta previamente, y desde la eternidad, el futuro, dependiendo del grado de compromiso y obediencia a su Palabra, enseñada por medio de la Sana Doctrina de Cristo. Todas las buenas obras del cristiano están preparadas de antemano: (Efesios 2:10) “Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. También, si pecamos, también incluirá las consecuencias de su pecado, así como las posibilidades de contención y restauración espiritual. ¡Qué gozo da saber que todo está provisto por nuestro Padre y Dios!

La predestinación, incluye o excluye las bendiciones de acuerdo a nuestra fidelidad a Dios. Algunos podrán ver la postura planteada aquí como desánimo, desaliento y desilusión; Suponiendo que hemos de resignarnos pacientemente y tolerantes ante cualquier situación. Ésta no es la idea. No solamente es lícito, sino que también es necesario, cambiar todos los acontecimientos que favorezcan nuestra vida aquí en la tierra, los que están quebrantando la ley de Dios. Estamos llamados a cambiar para bien de nuestra vida, y a colaborar en lo posible para mejorar la vida de los demás. Pero, sabemos que estos cambios efectuados, es decisión propia y no ajena, también están previstos por Dios, y por consiguiente los incluye en su predestino. Con toda seguridad, nuestro Padre Celestial, interviene con anterioridad planificando nuestra vida, para que todas nuestras decisiones contribuyan a su plan final. Pensemos bien, porque de lo contrario sería absurda la promesa de las Sagradas Escrituras, para el cristiano fiel: (Romanos 8:28) “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.

Asimismo, la predestinación, incluirá las bendiciones de nuestra obediencia a Dios, pero también los resultados de nuestra desobediencia. La Enseñanza por medio de la Sana Doctrina de Cristo, NO reside en que Dios tiene un plan para mí, y dicho plan fracasará si no lo cumplo, dado que entonces Él no lo puede aplicar. (Deuteronomio 30:15-19)15 Mira, YO he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; 16 porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. 17 Más si tu corazón se apartare y no oyeres, y te dejares extraviar, y te inclinares a dioses ajenos y les sirvieres, 18 YO os protesto hoy que de cierto pereceréis; no prolongaréis vuestros días sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para entrar en posesión de ella. 19 A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; ESCOGE, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia”. En ningún modo pensemos que los planes del Creador, nuestro amado Padre Celestial, se frustrarán, porque no andemos conforme su Voluntad. El OMNIPRESENTE no pierde el tiempo creando un destino que el hombre no va a poder cumplir, ni queda defraudado por la rebeldía humana. Las bendiciones de Dios están preparadas (en Cristo) para aquellos que las van a recibir, dependiendo del grado de disposición, consagración y buena voluntad, porque a Dios así le ha placido bendecirnos por los méritos de Cristo.

Pensemos por favor como nuestro Padre Celestial, porque es su deseo que pensemos cómo Él, (Romanos 12:2) “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la Buena Voluntad de Dios, Agradable y Perfecta”. Entonces nuestro Padre Celestial quiere que dejemos nuestra forma de pensar y pensemos como Él piensa; (Filipenses 4:8) “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; Si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Porque de todas maneras ha de ser lo que Jehová Dios quiere y no lo que nosotros queremos: (Proverbios 19:21) “Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá”. Porque lo que hagamos de bien en la vida, sea mérito o buena obra, sea disposición u obediencia, no merece recompensa ni bendición alguna por parte del hombre; NO necesitamos ahondar mucho en el problema del pecado para ver que todas nuestras buenas obras son hechas en imperfección; Como trapo de inmundicia, cita el profeta (Isaías 64:6) “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; Y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento”. Ahora bien, reitero la Enseñanza de que soberanamente, y a través de los méritos de Jesucristo, Jehová Dios mismo ha determinado recompensar, la buena disposición del creyente. Ni un vaso de agua, dado en su Nombre, a uno de sus discípulos, carecerá de recompensa, según el Libro de: (Mateo 10:42) “Y cualquiera que dé a uno de estos pequeñitos un vaso de agua fría solamente, por cuanto es discípulo, de cierto os digo que NO perderá su recompensa”. Esta promesa en ningún caso es justicia, sino Benevolencia Divina.

Quiero hacerles una pregunta a todos Ustedes hermanos, para poner un ejemplo muy simple: ¿Levanten la mano los que quieren que les predique de AMOR y de CONSOLACIÓN en lugar de exhortación? Ahora veamos lo que Dios dice: (Salmo 78: 56, 18) “56 Pero ellos tentaron y enojaron al Dios Altísimo, y no guardaron sus testimonios; 18 Pues tentaron a Dios en su corazón, pidiendo comida a su gusto”. Hasta cuando hermanos hemos de entender que no es lo que tú quieras, sino lo que Dios disponga. No quiero que me contestes, porque el que ve tu corazón sabe la verdad: ¿Cuántas veces después de cada predicación te vas murmurando de mí, en tu carro o en tu casa? (Salmo 106:25)Antes murmuraron en sus tiendas, y NO oyeron la voz de Jehová”. Cuando Ustedes se van de aquí, Jehová Dios te oye cuando tu estás, Diciendo; ¡¡El pastor está equivocado!!! No cabe duda de que Jehová Dios lleva a cabo sus planes teniendo en cuenta de antemano nuestras decisiones futuras, para así proporcionarnos una vida adecuada a sus Decisiones. Y en todo esto, por supuesto, se halla la absoluta GRACIA DIVINA, de principio a fin. De manera que, las bendiciones de nuestra fidelidad a Dios (bendiciones fundamentalmente espirituales) y las consecuencias de nuestro pecado (bien sean temporales o eternas) están previstas por Dios, nuestro Padre Celestial. Pongamos otro ejemplo del siervo, Jonás que decidió desobedecer el mandamiento, y Dios lo sabía, por esto le predestinó un gran pez: (Jonás 1:17) “Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches”. La vida para Jonás, estaba conformada según la decisión que él tomaría, y que no sorprendió a Jehová Dios. Otro ejemplo: Tenemos a éste hombre fuerte como ninguno, Sansón, que no tenía otro destino que la piedra de molino, preparada por Dios, porque sabía la errónea decisión que iba a tomar. Otro ejemplo: Planificado por Dios fue el episodio de la traición de Jesús, las treinta monedas de plata, el campo y la horca donde se desarrolló el fatal final de Judas Iscariote. Fue un destino creado por el Eterno Jehová Dios de los Ejércitos, conforme a su Voluntad permisiva, no así establecida, porque Dios no destina lo malo, sino que más bien lo incluye en su destino como consecuencia propia.

Ahora veamos otro ejemplo, en las vidas del relato del rico y Lázaro, presentado por nuestro Señor Jesucristo, resulta altamente claro. Aunque en el Libro, de Lucas se muestra a modo de parábola, hacemos bien en aceptar su veracidad para nuestras vidas: (Lucas 16:22 al 26)22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 23 Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. 24 Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; Porque estoy atormentado en esta llama. 25 Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; Pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado. 26 Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá”. Lázaro recibió males en la vida, y con toda seguridad éstos fueron dispuestos por Dios con predestinación a su nacimiento. Desde luego, había un propósito de orden Eterno; De hecho, el resultado final fue positivo. Podía haber sido también un buen final para el rico, pero decidió voluntariamente no compartir sus bienes con Lázaro; y también esta injusticia estaba prevista por Dios. Evidentemente el pecado del rico no fue en sí las riquezas, sino más bien el no querer compartirlas; Seguramente pensaba que sus bienes eran suyos y merecidos, y no providencia Divina, y por esta razón tampoco creía en la Palabra de Dios, que además nos manda amar a nuestro prójimo en forma práctica. Esta gran insensibilidad e indiferencia hacia la necesidad ajena, evidencia su incredulidad hacia los mandamientos Divinos, ya establecidos en este Libro de: (Deuteronomio 15:11) “Porque no faltarán MENESTEROSOS(Que NO tiene lo necesario para vivir o lo tiene con escasez) en medio de la tierra; por eso YO te mando, diciendo: ABRIRÁS tu MANO a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra”. Como consecuencia, el rico se condenó por no haber creído en la Palabra de Dios, esto es, su vida egoísta fue consecuente con su incredulidad.

Por naturaleza humana, pensamos de ésta manera: ¡Qué importaba la eternidad! Lo que al parecer interesa es vivir el presente lo mejor posible (porque no es otra la mentalidad de hoy). Jehová Dios lo sabe, y por esta razón, predestinó algunos de nosotros cómo vasos de destrucción, dándole una prueba difícil de superar, que es el amor al dinero, y no pueden desprenderse de alguna cosa para beneficiar, al hermano en Cristo en necesidad: (1 Timoteo 6:9y10) 9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores”. Finalmente, las riquezas fueron solamente una prueba para delimitar su grado de sufrimiento eterno, y para demostrar que el hombre es egoísta por naturaleza.

Alguien podría preguntarse: Entonces, aquel que es pobre, que padece necesidad, o que sufre injusticias en este mundo, ¿Está destinado por Dios para tal propósito? Debo de afirmar la respuesta con un rotundo «». Puede parecer confuso, pero en cualquiera de sus formas el sufrimiento contiene, en manos de Dios, una dimensión gloriosa y a la vez profundamente transformadora, para todo creyente fiel. Comprendamos bien que la pobreza o riqueza no suponen en sí un bien o un mal; es algo temporal que el hombre administra para la eternidad. El Libro de Santiago es muy enfático a este respecto: (Santiago 2:4 al 6)4 ¿No hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos? 5 Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha ELEGIDO Dios a los POBRES de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? 6 Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales?”. Esta declaración no supone que la pobreza sea voluntad original de Dios, ni tampoco que hemos de promover la vagancia, o apoyar la injusticia social. En lo posible el cristiano ha de contribuir con el bienestar social, y así compartir sus bienes, mayormente con los que NO tienen posibilidad de trabajar. (Hechos 20:35) “En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir”. La norma en las Sagradas Escrituras, es que el rico comparta con el pobre, el que tiene con el que no tiene nada, y así haya igualdad social para todos. (Lucas 3:11) “Y respondiendo, les dijo: El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo”.

En fin, la pobreza, así como las demás injusticias de este mundo, son medidas con las que Dios prueba al ser humano, que también al creyente, para determinar el estado de nuestra eternidad, que corresponderá entonces con nuestras decisiones tomadas en el hoy, respecto a la Voluntad de Dios. Cómo predicador de la Sana Doctrina de Cristo, reflexiono sobre las injusticias de la vida, y afirmo ésta enseñanza: (Eclesiastés 3:18) “Dije en mi corazón: Es así, por causa de los hijos de los hombres, para que Dios los pruebe, y para que vean que ellos mismos son semejantes a las bestias”. Quiero terminar esta predicación con esta Palabra de Dios: (Deuteronomio 8:2y3) “2 Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos. 3 Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, más de todo lo que sale de la Boca de Jehová vivirá el hombre”.
Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).