viernes, 20 de noviembre de 2015

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS AYUDA A ROMPER CON LO QUE NOS IMPIDE AVANZAR

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS AYUDA
A ROMPER CON LO QUE NOS IMPIDE AVANZAR
(Marcos 2:1-12) “1 Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. 2 E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. 3 Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. 4 Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. 5 Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. 6 Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones: 7 ¿Por qué habla éste así? Blasfemias dice.  ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? 8 Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones? 9 ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? 10 Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): 11 A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. 12 Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa”.

Rompiendo lo que nos limita avanzar, a través de una fe que se expande porque La fe no se demuestra con teorías, sino con práctica, con resultados concretos. (Stgo 2:26) “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta”, con acciones que logran impacto, con la conquista de nuevas bendiciones y la expansión constante de lo que hacemos. Tal vez hayas logrado algunas cosas buenas, pero nuestro camino por recorrer no tiene fin ni límites. (Isaias 54:2-5) “2 Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. 3 Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tú descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas. 4 No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria. 5 Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel;  Dios de toda la tierra será llamado”.

Primeramente vamos a ver 6 Claves para que podamos llevar
nuestras vidas a un rompimiento de aquello que nos limita avanzar
PRIMERA CLAVE: Visualiza la planificación de la meta: Hacia dónde vas?
Dios le dijo a Abraham: (Génesis 13:15) “Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre”. En (Josué 1:3) dice: “Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie”. En otras palabras Dios nos dice: Debes poner en una visión clara todo el sentir que hay en tu corazón, debes ir a tu futuro por la fe y verlo tal y como quieres que sea, luego armas un plan organizado, paso a paso, de cómo podrás llegar hasta allí. Este plan podrá ir siendo modificado en los detalles o podrá tomar distintos rumbos pero escribe la visión detallada porque sin dudas se cumplirá. Esta bendición es para ti tómala en el Nombre de Jesucristo. Tienes que levantar tu mirada para ver todo el horizonte que Dios tiene para ti, vas a llegar muy lejos y nada te va a detener, vas por todo el territorio asignado para ti, en el nombre de Jesús. Amén.


SEGUNDA CLAVE: No  te estanques en lo viejo y conocido.
Las cosas que aprendimos, vivimos y logramos tal vez fueron buenas para ese momento y un hermoso recuerdo, pero Dios nos creó para encarar nuevos y grandes desafíos en todo tiempo. Lo que lograste fue un escalón para hoy poder llegar a muchos más resultados. Esta bendición es para ti tómala en el Nombre de Jesucristo. Dios es tan amplio y generoso que no te va a dejar estancado, tú vas por muchísimo más, por cosas grandes y nuevas, en el nombre de Jesús. Amén.

TERCERA CLAVE: Los límites se encuentran en  nuestra mente.
La Sana Doctrina de Cristo dice en (Mateo 17:20) “Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible”. Aunque tengamos grandes promesas de Dios, no nos servirán de nada si nuestra mente esta encasillada en conceptos limitados y preconcebidos. Hay viejos y obsoletos paradigmas que nos ponen en un destino común y corriente donde llegamos a ser siempre los espectadores y pocas veces los protagonistas. Esta bendición es para ti tómala en el Nombre de Jesucristo. No te cierres a cosas nuevas que Dios quiere hacer, recibe cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni habían sido imaginadas porque Dios las preparó para ti.

CUARTA CLAVE: Abandona pensamientos obsoletos.
Muchas veces nos transfieren pensamientos viejos, costumbres humanas de otra época. Jesús dijo a los fariseos que ellos imponían mandamientos de hombres como si fueran de Dios (Marcos 7:7) “Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres”. Esta bendición es para ti tómala en el Nombre de Jesucristo. Tienes que aprender a conectarte con los planes que Dios tiene para nosotros.

QUINTA CLAVE: La Fe expansiva es la clave.
Hay dos tipos de fe, la fe natural y la santísima fe de Jesucristo. Es la fe de Jesucristo, que con la promesa de Dios avanzaban por más, su mirada estaba puesta siempre en el próximo paso. Esta bendición es para ti tómala en el Nombre de Jesucristo. No te limites solo a quedarte en logros pasados ni presentes, ve por más conquistas, por más influencia, por más expansión en el nombre de Jesús.

SESTA CLAVE: Lo que crees te guía.
Si no tienes confianza en ti mismo es porque no tienes confianza en Dios, la confianza genuina en el Señor produce una seguridad en las cosas que hacemos. Esta bendición es para ti tómala en el Nombre de Jesucristo. La fe expansiva nos habilita a creer que podemos, Solo necesitamos creer que en Jesucristo tenemos la capacidad. Si puedes soñarlo, puedes lograrlo.

Esta parte del Evangelio de Juan nos refiere que Jesús usaba vestiduras sin costura, sus vestiduras eran “perfectas”. A través de esta Palabra podrás discernir que vestiduras perfectas como las de Cristo, debes usar; y aquellas que están imperfectas, te llevará a desechar. Para poder recibir esta Palabra en tu vida, es necesario que antes examines tu ropero espiritual para que este sea renovado y transformado y para esto necesitas tener una actitud de cambio. (Juan 19:23-24) “Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo”

PARTIENDO DE ESTE PUNTO,
LOS CRISTIANOS SE PUEDEN DIVIDIR EN TRES GRUPOS DIFERENTES:

PRIMERO: Los que no hacen nada; tienen su clóset que se revienta pero no sacan nada, cada vez que se tropiezan con algo que ya no usan, siempre existe una excusa: Me lo pondré cuando pierda unos kilitos, lo usare en una ocasión especial, cuando compre el pantalón que le combine, siempre tienen una excusa para recibir los cambios.
Estos cristianos nunca cambian, siempre los vemos lo mismo que antes.

SEGUNDO: Son cristianos que son los que esperan todo el tiempo para ver qué hay de oferta, o que se puede comprar, que le regalaron, cuánto van a bajar de peso; y de esta forma, conforme lo que reciban, descartan. Este tipo de personas por lo general los cambios se les convierten en crisis, cuando necesitan verse diferente, es un problema, porque Ninguna cosa les gusta y todo está mal.

TERCERO: Son cristianos que constantemente revisan su armario y sacan todo lo que no usan, lo que no les sirve, lo que ya no les queda y el armario queda casi vacío y simple mente quedan en espera muchas veces por fe, de todo lo que le han pedido al Señor. Este grupo de personas son triunfadoras, en sus manos está la victoria, porque antes de venir los cambios, ellos están preparados y dispuestos para ellos.

La forma de vestir es muy importante porque significa tu identidad: A los reyes se les reconoce por sus vestidos, a los militares, a los niños de determinado colegio, a José se les distinguía por la túnica de colores... El vestido de una persona nos dice dos cosas: Qué es?. Y Quién es?.
Vamos a ver que para tener una identidad de verdaderos cristianos, nos es necesario cambiar el ropero, renovarlo, buscar que nuestros trajes sean sin costura, sin defecto y colocarnos algunos trajes que en ocasiones se nos olvida que debemos llevar limpios todos los días. Por lo general usamos dos tipos de ropa, la ropa interior y la ropa exterior, en la vida espiritual sucede lo mismo.

COMENCEMOS POR LA ROPA INTERIOR. Esta es la que te dice Que eres. En nuestra vida espiritual hay tres tipos de ropa interior y cada vez que vayas a vestirte, recuerda siempre ponerte esta tipo de vestido. Veamos cuales son:

PRIMER VESTIDO ES DE LA SALVACIÓN, (Génesis 3:21) “Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió”. Desde el mismo día en que el hombre peco y genero perdida de su vida eterna, Dios fue el primero que los vistió, ellos intentaron taparse, pero Dios los vistió. El hombre se sentía desnudo y así estaría recordando siempre que era un pecador. Más Dios lo cubre con pieles. (2 Corintios 5:2,3) “2 Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; 3 pues así seremos hallados vestidos,  y no desnudos”. ¿Por que dirá la palabra: revestido? porque desafortunadamente hay cristianos que tienen por costumbre quitarse en la noche esta ropa interior de la salvación y al día siguiente se le olvida colocársela de nuevo. Nosotros no podemos andar sin salvación porque si Jesucristo viene para donde nos vamos? Por esto no podemos colocarnos el resto de la ropa sin habernos vestido de salvación.


SEGUNDO VESTIDO DE TESTIMONIO, (Colosenses 3:9,10) “9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno”. Hermanos estoy seguro que ninguno se deja los mismos interiores por mas de un día, de la misma manera como uno a diario se cambia los interiores, a diario esta vestidura se debe cambiar y renovar.
Día a día hay que despojarnos de esa imagen sucia, contaminada, de pecado y clocarnos una nueva que huela a testimonio como dice la Sana Doctrina de Cristo en su Palabra, que se vea en nosotros la imagen de Jesucristo. El versículo 10 significa que la nueva vida, cada día que pasa, logre ejercer dominio total sobre nuestra condición de pecadores, sobre nuestra conducta moral.

TERCER VESTIDO DE LA IDENTIDAD, (Gálatas 3:27) “porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos”.
Bautismo es un proceso de sumersión y emersión. Espiritualmente, asumimos querer dar un testimonio, asumimos identificarnos con Cristo. No nos podemos levantar y decir, no voy a ser santo, hoy no quiero que me identifique que voy a una Iglesia, hoy no quiero ser espiritual. No se puede porque sencillamente llevamos su marca.
Hermanos nuestra vestidura interior (Santidad, Testimonio e Identidad) costó mucho, Jesús pagó un precio muy alto. Apreciemos este regalo maravilloso que Dios nos ha entregado.

AHORA HABLEMOS DE LA ROPA EXTERIOR
La que dice Quién eres, la que habla de nuestra imagen. Podríamos hablar de oración, comunión, servicio, ministerios... pero vamos a centrarnos en 5 vestidos que es necesario que elimines de tu ropero para que luzcas diferente, renovado, siempre en victoria.

1. VESTIDURAS DE DERROTA, (Gen 27:15) “Y tomó Rebeca los vestidos de Esaú su hijo mayor, los preciosos, que ella tenía en casa, y vistió a Jacob su hijo menor”.
Todos conocemos la historia de estos dos hombres, Las vestiduras de Esau fueron puestas a Jacob, pero eran de derrota. ¿Por que?. (Gen 25:27-34) Por que Esau fue quien vendió su progenitura su derecho de ser bendecido, su derecho de ser el más próspero, su derecho de ser el generador de bendiciones, simplemente por que llego cansado y prefirió un plato de lentejas. Como Esaú pensó que moriría debido a su enorme cansancio, dejo de sonar, dejo de tener esperanzas. Como hijos de Dios tenemos la certeza de que muchas promesas faltan por venir y por esto hoy no nos rendimos y en cambio, nos despojamos de todo vestido de derrota.

2. VESTIDURAS DE LEPRA, (Levítico 13:47-52)
El vestido de la lepra es el vestido del pecado. La palabra nos dice que debía ser encerrado durante 7 días. Esto significa Oportunidad en Cristo. Por pecadores que hayamos sido, tenemos la posibilidad de ser restaurados, depende solo de nosotros. No importa el pecado, no importa el portador del pecado, por esto nos habla de vestidos de lino, de lana, de cuero. Pero siempre es necesario despojarnos del vestido de pecado. Dice que si hubiere lepra este será quemado. La lepra se posaba sobre las ranuras, las costuras, los dobleces; por esto es necesario mirarnos a diario al espejo espiritual para buscar en esos rincones ocultos donde nuestros ojos de hombres no alcanzan a ver para erradicar toda vestidura de lepra, de pecado de nuestras vidas.

3. VESTIDURAS DE ENGAÑO, (Josué 9:3-6, 16-21,23)
Las vestiduras de engaño producen esclavitud. Una persona que vive engañando y mintiendo para justificarse, es una persona que siempre va a estar por debajo de los demás, así aparentemente tenga posiciones altas, es una persona que va a estar ubicando bajos lugares, bajos posiciones en todas las áreas de su vida. Son personas que tienen complejos de debilidad y otro tipo y se defienden con la mentira y el engaño como este pueblo. Ellos no mintieron por querer, ni por costumbre, ni por placer, sencillamente por temor y las mentiras por temor generan consecuencias mas graves porque a la final, nada queda oculto y terminan siendo desnudados. Es tiempo de despojarnos de las vestiduras de la mentira y el engaño para estar en el lugar que Dios nos tiene preparado, para estar por cabeza y no por cola.

4. VESTIDURAS DE LA VERGÜENZA, O DE LA PENA, (2 Samuel 10:4)
Al leer esta historia pareciese que Hanún era un hombre perverso y desconfiado. No creyó que los siervos de David le fueran a honrar y estos hombres perdieron su credibilidad. Hanún se burló de ellos, los ridiculizo, los dejo con media barba y aparte de todo les corta las túnicas al nivel de las nalgas, como en las películas. Pero saben, lo que mas me impacto de éstas palabras, es que cuando van donde David, el los resguarda, los manda a casa mientras su barba crece de nuevo, para que se vistan y les dice: “Volved”. Los hijos de Amón al ver que David no hizo nada, decidieron atacarlo pero David se dividió en dos grupos de batalla y fueron contra Amón y los sirios y estos salieron huyendo. V-11,14 Cuando tú decides despojarte de las vestiduras de la vergüenza y la pena, por más que hayas tenido o no culpa en ello, Dios te va a respaldar. Hermanos, es de valientes reconocer los errores y pedir perdón, y aunque nos hayan cortado las túnicas hasta las nalgas, Dios nos va a guardar y a respaldar.

5. VESTIDURAS DE RUINA, (Job 13:28)
Job se sentía carcomido, desecho, desleído. Y estas palabras las dijo luego de que se quejase y defendiera su integridad ante Dios. Luego de estar viendo lo mentirosos y todos los defectos de sus amigos, luego de estar preguntándole a Dios por que tuvo que vivir ese trato, porque no vino el mismo trato para sus amigos que si hacían lo malo y murmuraban y renegaban en verdad. Algunos dicen: Dios porque yo no nací con mejor casa, con mejor carro.. Hermanos, hasta que no dejes de ver lo que no tienes, no podrás ver lo que posees y habrás de poseer. El mirar lo que nos falta nos trae ruina, El esperar en Cristo te trae abundancia. Pablo decía: “Para mi, el vivir es Cristo y el morir es ganancia. Hasta tanto no te despojes del vestido de la ruina, no podrás vestir el vestido de la fe y la victoria que es en Cristo Jesús.
CONCLUSIÓN:
Si aprendemos a revestir y vestir apropiadamente nuestro espíritu, llegaremos con honores ante la presencia de Jesucristo para vestir aquellas que nos identificaran como la esposa el Cordero Inmolado. (Apocalipsis 19:8) “Y a ella se le han concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos”.
Predica por: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310
viclaly_57_57@yahoo.com
Publicar un comentario