lunes, 23 de noviembre de 2015

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS ENSEÑA EL PRINCIPAL PROPÓSITO DE JEHOVÁ DIOS

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS ENSEÑA EL PRINCIPAL PROPÓSITO DE JEHOVÁ DIOS
El gran propósito de Dios es darse a conocer. Este es el gran énfasis de la Biblia. El gran objetivo de Dios es glorificarse a Sí Mismo y darse a conocer a todos los hombres: (Ezequiel 39:7,8) “7 Y HARÉ NOTORIO MI SANTO NOMBRE en medio de mi pueblo Israel, y nunca más dejaré profanar mi santo nombre; y sabrán las naciones que yo soy Jehová,  el Santo en Israel. 8 He aquí viene, y se cumplirá, dice Jehová el Señor; este es el día del cual he hablado”. (2 Reyes 19:19) “Ahora, pues, oh Jehová Dios nuestro, sálvanos, te ruego, de su mano, para que sepan todos los reinos de la tierra que sólo tú, Jehová, eres Dios”.

Jehová Dios hace posible que todas las cosas no sean solo incidentes aislados, sino que todo lo que pasa a nuestro alrededor sea en nuestro bien, eso lo hace Jehová Dios. Esto de ninguna manera significa, y quiero que quede muy claro, que todo lo que nos pasa a los cristianos es bueno, no, para nada. (Romanos 8:28) “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. Lo malo sigue prevaleciendo a nuestro alrededor, siguen ocurriendo situaciones difíciles, sigue habiendo problemas, seguimos en medio de un mundo conflictivo el cual muchas de las ocasiones las cosas que hacen los que están a nuestro alrededor nos afectan, y nos afectan terriblemente.

Es muy fácil decir que amo a Dios desde una perspectiva muy personal. Es muy fácil decir: yo amo a Dios de este modo, aunque no sea el modo bíblico, aunque yo no conozca la Escritura yo puedo decir: yo amo a Dios. Pero qué es lo que Dios quiere de mi vida. Dios conoce nuestro corazón, conoce nuestros sentimientos, conoce la magnitud de ellos, es más, Dios sabe de lo que nosotros somos capaces aun cuando nosotros no lo sabemos, Dios sí lo sabe. Y nuestro Señor Jesucristo sabe perfectamente bien cuánto le amamos cada uno de nosotros. Pero el problema no es lo que Él sepa de nosotros, el problema es si nosotros sabemos cuánto verdaderamente amamos a Dios. ¿Qué dice la Escritura que les dijo a los discípulos?:
(Juan 14:15) “Si me amáis, guardad mis mandamientos”.
(Juan 14:21) “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él”.
(Juan 14:23) “Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada”.
(Juan 15:10) “Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor”.
(1 Juan 2:3) “Y en esto sabemos que hemos llegado a conocerle: si guardamos sus mandamientos”.
(1 Juan 5:3) “Porque este es el amor de Dios: que guardemos sus mandamientos, y sus mandamientos no son gravosos”.
(2 Juan 1:6) “Y este es el amor: que andemos conforme a sus mandamientos. Este es el mandamiento tal como lo habéis oído desde el principio, para que andéis en él.

Nuestro Señor Jesucristo dice: si tú me amas vas a cumplir con los mandamientos que yo te establezco. Es claro, no hay de otra; y además dice: si tú verdaderamente me amas, entonces mi Padre te va a amar a ti.

La Sana Doctrina de Cristo aquí dice algo importante, Jehová Dios es el Todo Poderoso, Jehová Dios todo lo sabe, todo lo ve, Jesucristo no vino a decir lo que Él pensaba, no vino a hacer su propia voluntad, sino lo que el Padre Jehová Dios establece, por lo tanto estas palabras, dijo Jesucristo, no son palabras de Él sino son palabras de Jehová Dios, y no se van a cambiar, Jehová Dios así lo estableció y así va  a ser. En un momento determinado nosotros podríamos decirle a nuestro Señor Jesucristo, cambia algo, tu concepto, Jesucristo cambia tu concepto, y Él te va a contestar, no lo puedo cambiar porque no es mío, es de Jehová Dios, y el Padre Jehová Dios no va a cambiar, es el mismo ayer, hoy y siempre.

Por lo tanto cuando miramos en la Escritura en (Romanos 8:28) “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, está diciendo en otras palabras, que los que amamos a Dios, los que hacemos su voluntad, los que guardamos sus mandamientos, todas las cosas nos ayudan a bien. Y ya es un poquito más difícil declararlo, ya no es tan fácil como simplemente decir: Ah, es que yo amo a Dios y todo lo que me pase va a ser para bien. No, va a ser para tu bien porque está este condicionante: siempre y cuando tú estés guardando los mandamientos de Dios. Así es el Señor, así él lo estableció.

¿Cuál fue el error en el cual reinciden muchos aferrados en creer en muchos dioses y el que la Sana Doctrina cayera en el paganismo?  Fue el terrible rechazo del conocimiento Sana Doctrina de Cristo de parte de Dios. Dios se dio a conocer al hombre y el hombre rechazó ese conocimiento y se volvió ciego: (Romanos 1:21) “Pues HABIENDO CONOCIDO A DIOS, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido”.
(Romanos 1:28) “Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen”.
Incluso Israel, el pueblo de Dios, rechazó el conocimiento de Dios que tenía: (Oseas 4:1,6) “1 Oíd palabra de Jehová, hijos e Israel, porque Jehová contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. 6 Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto DESECHASTE EL CONOCIMIENTO, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos”.

Josué entendió que el propósito de Dios era darse a conocer a Su pueblo y a todo el mundo: (Josué 3:10) “Y añadió Josué: En esto conoceréis que el Dios viviente está en medio de vosotros, y que ÉL echará de delante de vosotros al cananeo, al heteo, al heveo, al ferezeo, al gergeseo, al amorreo y al jebuseo”.
(Josué 4:24)Para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la  mano de Jehová es poderosa; para que temáis a Jehová vuestro Dios todos los días”.
David, en su lucha con Goliat, sabía de qué se trataba todo el asunto. David vislumbraba cual era el propósito y objetivo dominante de Dios: (1 Samuel 17:46) “Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel”.



Salomón, en la dedicación del templo, entendió el propósito y objetivo de Dios y que este propósito se extendía mucho más allá de Israel: (1 Reyes 8:43; 8:60) “43 Tu oirás desde los cielos, desde el lugar de tu morada, y harás conforme a todas las cosas por las cuales hubiere clamado a ti el extranjero; para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre, y te teman así como tu pueblo Israel, y sepan que tu nombre es invocado sobre esta casa que yo edifiqué. 60 a fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro”.
(2 Crónicas 6:33) “tú oirás desde los cielos, desde el lugar de tu morada, y harás conforme a todas las cosas por las cuales hubiere clamado a ti el extranjero; para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre, y te teman así como tu pueblo Israel,  y sepan que tu nombre es invocado sobre esta casa que yo he edificado”.

Elías, en su contienda con los profetas de Baal, quería que Dios se diese a conocer: (1 Reyes 18:36-37) “36 Cuando llegó la hora de ofrecerse el holocausto, se acercó el profeta Elías y dijo: Jehová Dios de Abraham, de Isaac, y de Israel, sea hoy manifiesto que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo, y que por mandato tuyo he hecho todas estas cosas. 37 Respóndeme Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos”.
El general gentil (sirio) Naamán vino para conocer al Dios de Israel: (2 Reyes 5:15) “Y volvió al varón de Dios, él y toda su compañía, y se puso delante de él, y dijo: He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel. Te ruego que recibas algún presente de tu siervo”.

Jehová Dios permitió que el malvado rey Acab venciera en el campo de batalla, con el objeto de darse a conocer: (1 Reyes 20:13,28) “13 Y he aquí un profeta vino a Acab rey de Israel, y le dijo: Así ha dicho Jehová: ¿Has visto esta gran multitud? He aquí yo te la entregaré hoy en tu mano, para que conozcas que yo soy Jehová. 28 Vino entonces el varón de Dios al rey de Israel, y le habló diciendo: Así dijo Jehová: Por cuanto los sirios han dicho: Jehová es Dios de los montes, y no Dios de los valles, yo entregaré toda esta multitud en tu mano, para que conozcáis que yo soy Jehová”.
Cuando el rey Ezequías oró por liberación del invasor asirio, tenía en vista el principal propósito  de Dios: (Isaías 37:20) “Ahora pues, Jehová Dios nuestro, líbranos de su mano, para que todos los reinos de la tierra conozcan que solo tú eres Jehová”.
Jehová Dios se dio a conocer aún al malvado rey Manasés: (2 Crónicas 33:13) “Y habiendo orado a él, fue atendido; pues Dios oyó su oración y lo restauró a Jerusalén, a su reino. Entonces reconoció Manasés que Jehová era Dios”.

Nabucodonosor, el rey de Babilonia, era el poderoso dictador del Imperio Babilónico, uno de los más grandes reinos antiguos. El verdadero y único Dios se dio a conocer a este hombre de una manera especial: (Daniel 4:25) “Que te echarán de entre los hombres, y con las bestias del campo será tu morada, y con hierba del campo te apacentarán como a los bueyes, y con el rocío del cielo serás bañado; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que conozcas que el Altísimo tiene dominio en el reino de los hombres, y que lo da a quien él quiere”.




(Daniel 4:32) “Y de entre los hombres te arrojarán, y con las bestias del campo será tu habitación, y como los bueyes te apacentarán; y siete tiempos pasarán sobre ti, hasta que reconozcas que el Altísimo tiene dominio en el reino de los hombres, y lo da a quien él quiere”.
(Daniel 5:21) “Y fue echado de entre los hijos de los hombres, y su mente se hizo semejante a las bestias, y con los asnos monteses fue su morada. Hierba le hicieron comer como a buey, y su cuerpo fue mojado con el rocío del cielo, hasta que reconoció que el Altísimo Dios tiene dominio sobre el reino de los hombres, y que pone sobre él al que le place”.

Bueno te estarás preguntando, ¿todo esto que el hermano Víctor nos está hablando que tiene que ver conmigo? Esta es la Verdad: que La Sana Doctrina de Cristo nos enseña que Jehová Dios nos llamó y nos llamó conforme a su propósito, no conforme al nuestro, conforme al de Él, y la pregunta es: ¿cuáles son los propósitos de Jehová Dios, porque razón Dios te llamó? Vamos a mirar algunos propósitos que Dios tuvo para llamarnos. En verdad, Isaías también nos dice que Dios se dará a conocer a naciones que no le conocían: (Isaías 55:5) “He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado”. De acuerdo con Isaías, el profeta, el pueblo de Dios sabrá que ÉL es el Señor: (Isaías 52:6) “Por tanto, mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente”.

Existe tantos errores doctrinales que algo tan sencillo como es el ir a bajar a las aguas lo hacen con ERROR sin considerar que en el Nombre de Jehová en el Nombre de Jesucristo y del Espíritu Santo, está el Poder del cambio de los que se bautizan; luego se preguntan: ¿Por qué las personas después de ser bautizadas siguen practicando el pecado?: (Mat 28:19,20) “19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. 
(Hechos 2:38) “Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo”. Bautizarlos en el Nombre de Jesucristo es hacer la voluntad de Jehová Dios, que le dio a Jesucristo que enseñara y esta Enseñanza se llama Sana Doctrina de Cristo. (1Juan 3:9) “Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado,  porque la simiente de Dios permanece en Él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios”. Y ¿Cuál es la voluntad de Nuestro Señor Jesucristo? Cuando Él da la orden de que seamos bautizados en el Nombre del Padre para después decir que: ¿solo en su Nombre de Jesucristo es suficiente?
(Juan 6:38) “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”. (Juan 5:19,30) “19 Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo,  sino lo que ve hacer al Padre;  porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. 30  No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo,  porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió,  la del Padre”.



El conocimiento de la Sana Doctrina de Cristo dice Jehová Dios a través de los profetas Habacuc y Jeremías será universal: (Habacuc 2:14) “Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar”. (Isaías 11:9) “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar”. (Jeremías 31:34) “Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado”. Además asegura que no seremos más avergonzados porque tenemos un glorioso futuro como Escrito está en la profecía más segura: (Joel 2:27) “Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado”.

Les haré una pregunta pero no me la contesten, es mejor eximirte a ti mismo como lo dice la Escritura (2 Corintios 13:5) “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?”. (2 Timoteo 2:15) “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”. ¿Se está cumpliendo el propósito de Dios en tu vida? Considera con atención los siguientes contextos Bíblicos:
(Salmo 46:10)Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra”.
(Salmo 100:3)Reconoced que Jehová es Dios; él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado”.
(Salmo 135:5)Porque yo sé que Jehová es grande, y el Señor nuestro, mayor que todos los dioses”.
(Isaías 43:10) “Vosotros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí, para que me conozcáis y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí”.
(Daniel 11:32) “Con lisonjas seducirá a los violadores del pacto; mas el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará”.
(Salmo 9:10) “En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron”.
Nuestra responsabilidad como creyentes en la Sana Doctrina de Cristo DEBEMOS involucrarnos en dos cosas:
1) DEBEMOS DE CONOCERLE: (Filipenses 3:10) “A fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejantes a él en su muerte”.
2) DEBEMOS DE DARLE A CONOCER: (2 Corintios 2:14) “Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento”. Que le conozcamos a ÉL más y más. Que le demos a conocer más y más. ¿Si eres bautizado por que sigues practicando el pecado? Esto huele a falta de CONOCIMIENTO. ¡¡¡Es por demás que digamos lo que digamos si todavía practicamos el pecado no hemos nacido de Dios!!!
Jehová Dios nos llamó para que seamos salvos; para que vivamos eternamente en su presencia. (Juan 3:16,17) “16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él”.
Fíjense cómo es de maravilloso Jehová Dios diciéndonos a través de la Sana Doctrina de cristo, quiero que la humanidad se salve, para salvarse voy a enviar a mi hijo para que muera por ellos, para que su sangre los redima del pecado; y qué tuvo qué hacer después, voy a mandar al Espíritu Santo para que convenza a la humanidad, a los pecadores de que en Cristo Jesús hay salvación. Y entonces viene el Espíritu Santo, dice la Escritura, toca tu corazón y tú crees, y aceptas a Jesús. ¿Por qué lo aceptas? Porque tocó tu interior, tocó tu corazón, te convenció de tu pecado, y es cuando tú dices: sí, perdóname Jehová Dios, tienes razón, estoy pecando en contra tuya, ya no quiero pecar. ¿Por qué lo dices? Porque el Espíritu Santo te tocó, no es algo que nació de nosotros, es algo que fue guiado por el Espíritu Santo, fue el que nos convenció. Dios va haciendo todo en nuestra vida.

Llamados para vivir consagrados a Él, que seamos santos, es decir, apartados para Dios. (Efesios 1:3-5) “3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4 según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, 5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad”.
¡Qué Bueno es Jehová Dios, qué Bueno es! A través de su Hijo amado a nosotros nos bendice, y dice la Escritura en la Sana Doctrina de Cristo en primer lugar, que nosotros tenemos toda, no alguna, toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Y tú te puedes preguntar: ¿entonces por qué tengo problemas? ¿Por qué estoy en crisis? ¿Por qué hay conflictos? ¿Por qué tengo enfermedad? ¿Por qué pasa esto y por qué pasa lo otro? Por una razón muy sencilla, si ya está toda bendición, lo único que tenemos que hacer, es obedecer para ser bendecidos y entregarle al Espíritu Santo las áreas de nuestro cochino CARÁCTER dándole derecho legal, y si ves que no hay resultado entonces acude a tu pastor para ser ministrado.
Jehová Dios pensó en ti, que maravilloso, como Jehová Dios es Omnipotente, Omnisciente y Omnipresente, Él te conoció. En otras palabras, tú naciste para ser algo en esta vida y te vas a morir siendo eso. Jehová Dios nos predestino para la salvación, ¿de quién depende que esa predestinación se cambie en un destino? De la persona, depende de mí y de ti, toda la humanidad está predestinada para alcanzar salvación. Sin embargo, la humanidad no lo quiere, entonces no alcanza el destino de salvación eterna.

LLAMADOS PARA DECIDIR PERMANECER EN EL SEÑOR. (Juan 6:63-66) “63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. 64 Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar. 65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre. 66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con Él”. Y fíjense, que este versículo tiene tres seises, ¿a quién corresponde el triple 6? A satanás, dice la Palabra, y curiosamente este versículo 6:66 dice que muchos de los discípulos volvieron atrás, muchos de esos discípulos ya no andaban con Jesús. Pero vamos a ubicar para que no te confundas, no solamente había doce discípulos de Jesucristo, doce fueron los que caminaban junto con Él, doce fueron los llamados que caminaban a su lado aprendiendo todo lo que el Señor quería enseñarles, porque serían los responsables de compartir la Sana Doctrina de Cristo en el evangelio una vez que Jesucristo ascendiera a los cielos.

Pero había muchos más discípulos, un discípulo es un seguidor, había muchos seguidores de Jesucristo, pero tenían sus razones, motivos por los cuales ellos se apartaron del Señor Jesucristo. ¿Qué otra razón puede haber para apartarse de Jesucristo si no es que el enemigo está metiendo su cola en tu vida? (Apocalipsis 12:4) “y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo…”.
Yo no encuentro otra, yo la única razón que encuentro para que una persona se aparte de Jesucristo es porque satanás está metiendo su cola en tu vida y te está creando conflictos para que no seas bendecido por el Señor Jesucristo.

(Juan 6:67) “67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?” El Señor Jesús les está dando la oportunidad de elegir. Esos doce fueron llamados de una manera personal por Jesús, los miró y les dijo: A ver tú, Andrés ven acá, Tomas; le fue hablando a cada uno de ellos, a Jacobo, a Juan, a Mateo, le habló a Judas, les dijo: vengan, y los llamó y ellos vinieron y en este momento les está diciendo: vamos a hacer una pausa, ¿ustedes se quieren ir, ustedes que fueron llamados se quieren ir? Porque están en la libertad para hacerlo. Dios no retiene por la fuerza a nadie, nadie está con Él a fuerza, estamos con Él por voluntad, porque tomamos una decisión, la decisión de estar con Él.

(Juan 6:68-71) “68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. 69 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 70 Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? 71 Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce”.

Aun Jehová Dios dijo: (Deuteronomio 30:10-20) yo he puesto delante de ti el bien y el mal, para que escojas el bien, no dijo para que escojas lo que quieras. Jehová Dios ejerce una influencia sobre nosotros para que nosotros hagamos lo correcto. Que fácil hubiera sido para el Señor decir: mira, aquí está delante de ti el bien y el mal, escoge lo que tú quieras. ¡No! El Señor como Padre te está dando una orden, aquí está el bien y el mal, escoge el bien, eso es lo que tú tienes que escoger, porque esto es lo que a ti te conviene, es lo que le tienes que decir a tus hijos: sí, tú puedes hacer lo que tú quieras, pero escoge hacer el bien, porque si tú haces el bien vas a ser bendecido, vas a ser prosperado, porque tu comunión va a ser estrecha, va a ser íntima, entonces escoge lo correcto, por lo tanto dice la Escritura, nosotros tenemos que decidir.

Llamados para hacer la obra del Señor. No el servicio, la obra que es diferente.
(1 Corintios 15:58) “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”. Lo que tú trabajes para la obra, lo que tú te involucres en la obra no va a ser en vano, va  a haber bendición de parte de Dios. Y esto nos mueve a hacer conforme y la voluntad de Dios para el trabajo, fuimos llamados para trabajar, Dios no quiere una iglesia perezosa, Dios no quiere unos hijos flojos, no. La iglesia tiene que ser una iglesia activa, una iglesia que trabaje.





Por lo tanto, con todo lo que hemos visto en la Escritura, vamos a entender mejor la cita que dice: (Romanos 8:28) “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.
Cambia la magnitud, no es tan sencillo decir: yo amo a Jehová Dios, yo lo amo mucho, siempre pienso en Jehová Dios. Ay es que es muy lindo Jesús. Y hay algunos que se sienten tan tiernos que hasta dicen: yo amo tanto a diosito. Siento que me jalan el pelo, el poco que tengo, diosito, se me atraviesa. No tenemos un diosito, tenemos a Jehová Dios Todo Poderoso que está por sobre todas las cosas, no hay nada que esté por arriba, ni siquiera que se le iguale a Jehová Dios: Es un Dios Grande, Maravilloso, Poderoso, ese es nuestro Dios Jehová.
Tenemos que entender que para que todo lo que nos suceda sea transformado para una bendición nuestra, necesitamos hacer su voluntad de Jehová Dios y estar funcionando en los llamados que Jehová Dios nos hizo, conforme y sus propósitos.

No hay de otra, no seamos tan fáciles en decir: no te preocupes hermano, a los que amamos a Dios todas las cosas nos ayudan a bien. Y además cortan aquí el versículo, falta la otra mitad, digámoslo completo, a los que amamos a Dios y hacemos conforme a su propósito de llamamiento, las cosas nos ayudan a bien. Cualquiera puede decir: yo amo a Jehová Dios.

Bendito Jehová Dios y Padre eterno, en el nombre de Jesucristo, cuantas gracias te damos Jehová Dios por tu Sana Doctrina de Cristo que es tu Palabra, gracias porque sabemos qué es aquello que tenemos que enderezar, cuáles son las cosas que tenemos que cambiar, cuáles tenemos que traer a nuestra vida para estar dentro de tu voluntad y tus propósitos, sabemos que no te gusta que todavía seamos hijos de la ira porque todavía se manifiesta en nuestro COCHINO CARÁCTER.
Jehová Dios, quita esa apatía y falta de interés que hay en medio de tu pueblo, quita de tu iglesia el COCHINO CARÁCTER, no solo en ésta, sino a nivel universal, esa influencia del mundo que se deja sentir sobre las iglesias cristianas, sobre nuestras vidas, y que queramos hacer las cosas conforme y tú lo estableces, y no las hagamos conforme al mundo, porque el mundo sabemos que está perdido. Jehová Dios Endereza nuestros pasos y permite que actuemos conforme y tus propósitos de llamamiento. Y Padre Eterno Jehová Dios, en el Nombre de Jesucristo tu Hijo amado, a ti sea la gloria para siempre.
PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia.
Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960
https://www.facebook.com/milibertadorviene


Publicar un comentario