jueves, 26 de noviembre de 2015

“LA SANA DOCTRINA DE CRISTO, IDOLATRÍA CRISTIANA Y LA RELIGIOSIDAD”

“LA SANA DOCTRINA DE CRISTO, IDOLATRÍA CRISTIANA Y LA RELIGIOSIDAD”
(Éxodo 20:3) “No tendrás dioses ajenos delante de mí”.

Es fácil referirnos a la idolatría como una expresión que está lejos de nuestro sentir, ya que comúnmente la asociamos a las costumbres que tienen arraigadas algunas religiones como la Católica que pasan por alto tantas y tantas advertencias de parte de Jehová nuestro Dios (al cual dicen adorar) que dice textualmente (Deut. 5:8,9) “8No harás para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que está arriba en los cielos, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 9No te inclinarás a ellas ni las servirás, porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso”. Pero también y aun peor porque tienen conocimiento bíblico porque muchos de ellos son pastores, evangelistas, maestros, profetas y apóstoles que ministran la Palabra de Dios. (Deut. 4:17,18) “17 figura de animal alguno que está en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire. 18 figura de ningún animal que se arrastre sobre la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra”.

¡¡¡EL VERDADERO EVANGELIO DEL REINO ES LA SANA DOCTRINA DE CRISTO!!!
¿Conocen ustedes el verdadero Evangelio del Reino? ¿Saben ustedes en qué consiste esta Buena Noticia del Reino de Dios? Desgraciadamente millones de personas han sido engañadas por falsos "evangelios del reino", sin embargo, solo hay UN Evangelio del Reino, el cual vamos a conocer seguidamente en este estudio. Para empezar, NO HAY DOS EVANGELIOS, sino solo UNO: (Gal.1:6,7) “6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo”. Jesús nos da una advertencia diciendo: (Mat 7:15,20) “7 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis”. Además Jesús agrego diciéndonos; (Mat 16:6,12) “6 Y Jesús les dijo: Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos. 12 Entonces entendieron que no les había dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de los saduceos”. Siempre la Sana Doctrina de Cristo a causado gran admiración, (Mar 1:22,27) “22 Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. 27 Y todos se asombraron, de tal manera que discutían entre sí, diciendo: ¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es esta, que con autoridad manda aun a los espíritus inmundos, y le obedecen?”.

Y por causa de la Sana Doctrina de Cristo querían matar a Jesús, (Mar 11:18) “Y lo oyeron los escribas y los principales sacerdotes, y buscaban cómo matarle; porque le tenían miedo, por cuanto todo el pueblo estaba admirado de su doctrina”. Siempre en los falsos ministros habrá la misma admiración cuando están enfrente de la Sana Doctrina de Cristo, que es la única autoridad contra el pecado; (Luc 4:32) “Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad”.
La Sana Doctrina de Cristo es tan sólida que en todos los falsos ministros causa admiración porque lo que ellos hacen no tiene sustento bíblico: (Juan 7:15-17) “15  Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado? 16 Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. 17 El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta”. (2Juan 1:9) “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”.
Observemos ahora lo que dice Jehová Dios en la Sana Doctrina de Cristo por medio del apóstol Pablo en (Hechos 20:24) “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para DAR TESTIMONIO DEL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS".
El apóstol Pablo dijo bien claro que él predicaba el Evangelio de LA GRACIA DE DIOS, y además dijo que este ministerio lo recibió del propio Jesús. En otros pasajes leemos que Pablo predicaba EL REINO DE DIOS (Hch.19:8;20:25;28:23) “8 Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios. 25 Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro. 23 Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas”. La palabra "de" indica procedencia, es decir, es la Buena Noticia PROCEDENTE del Reino de Dios, o Reino de los cielos.
Lo cual demuestra sin ninguna duda que el Evangelio del Reino es el mismo Evangelio de la GRACIA de Dios, es decir, el Evangelio o Buena Nueva de que somos salvos por GRACIA, (Ef.2:8,9) “8 Porque por GRACIA sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe”.
Este Evangelio de la gracia de Dios también es llamado "Evangelio DEL Reino" porque su ORIGEN está en el Reino de Dios, en la Familia de Dios, ya que un reino es una familia.

¡¡EL VERDADERO EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS, ES LA SANA DOCTRINA DE CRISTO!!
En este estudio bíblico voy a demostrar que las iglesias que no tienen como base la Sana Doctrina de Cristo son iglesias falsas y apóstatas, la gran ramera, la cual predica un falso y pervertido evangelio opuesto al verdadero Evangelio de la Gracia de Dios predicado por los apóstoles del Señor Jesús, el Ungido. Y especialmente por el apóstol Pablo, al cual le fue encomendado especialmente la predicación del Evangelio de la Gracia de Dios a los gentiles: (Hch.20:24) "Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio de la Buena Noticia de la gracia de Dios".
Esta Buena Noticia de la Gracia de Dios ya comenzó a ser pervertida y falsificada por algunos falsos maestros y falsos cristianos, especialmente en Galacia, donde esos falsos maestros se habían infiltrado dentro de las iglesias de la provincia de Galacia (hoy Turquía), y entonces Pablo les escribió una importantísima carta, en la cual les dijo lo siguiente: (Gal.1:6-9) "6Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un Evangelio diferente. 7No que haya otra, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 8Más si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro Evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. 9Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente Evangelio del que habéis recibido, sea anatema".

Sin embargo, en estas iglesias donde está la apostasía comenzó a apartarse del verdadero Evangelio predicado por el apóstol Pablo, y se dejaron engañar por algunos falsos maestros judaicos, los cuales les enseñan que tienen que cumplir las obras de la ley para ser justificados delante de Dios, y también enseñan que Pablo era un falso apóstol. Sin embargo, Pablo dijo que si alguno predicaba un evangelio diferente al que él predicaba, era maldito (anatema). Hoy en día hay millones de malditos, especialmente dentro de las iglesias dónde no tienen la Sana Doctrina de Cristo (la gran ramera) que predican un evangelio pervertido y diferente al predicado por el apóstol Pablo.
Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está. (Gál.3:1-14) “1 ¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? 2 Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? 3 ¿Tan necios sois?  ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? 4 ¿Tantas cosas habéis padecido en vano? Si es que realmente fue en vano. 5 Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe? 6 Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia. 7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. 8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. 9 De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham. 10 Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición,  pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. 11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; 12 y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas. 13 Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero), 14  para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu”.

Entonces ésta es la razón por que muchos no logran entender quién tiene la razón o en dónde está la Verdad, ya que cada quien dice tener la Verdad, y esta es la Verdad que la salvación es por fe en Jesucristo, se distinguen en la obediencia de la Escritura tal como está escrito en la biblia, (Ro.11:4-8) “4 Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. 5 Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia. 6 Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. 7 ¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; 8 como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy”. Dicho en otras palabras, CUANDO EL APOSTOL PABLO HABLABA DE LAS OBRAS SE REFERIA TANTO A LAS OBRAS DE LA LEY, COMO A LAS OBRAS HUMANAS.

¡Nadie es justificado por las obras, ningún tipo de obra!, ya que la justificación es solamente por la Gracia de Dios a través de la fe en el Ungido Jesús, leámoslo: (Ro.3:20-27) “20 ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado. 21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús. 27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe”.

Aprendemos por la Sana Doctrina de Cristo Palabra de Dios que esto no debe de ser así y hacemos con la ayuda de Dios y su Palabra lo posible, para que Dios ocupe el primer lugar en nuestras vidas, entregándole el lugar que merece en nuestro interior, para que de esta única forma El, y solo El, pueda cambiar nuestras vidas, desde nuestro interior hacia afuera. (Ro.4:3-5) “3 Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. 4  Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; 5 más al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia”.

Entender que no son nuestros méritos. Cuando El poder y la autoridad de Dios es entregada o mejor dicho, “prestada o delegada” (jamás regalada) a los ministros de Dios, debemos entender primero, que esto que recibimos, no es porque somos los mejores cristianos, los que oramos más, los que ayunamos y hacemos buenas obras, que pasamos más tiempo en la iglesia, que leemos y leemos la Biblia, en fin, que nuestra capacidad y nuestra solicitud causó en Dios la pasión por entregarnos ese poder y autoridad, en otras palabras, Dios se dio cuenta que yo sí “lo merezco” y debe entregarme de lo suyo. (Tito 3:4-7) “4 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, 5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, 6 el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, 7 para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna”.

Esta Gracia de Dios la recibimos por la fe de Jesucristo, es decir, la fe es el medio o instrumento nuestro para recibir esa Gracia o misericordia de Dios que al final nos salvará, cuando el Hijo de Dios venga en gloria para salvar a los que le esperan. Ojo, la fe no es lo que nos salva, sino Jesucristo, (Heb.9:28) “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”.
El Orgullo de servir a Dios; Hoy día a causa del espíritu del anticristo y de los violadores de la Sana Doctrina de Cristo, miles de “Hombres de Dios” cumplen con esta profecía que hace muchos años Jeremías le decía al pueblo de Dios (Jeremías 6:13) “Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores”.
Ellos, si no se arrepienten y rectifican, serán condenados al lago de fuego y azufre porque voluntariamente REHUSAN arrepentirse de sus mentiras e idolatrías, y rehúsan creer en el verdadero Evangelio de la Gracia de Dios. Jehová Dios le revela a Juan lo siguiente: (Ap.21:7,8) "El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Padre, y él será mi hijo. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda".
Estos falsos cristianos sencillamente retuercen y pervierten las palabras de Jesucristo inspiradas y reveladas por medio del Espíritu Santo al apóstol Pablo, para su propia perdición, tal como dijo el apóstol Pedro: (2Pedro 3:15,16) "Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición".

Hoy en día vemos por televisión o por los distintos medios de comunicación, como exaltan a los hombres que dicen servir a Dios, presentados con extensos currículum, doctores, teólogos, judíos mesiánicos que por esta causa tienen mayor revelación… ¡Cuánta basura! el mejor mensaje que los seres humanos hemos recibido, ha provenido de simples pescadores, pastores de ovejas y humildes hombres que rindieron sus vidas a Dios. (Isaías 1:2-4) “2 Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. 3 El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento. 4 ¡Oh gente pecadora,  pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová,  provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás”.
Pero estos se dejan querer y elevar a la cumbre, a los lugares altos, el lugar que les corresponde por su calidad de estrellas de la música, o por que la iglesia es una MEGAIGLESIA, o por que su ministerio está en muchos países, tanta “unción” les ha dado la condición de estrellas “intocables” a tal punto que todo lo hacen bien, y que cada palabra que emiten es lo que dijo Dios, y por lo tanto es ley y se hace porque ellos (dios) lo dicen como Jonathan Meza apóstol de los redimidos en Hermosillo Sonora, que hace que la gente se postre ante él.

Precisamente, esto ¿no es suplantar a Cristo?, y todavía ¿tiene las agallas de decir que todo lo que hace es porque Dios lo hace por medio de él? ¿Dios me dijo que lo hiciera? Que soberbia. Decir que las obras nuestras son necesarias para nuestra salvación es pervertir de forma diabólica esas palabras de Pablo, predicando un falso evangelio, el cual es doctrina de demonios (1Tm.4:1,2) “1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; 2 por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia”, y quienes predican ese pervertido evangelio están bajo el anatema (maldición) de Dios.
¡Cuán fuerte será la caída de todos aquellos que pretenden que por sus actos y buenas obras, por su condición de intocables o por tener medios económicos para levantar ministerios y hacer la “obra de Dios”! Dios de la noche a la mañana los derribará. Jehová Dios se encargara de bajar a todos los intocables, soberbios y arrogantes “hombres de Dios” que dicen ser como El, pero nada indica que lo son (Ap.21:6-8) “6  Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. 7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo. 8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”.

CARACTERÍSTICAS DE UN HOMBRE DE DIOS: (Filipenses 2:5-11) “5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”.

SIMPLES OBREROS:
Por otra parte, somos obreros de la viña de Dios, no los dueños, así que, estés en el lugar que estés, la ropa de trabajo no se ha de quitar, y seguiremos sirviendo hasta que suene la trompeta de Dios. El pueblo tiene lo que quiere. El pueblo tiene lo que pide, alguien a quien adorar, a un hombre por delante que los disculpe de sus pecados y que le hable de Dios, el pueblo hace lo que el hombre que escogieron por delante de ellos les pida ya que es lo que les gusta, el pueblo no lee ni se instruye sino que se queda con lo que su “hombre de Dios” les dice, el pueblo respeta mucho al hombre que está por delante por lo que no permite injurias ni calumnias aunque sean ciertas, el pueblo solo oye la voz de su hombre de Dios y no la del pastor de las ovejas, el pueblo ciegamente sigue a quien les dirige, el pueblo le gusta todo lo que diga o haga porque es simpático y ¡tan bueno!, el pueblo tiene lo que merece, a alguien que les toque las fibras del corazón y con eso lloran y sienten que es de Dios.

Según 1era de Samuel, Dios era el Rey de Israel, y ellos lo cambiaron por uno que se pudiera ver, tocar y exaltar como a los demás reyes de la tierra y escogieron a Saúl, hoy en día, el pueblo va de iglesia en iglesia escogiendo a su Saúl preferido, y todos saben el lamentable final de este rey: (1 Samuel 8:1,3-8) “1 Aconteció que habiendo Samuel envejecido,  puso a sus hijos por jueces sobre Israel. 3 Pero no anduvieron los hijos por los caminos de su padre, antes se volvieron tras la avaricia, dejándose sobornar y pervirtiendo el derecho. 4 Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel, 5 y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones. 6 Pero no agradó a Samuel esta palabra que dijeron: Danos un rey que nos juzgue. Y Samuel oró a Jehová. 7 Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. 8 Conforme a todas las obras que han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, dejándome a mí y sirviendo a dioses ajenos, así hacen también contigo”.

¿PARA QUÉ DEBEMOS CONOCER LA SANA DOCTRINA DE CRISTO?
La doctrina nos sirve para determinar si Jesucristo y el plan de salvación que presenta cierta iglesia o grupo, literatura, película, himno, curso o movimiento, son los mismos que enseña la Escritura que es la Palabra de Jehová Dios. Muchos cristianos sinceros, pero ingenuos, creen que cada vez que se menciona a Jesucristo, se trata del mismo que describen los evangelios. Pero no siempre es así. Debemos aprender a reconocer al Jesucristo bíblico, de entre las diferentes concepciones de Él, que nos presentan las diferentes sectas del cristianismo. El Jesucristo del evangelio bíblico original es muy diferente del Jesucristo de los mormones, del Jesucristo de los Testigos de Jehová, y del Jesucristo de las diferentes sectas.

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS SIRVE PARA:
Guardarnos de no incluir en nuestra fe y prácticas, elementos que no estén debidamente basados en las Sagradas Escrituras. Responder a los de otras creencias que nos demandan razón de nuestra fe, al comparar lo que ellos creen con lo que creemos.
Discipular debidamente a quienes llegan a nuestra iglesia después de años de esclavitud en el ateísmo o las religiones. Reconocer si las enseñanzas en la televisión, radio, himnos, literatura, predicaciones, etc., tienen bases bíblicas o no.

¿QUÉ ES LA SANA DOCTRINA DE CRISTO EN EL CRISTIANO?
Es el conjunto de principios o enseñanzas sobre fe y práctica, en los cuales se basa la institución de la Iglesia, basados estrictamente en la Palabra de Dios, revelada a nosotros por el Espíritu Santo. (2 Timoteo 3:16), dice: "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra".
 
¿QUÉ DICE LA BIBLIA SOBRE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO EN LAS IGLESIAS?
1. Los discípulos permanecían en los principios básicos. (Hechos 2:42) “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”.
2. Pablo aconseja ser firmes en lo que creemos: (Efesios 4:14) "Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error".
3. Pablo aconseja retener lo enseñado por él: (2 Tesalonicenses 2:15) "Retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra".
4. Pablo dejó a Timoteo en Éfeso para preservar la sana doctrina: (1 Timoteo 1:3) " Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina". (2 Timoteo 3:14) "Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quien has aprendido".
5. La ley fue dada para sujetar a los desobedientes: (1 Timoteo 1:10) " para los fornicarios,  para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina".
6. El Espíritu reveló en la Palabra que: (1 Timoteo 4:1) "Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios".
7. Se profetizó sobre tiempos peligrosos: (2 Timoteo 4:3) " Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias".
8. Un buen ministro de Jesucristo está: (1 Timoteo 4:6) "Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido".
9. Pablo recomienda a su discípulo, el joven Timoteo: (1 Timoteo 4:16) "Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyen".
10. Pablo aconseja a Tito: (Tito 2:1) "Pero Tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina".
11. El autor de Hebreos aconseja: (Hebreos 13:9) "No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas".
12. El apóstol Juan también advierte: (2 Juan 1:9) "Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo".


LA SANA DOCTRINA DE CRISTO DEBE BASARSE ESTRICTAMENTE EN LAS ESCRITURAS
1. Las Sagradas Escrituras son inspiradas por Dios: (2 Timoteo 3:16) "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra".
2. Son inspiradas por el Espíritu Santo: (2 Pedro 1:20,21) "Ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo". (1 Pedro 1:10,11) "Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos".

3.  No debe agregárseles ni quitárseles nada: (Apocalipsis 22:18,19) "Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro". Aquí se nos prohíbe alterar el texto mismo de la Biblia, e igualmente tener como autoridad otros libros, cuyos autores pretenden haber recibido por revelación de Dios. La revelación escrita terminó con Apocalipsis 22:21.
 
LA DOCTRINA AFECTA LA VIDA PRÁCTICA: Si la doctrina es sana, sus seguidores tendrán una vida equilibrada, irradiando luz que atrae y que habla acerca de Dios a quienes lo busquen. Si la doctrina es torcida, la vida de las personas será rara y desbalanceada, y creará dudas y confusión a quienes buscan respuesta para sus problemas.
En resumen, cualquier cambio en la doctrina afectará también la vida práctica diaria de los hermanos. Muchas veces, estas nuevas formas de vida no siempre resultan muy prácticas, sino ilógicas, dañinas y hasta esclavizantes. Por ello es necesario vigilar que siempre se mantenga la sana doctrina libre de contaminación.
Una iglesia debe adherirse a una sola línea de doctrina, pues cuando penetran otras corrientes con ideas diferentes, hay interferencia y conflictos y se pierde la unidad en la iglesia local.

PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia. Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960
https://www.facebook.com/milibertadorviene

Publicar un comentario