lunes, 23 de noviembre de 2015

¿DÓNDE ESTÁ MI HONRA? DICE JEHOVÁ DIOS DE LOS EJÉRCITOS A TODOS LOS CRISTIANOS

¿DÓNDE ESTÁ MI HONRA? DICE JEHOVÁ DIOS
DE LOS EJÉRCITOS A TODOS LOS CRISTIANOS
(Mat 23:9) “Y No llaméis Padre vuestro a nadie en la tierra; porque Uno es vuestro Padre, El que está en los Cielos”. (Malaquías 1:6-9) “6 El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, Soy Yo Padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? 7 En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. 8 Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. 9 Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero ¿cómo podéis agradarle, si hacéis estas cosas? dice Jehová de los ejércitos”. Cada verdadero seguidor de Jesucristo dice que quiere hacer la voluntad de Dios.

(Lucas 11:2) “Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. La perfecta voluntad de Dios es un asunto de gran importancia para todos aquellos que dicen amar a Jehová Dios y a nuestro Señor Jesucristo. Y existe una vasta diferencia entre someterse a la voluntad de Dios y aceptar su voluntad.
Someterse significa: “rendirse por las condiciones impuestas”. A menudo, uno piensa en someterse en términos de castigo o disciplina. Por ejemplo, el gobierno de Irak fue obligado a someterse a condiciones de castigo por las Naciones Unidas. Los iraquíes no aceptaron esta disciplina impuesta más bien, se sometieron a ella.
Tristemente, muchos cristianos ven la voluntad de Dios de esta manera. Se imaginan a Dios como demandando que se rindan a un grupo de reglas y condiciones: “¡Hazlo a mi manera, o te desamparo!”.
¡Cuán equivocados están! Cuan diferente de nuestro hermoso Dios porque es esta su manera de pensar. (Juan 3:16) “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. ¡Lo cierto es, cuando un creyente conoce la gloria de hacer la perfecta voluntad de Jehová Dios, Dios la aceptara con gozo!

Aceptar significa, “tomar, como en los brazos” presionar a tu pecho como en una expresión de amor y afecto. Sin embargo, el triste hecho es, que muy pocos cristianos aceptan la perfecta voluntad de Dios porque solo se dedican a conocer la Palabra, memorizándola pero no se preocupan si la comprenden correctamente y es por esta razón que muchos están en el error. (2 Corintios 3:4-6) “4 Y tal confianza tenemos mediante Cristo para con Dios; 5 no que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, 6 el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, más el espíritu vivifica”.
Los cristianos estamos llamados a buscar la voluntad de Dios en todo lo que hacemos (Salmo 37:5) “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en Él; y Él hará”.
1. Someter los planes y proyectos en manos de Dios.
2. Si sometemos los planes y proyectos en manos de Dios, debemos confiar en Él.
3. Si confiamos en Jehová Dios, Él nos ayudará a materializar los planes y proyectos.

Quizás estés pensando, “La Perfecta Voluntad de Jehová Dios la he pasado por alto. Y mi vida es un desastre que no tiene forma ni orden”. ¡No! Puedes estar seguro que Jehová Dios tiene un plan y su voluntad es absoluta y perfecta para cada uno de sus hijos. Jehová Dios no deja ninguna vida a la casualidad. De hecho, Jehová Dios quiere ordenar cada uno de tus pasos todos los días de tu vida aquí en la tierra. ¡Y Jehová Dios desea que tú entres en su plan y voluntad para ti hoy!

La hermosa voluntad de Jehová Dios no es solamente para ministros o santos profundamente espirituales, sino para todos sus hijos. La Sana Doctrina de Cristo en la biblia nos exhorta: (1 Pedro 4:2)para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias (pasiones humanas) de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios”. (Hebreos 13:21)os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo Él en vosotros lo que es agradable delante de Él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén”.
Dios nos revela Su voluntad cuando desarrollamos intimidad con Él (Jeremías 33:3) “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”.
1. La intimidad con Dios comienza con oración.
2. Dios nos revela Su voluntad en oración.
3. Dios responde a nuestras oraciones (Salmos 3:4;6:9;17:6) “4 Con mi voz clamé a Jehová, y Él me respondió desde su monte santo. 9 Jehová ha oído mi ruego; Ha recibido Jehová mi oración. 6 Yo te he invocado, por cuanto tú me oirás, oh Dios; Inclina a mí tu oído,  escucha mi palabra”.

Los apóstoles enseñados por Jesús en la Sana Doctrina de Cristo tuvieron un solo deseo para todas las iglesias que cada miembro supiera la voluntad perfecta de Jehová Dios para sus vidas y la aceptara. Pablo escribió acerca de un hermano llamado Epafras: (Colosenses 4:12) “Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere”. Epafras sabía que Dios tenía una voluntad especial para cada uno en la congregación. Y él sabía que si ellos entraban en la voluntad del Señor, encontrarían gozo, Fuego en sus corazones y cada una de sus necesidades suplidas (Hebreos 12:29) “porque nuestro Dios es fuego consumidor”.

Jesús fue profetizado desde el principio que Él vendría a la tierra por un propósito eterno: a cumplir la voluntad del Padre: (Hebreos 10:7) “Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios,  para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí”.

JESÚS LE DIJO A SUS DISCÍPULOS: No hubo un momento en la vida de Jesús cuando Él no estuviera consciente que su propósito en la tierra era hacer la voluntad del Padre. (Juan 5:30) “No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre”. Esto debe ser cierto de nosotros también que en cada hora del día busquemos hacer su voluntad. (Juan 4:34) “Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra”. El hecho es, que ya no nos pertenecemos; fuimos comprados con un precio. ¡Y como Jesús, fuimos creados para hacer la perfecta voluntad del Padre! (Juan 6:38) “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”.


Jehová Dios nos revela Su voluntad a través de las Escrituras (Juan 5:37-40) “37 También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto, 38 ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien Él envió, vosotros no creéis. 39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; 40 y no queréis venir a mí para que tengáis vida”.
1. Si una persona está distanciada de Dios, no será sensible a Su voz. (v. 37)
2. Si creemos en Dios, atesoraremos Su Palabra en nuestras vidas para conocer Su voluntad. (v. 38)
3. El Señor Jesús relievó la importancia de las Escrituras para conocer lo que Dios dice y revela. (v. 39)
Pero, no importa cuán espiritual seas o cuánto tiempo hayas caminado con Jesús, llegara un tiempo cuando tengas que decidir una vez por todas cual voluntad prevalecerá en tu vida: la tuya o la del Padre. Jesús tuvo que enfrentar esa hora. Él sabía que tenía un llamado eterno y divino. Pero Él también era humano ¡Y FUE PROBADO GRANDEMENTE!

Cuando llego esa hora para Jesús, Él vio ante sí el doloroso precio de aceptar la perfecta voluntad del Padre. Significaba caminar directamente a las mandíbulas de la muerte a un dolor indescriptible y desconocido y Él se puso muy triste, hasta la muerte: (Mateo 26:38) “Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo”. (Lucas 22:44) “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”. ¡La misma carne de Jesús comenzó a temblar! Pero cuando Jesús se levantó de esa lucha, su alma fue inundada de fuego celestial. Había algo en Jesús de gloria eterna porque algo fue arreglado: ¡Su propia voluntad quedó muerta para siempre!

Nuestro Señor fue a la Cruz con pleno gozo, porque su voluntad ya estaba muerta. Jesús murió a todo lo que era su humanidad. Y él pudo decir, (Lucas 22:42) “diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”. En otras palabras le estaba diciendo: Padre, no vine aquí a vivir una vida fácil. Vine a entregarme para ti. Ahora enfrento el precio ¡y lo acepto!. Jesús se aferró a la voluntad del Padre con un efecto que lo levanto por encima de todos los sufrimientos que le esperaban. Ningún hombre o demonio lo podía tocar. ¡Y ahora el anticipaba ansiosamente la gloria que sería de su Padre!

Jehová Dios nos muestra Su voluntad a través de la revelación (Mateo 16:13-20) “13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. 15 Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos. 20 Entonces mandó a sus discípulos que a nadie dijesen que él era Jesús el Cristo”.
1. Aun cuando llevaban algún tiempo con el Señor Jesús, sus discípulos no tenían clara referencia de quién era en realidad. (vv. 13, 14)
2. Dios tomó la vida de Pedro como instrumento útil y reveló la divinidad del Señor Jesús. (vv. 15, 16)
3. El Señor Jesús dejó claro que la declaración de Pedro era revelación de Dios. (v. 17)
4. Si sentimos que Dios nos ha revelado Su voluntad, debemos pedirle que nos lo confirme para no caer en el emocionalismo y terminar en el error.
PUEDES HABER TESTIFICADO POR AÑOS DICIENDO: “Estoy aquí en la tierra solamente para hacer la voluntad de Dios. Y ¡Obedeceré en todo!” Pero entonces un día llegarás cara a cara conP una crisis de vida o muerte que va a ir más allá de cualquier cosa que hayas conocido. Será en un tiempo y en el lugar donde tienes que escoger la voluntad de Jehová Dios y puede ser la decisión más dolorosa y difícil que hayas enfrentado.

Si la voluntad de Dios no es aceptada gozosa y obedientemente, ¡algo horroroso sucede! Entra el endurecimiento la vida pierde su sabor, y todo muere. A esto se refería Jesús cuando dijo: (Lucas 17:31-33) “31 En aquel día, el que esté en la azotea, y sus bienes en casa, no descienda a tomarlos; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrás. 32 Acordaos de la mujer de Lot. 33 Todo el que procure salvar su vida, la perderá; y todo el que la pierda, la salvará”.
Ahora, era la perfecta voluntad de Dios castigar y destruir Sodoma y Gomorra. Y fue su misericordiosa voluntad llevar a Lot y su familia a lugar seguro. ¡Si los ángeles no los hubieran tomado de la mano y arrastrarlo de allí, se hubieran perdido! Pero la esposa de Lot no se convirtió en un pilar de sal simplemente porque miro atrás. (Gen 19:26) “Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal”. Estoy seguro que Lot y sus hijas no pudieron evitar mirar atrás sobre tal holocausto.
No lo que Jesús estaba diciendo acerca de la esposa de Lot va más profundo. Ves, ¡ella estaba enojada con Dios! En su corazón, ella estaba casada con su casa, su familia, su círculo de amistades y Dios se estaba llevando todo. ¡Ella deseaba la perfecta voluntad de Dios si significaba perder todas esas cosas!
En ese momento, en su ira, su corazón se hizo de piedra. La amargura la consumió. Y Jesús estaba diciendo de ella, “Cuando estas casado con las cosas y no sales de Sodoma, una dureza entra a tu vida. Serás como una estatua sin vida, muerto por dentro ¡porque las cosas se han apegado a tu corazón!

¡UNA GLORIA MARAVILLOSA ESPERA AL ALMA QUE ABRAZA LA VOLUNTAD DE DIOS!
Y tenemos la experiencia que tuvieron los jóvenes hebreos cuando fueron arrojados al horno de fuego  Los demonios te gritan: ¿No dijo el que te daría los deseos de tu corazón? ¡Te has convertido en un fanático! Pero una vez que cruzas la línea y abrazas la voluntad de Dios, sucede algo increíble: ¡Jesús se manifiesta en tu vida!
Cuando los jóvenes hebreos estaban dentro del horno, Jesús estaba esperando allí. Jesús no se revelo inmediatamente, porque primero ellos tenían que decidir abrazar la voluntad de Jehová Dios. Pero cuando ellos la abrazaron y murieron a su propia voluntad, Jesús se les manifestó. Y lo que ellos pensaron que eran carbones dolorosos se volvieron en pastos verdes y brisas suaves ¡porque Jesús había ido antes que ellos!

En el mismo momento que entras al horno – cuando cruzas al otro lado y abrazas la voluntad de Dios darás la vuelta y veras a Jesús. Jesucristo estará allí en una manifestación que podrás tener de ninguna otra manera. Y Jesucristo hará tres cosas para ti:
1. Primero, Jesucristo se convertirá en todo en tu vida. Jesucristo será tu gozo, tu expectación. Él tocara ese lugar en tu corazón que ninguna persona en la tierra puede tocar.
Yo amo a mi esposa Laly. El amor, compasión y ternura que recibo de ella es un gozo para mí. Pero solo hay un GOZO en mi vida, solo una Persona que puede suplir las necesidades más profundas en mí SER, y ese es mi Señor Jesucristo. ¡Y yo también lo he conocido en el horno!

2. La otra cosa que Jesús hará será despojarte de todas tus ataduras. Cuando Sadrac, Mesac y Abed-nego entraron al horno, entraron atados a una liberación: cada atadura fue rota, cada herida fue sanada, cada temor desvaneció, ¡porque Jesús entro rápidamente!
(Daniel 3:23-25) “23 Y estos tres varones, Sadrac, Mesac y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo. 24 Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: ¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego? Ellos respondieron al rey: Es verdad, oh rey. 25 Y él dijo: He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses”.
¿Sientes dolor? ¿Sabes cómo sanarte? No sucederá simplemente porque Dios manda a alguien que te entienda, porque nadie te entiende como Jesús. ¡No, el Único que puede satisfacerte completamente es Jesucristo mismo! Oye muy bien esto que Dios te dice en este momento: Ya sea que te sientas vacío, en soledad o cualquier otra cosa, ¡cuando entras en su voluntad de Jehová Dios, todas tus ataduras caerán! Y el horno del mundo no te quemará más.

3. Finalmente, recibirás un llamado a predicar a Cristo a las naciones. Cuando los tres jóvenes hebreos entraron al horno, les llego un llamado que no pudo llegar de ninguna otra forma: (Daniel 3:26-30) “26 Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid.  Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego. 27 Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones,  cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían. 28 Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego,  que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios. 29 Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste. 30 Entonces el rey engrandeció a Sadrac, Mesac y Abed-nego en la provincia de Babilonia”. ¡Y hablar de un llamado! ¡Mira cuán rápido Jehová Dios cambio la atmósfera, en tan corto tiempo, de mofa, a maravilla, a un llamado a que el evangelio sea escuchado!.

Amados hermanos, ¡esto está  sucediendo en estos últimos días! La gente no se volverá a predicadores de renombre. ¡En vez de esto, miraran hacia los pastores sencillos y humildes quienes se han sometido por entero a la perfecta voluntad de Jehová Dios! Estos somos los que hemos conocido el corazón de Jesucristo. Hemos salido del horno del mundo donde nos quemaban toda clase de tentaciones, pero después de haber estado con Jesucristo, Él Fuego consumidor que es Jehová Dios ahora arde mucho más intenso porque es mucho más grande el que está con nosotros que el que está en el mundo y la gente se reunirá a tu alrededor, diciéndote: “Por favor, háblame. ¡Veo que estas entregando tu cuerpo y alma a Jesucristo, y quiero saber más de esto!”

Hacer la perfecta voluntad de Dios a veces requiere volver a una situación familiar de la cual hemos estado corriendo. Puede que estés en una situación familiar que parezca sin esperanzas. Has clamado, “Señor, no puedo más, ¡Yo sé que no esperas esto de mí!” Piensas que no puedes soportar más tiempo, y si todavía no has echado a correr, probablemente sientes deseos de hacerlo. ¡Pero correr, nunca es el plan de Dios!
Jacob tenía una terrible situación familiar. Era más de lo que él podía soportar, de hecho, amenazaba su vida. Él le había robado la primogenitura a Esaú y lo había airado hasta el punto de quererlo asesinar.

¿CÓMO FUE QUE JACOB MANEJO ESTE PROBLEMA? ¡Él huyó de todo! El no tuvo un Getsemani, el no murió al yo ni le pregunto a Dios que debía hacer. En vez de esto, Jacob escuchó la voz de su carne, esto es, a su madre, Rebeca, quien dijo: (Génesis 27:43) “Ahora pues, hijo mío, obedece a mi voz; levántate y huye a casa de Labán mi hermano en Harán”.
JACOB CORRIÓ POR VEINTE AÑOS, y fueron veinte años de dolor y problemas. Finalmente, Dios le dijo que era tiempo de enfrentar todo: (Génesis 31:13) “Yo soy el Dios de Bet-el, donde tú ungiste la piedra, y donde me hiciste un voto. Levántate ahora y sal de esta tierra, y vuélvete a la tierra de tu nacimiento”. Dios estaba diciendo: “Jacob, nunca vas a conocer mi plenitud hasta que vuelvas y enfrentes este problema. ¡Ve y entra al horno!” Jacob viajó con su familia para arreglar las cosas, ¿y qué creen que fue lo primero que vio? A Esaú, saliendo a encontrarse con él en el desierto, ¡con cuatrocientos soldados airados, listos para la venganza! (Gen 33:1,4) “1 Alzando Jacob sus ojos, miró, y he aquí venía Esaú, y los cuatrocientos hombres con él; entonces repartió él los niños entre Lea y Raquel y las dos siervas. 4 Pero Esaú corrió a su encuentro y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó;  y lloraron”.

La voluntad de Dios trae gran bendición: (1 Juan 2:17) “Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”.
Hay tres formas de vivir la vida. La primera forma es vivir como camarón dormido. Esta persona se deja llevar por la corriente de la vida. No sabe a dónde va, simplemente deja que las circunstancias determinen qué le sucede. No tiene metas, no tiene planes, no tiene objetivos en la vida. Su lema es que sea, lo que tenga que suceder, será.
La segunda forma es algo mejor, pero aún no es ideal. Esta es la persona que tiene metas personales. Ha considerado sus habilidades, sus deseos y sus posibilidades, y ha puesto metas para poder superarse. Sabe a dónde va, y sabe cómo va a llegar. Tiene su vida planeada.

Sin embargo, aunque esta opción es mejor que la primera, no es la ideal. Es que, si nos ponemos a pensar, estas metas generalmente se relacionan con este mundo. Esta persona quiere lograr cierto nivel educacional, alcanzar cierto punto en su carrera, llegar a tener ciertos bienes y cierto estilo de vida.

Sin embargo, nuestro versículo nos dice que el mundo se acaba. Todas las cosas más atractivas de este mundo, todas las cosas que nos llaman a que gastemos tiempo y esfuerzo en lograrlas, se acabarán. El versículo (1 Juan 2:16) define los deseos del mundo: “Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”. La cual es la satisfacción física, el deseo de tener posesiones y el afán por alcanzar cierta posición.

LA VOLUNTAD DE DIOS ES UNIVERSAL Y ES PERSONAL
Para descubrir la voluntad de Dios para tu vida, tienes que tomar en cuenta primero su voluntad universal para todos. La voluntad de Dios para ti nunca estará en conflicto con su voluntad universal revelada en su Palabra.
En su despedida de los ancianos de Éfeso el apóstol Pablo hace mención de esta realidad. Él dice en (Hechos 20:26,27) " 26 Por tanto, yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos; 27 porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios". El consejo de Dios se refiere a su plan, su intención. Pablo no nos da a saber que él se convirtió en el guía espiritual, a quien los ancianos acudían para recibir un plan personalizado de Dios para sus vidas.
Él se refiere, más bien, al propósito que Dios tiene para todo creyente y para este mundo. La importancia es ésta: Dios nunca te guiará a hacer algo que esté en contra de su propósito revelado en las Escrituras.

LA VOLUNTAD DE DIOS SE REVELA EN UN DIÁLOGO
Vivir la voluntad de Dios para nuestras vidas no es algo mágico. No se trata de impresiones o de señales milagrosas. Se trata, más bien, de nuestra responsabilidad y de la mano divina de Dios. Encontramos estos dos lados en (Filipenses 2:12,13) 12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”.
Por un lado, se nos llama a llevar a cabo nuestra salvación. Esto envuelve disponernos a obedecer las normas divinas, estar dispuestos a sacrificar nuestros deseos por servir a nuestro Señor Jesucristo, y buscar oportunidades para extender el mensaje a otros.

Esto envuelve usar la mente que Dios nos ha dado. La fe santísima de Jesucristo en nosotros no es una fe irracional. Dios nos ha dado el cerebro para usarlo. Debemos de considerar nuestras decisiones. (Proverbios 21:5) “Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; Mas todo el que se apresura alocadamente, de cierto va a la pobreza”. Muchas veces buscamos que Dios nos guíe de una forma mística porque somos perezosos. No queremos hacer el esfuerzo de considerar las alternativas y planear para el futuro. Dios nos llama a planear; simplemente nos exige que recordemos siempre que él puede cambiar nuestros planes. También envuelve buscar consejos. (Proverbios 20:18) “Los pensamientos con el consejo se ordenan; Y con dirección sabia se hace la guerra”. Cuando enfrentes alguna decisión grande, busca la opinión de creyentes maduros. Considera tus consejos.

Esto significa que, en medio de hacer planes y llevarlos a cabo, podemos tener la seguridad de que Dios está obrando dentro de nosotros y en nuestras circunstancias, y que su obrar es para nuestro bien. Él aún puede tomar nuestros errores y usarlos. Esfuérzate en conocer su voluntad revelada. Considera bien tus pasos, confiando en la dirección de Dios. (Proverbios 3:5,6) te hace una gran promesa: “5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas”. Si confías en el Señor, si te sometes a su voluntad y buscas sus caminos revelados en su Palabra, el allanará tus sendas. Jehová Dios te abrirá el camino. Estarás en su mano, y tu vida tendrá valor eterno. No te conformes con menos que la voluntad de Dios.
Dice la Sana Doctrina de Cristo en la Biblia que Dios nos creó con un determinado propósito para nuestras vidas. Él tiene un plan personal para tu vida y otro plan personal para mi vida. (Colosenses 1:16) “Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de Él y para Él”. (Efesios 1:11,12) “11 En Él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad, 12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo”.

Dice (Jeremías 1:5) “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones”. Muchas veces confundimos lo que está bien por lo que es necesario hacer, y con lo que es hacer la voluntad de Dios con lo que nos es indispensable hacer. (1 Timoteo 4: 11-16) “11 Esto manda y enseña. 12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra,  conducta, amor, espíritu, fe y pureza. 13 Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza. 14 No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio. 15 Ocúpate en estas cosas; permanece en ellas, para que tu aprovechamiento sea manifiesto a todos. 16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”.

CONCLUSIÓN
La mejor manera de saber si estoy en la voluntad de Dios o estoy haciendo la voluntad de Él, es esta: Examinando mi vida diariamente.
Debes examinarte diariamente y constantemente, si caíste en alguna falta, debes inmediatamente ir a Dios y pedirle perdón por tu pecado, la Sana Doctrina de Cristo en la Biblia dice que Jesús esta siempre dispuesto a interceder por ti y por tu pecado, y no solo esto, sino que Dios es fiel y justo para perdonar tu pecado. (1 Juan 2:1) “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”. (1 Juan 1:9) “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. Evitando caer en los errores de siempre.

PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia. Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960
https://www.facebook.com/milibertadorviene

Publicar un comentario