lunes, 12 de noviembre de 2012

SIN PROSPERIDAD ESPIRITUAL NO HAY PROSPERIDAD MATERIAL


SIN PROSPERIDAD ESPIRITUAL NO HAY PROSPERIDAD MATERIAL

La escritura nos enseña que el camino del pueblo de Dios va desde Egipto a la tierra prometida, Canaán, en términos espirituales esto equivale a decir que como pueblo de Dios somos sacados del mundo y traídos al Canaán espiritual, la vida en abundancia que el Señor Jesús vino a darnos, El dijo “Juan 10:10  El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida,  y para que la tengan en abundancia”, el Apóstol Juan escribió:

3 Juan 2
2 Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud.

Notemos que dice “prosperado en todo” en la misma medida que “prospera tu alma”, es decir que Dios nos prospera en la medida que nuestra alma prospera, esto quiere decir que mi prosperidad material depende de mi prosperidad Espiritual, si amado hermano, Dios quiere que primero entendamos el sentido de la vida verdadera, pues hemos llegamos a creer que nuestro éxito se mide en relación a cuanta prosperidad económica tenemos y olvidamos que la vida en la tierra solo es una etapa de preparación para nuestra alma, el Señor Jesús contó la parábola de un hombre rico (Lucas 12:16-21) que había “prosperado materialmente” y que había dicho a su Alma “Alma, tienes muchos bienes depositados para muchos años; descansa, come, bebe, diviértete.” Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora¿para quién será lo que has provisto?”.

Si amado hermano, la vida no consiste en la riqueza material (Lucas 12:15), te diré algo que debes saber, el alma humana necesita estar satisfecha, y el error del mundo es buscar la satisfacción en las cosas materiales como, casa, carro, comida, bebida, drogas, sexo, en resumen en todo tipo de diversiones, y aun nosotros los Cristianos cuando no hemos entendido la realidad de la vida buscamos satisfacer nuestra alma en la bendición material de Dios, por eso cuando vienen las pruebas y estamos en problemas económicos, familiares o sentimentales nos sentimos fracasados porque hemos creído que el éxito de la vida consiste en la prosperidad material, por eso el Señor Jesus dijo a sus discípulos:

Lucas 12
29 Vosotros, pues no busquéis qué habéis de comer, ni qué habéis de beber, y no estéis preocupados. 30 Porque los pueblos del mundo buscan ansiosamente todas estas cosaspero vuestro Padre sabe que necesitáis estas cosas. 31 Mas buscad su reino, y estas cosas os serán añadidas. 32 No temas, rebaño pequeño, porque vuestro Padre ha decidido daros el reino. 33 Vended vuestras posesiones y dad limosnas;   haceos bolsas que no se deterioran, un tesoro en los cielos que no se agota, donde no se acerca ningún ladrón ni la polilla destruye. 34 Porque donde esté vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón.

Este es el punto mas importante, donde este nuestro tesoro allí estará nuestro corazón, te diré como sabes tu si tienes tu corazón en las cosas de Dios, si estas buscando primeramente el reino de Dios y su justicia entonces tu alma esta siendo prosperada, porque has entendido que Dios tiene cuidado de ti, eso es confianza plena en Dios, eso es fe, entonces vives agradándole y por eso El pronto te añadirá todo lo que necesitas, ¡todo!, la escritura declara:

Eclesiastés 2
26 Porque a la persona que le agradaEl le ha dado sabiduría, conocimiento y gozomas al pecador le ha dado la tarea de recoger y amontonar para darlo al que agrada a Dios. Esto también es vanidad y correr tras el viento.
Dios quiere que busques al Dios de la bendición, no las bendiciones, esas vienen por añadidura, tu no busques las riquezas, busca al Dios que las da, por eso es que a veces nuestra vida se vuelve una carga pesada porque nos afanamos por lo material, y esto es una razón para que muchos estén enfermos por el estrés que causa la vida material, el Señor dijo:
Juan 16
33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis pazEn el mundo tenéis tribulación; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Reflexión
Cuando no hemos entendido que debemos confiar en Dios, en su cuidado, en su provisión, empezamos a tener tribulación, angustia, preocupación, entonces tu tal vez dirás ¿Qué quiere decir hermano que debemos ser pobres? Claro que no amado hermano, lo que te quiero transmitir es que Dios quiere bendecirte pero para eso necesita prosperar primero tu alma, recuerdas el mandamiento de Dios, de amarlo a El antes que a todas las cosas, esa es prosperidad en el Alma, el sabio Salomón escribió:

Eclesiastés 6
3 Si un hombre engendra cien hijos y vive muchos años, por muchos que sean sus años, si su alma no se ha saciado de cosas buenas, y tampoco halla sepultura, entonces digo: Mejor es el abortivo que él.
Notemos que dice si su alma no se ha saciado de cosas buenas, si lees el libro de Eclesiastés te darás cuenta que el busco satisfacer su alma con todo tipo de placeres, pero entendió que el alma solo queda satisfecha cuando estas delante de Dios, no hay mayor gozo, mayor placer, mayor gloria para nuestra vida que habitar en su presencia, David decía:

Salmo 27
Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré: Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.
El sabia que lo único que tiene valor en esta vida es buscar a Dios todos los días, cuando vemos la vida de David nos damos cuenta que vivió lleno de días, de gozo, de riquezas, de victoria porque llego a entender el secreto de la prosperidad, que primero es la prosperidad Espiritual y luego lo material viene por añadidura, la escritura declara de David:

1 Crónicas 29
28 Y murió en buena vejez, lleno de días, riquezas y gloria; y su hijo Salomón reinó en su lugar.
El Éxito del Cristiano es permanecer en la presencia de Dios, el salmista dijo “Tu eres mi porción para siempre y fuera de ti nada deseo en la tierra (Salmo 73:25).
Recordemos lo que dice la Palabra de Dios: Donde esté tu tesoro allí estará también tu corazón…
Mía es la Plata mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos…
Si nosotros confiamos en buscar a Dios como Dios desea, el nos bendecirá grandemente, si cumplimos su Palabra, dándole a Él lo que Él nos manda, nuestros diezmos y ofrendas, y ocupándonos en lo espiritual, Él nos bendecirá poderosamente, nos prosperará en esta tierra para la Gloria de Su nombre, pues Dios no es hombre para que mienta ni hijo de hombre para que se arrepienta…
Dios te Bendiga poderosamente en nombre de Jesús.



Predica en Lerma por él
Pr. Victor R. Preciado Balderrama
Publicar un comentario