viernes, 30 de noviembre de 2012

LA SANIDAD DE LA DOCTRINA DE JESUCRISTO # 3


LA SANIDAD DE LA DOCTRINA DE JESUCRISTO # 3

Muchos seres humanos, incluso, la inmensa mayoría de los que se hacen llamar cristianos desconocen qué es La Sana Doctrina, desconocen a qué se refiere, desconocen si se trata de palabras bíblicas e incluso desconocen si están en una iglesia que prepare a sus asistentes en la sana doctrina. En este estudio se explicará de manera superficial y en lenguaje simple de qué se trata la sana doctrina y de cómo reconocer si en tu iglesia se imparte doctrina bíblica (la sana doctrina de Jesús) o tu iglesia se esta desviando o ya se desvió...
Cuando hablamos de sana doctrina hablamos de "sanas palabra", "enseñanza sana", enseñanza no alterada ni manipulada con propósitos que justifiquen alguna manera o idea determinada de actuar. La Sana Doctrina es la doctrina bíblica expositiva.

El actuar de acuerdo a la sana doctrina le garantiza a cualquier iglesia cristiana un equilibrio en la vida en todas direcciones de cada miembro y su santidad como iglesia. Recordemos que "santidad" significa "separación" de las cosas mundanas. Una iglesia que no enseña sana doctrina es una iglesia que huele a mundo y practica tradiciones paganas, pues no retiene lo que ha aprendido, sino que se deja llevar por lo que el mundo quiere y practica, no lo que Dios quiere y nos habla a través de su palabra escrita en la Biblia, 2Timoteo 3:16, 17.

¿QUE QUIERE EL MUNDO? Desplazar la sana doctrina por "alabanzas que no exaltan en nombre de Dios". Desplazar el conocimiento bíblico por manifestaciones emocionales. Desplazar la doctrina de Dios por "milagros". Desplazar la evangelización, es decir la oportunidad de hablar a otros de Dios entregándole las buenas noticias de la salvación, por los "conciertos cristianos" manipulados por supuestos "salmistas" que no evangelizan, sino que han entregado su vida al enemigo de modo de arrastrar tras de sí la mayor cantidad de personas.
Arrastrarlos al adormecimiento, arrastrarlos a la confusión. Remplazando las baterías por la enseñanza, las "peregrinaciones o marchas" por el aprendizaje de quien es nuestro creador y de sus propósitos.

LA SANA DOCTRINA ES CLARA. El Apóstol Pablo en su segunda carta a Timoteo dice: "Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús. Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros. (2Timoteo 1:13-14)

Hoy en día la sana doctrina se ve en un pequeño grupo de iglesias, normalmente pequeñas, cuyos pastores son cien por ciento bíblicos.
Es decir Estos pastores retienen las sanas palabras del evangelio y guardan lo que el Espíritu Santo nos ha entregado desde el momento que creímos en Jesucristo y le aceptamos.
En el antiguo testamento se habla de lo que ocurre actualmente en las "mega iglesias" mantenidas por "mega millonarios" que se hacen llamar pastores, profetas ó salmistas. Es fácil de identificarlos porque ellos aparecen en televisión haciendo todo tipo de prodigios, milagros, presentando introduciendo música pagana como si se tratara de música cristiana, bailes sensuales, etc. Todo "en nombre de Jesús"
"Sus sacerdotes violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio;" (Ezequiel 22:26)
"Se destruyó, cayó la tierra; enfermó, cayó el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra. Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. (Isaias 24:4)

“¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad." (Mateo 7:22-23)
En El Nuevo Testamento Jesucristo nos cuenta que: "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad." (Mateo 7:22-23)

¿Por qué Jesucristo no reconocerá a éstos? ¿Por qué Jesucristo apartará a estos? "pastores", "sacerdotes", "salmistas" o aquellos que se hacen llamar profetas, sabiendo que los profetas que sus profecías sin sustento o no tengan respaldo bíblico y sus profecías que no se cumplan son falsos profetas.
Muy sencillo, por no guardar la sana doctrina. Por apartarse de ella y remplazarla por la "alabanzas que no exaltan en nombre de Dios". Por su tolerancia hacia la mundanalidad (es lo que se opone al Espíritu Santo), por no haber guardado el pacto sempiterno (pacto= alianza, testamento). Por dedicarse los levitas a hacer "espectáculos en la casa de oración de Dios como si fueran programas televisivos" (Juan 4:21-24) ahora el requisito para ser levita es que vengas de alta escuela de música y no es así porque Dios busca diferentes seres humanos. De hecho existen varios canales de televisión, incluso por satélite y pagados, que se hace llamar cristianos y que deja de manifiesto las palabras del Apóstol Pablo cuando nos manda, al igual que a Timoteo:
"Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio." (2timoteo 4:1-5)

“VUELVA A LAS ESCRITURAS Y NO SE DEJE ENGAÑAR”
LA SANA DOCTRINA DE JESÚS
Una de las necesidades más grandes del pueblo de Dios es profundizar en el conocimiento de su Palabra es por eso que Dios a través de nuestro Señor Jesucristo me reveló que todos debemos estudiar su Palabra por medio de los devocionales que les estoy haciendo llegar cada semana por lo tanto a ustedes les toca obedecer a Dios estudiando los devocionales que los llevarán al conocimiento exacto de la Palabra de Dios.
“Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo conocimiento; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed.” (Is. 5:13).
Cautiverio es servidumbre y confusión religiosa, tipificados por Babilonia, a donde fueron llevados cautivos. Verdades a medias o sin balance equivalen a errores; las tradiciones son substitutos de la revelación.

Es por eso que es nuestra carga es ver la doctrina en forma estructurada por medio de contextos enteros y no como verdades sueltas o confusas y enredadas, tal como Pablo recomendó a Timoteo, que retuviera los esquemas o formas en que era presentada la doctrina, y que al entrar en temas particulares, hiciera bien los trazos, sin perder el esquema general, para no tener que avergonzarse (Tito 1:13-16, 2:9-15).
“13Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, 14no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad. 15Todas las cosas son puras para los puros, más para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. 16Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra”; “9Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; 10no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador. 11Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio,  celoso de buenas obras. 15Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad.  Nadie te menosprecie”.
Doctrina viene del griego, didaskalia, que significa un conjunto de principios e instrucciones específicas sobre un tema, que se transmiten en forma sistemática mediante la relación enseñar-aprender. Quien la domina y la imparte es el didaskalos o doctor, maestro o instructor; en latín la palabra es doctus.
La sana doctrina cristiana tiene como su única fuente el Nuevo Testamento de la Biblia, y puede ser ilustrada por la rica tipología del Antiguo Testamento; siempre debe ser corroborada y consistente con toda la Biblia y resistir cualquier análisis desde todas las diferentes perspectivas de la Palabra de Dios.

El apóstol Pablo se refiere en sus epístolas pastorales en siete ocasiones a la sana Doctrina de Jesús, dando en cada ocasión una clave para poder conservarse en ella.
Lo cierto es que es de suma importancia para un creyente en Cristo, conocer las verdades reveladas por Dios en su Palabra, de modo que las pueda COMPRENDER, PRACTICAR Y TRANSMITIR, disfrutando así de la fuerza de sus principios y del poder de la voluntad de Dios expresada en ellas.


Estudio en Lerma por él:
Pr. Victor R. Preciado Balderrama.
         sanadoctrinavictor@gmail.com

Publicar un comentario