sábado, 28 de septiembre de 2013

LEGALISMO, CARA A CARA CON LA DOCTRINA DE CRISTO

LEGALISMO, CARA A CARA CON LA DOCTRINA DE CRISTO

(Juan 8:1-11) “1 y Jesús se fue al monte de los Olivos. 2 Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba. 3 Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, 4 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. 5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? 6 Más esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. 7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. 8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. 9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. 10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más”.

INTRODUCCIÓN:
Hay en la iglesia una seducción muy sutil. Muchos cristianos están adormecidos pensando cada vez más en sus propias necesidades y se olvidan de los demás. Pareciera que muchos creyentes han perdido el propósito de su llamado a servir. Muchas veces estamos tan sumergidos en nuestros propios asuntos que no nos damos el tiempo para mostrar a otros la misericordia que Jesucristo nos mostró en algún momento. Somos tan indiferentes al dolor de los demás que no reparamos en el sufrimiento y del deseo de otros de recibir una palabra de consuelo. Cuantas veces tenemos esta misma actitud para con aquellos que cometen pecado por ignorancia y que necesitan de nuestra ayuda?

POR EJEMPLO: Vemos en (Juan 7:53), como "Cada uno se fue a su casa". Es decir, habiendo tenido al Maestro tan cerca y luego de oír sus enseñanzas, todos se fueron sin decir nada. Yo añado: Para continuar con lo suyo propio, completamente desinteresados, con cargas en sus conciencias, pero más dispuestos a ocuparse de sus propias cosas.
Tan indiferentes que se olvidaron de lo mejor: Ninguno invito a Jesús! ¿Cuántos de nosotros hacemos lo mismo? Espero en Dios que no ocurra lo mismo con nosotros, estando Jesús tan cerca.
Es generalmente aceptado que esta sección (Capítulo 8) no pertenece a este contexto en Juan. La mayoría de los manuscritos o bien la omiten de este contexto o la marcan con asteriscos para indicar duda. Al mismo tiempo, esta sección cuenta con respaldo antiguo y no hay razón para suponer que no representa una traducción genuina.

MENSAJE:
En (Juan 8:1), dice: “Y Jesús se fue al monte de los Olivos”. El sabia donde ir. Pienso que hubiera cambiado sus planes si lo hubiera invitado alguno de los que oían sus enseñanzas. Jesús fue un hombre con propósitos. Cuando una persona conoce su propósito tiene visión y esta visión le guía a la provisión. Entre Jesús y su meta había una cruz. La cruz era el medio no era la meta misma.

Monte de los Olivos: Significado y Antecedentes.
Este monte estaba situado frente a la ciudad y separado de ella por el valle del Cedrón. En su cumbre había un santuario a Jehová (2 Samuel 15:32) “Cuando David llegó a la cumbre del monte para adorar allí a Dios, he aquí Husai arquita que le salió al encuentro, rasgados sus vestidos, y tierra sobre su cabeza”. David fue a su cumbre a adorar a Dios.
Ezequiel vio la gloria de Jehová resplandeciendo sobre este monte al abandonar Jerusalén el Templo (Ezequiel 11:23)Y la gloria de Jehová se elevó de en medio de la ciudad,  y se puso sobre el monte que está al oriente de la ciudad”.

Zacarías tuvo una visión profética del retorno del Señor con todos Sus santos, posando sus pies sobre el monte de los Olivos, y liberando a Su pueblo (Zacarías 14:4,5) “4 Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur. 5 Y huiréis al valle de los montes, porque el valle de los montes llegará hasta Azal; huiréis de la manera que huisteis por causa del terremoto en los días de Uzías rey de Judá; y vendrá Jehová mi Dios, y con él todos los santos.”


(Hechos 1:11,12) “11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. 12 Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo”. Cerca de la ciudad de Betania, sobre su costado oriental, se produjo la ascensión de nuestro Señor Jesucristo.

El incidente ocurrió mientras Jesús estaba enseñando en el templo. Jesús hablaba en el lugar del templo donde se ponían las ofrendas (Juan 8:20) “Estas palabras habló Jesús en el lugar de las ofrendas, enseñando en el templo; y nadie le prendió, porque aún no había llegado su hora”, donde se encendían lámparas que simbolizaban la columna de fuego que guió al pueblo de Israel por el desierto (Éxodo 13:21,22) “21 Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche. 22 Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego”.

En este contexto, Jesús dijo ser la luz del mundo. La columna de fuego representaba la presencia, la protección y la dirección de Dios. Jesús trae la presencia, la protección y la guía de Dios. Los escribas y los fariseos buscaron a Jesús en un tiempo cuando Jesús estaba rodeado por una multitud.
Aquí la palabra Templo se aplica con mayor frecuencia al Templo de Jerusalén para el culto al Señor. (Joel 3:5) “Porque habéis llevado mi plata y mi oro, y mis cosas preciosas y hermosas metisteis en vuestros templos”; (Esdras 1:7) “Y el rey Ciro sacó los utensilios de la casa de Jehová, que Nabucodonosor había sacado de Jerusalén, y los había puesto en la casa de sus dioses” y (Esdras 5:14) “También los utensilios de oro y de plata de la casa de Dios, que Nabucodonosor había sacado del templo que estaba en Jerusalén y los había llevado al templo de Babilonia, el rey Ciro los sacó del templo de Babilonia, y fueron entregados a Sesbasar, a quien había puesto por gobernador”.

(Hechos 19:27) “Y no solamente hay peligro de que este nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien venera toda Asia, y el mundo entero”. En el templo se realizaban todos los sacrificios en honor a Jehová, el Dios de Israel.

Los Escribas y Fariseos trajeron a esta mujer adultera al lugar de las ofrendas. Esto pareciera una irreverencia. A los adúlteros según los pasajes: (Deuteronomio 22:22-24) “22 Si fuere sorprendido alguno acostado con una mujer casada con marido, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer también; así quitarás el mal de Israel. 23 Si hubiere una muchacha virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se acostare con ella; 24 entonces los sacaréis a ambos a la puerta de la ciudad, y los apedrearéis, y morirán; la joven porque no dio voces en la ciudad, y el hombre porque humilló a la mujer de su prójimo; así quitarás el mal de en medio de ti.”

Debían ser sacados a la puerta de la ciudad. En cuanto al adulterio la ley expresaba lo siguiente: El adultero con mujer casada era castigado con la muerte. Los líderes judíos menospreciaron la Ley al arrestar solo a la mujer. La Ley exigía que se apedrearan ambas personas involucradas en el adulterio (Deut 22:22); Expresa la muerte de ambos). Detrás de todo esto había una intención encubierta. La intención de ellos era la de hacerle aparecer públicamente como contrario a las autoridades, tanto religiosas como civiles. El punto crucial era la actitud de Jesús hacia la ley de Moisés. Los dirigentes religiosos no perdieron tiempo en llamar la atención al mandamiento de Moisés en el caso de un flagrante acto de adulterio.

<<Jesús escribía en tierra,…..siguió escribiendo en tierra>>. Los líderes usaron a la mujer como una trampa para hacer caer a Jesús. Si decía que no debía apedrearse a la mujer, lo acusarían de violar la Ley de Moisés. Si los instaba a ejecutarla, lo acusarían frente a los romanos, que no permitían a los judíos llevar a cabo sus propias ejecuciones. (Juan 18:31) “Entonces les dijo Pilato: Tomadle vosotros, y juzgadle según vuestra ley. Y los judíos le dijeron: A nosotros no nos está permitido dar muerte a nadie”.

(Juan 8:7) “Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella”.
El lenguaje que Jesús utiliza aquí puede implicar, que Jesús sabia que los acusadores de la mujer eran culpables ellos mismos de los mismo de lo que la acusaban a ella.

¡Cuán a menudo nosotros tenemos los mismos defectos que tan amargamente criticamos en otros!
El no hizo ninguna de estas cosas, sino que devolvió el desafió a los acusadores: “El que de vosotros este sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella”. El Señor pone el asunto sobre sus propias conciencias Jesús transforma una sutileza legal en un asunto de moral. Jesús muestra misericordia y compasión. Conoce y mira cómo están los corazones. Los religiosos consideran que pueden señalar a esta mujer como pecadora. Esta es una declaración significativa en lo que respecta a juzgar a otros. Como Jesús ratifico el castigo aplicable al adulterio, no fue posible acusarlo de estar en contra de la Ley.

Pero al decir que solo quien estuviese libre de pecado podía arrojar la primera piedra, destacó la importancia de la compasión y el perdón. Una pregunta: Cuando se descubre a otros en pecado, ¿es usted rápido para emitir un juicio? Hacerlo equivale a actuar como si nunca hubiese pecado. Es Dios el que debe juzgar, no nosotros. A nosotros nos toca mostrar perdón y compasión.

(Juan 8:8) “E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra”. Con el dedo de Dios fue escrita en piedra (Ex 24:12), cuando dijo: “Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles”. Muy pronto vendrá el cumplimiento de las profecías cuando mis palabras las escribiré en la tabla de su corazón. Así como escrito esta en (Jeremías 31:33) “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo”.

Así también escrito está en (Ezequiel 36:25,26) “Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiare. Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; quitare de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne”.
Saben hermanos, la ley llegó a ser un ídolo en el corazón de los religiosos, que hasta la fecha muchos tienen esta ídolo todavía. Tengamos cuidado de que esto nos ocurra a nosotros. Diremos entonces, que: ¿está mal que esta bendita Palabra de Dios se arraigue en nuestros corazones? No, en absoluto. Permíteme decirles, hermanos: Si pertenecen a Jesús, ya están en tu mente, y en tu corazón para manifestar el poder y la presencia de Dios en tu vida. Está en un corazón fácil de quebrantar.

(Juan 8:9) “Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno,  comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio”. Cuando Jesús dijo que solo quien no hubiera pecado podía arrojar la primera piedra, los líderes se alejaron en silencio, desde los más viejos hasta los más jóvenes. Era evidente que los hombres más adultos tenían mayor conciencia de sus pecados que los más jóvenes. Pero sea cual fuere su edad, eche una sincera mirada a su vida. Reconozca su naturaleza pecaminosa y busque maneras de ayudar a otros en lugar de lastimarlos. El retiro de los acusadores, desde el mayor abajo, hace resaltar el final de la historia.

(Juan 8:10,11) “10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más”. Aquí hay compasión unida a una fuerte exhortación, un ejemplo adecuado del verdadero trato de los ofensores. No hay ninguna evidencia de Jesús tolerando el adulterio, se ve claramente en el consejo de Jesús a la mujer.

Cuando confrontamos un problema nunca debemos separar EL AMOR Y LA VERDAD. LA VERDAD, es sinónimo de modificar, construir EDIFICA. No se deben divorciar la verdad del amor. La verdad debe decirse en amor. El amor y la verdad fusionados son sanadores. Jesús vino a sanar todo esos sufrimientos y heridas causadas por los errores y por las personas mal intencionadas.

Es por eso que es muy importante que seamos instruidos en la Sana Doctrina de Cristo para poder armonizar con lo que Jesucristo está sanando las heridas que lo llevan a la muerte. Y luego la iglesia remanente se encarga del proceso de sanación anterior. (Juan 8:11) “Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más”. (Mat 3:8) “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento”.

Vemos como Jesús no condenó a la mujer acusada de adulterio, pero tampoco paso por alto su pecado. Le dijo que abandonase su vida de pecado. Jesús está dispuesto a perdonar a cualquier pecado que haya en tu vida, pero la confesión y el arrepentimiento implican un cambio de corazón. (Hebreos 9:27,28) “27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, 28  así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”.

En Israel, la actividad de la mujer se relacionaba con la totalidad de la vida doméstica: podía ocuparse de los rebaños (Éx. 2:16) “Y estando sentado junto al pozo,  siete hijas que tenía el sacerdote de Madián vinieron a sacar agua para llenar las pilas y dar de beber a las ovejas de su padre”, hilar la lana y hacer los vestidos de la familia, tejer y coser para aumentar los ingresos de la familia y para ayudar a los desventurados; también recogía el agua, y molía el grano necesario para el pan diario  preparando la masa y la comida; era asimismo su responsabilidad criar e instruir a los hijos y supervisar a los siervos.

El Nuevo Testamento muestra más claramente la elevada posición de la mujer, Jesús tuvo siempre gran consideración hacia las mujeres: Marta y María lo recibieron en su hogar; sanó a María de Magdalena; Juana y Sussana lo ayudaron con sus bienes (Lucas 8:2,3) “2 y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, 3 Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes”; (Lucas 10:38,39) “38  Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra”.

Perdonó y salvó a la pecadora (Lucas 7:37-50) “37  Entonces una mujer de la ciudad,  que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; 38 y estando detrás de él a sus pies, llorando,  comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. 39 Cuando vio esto el fariseo que le había convidado,  dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora. 40 Entonces respondiendo Jesús, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Y él le dijo: Di, Maestro. 41 Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; 42 y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? 43 Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado. 44 Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. 45  No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. 46 No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. 47 Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; más aquel a quien se le perdona poco, poco ama. 48 Y a ella le dijo: Tus pecados te son perdonados. 49 Y los que estaban juntamente sentados a la mesa, comenzaron a decir entre sí: ¿Quién es éste, que también perdona pecados? 50 Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vé en paz”.

El Señor resucitado se apareció ante ellas primero, y tuvieron ellas el honor de ser las primeras en proclamar su victoria (Mt 28:9,10) “9 he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. 10  Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea,  y allí me verán”; (Lc 24:9-11) “9 y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once, y a todos los demás. 10 Eran María Magdalena, y Juana, y María madre de Jacobo, y las demás con ellas, quienes dijeron estas cosas a los apóstoles. 11  Mas a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las creían”.

Menciona a numerosas mujeres que han sido sus colaboradoras en la obra de Dios y que le han sido de ayuda en sus propias actividades (Romanos 16:2-4,6) “2 que la recibáis en el Señor, como es digno de los santos, y que la ayudéis en cualquier cosa en que necesite de vosotros; porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo. 3 Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, 4 que expusieron su vida por mí;  a los cuales no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles. 6  Saludad a María, la cual ha trabajado mucho entre vosotros”;
(Filipenses 4:3) “3 Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida”.


Había asimismo diaconizas en la iglesia primitiva (Romanos 16:1,2) “1 Os recomiendo además nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea; 2 que la recibáis en el Señor, como es digno de los santos, y que la ayudéis en cualquier cosa en que necesite de vosotros; porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo”.
(1 Timoteo 3:11) “Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias,  fieles en todo”. Se expone claramente que, por lo que respecta a la salvación y a su posición en Cristo, no hay varón ni mujer (Gálatas 3:28) “Ya no hay judío ni griego;  no hay esclavo ni libre;  no hay varón ni mujer;  porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”.

CONCLUSIÓN:
La Biblia dice en (Romanos 13:10) “El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la Ley es el amor”.

Hago un llamado a las mujeres que han sido heridas con profundas marcas de rechazo, de falta de perdón, de falta de amor, de falta de atención, de ternura; con el deseo de ser aceptadas, pero han sido objeto de menosprecio. Yo te digo, mujer, Jesucristo tiene un bálsamo para ti.

Hago también un llamado a los hombres que en reconocimiento de sus pecados y como señal de arrepentimiento, quieren pedir perdón a Dios por el maltrato hacia sus esposas. Muchos de los cuales han cometido estas faltas porque lo vieron hacer a sus propios padres.

Hago un llamado a todos: hombres y mujeres, a practicar la compasión y la misericordia que nos mostró nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Amén.

PREDICA en Lerma por: PASTOR Víctor R. Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo, estoy ofreciendo:
MATERIALES BÍBLICOS GRATIS Todo es completamente gratis, como escritor de estos materiales te voy a dar los originales para que tú le pongas el nombre de tu Iglesia o tu ministerio o le hagas las modificaciones que a ti te parezcan convenientes. Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia.

Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia.
También les invito con mucho respeto a todas sus creencias a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado y que, con mucho amor he puesto algunos estudios que Dios me ha regalado en revelación, Efesios 3:8.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb  / viclaly5757.blogspot.com


Publicar un comentario