martes, 24 de abril de 2018

UN DÍA CON PAPÁ DIOS


22 de Abril de 2018
UN DÍA CON PAPÁ DIOS
Las Sagradas Escrituras, enseñan que Jehová Dios es un Padre bueno que cuida y ama a sus hijos. Dios es nuestro Padre en todo lugar y a toda hora. Hoy cómo sus hijos aprenderemos que Padre Dios siempre está cuidándonos con amor. Y cada uno de nosotros tendremos la oportunidad de expresar nuestra gratitud a Él por su amor y su cuidado: (Jeremías 24. 7)Y les daré corazón para que me conozcan que YO soy Jehová; Y me serán por pueblo, y YO les seré a ellos por Dios; Porque se volverán a MÍ de todo su corazón”. Por amor, el Padre Dios hizo un mundo maravilloso que podemos explorar y cuidar. Por amor, Padre Dios provee todo lo que necesitamos: comida, ropa, una familia, etcétera. (Isaías 64:8) “Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro Padre; Nosotros barro, y tú el que nos formaste; Así que obra de tus manos somos todos nosotros”. En las Sagradas Escrituras, leemos acerca de muchas personas cuyo encuentro personal con Jehová Dios fue renovador y transformador. Abraham, Gedeón, Moisés y Pablo son sólo algunos de los que hablaron con Él de manera personal (Genesis 7:4) “Porque pasados aún siete días, YO haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; Y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice”; (Jueces 6:12, 14)12 Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. 14 Y mirándole Jehová, le dijo: Vé con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío YO?”; (Éxodo 3:2)Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía”; (Hechos 9:3-6)3 Mas yendo por el camino, aconteció que, al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; 4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? 5 Él dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; Dura cosa te es dar coces contra el aguijón. 6 El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer”. Aunque quizá nosotros no esperamos tener tan Poderosas experiencias hoy, todos los creyentes debemos, tener momentos preciosos, íntimos, con Jehová Dios; Cada vez que abrimos las Sagradas Escrituras, y le pedimos al Espíritu Santo que ilumine su significado, podemos saber directamente de nuestro Padre celestial. En las Sagradas Escrituras, nos dicen: (Santiago 4:8) Acercaos a Dios, y ÉL se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”. La intimidad con el Padre Celestial exige tiempo y resolución. Comienza ya dedicando una parte de su día al encuentro con Dios; Un buen Padre.

En la actualidad, existen predicadores de fe, maestros de fe, movimientos de fe, hasta iglesias de fe. Claramente, si existe un tipo de especialización de temas tomando lugar hoy en la iglesia, es sobre el asunto de la fe, (Lucas 18:8) “Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿Hallará fe en la tierra?. Si en las Sagradas Escrituras; Nos hace ésta pregunta, entonces tristemente, lo que la mayoría de las personas consideran como fe en la actualidad no es fe en absoluto. En efecto, Jehová Dios rechazara mucho de lo que es llamado y practicado como fe. Simplemente no lo aceptara. ¿Por qué? Porque es, una fe, corrompida. Porque, en la actualidad, muchos predicadores totalmente humanizan el tópico de la fe. La fe que estos hombres predican está atado a la tierra, arraigado en este mundo, materialista. Anima a los creyentes a orar, “Señor, bendíceme, prospérame, dame, yo decreto, yo declaro etc. etc.” No consideran las necesidades de un mundo perdido. No puedo enfatizarlo lo suficiente: Esta clase de fe no es la que Jehová Dios está deseando de nosotros. No puede ser acerca de ganancia sin Santidad.

Sin embargo, el enfoque de la Sana Doctrina de Cristo, en este mensaje no es acerca de predicadores de prosperidad ni doctrinas de ganancia personal. Es acerca de aquellos que verdaderamente aman a Jesús, y quieren vivir por fe en una forma que le agrada a él. Mi mensaje a tales creyentes es este: Toda fe verdadera nace de intimidad con El Padre Celestial por medio de Jesucristo. En efecto, si tu fe no sale de esta intimidad, no es fe ante su vista. En el Libro de Hebreos capítulo 11 habla de un patrón de las Sagradas Escrituras de una verdadera intimidad. Mientras leemos Hebreos 11, encontramos un común denominador en las vidas de las personas mencionadas. Cada uno tenía una característica particular que denota la clase de fe que Dios ama. ¿Cuál era este elemento? Su fe nació de una intimidad profunda con Jehová Dios. El hecho es, que es imposible tener una fe que agrada a Dios sin compartir intimidad con ÉL. ¿Qué quiero decir con intimidad? Estoy hablando de una cercanía con el Padre por medio de Jesucristo que sale de añorarlo. Esta clase de intimidad es un vínculo personal, una comunión. Viene cuando deseamos al Señor Jesucristo, más que cualquier otra cosa en esta vida.

Miremos tan solo éstos ejemplos de siervos llenos de fe que caminaron cerca de Jehová Dios, Abel, Enoc, Noé, Abraham, Sara, como fueron mencionados en Hebreos 11: Nuestro primer ejemplo es Abel. Las Escrituras declaran, (Hebreos 11:4) “Por la fe Abel ofreció a Dios un mejor sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó el testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; Y por la fe, estando muerto, todavía habla”. Segundo, Abel tuvo que construir un altar a Jehová Dios, en el lugar donde hacia sus sacrificios. Y él no ofrecía tan solo corderos sin mancha para el sacrificio, sino que también la grosura de esos corderos. Las Sagradas Escrituras nos dicen, (Génesis 4:4) “También Abel, por su parte, trajo de los primogénitos de sus ovejas y de la grosura de los mismos”. ¿Qué significa la grosura aquí? El Libro de Levítico dice lo siguiente, de la grosura, (Levíticos 3:16, NVI)Es una comida, una ofrenda presentada por fuego de aroma grato. Toda la grasa pertenece al Señor”. En resumen, la grosura en comida para Dios. Veras, la grosura era la parte del sacrificio que hacia ascender un aroma dulce. Esta parte del animal se encendía rápidamente y era consumido, trayendo un aroma dulce y agradable. Jehová Dios, dijo acerca de la grosura, (Levíticos 3:17)Éste será un estatuto perpetuo para los descendientes de ustedes, dondequiera que habiten: No se comerán la GRASA ni la SANGRE”. La grosura es de Jehová Dios. (Levítico 3:16) “Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; Vianda es de ofrenda que se quema en olor grato a Jehová; Toda la GROSURA es de Jehová”. Aquí la grosura es como un tipo de oración o comunión que es aceptable a Jehová Dios. Representa nuestro Ministerio a Jehová Dios por medio de Jesucristo, nuestro Señor en la habitación secreta de oración. Y el Señor mismo dice que tal adoración íntima sube a ÉL como un aroma de dulce aroma y sabor.

Ahora, comparemos la ofrenda de Abel con la de su hermano, Caín. Caín le llevó fruta al Señor, una ofrenda que no requería un altar. No hubo grosura, ni aceite, nada para ser consumido. Como resultado, no hubo aroma dulce que subiera al Cielo. En otras palabras, no hubo intimidad, ningún intercambio personal entre Caín y Jehová Dios. Ves, Caín llevó un sacrificio que no requería que él se quedara en la Presencia de Dios, buscando su Presencia. Por esta razón las Sagradas Escrituras dicen que la ofrenda de Abel fue, MÁS EXCELENTE que la de Caín. Ahora bien, no se equivoque: Jehová Dios honró el sacrificio que Caín le llevo. Pero el Señor mira el corazón, y ÉL sabía que Caín no añoraba estar en su Presencia. Esto estaba claro por el sacrificio que Caín escogió para ofrecerle. Caín representa a muchos cristianos en la actualidad. Tales creyentes vienen a la iglesia cada semana, adorando a Jehová Dios y pidiéndole que les bendiga y prospere. Pero ellos no tienen deseos por intimidad con el Padre. Ellos quieren que su Padre Celestial les conteste sus oraciones, pero no desean una relación con ÉL. (Isaías 29:13) “Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado”. Ellos no buscan su rostro, Tampoco, ansían su cercanía, ni añoran su comunión. Como Caín, ellos simplemente no tienen deseos de quedarse en su Presencia.

Enoc también disfruto de un compañerismo cercano con Jehová Dios. En efecto, su comunión con Dios fue tan íntima, que Jehová Dios, le trasladó a la Gloria con el mucho antes que su vida hubiera terminado en la tierra, (Hebreos 11:5)Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”. ¿Por qué Jehová Dios, escogió trasladar a Enoc? Las palabras de apertura de este verso nos dicen claramente porque: fue a causa de su fe. Además, la frase de cierre nos dice que tuvo testimonio de la fe de Enoc agradó a Jehová Dios. En resumen, Enoc tuvo la comunión más cercana posible con el Señor que cualquier ser humano pudo disfrutar. Y este compañerismo íntimo era agradable a Dios. Las Sagradas Escrituras, nos dice que Enoc comenzó a caminar con el Señor después que engendro a su hijo, Matusalén. Enoc tenía sesenta y cinco años en ese tiempo. El entonces pasó los próximos 300 años compartiendo con Jehová Dios íntimamente. En el Libro de Hebreos aclara que Enoc estaba tan en contacto con el Padre, tan cerca de ÉL durante horas de comunión, que Jehová Dios decidió llevarlo a casa con ÉL. Enoc tuvo comunión íntima con el Padre. Y su vida es aun otro testimonio de lo que significa caminar verdaderamente en fe.

Otro ejemplo de un caminar de fe cercano con Jehová Dios es Noé. El Libro de Hebreos nos dice, (Hebreos 11:7) Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; Y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe”. Mientras leemos la vida de Noé en Génesis, descubrimos que, (Génesis 6:8) “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová”. El próximo versículo nos dice como él encontró gracia: (Génesis 6:9) “Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; Con Dios caminó Noé”. Claramente, Las Sagradas Escrituras dicen que Noé conocía la voz de Dios. Cada vez que Jehová Dios le hablaba, él obedecía. Una y otra vez leemos, “Entonces Dios dijo a Noé…” y “…Noé hizo conforme a todo lo que el Señor le había mandado.” Veamos por favor: (Génesis 6:13,22)13 Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; Y he aquí que yo los destruiré con la tierra. 22 Y lo hizo así Noé; Hizo conforme a todo lo que Dios le mandó”; (Génesis 7:1,5)1 Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; Porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación. 5 E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová; (Génesis 8:15,18)15 Entonces habló Dios a Noé, diciendo. 18 Entonces salió Noé, y sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos con él”. Tratemos de imaginarnos el tiempo que Noé habrá pasado a solas con Jehová Dios. Después de todo, él tenía que recibir instrucciones detalladas de Jehová Dios, acerca de cómo construir el arca. Sin embargo, la intimidad de Noé con Dios fue más allá de la dirección que recibió. Las Sagradas Escrituras dicen que Jehová Dios, compartió su corazón con Noé, mostrándole la maldad en los corazones humanos. Y Jehová Dios, le reveló sus planes a Noé para el futuro de la humanidad.

Otro ejemplo de vida es, Abrahán que, también compartió un compañerismo íntimo con Jehová Dios. Considera la forma en que Jehová Dios mismo describió su relación con este hombre: (Isaías 41:8) “Pero tú, Israel, siervo mío eres; Tú, Jacob, a quien YO escogí, descendencia de Abraham mi amigo”. De igual manera, el Libro de Santiago nos dice, “Creyó Abraham a Dios…” “…y fue llamado amigo de Dios.” (Santiago 2:23) “Y se cumplió la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia, y fue llamado amigo de Dios”. Que increíble elogio, ser llamado el amigo de Dios. Muchos cristianos han cantado el himno muy conocido, Mi Amigo Jesús, con Marino Stanislao Estos pasajes bíblicos hacen llegar esta verdad con Poder. Tener al Creador del universo llamar a un hombre su amigo parece algo que va más allá de la comprensión humana. Sin embargo, esto sucedió con Abrahán. Es una señal de la gran intimidad de este hombre con Dios. Las Sagradas Escrituras, nos dicen que Abrahán, (Hebreos 11:9,10)9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 Porque esperaba la Ciudad que tiene fundamentos, cuyo Arquitecto y Constructor es Dios”. Para Abrahán, nada en esta vida era permanente. Las Sagradas Escrituras dicen que el mundo era “un lugar extraño” para él. No era un lugar donde echar raíces.

Otro ejemplo es la vida de Sara que simboliza ESPERANZA, (Hebreos 11:11)Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; Y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido”. Para hablar de Sara, como de cualquier otro personaje de las Sagradas Escrituras, debemos comenzar con Jehová Dios. En Sara, Jehová Dios derramó su Gracia y demostró su Poder que desafía toda lógica humana. Jehová Dios la escogió para ser la portadora del hijo de la promesa, Isaac (Génesis 17:19) “Respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; Y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él”, de donde vendría el Mesías prometido. Jehová Dios convierte a una mujer estéril, y avanzada en edad, en una mujer fértil. Una mujer a la cual Jehová Dios le cambia el nombre de Sarai que significaPRINCESA”, por Sara que significa “PRINCESA DE TODAS LAS NACIONES”, (Génesis 17:15) “Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre”. Como leímos al comienzo, Sara es el número uno en la lista de Fe de entre las mujeres. Aquí es donde se destaca la fe de Sara, que a pesar de la edad de ambos ella “creyó que era fiel quien lo había prometido”. Cuando nació Ismael, hijo de su esposo Abraham y su criada Agar, Sara tenía 76 años. Los trece años siguientes serían los más frustrantes para ella, puesto que seguía siendo estéril. Pero Sara con 89 años y su esposo estaba al cumplir 90, su esperanza no estaba completamente destrozada. Por ésta razón cundo oye lo que Dios le dice a su esposo se rió, (Génesis 21:6)Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo”. Ahora veamos qué es lo que sucedió el por qué Sara se rió, que por cierto negó haberse reído: (Génesis 18:10 al 15)10 Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él. 11 Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; Y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres. 12 Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? 13 Entonces Jehová dijo a Abraham: ¿Por qué se ha reído Sara? diciendo: ¿Será cierto que he de dar a luz siendo ya vieja? 14 ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo. 15 Entonces Sara negó, diciendo: No me reí; Porque tuvo miedo. Y ÉL dijo: No es así, sino que te has reído”. Sara se distingue especialmente por la obediencia a su esposo, siendo modelo de sumisión a los esposos. Sara fue una mujer firme y decidida, sujeta a su esposo; Una mujer sometida (1 Pedro 3:5-7) “5 Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos; 6 Como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; De la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza. 7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”. Cuando venga la prueba debemos conservar la calma y confiar, haciendo el bien, obedeciendo y agradando a Dios. Lo que, es más, Jehová Dios obró de manera sobrenatural dándole un hijo a Sara no solo por amor a ella y Abraham, sino por amor a ti y a mí. Porque fue a través de la descendencia de Sara que nació el Salvador del mundo, aquel quien perdona nuestras ofensas y nos da una nueva vida en Él.

No te conformes con más explicaciones teológicas de la fe. No busques más pasos para obtenerla. Vete a solas por medio de Jesucristo, con tu Padre Celestial Jehová Dios y permite que el comparta su corazón contigo. La fe verdadera nace en la habitación secreta de oración intima. Así que, ve a Jesucristo y aprende de ÉL. Sí pasas tiempo de calidad en su Presencia, seguro que la fe verdadera vendrá. Él hará nacer la fe en tu alma como nunca la conociste. Créemelo, cuando oigas su voz queda, la fe explotara dentro de ti. Quiero por último exhortarte con amor de parte de Nuestro Padre Celestial: ¿Que estás esperando para no ponerte en la lista de llevar el Santo Evangelio a personas que todavía no lo conocen? Vemos otra escena acerca de la fe de los discípulos (Lucas 17:5) “Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe”. Muchos cristianos hacen la misma pregunta en la actualidad: “¿Cómo puedo aumentar mi fe?” Pero no buscan al Señor por sí mismos por su respuesta. Te puedo decir sin lugar a dudas, que nunca aumentaras tu fe en estas formas. Si quieres que tu fe aumente, tienes que hacer lo mismo que Jesús les dijo a sus discípulos en este versículo. ¿Cómo contestó Jesucristo a su pedido por fe? (Lucas 17:10) “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos”. Es muy importante que ya estés llevando un Estudio de las Sagradas Escrituras. Nuestro Padre Celestial quiere que cada uno de nosotros, estemos llevando Estudios de las Sagradas Escrituras o también que estés siendo discipulado por alguien, porque de otra manera, entonces estarás fuera de su OBRA de Dios.

Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).

Publicar un comentario