lunes, 27 de mayo de 2013

DECIDIDOS Y PERSEVERANTES EN LA DOCTRINA DE CRISTO




Lerma, Domingo, 19 de Mayo de 2013

DECIDIDOS Y PERSEVERANTES EN LA DOCTRINA DE CRISTO

(2 Tesalonicenses 2:15-17) “15 Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra. 16 Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, 17 conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra”.

(Filipenses 2:12-16) “12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido,  no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. 14 Haced todo sin murmuraciones y contiendas, 15 para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; 16 asidos de la palabra de vida,  para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado”.

INTRODUCCIÓN:
Así como los campesinos, los estudiantes y los buenos atletas tienen que perseverar para alcanzar con éxito sus metas, todo cristiano que aún pisa la faz de la tierra debe perseverar visiblemente e el camino de Dios y su obra. (Luc 5:3)  “Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud”. Muchos creyentes han pensado que la perseverancia es un asunto de aguante, sin embargo no es así, más bien es de fe y voluntad de obedecer.

Es decir, quien persevera y obedece la Palabra, ejercita su fe en Dios de manera correcta: A LA MANERA DE DIOS. Nadie puede decir que tiene fe a "su manera", lo correcto es A LA MANERA DE DIOS. Además, cada creyente debe decidir con firmeza dar frutos para Dios.

La perseverancia se produce por la firmeza y fidelidad a las enseñanzas de Jesucristo en la biblia. (2 Tesalonicenses 2:15) “15 Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.  (1 Corintios 15:58) “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.

Todo creyente inteligente entiende que firmeza y fidelidad pueden ser traducidas como OBEDIENCIA. Ningún creyente puede llamarse perseverante si no ajusta su vida a las enseñanzas de la Sana Doctrina de Cristo en la Biblia. De ahí que, un correcto entendimiento de la Palabra de Dios y una firme determinación del corazón a vivir lo aprendido, forja un carácter en cualquier hijo de Dios perseverancia palpable y abundantes frutos. Por otro lado, existe una profundo parecido entre la perseverancia y dar frutos. Porque ninguno de los frutos que vemos en los árboles son imaginarios, todos son reales.



Lo mismo sucede en la vida de un cristiano que persevera: Las raíces son las enseñanzas de la Sana doctrina de Cristo en la Biblia, las ramas son su firmeza y su fidelidad, y los frutos su participación visible en la obra de Dios, la cual no es imaginaria.

Todo creyente que da frutos progresa en la vida, y hay que entender que el progreso no se puede esconder así como cuando una ciudad progresa. Pero, ¿Cómo un hijo de Dios puede progresar y no errar en la vida?

LA FUENTE DE LA PERSEVERANCIA ES NUESTRA RELACIÓN CON JESUCRISTO MISMO, (2 Tesalonicenses 2:16, 17) “16 Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, 17 conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra”.

Estos significativos versículos mencionan una lista de elementos que obtenemos como resultado de nuestra relación con Jesús y que nos permiten perseverar:
1. Amor 
2. Gracia 
3. Consuelo Eterno 
4. Buena Esperanza 
5. Animo 
6. Fortaleza de Corazón 
Los creyentes que aún asistiendo a un templo no perseveran, y aquellos que se retiran de la comunión o que son muy irregulares, manifiestan tener un serio problema en su relación con Jesús. Ellos desconocen que los elementos antes mencionados Dios los proporciona para que sus hijos perseveren hasta el final.

Cada uno de nosotros debemos preocuparnos por enseñar con ejemplo tal como lo enseñó Cristo a través del apóstol Pablo: (1Co 11:1-3) “1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. 2 Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué. 3 Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo”.

Y como ejemplo de una de las enseñanzas de Cristo que recibió y enseñó a la vez es esta: (1Co 11:23-26) “23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”.

(1Co 15:1-5) “1 Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; 2 por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. 3 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 5 y que apareció a Cefas, y después a los doce”.


Esta Sana Doctrina de Cristo comenzó a chocar desde el mismo momento que se manifestó entre los religiosos de la época en donde fue el tiempo que Jesús, anduvo sobre esta tierra al grado que se molestaban mucho con Jesucristo: (Mat 15:1-11) “1 Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo: 2 ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. 3  Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. 5 Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, 6 ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. 7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. 9 Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. 10 Y llamando a sí a la multitud, les dijo: Oíd, y entended: 11 No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre”.

(Mar 7:3) “Porque los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos, si muchas veces no se lavan las manos, no comen”.

El apóstol Pablo era un hombre con muchas tradiciones y muy legalista que perseguía a la iglesia de Cristo, mas cuando tuvo un encuentro con Jesucristo su vida no volvió a ser la misma: (Gal 1:11-17) “11 Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; 12 pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo. 13 Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba; 14 y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres. 15 Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, 16 revelar a su Hijo en mí, para que yo le predicase entre los gentiles, no consulté en seguida con carne y sangre, 17 ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco”.

La Sana Doctrina de Cristo nos enseña por medio del apóstol Pablo que estemos muy atentos con la emociones porque son estimulantes de nuestra alma pero son huecas no tienen sustento bíblico: (Col 2:6-8) “6 Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; 7 arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. 8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”.

Otro buen ejemplo de la Sana Doctrina de Cristo es resistir cara a cara con quien esté enseñando doctrinas fuera de la Doctrina de Cristo tal como lo hizo Pablo con Pedro: (Gal 2:11-14) “11 Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 13 Y en su simulación participaban también

los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. 14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio,  dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?”.

(Deu 13:1-3) “1 Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, 2 y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció,  diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; 3 no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños;  porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma”.

Sin temor a ningún error es cuando escudriñamos las escrituras tal como nos da el ejemplo en la Sana Doctrina de Cristo (Hch 17:11,12) “11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. 12 Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres”.

Algo que tenemos que asimilar y entender es que para todo en nuestra vida diaria y para nuestro bien y bienestar de nuestro cuerpo, de nuestra alma, y nuestro espíritu, la Palabra de Jehová Dios es lo más importante al menos esto debe de ser así y nunca nos va a ir bien hasta que no lo entendamos y accionemos en consultar la Palabra de Dios, en nuestro diario vivir.
(2Ti 3:16,17) “16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.
(1Tesalonisenses 3:12,13) “12 Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,
13 para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos”.

Y si tú amas de verdad y obedeces el nuevo pacto de Jehová Dios por medio de su Hijo amado Jesucristo, entonces tienes que tener esta seguridad, y tienes que rechazar todo pensamiento que venga a traerte pecados que ya Cristo perdonó, porque la Sangre de Cristo tiene Poder: (Rom 8:37-38) “38 Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39 ni lo alto, ni lo profundo,  ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.

Además si Cristo te ha perdonado tus pecados y viene el diablo a traértelos a memoria y tu caes a la tentación entonces te conviertes en trasgresor como lo explica esta palabra: (Gal 2:18-21) “18 Porque si las cosas que destruí, las mismas vuelvo a edificar, transgresor me hago. 19 Porque yo por la ley soy muerto para la ley, a fin de vivir para Dios. 20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo”.


Cuando tu y yo hablamos de la Sana Doctrina de Cristo y la gente simplemente se resiste a escuchar, porque están aferrados a las enseñanzas de su pastor y desechan las Enseñanzas Sanas de Cristo, entonces ahí existe una condenación: (Juan 3:16-18)  “16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”.

Y creer en Jesucristo es: entender, comprender, para poder obedecerle, porque como abría de obedecerle si anda en otras doctrinas donde no está Dios ni el Hijo, ¿Cómo podrá alguien obedecer un mandamiento que no escucha, o que no entiende porque nadie le ha explicado? (Rom 10:11-17) “11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! 16 Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿Quién ha creído a nuestro anuncio? 17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”.

Hoy Dios está llamando claramente a nuestro corazón. El sabe el tipo de relación que sostenemos con él, y si hay algo que corregir, él está aquí para ayudarnos amorosamente para darnos su gracia, consolarnos en nuestros sufrimientos y darnos buena esperanza. Dios está aquí para llenarnos de ánimo y rebozar nuestro corazón de fortaleza. El quiere que hoy tomemos la decisión de renovar nuestra relación con él y mejorar nuestra perseverancia en su camino. Dios está más interesado en que perseveremos en su camino y su obra, que perseveremos en ello. Y para no errar necesitamos hacer las cosas a la manera de Dios. Necesitamos ajustarnos a las enseñanzas de la Sana Doctrina de Cristo en la Biblia para que el fruto de nuestra perseverancia sea real y no imaginario.

PREDICA en Lerma por:
Pr. Víctor R. Preciado Balderrama
Buen día les invito con mucho respeto a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado y que, con mucho amor he puesto algunos estudios que Dios me ha regalado en revelación, Efesios 3:8.
viclaly5757.blogspot.com
Estos correos son para que si tienes un comentario, o necesitas materiales totalmente gratis, desde evangelismo hasta discipulado para discipulado e incluso seminario para formación pastoral en la Sana Doctrina de Cristo.
Publicar un comentario