martes, 1 de enero de 2013

DOCTRINA DE CRISTO EN OPOSICIÓN DE LAS SECTAS


Lerma, Miércoles, 26 de Diciembre de 2012

DOCTRINA DE CRISTO EN OPOSICIÓN DE LAS SECTAS

(Juan 5:39) “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”.
(Sofonías 1:12) “Acontecerá en aquel tiempo que yo escudriñaré a Jerusalén con linterna, y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado,  los cuales dicen en su corazón: Jehová ni hará bien ni hará mal”.

ESCUDRIÑA TÚ LAS ESCRITURAS E INVESTIGA - ESTUDIA – REFLEXIONA
¡¡¡HACERLO ES MUY IMPORTANTE!!!
En este simple estudio tratare un tema que debiera ser la 1ª pasión en cada hijo del Altísimo JEHOVÁ, YHWH, tal cual lo debe ser la oración, la adoración, así también con la misma importancia es la costumbre que en los hijos del altísimo debe existir la de leer las escrituras, y no de solo leer por leer, sino que de escudriñarlas. Observemos como es que las mismas escrituras nos enseñan lo importante, es que nosotros investiguemos sobre las mismas.
(Eclesiastés 12:9-13) “9 Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios. 10 Procuró el Predicador hallar palabras agradables, y escribir rectamente palabras de verdad. 11 Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor. 12 Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne. 13 El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre”.

¿QUÉ SIGNIFICA SECTA?
Siempre que hablo de una materia relacionada con el estudio de las escrituras. Deseo despertar el ánimo de ser participes de escudriñar las escrituras de manera voluntaria, no es buena determinación quedarse solamente con lo que les explique u oigan del guía espiritual en el sermón semanal, sino que la idea es procurar incentivar una actitud voluntariosa respecto a descubrir la verdad en las sagradas escrituras. Una de las razones por las cuales las personas no están dispuestas a escudriñar y a estudiar la palabra de Jehová, es claramente por que son participes de grupos sectarios que les limitan e impiden la posibilidad de examinar por si solos lo que les es enseñado.

No todos tienen la posibilidad de investigar sobre lo que oyen, para ver si lo que el predicador o maestro les enseñó, esté conforme a la Doctrina de la verdad o que no lo esté de acuerdo a la enseñanzas de Cristo. Cuando nos vemos con este tipo de situaciones, nos encontramos con un típico caso de sectarismo religioso.
Por eso es que en este estudio es importante analizar, la palabra “SECTA”, para identificar bien cualquier situación personal en especial los que se han atrevido a leer un artículo cómo lo es éste, es muy importante que cada persona pueda en cierto momento poder tener la claridad, si él en particular o cada uno de nosotros definitivamente ¿Estamos o no estamos en una secta? ¿Y si lo estamos, en que forma y en qué sentido somos parte de esta?
Para “secta” en el griego, se usa la palabra “jáiresis” la cual denota: “elección, alternativa, partido o desunión, disensión, herejía, secta.” Por lo tanto esta palabra “Jáiresis”  tiene muchos vínculos que habrá que ajustarse según el contexto en el cual se exprese. Según la palabra griega “Jáiresis”; Secta puede considerarse en las situaciones que siguientes, pero tenemos un punto de partida que lo sustenta la palabra de Jehová, solo existe una doctrina textualmente avalada por la Palabra de Jehová Dios, (2 Juan 1:9) “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”.

A.- El griego nos dice que es una "elección", es decir, aquello que las personas por voluntad propia han elegido. El grupo de personas o la doctrina a la cual han decidido creer. Esta elección distinta las diferencia de otros grupos de personas que creen distinto, desde este punto de vista, esto es una secta.
B.- El griego nos dice que es una "alternativa" es decir la alternativa distinta en relación a la reunión de personas y creencias, que son distintas de otras. Desde este punto de vista todos lo que se reúnen o creen en alguna cosa distinta de otra como una "alternativa" son parte de una secta.
C.- El griego nos dice que es un "Partido", es decir un grupo de personas organizadas con un fin. Desde este punto de vista, todos aquellos que se reúnen y organizan con un propósito forman parte de una secta.
D.- El griego nos dice que es una "desunión". Una secta es también una división por un desacuerdo, de otro grupo de personas. Pues si alguien que pertenece a un cierto grupo de persona y creencias y luego se aparta por creer distinto, es decir se divide para formar un nuevo grupo, estaría creando una nueva secta.
E.- El griego nos dice que es una "herejía" Es decir, desde este punto de vista una secta es un grupo de personas herejes y sectarias, un sector de personas que profesan una creencia sin verdad alguna, o definitivamente falsa.

Una de las razones por las cuales nacen las “sectas” en el sentido negativo de aquella palabra, es por la ceguera voluntaria y a veces obligada por sutiles manipulaciones a los feligreses que asisten a ellas. En otras palabras, existe un ánimo voluntario y ciego de obedecer y creer a todo lo que el LÍDER de aquella secta dice. Para comprender mejor que es una secta, veamos que significa la palabra “secta” pero ahora desde el punto de vista del Diccionario de la Real Academia Española, el cual nos señala lo siguiente: Secta: (Del lat. secta). Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica. 2. Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra. 3. Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que el hablante considera falsa.

Así también puede ser de manera inversa, pues nosotros podríamos calificar aquella doctrina o pensamiento de “sectaria” por no estar de acuerdo con nuestro pensamiento y doctrina en Cristo Jesús. De hecho, un claro ejemplo de esto es que los primeros creyentes o seguidores del Mesías Jesús, eran considerados una “secta” por los judíos que rechazaban el evangelio. (Hechos 24:5) “Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos”. ¿Lo notan? Podemos ver, los religiosos judíos, siendo parte del grupo más sectario y riguroso “los fariseos” llamaban al grupo de “nazarenos” una secta. Así también el Apóstol Pablo, reconoce que los fariseos también son una secta, y una de las más peligrosas. “Los cuales también saben que yo desde el principio, si quieren testificarlo, conforme a la más rigurosa secta de nuestra religión, viví fariseo” (Hechos 26:5)
Es decir cualquier persona o grupo humano, desde un punto de vista subjetivo, puede considerar “secta” el movimiento de otro, por no estar de acuerdo con sus creencias y doctrinas. En base a lo que hemos leído podríamos todos estar en las dos primeras excepciones de esta palabra según lo estudiado asta aquí, me refiero al punto subjetivo de cómo cada quien, ve a otro juzgando su creencia como falsa o verdadera.
Por lo tanto todos somos parte de una secta en el sentido de que somos un grupo de compartimos una misma idea, o también podríamos ser sectarios, subjetivamente hablando desde el punto de vista que tiene relación con que por no creer igual que otro, se nos pueda considerar de sectarios y así de manera inversa.
Lo que si debemos tener claro es que ninguno de nosotros debería estar dentro de la última explicación, o sea emboscados en un movimiento religioso o grupo de personas que siguen un pensamiento absolutamente falso y contrario a la  verdad del evangelio.

Las verdades a medias son la peor mentira para hacer del evangelio de arrepentimiento de Cristo aun mercado libre y aquello que defina, lo que es sectario o no, lo que es verdadero o no, no son los hombres, sino que es la verdad del Mesías Jesús a través de su única Doctrina que le dio Jehová Dios para que fuéramos instruidos en sanidad, la cual nos hace libres con un equilibrio de vida mucho mejor que la que traíamos al ser alcanzados y a la que solo podemos llegar por el espíritu de verdad, que procede de Dios Padre.

LOS DE BEREA, CÓMO BUEN EJEMPLO...
Uno de los mejores ejemplos bíblicos en relación a lo que debe hacer todo grupo de personas que no quiere caer en el sectarismo religioso, son los famosos hermanos de Berea. Veamos el relato bíblico, sobre la actitud de Ellos: (Hechos 17:10-12) “10 Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de los judíos. 11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así, 12 Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres.”

¿Lo pueden ver? Los hermanos Berréanos nos dejan una gran enseñanza a imitar, por todos nosotros los verdaderos cristianos, que siempre estamos escuchando sermones o leyendo estudios, artículos, libros y etc. La gran enseñanza que nos dejaron estos hermanos judíos, es que ellos se dedicaron a investigar diligentemente lo que los apóstoles les habían predicado, para ver si estas cosas eran verdad.

OBSERVEMOS AL RESPECTO:
1.- “Estos eran más nobles” Esta expresión que usa el escritor de hechos, puede tener dos explicaciones. Primero que nada la palabra griega que se usa para “nobles” es “Eugenes” la cual denota “bien nacido, alto en rango, o generoso, noble”  ¿Qué nos quiere decir esto? Pues en primer lugar, esta palabra que usa el escritor de hechos, es para explicar que estos hermanos de Berea eran de un nivel de aplicación más alto que los de tesalónica, note usted que la palabra “Eugenes” quiere decir “alto rango”, es decir estos hermanos eran de mucho mas de alto rango en la actitud aplicada que tenían para estudiar las escrituras. En segundo lugar podría entenderse que el escritor se refiere a una descendencia real de estos hermanos, sin embargo, el no se está refiriendo a una supuesta nobleza real que hayan tenido estos judíos, sino que como ya dijimos primeramente a una excelencia en cuanto al estudio de la palabra. Para que nos quede mucho más claro, veamos que nos dice Diccionario en relación a la palabra “noble”: Pre-claro, ilustre, generoso. Principal en cualquier línea; excelente o aventajado en ella.

!!Sorprendente!! ¿Captan ustedes? La palabra “noble” quiere decir, “Principal en cualquier línea, “excelente o aventajado en ella” Así eran los hermanos de Berea, excelentes y aventajados en el estudio de la escritura. Ellos entonces  tenían una actitud aplicada a la hora de estudiarlas.

2.- “Recibieron la palabra con toda solicitud” Esta expresión nos quiere decir que escucharon no sólo sin prejuicios, sino que con vivo interés, “con corazón bueno y recto” (Lucas 8:17) “Porque nada hay oculto, que no haya de ser manifestado;  ni escondido, que no haya de ser conocido, y de salir a luz”, y con el sincero deseo de ser instruidos (Juan 7:17) “El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta”. Nótese la “nobleza” que se atribuye a este estado de mente. Evidentemente los que les sucede a los Bereanos, es aquello que le sucederá a todo aquel que quiera hacer la voluntad del Altísimo Dios Jehová, veamos esto en: (Juan 7:16-17) “16 Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. 17 El que quiera hacer la voluntad del Altísimo, conocerá si la doctrina es del Altísimo, o si yo hablo por mi propia cuenta”.

¿Observan lo qué hicieron los creyentes Bereanos? ¡Pues recibieron la palabra del Altísimo con toda solicitud, es decir sin prejuicios religiosos que impidieran el estudio y el análisis de lo que oían. Ellos querían hacer la voluntad del Altísimo, y todo aquel que de forma sincera quiera hacer la voluntad del Altísimo, sabrá si lo que se enseña es doctrina de hombres o es doctrina de Altísimo. Por lo tanto todo aquel que desee hacer la voluntad del Altísimo, comprenderá si lo que oye es o no es del Altísimo Jehová Dios.

3.- “Escudriñando” Esta palabra es de suma importancia para aquel que desee ponerse a estudiar las escrituras. Escudriñar, no es solo leer u oír un sermón, no, aquella palabra denota un significado mucho más profundo y amplio. Para la palabra “Escudriñar” se usa la palabra griega “anakríno” la cual denota; “escudriñar, investigar, interrogar, determinar, preguntar, acusar, discernir, escudriñar, examinar, interrogar, juzgar Por lo cual, si usted quiere estudiar las escrituras, usted debe investigar, interrogar, examinar, preguntar, discernir, juzgar.
Bien, ahora la siguiente pregunta ¿Tal actitud o tipo de estudio es permitido en la iglesia donde tú te congregas? Dar una respuesta positiva sería muy difícil, pues la balanza se inclina a otras actitudes, tales como: Las principales respuestas serán de verdades a medias con versículos aislados o peor aun  con medios versículos pero nunca con contextos completos, o simplemente habrá respuestas como estas, ¡No estudies las escrituras, te vas a volver loco! ¡No te metas en eso, para que no te confundas!, ¡Yo no comento sobre eso!, ¡Yo no opino! Y un sin número de frases que se les dicen a los hermanos que ansiosamente buscan respuestas a sus dudas.
Es muy evidente, que la iglesia ha caído en una pésima actitud, no reacciona con la actitud como los hermanos de Berréanos, los cuales si escudriñaban de manera excelente, todo lo que oían de los apóstoles, para ver si era cierto o no lo era de lo que recibían.
Es bueno no pasar por alto la situación en que Jesucristo señalo y reconoció que también había un grupo o sector que escudriñaba las Escrituras, pero al mismo tiempo reprendió a judíos que de seguro eran “fariseos”, que estudiaban con diligencia, pero con una actitud opositora contraria a toda intención de querer estar de parte de la luz celestial (Jesús) y a Ellos les dijo lo que sigue: (Juan 5:37-39) “37 Y el Padre mismo que me envió da testimonio de mí. Vosotros nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su parecer, 38 y no tenéis su palabra morando en vosotros; porque al que Él envió, a Éste vosotros no creéis 39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”.

En congruencia con esto, quienes escudriñamos las escrituras y enseñamos a una congregación siempre enseñamos que quien habla es Jehová Dios o Jesucristo por medio de su Palabra a través de nosotros, motivándolos a que pregunten para que siempre reciban respuestas bíblicas con amplios contextos y que siempre cuestionen los versículos aislados y no debemos dar como respuesta a un sin número de interrogantes, frases tales como, ¡yo no opino sobre eso! ¡No estudies las escrituras para que no te confundas! Y etc., Esas expresiones son dignas de alguien que teme que su fe se derrita por un argumento mucho más fiel al que él posee.
Lo que nos enseña Jesucristo en la Sanidad de su Doctrina es totalmente distinto a lo que han hecho los teólogos, han hecho cree que si la biblia no se interpreta por ellos se puede caer en error y también la Iglesia católica romana, cuando la historia nos muestra como ellos prohibían que la interpretación de las escrituras fuera echa por los feligreses, pues solo los sacerdotes y curas, eran quienes tenían acceso a la Biblia y eran los únicos iluminados para dar interpretación de esta, que por generalidad era una interpretación interesada a sus propios intereses en ambas sectas de católicos y protestantes que están fura y extraviados de la Doctrina de Cristo. (2 Juan 1:9) “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”.
Eso era muestra del gran sectarismo que existió y aun existe en las más grandes sectas del mundo, y la gran ramera del Apocalipsis. Cabe destacar sobre las palabras de Jesús el honor que da a las Escrituras, como un documento que todos tenemos el derecho y la obligación de escudriñar, no solo algunos de mas "alto nivel eclesiástico". (1 Juan 4:1) “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”.

4.- “Cada día” Esta expresión denota la perseverancia que tenían los de Berea para escudriñar las escrituras, es decir, que ellos cada día, de manera constante veían si las palabras de los apóstoles era o no eran ciertas.
Pregunto respetuosamente, ¿Hace usted eso cuando su guía espiritual le da el sermón semanal? Independiente de que su guía espiritual diga o no diga la verdad, su misión y obligación es escudriñar personalmente las escrituras día a día, esto es lo que nos recomienda el mismo JEHOVÁ en su Palabra: (Josué 1:8) “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”
Los de Berea estaban llevando a cabo el mandamiento reflejado en la Palabra de JEHOVÁ, donde el “Altísimo demandaba escudriñar”, leer, meditar en las escrituras, para que  al hombre le fuera bien en todo lo que emprendiera.

OBSERVEMOS LA OPOSICIÓN ENTRE
LA IGNORANCIA CONTRA EL CONOCIMIENTO
La comodidad del nuevo sistema cristiano modernista invita a relajarse en medio de la ignorancia y a desechar el conocimiento. Para algunos es mejor ignorar la palabra que saber lo que esta señala, pues de esa forma suponen ser menos responsables de sus actos y creencias. Sin embargo las escrituras son muy claras respecto a que El Altísimo no desea la ignorancia de su pueblo, sino que quiere para su pueblo el conocimiento de su voluntad. Esto se expresa desde mucho tiempo antes de que Jesús viniera, la misma Palabra de JEHOVÁ nos dice: (Oseas 4:6) “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos”.

¿Leyeron bien el texto? Lo mismo que le sucede a Israel por desechar el conocimiento del Padre, a Jesús el Mesías el cual es la Palabra misma, el verbo del Padre (Juan 1:1) “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”, también sucede hoy a los gentiles, pues rechazan indagar por Ellos mismos quien es Jesús el Mesías y quien es el Padre.
Vamos recordemos Jesús el Mesías dijo: (Juan 17:3) “Esta es la vida eterna que te conozcan a ti el único Dios verdadero y al Mesías Jesús a quien has enviado”.
La voluntad del más alto, es que tengamos conocimiento, no ignorancia acerca de él y del Mesías su ungido. Esto fue enseñado por los apóstoles.
(1 Timoteo 2:4-5) “4 El cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. 5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.
(Colosenses 2:2) “Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y del Cristo”.

Jehová Dios, desea que nosotros lleguemos al pleno entendimiento de su Palabra, esto es conocer a Jesús, el cual nos lleva al Padre. Note usted las palabras del Apóstol Pablo a Timoteo, él dice que Jehová Dios “Quiere que los hombres vengan al conocimiento de la verdad” ¿Cuál es tal verdad?  Posteriormente Jehová Dios dice, “Porque hay un solo “Dios” y un solo mediador Jesús  hombre”. Por lo tanto el pleno conocimiento de la verdad se adquiere conociendo a Dios el Padre, pero por medio de su hijo Jesucristo, solo Cristo nos puede llevar a tal conocimiento de su Padre, el único Dios  verdadero (Juan 17:3) “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”.
Esto lo  sabían los apóstoles, por eso enseñaban a la iglesia a adquirir conocimiento, sobre quien era Jesús, de esa forma comprenderían quien era también el que le había enviado, y comprenderían cual era la voluntad para todos los aspectos de la vida, del que envió al Mesías Jesús, su Padre. (Mateo 16:15-17) “El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás,  porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. Veamos lo que sigue:
(2 Pedro 3:18) “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.”
(2 Pedro 1:5-8) “5 Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo”.
                                                                                                
Quiero aclarar que Doctrina es enseñanza, Por lo tanto de Jesucristo es la enseñanza y el conocimiento que debemos tener para poder por medio de Cristo llegar a comprender al Dios Altísimo, su Padre. El Mesías nos enseño que el conocimiento de de esta Doctrina era la verdadera libertad para el hombre. Cuando el hombre conoce la “verdad” la verdad, es Jesús (Juan 14:6) “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”, entonces es verdaderamente libre, (2 Corintios 3:17) “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad”. Así también cuando el hombre entiende en el conocimiento que proviene del más alto, algún tema y llega a la verdad de ese asunto, entonces en relación a eso que comprendió, es verdaderamente libre.

(Juan 8:31-35) “31 “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. 33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? 34 El Mesías les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. 35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres”.

De esta explicación se desprenden muchas enseñanzas, solo tocaremos las relacionadas al conocimiento:

1.- El Mesías Jesús es la verdad (Juan 14:6) “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”, si el hombre conoce la verdad, es decir a Jesús el Mesías entonces es verdaderamente libre. Si conocemos al verdadero Jesucristo de Nazaret, entonces seremos verdaderamente libres, El Mesías Jesús es la imagen del único Dios y el camino al Padre, por eso debemos conocerlo a Jesucristo.
2.- Cuando el hombre conoce, es decir recibe el conocimiento de algo es libre, pero solo y únicamente si este conocimiento que recibió es verdadero, pues si aquel conocimiento que recibió lo mantiene aun en esclavitud y confusión, tal entendimiento es falso, no puede provenir del “Altísimo Jehová Dios” de paz y libertad.

La Doctrina de Cristo es el real conocimiento que todo hijo del “Altísimo Jehová Dios”  deben de adquirir, de él dan testimonio todas las escrituras y por eso es que Cristo es llamado, el “Verbo”, por lo tanto, El Verbo o la Palabra del Altísimo Soberano. La ignorancia es el peor enemigo de la verdad y el conocimiento. Dios Altísimo, quiere que no seamos ignorantes, pues si somos ignorantes caeremos en falsas doctrinas, tal como les sucedió a los saduceos, que por ignorar las escrituras y el poder del Altísimo, no creían a la resurrección de los muertos: (Mateo 22:29) “Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios”

El apóstol Pablo hace mención sobre aquellos que siempre están aprendiendo, o en otras palabras, realmente nunca aprenden nada, usualmente cuando oyen la verdad la rechazan, pues son apostatas que reniegan en cuanto a la fe y por lo tanto por su ignorancia son llevados por falsas doctrinas, este es el carácter de los malos hombres en los postreros días, rechazan el conocimiento de la verdad, por ir tras fábulas fantasiosas y mucha doctrina mentirosa que les acomoda. (2 Timoteo 3:7-9) “7 Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. 8 Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. 9 Mas no irán más adelante; porque su insensatez será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquéllos”

La verdad aunque duele y es incómoda, el conocimiento aunque moleste, si proviene del Jesucristo, nos hace verdaderamente libre al hombre, sin embargo las doctrinas de hombres, jamás harán libres al ser humano, pues no son verdades del Altísimo Jehová Dios. Recordemos y no olvidemos, que todo aquel que quiera hacer la voluntad del Altísimo Dios, sabrá si la doctrina que oye es del Altísimo Jehová Dios o no lo es.
Ahora veamos otras declaraciones donde se nos invita a prosperar en el entendimiento de la palabra y en el conocimiento de la misma: (Filipenses 1:9-11) “Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aun más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo, llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.”

(2 Timoteo 3:16-17) “16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.
(Romanos 15:4) “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza”
(Colosenses 1:9) “Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual”

En definitiva tenemos que El Altísimo Jehová Dios quiere que seamos llenos de su conocimiento, que entendamos muy bien las enseñanzas del Mesías su hijo, para que aprendamos también quien es el Padre. El Altísimo Jehová Dios quiere darnos conocimiento en abundancia para entender sus misterios, aquellos que él nos permita entender y que Jehová Dios nos quiera revelar. Sin embargo, vale la pena terminar diciendo, que de muy poco serviría si entendiéramos todas las cosas y todos los misterios si no tuviéramos el amor real del Padre en nuestro corazones.
(Santiago 1:22) “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores,  engañándoos a vosotros mismos.
(1 Corintios 13:2) “Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor,  nada soy”.

CONCLUSIÓN
A.- Los Bereanos estaban convencidos de que Jesús de Nazaret, a quien Pablo predicaba, era de veras la gran Promesa y el Tema del Antiguo Testamento. Pues se preocuparon de indagar sobre lo que oían de Pablo y Silas, el ejemplo grandioso que nos dan estos verdaderos creyentes al y del Mesías Jesús es digno de imitar, para que nadie nos mienta ni nos engañe con falsas doctrinas.
B.- Los hijos del Altísimo Jehová Dios tienen el derecho y la obligación de juzgar, bajo su propia responsabilidad, si la enseñanza que reciben de los ministros de la iglesia está de acuerdo con la palabra del Altísimo Jehová Dios.
C.- Ninguna persona debe exigir, ni puede obligar, a ninguna otra a creer en lo que esta persona cree y de la manera que lo entiende. Por lo tanto, ninguna doctrina es válida fuera de la Doctrina de Cristo, porque no resulta de la convicción personal de cada quien o de la mayoría si no solo lo que Cristo diga aun cuando la mayoría no esté de acuerdo.
D.- Jesús el Mesías es el conocimiento total y pleno al cual debemos llegar. Si llegásemos a su plenitud, seriamos un varón perfecto y enteramente preparado para toda buena obra.
E.- El conocimiento de la verdad hace libre al hombre, la ignorancia hace errar y fallecer, nadie puede ser bienaventurado ignorando y errando en la voluntad del más alto y Altísimo Jehová Dios.


ESTUDIO en Lerma por:

Pr. Víctor R. Preciado Balderrama
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb
viclaly5757.blogspot.com

Buen día les invito con mucho respeto a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado y que, con mucho amor he puesto algunos estudios que Dios me ha regalado en revelación, Efesios 3:8 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo. Efesios 4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Publicar un comentario