lunes, 15 de mayo de 2017

¿ME HE ARREPENTIDO DE VERDAD?

¿ME HE ARREPENTIDO DE VERDAD?
INTRODUCCIÓN
A. ¿Cuál pecado siempre se levanta en mi vida?
B. (Hechos 17:30,31) “30 Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; 31 por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos”.
   1. EL CREER no es difícil. El ateo intelectual es raro (Jn. 12:42) “Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga”.
   2. LA CONFESIÓN no es difícil (Luc. 6:46) “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”; (Mat. 7:21-23) “21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.
   3. EL BAUTISMO no es difícil (Mat. 3:7) “Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera?”.
   4. ¡EL ARREPENTIMIENTO es lo verdadero difícil! (Mat. 11:20-22)20 Entonces comenzó a reconvenir a las ciudades en las cuales había hecho muchos de sus milagros, porque no se habían arrepentido, diciendo: 21 ¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza. 22 Por tanto os digo que, en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras”.
C. En este sermón queremos ver . . .
   1. Algunos conceptos populares de lo que es el arrepentimiento.
   2. Algunos elementos del arrepentimiento genuino.
I. ALGUNOS CONCEPTOS POPULARES.
    Respecto al arrepentimiento, algunos quedan satisfechos con lo siguiente:
A. El saber que algo es incorrecto.
   1. David sabía antes que cometió el adulterio que Betsabé era la esposa de otro hombre.
   2. Pedro “era de condenar” cuando se apartaba de los gentiles (Gál.2:11-14) “11 Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12 Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. 13 Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. 14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la Verdad del Evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿Por qué obligas a los gentiles a judaizar?”.
B. El sentirse culpable.
   1. (Salmo 32:3) “Mientras callé, se envejecieron mis huesos En mi gemir todo el día”.
   2. Algunos creen que el dolor que sienten por su culpa basta de castigo para su pecado.
C. El tener remordimiento.
   1. Judas (Mat. 27:3) “Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos”. (Biblia de las Américas) “Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que Jesús había sido condenado, sintió remordimiento y devolvió las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos”.
   2. El sentimiento de querer deshacer el error. Similar al sentimiento de culpa. Piensan muchos que esto es castigo suficiente.
D. El tener buenas intenciones.
   1. Algunos se sienten mejor si pueden decir, “Voy a tratar de cambiar”.
   2. “El camino al infierno es pavimentado con las buenas intenciones”.
   3. (Oseas 6:4) “¿Qué haré a ti, Efraín? ¿Qué haré a ti, oh Judá? La piedad vuestra es como nube de la mañana, y como el rocío de la madrugada, que se desvanece”.
E. Una confesión voluntaria.
   1. Veamos la vida del rey Saúl.
      a) Primero hubo pecado en el asunto de Amalec. Fue confrontado por Samuel e intentaba varias veces a justificarse. Por fin dijo, (1 Sam. 15:24) “Yo he pecado . . . perdona, pues, ahora mi pecado”. ¿Tenía Samuel la obligación de perdonarle a Saúl? La respuesta de Samuel, (1 Sam. 15:26) “. . . Jehová te ha desechado para que no seas rey sobre Israel”.
      b) De hecho Saúl dijo varias veces en su vida, “Yo he pecado”. Cuando perseguía a David. David perdonó su vida en En-gadi. David y sus hombres se escondían en una cueva. Saúl entró para hacer sus necesidades. David no dejó a sus hombres matar a Saúl, pero
calladamente cortó la orilla del manto de Saúl. Ambos salen de la cueva y David le muestra el pedazo de su manto. Saúl “confiesa” veamos (1 Sam. 24:16-18)16 Y aconteció que cuando David acabó de decir estas palabras a Saúl, Saúl dijo: ¿No es esta la voz tuya, hijo mío David? Y alzó Saúl su voz y lloró, 17 y dijo a David: Más justo eres tú que yo, que me has pagado con bien, habiéndote yo pagado con mal. 18 Tú has mostrado hoy que has hecho conmigo bien; pues no me has dado muerte, habiéndome entregado Jehová en tu mano”.
      c) Después cuando seguía persiguiendo a David, David perdona la vida de Saúl en Zif. David desciende al campamento de Saúl y se lleva su lanza y su vasija de agua. Desde una colina cercana, David vuelve a llamar a Saúl. Saúl “confiesa”, “he pecado” veamos (1 Sam. 26:21) “Entonces dijo Saúl: He pecado; vuélvete, hijo mío David, que ningún mal te haré más, porque mi vida ha sido estimada preciosa hoy a tus ojos. He aquí yo he hecho neciamente, y he errado en gran manera”.

F. Una reformación.
   1. (Jer. 3:10) “Con todo esto, su hermana la rebelde Judá no se volvió a mí de todo corazón, sino fingidamente, dice Jehová”.
      a) Manasés, sus graves pecados y su arrepentimiento.
      b) Las grandes reformas de Josías.
      c) ¿Cómo lo veía Jeremías a todo esto? veamos (Jeremías 3:10 arriba).
   2. Lo ha pasado vez tras vez. Un hombre tiene un roce con la muerte. Visita al doctor que le dice, “El fumar, el tomar, la mucha comida . . . le va a matar”. Así que el señor se deshace del vicio, cambia su dieta, comienza a caminar o practicar algún deporte, “reforma” su vida. Pero esto no es el arrepentimiento.
   3. El anciano que fue bautizado para tapar la boca de su esposa quien siempre le fastidiaba. Después como anciano se presentó delante de la iglesia porque había decidido dejar el pecado.
G. Todas estas son respuestas inadecuadas para el arrepentimiento.

II.TRES ELEMENTOS DEL ARREPENTIMIENTO GENUINO.
A. Algunos conceptos superficiales.
   1. El muchacho: “Lo que la persona hace en el pasillo (pasadizo)”.
   2. “El tercero de cinco pasos a la salvación que siempre escriben en la pizarra”. (oír, creer, arrepentirse, . . . etc.)
B. Volver a Dios.
   1. El gran mandamiento es amar a Dios con todo el corazón, alma, y mente (Mat. 22:36-38)36 Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? 37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento”; (Mar. 12:28-30)28 Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? 29 Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. 30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento”.
      a) Por lo tanto, el gran pecado sería no amar a Dios, dejar de reconocerle, de darle las gracias veamos (Romanos 1:21)Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido”.
      b) Algunos creen que el ser un cristiano equivale a ser un buen ciudadano. Pero la persona puede hacer esto sin amar a Dios.
      c) El hombre no llega a ser pecador por dejar de ser un buen ciudadano, sino por rehusar honrarle a Dios y amarle, mientras se preocupa de ser un buen ciudadano.
      d) El arrepentimiento es imposible hasta que el hombre vea su pecado, aun si su único pecado sea aquel de no haber amado a Dios.
      e) El arrepentimiento entonces tiene que empezar con una vuelta a Dios. Empieza con lo que las Sagradas Escrituras llama, “la tristeza que es según Dios” (2 Cor. 7:10) “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte”.
   2. Lo que Dios demandaba de su pueblo del tiempo de Moisés (Deut. 4:27-31)27 Y Jehová os esparcirá entre los pueblos, y quedaréis pocos en número entre las naciones a las cuales os llevará Jehová. 28 Y serviréis allí a dioses hechos de manos de hombres, de madera y piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen. 29 Mas si desde allí buscares a Jehová tu Dios, lo hallarás, si lo buscares de todo tu corazón y de toda tu alma. 30 Cuando estuvieres en angustia, y te alcanzaren todas estas cosas, si en los postreros días te volvieres a Jehová tu Dios, y oyeres su voz; 31 porque Dios misericordioso es Jehová tu Dios; no te dejará, ni te destruirá, ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres”; (Deut. 30:9,10) “9 Y te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, para bien; porque Jehová volverá a gozarse sobre ti para bien, de la manera que se gozó sobre tus padres, 10 cuando obedecieres a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; cuando te convirtieres a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma”.
      a) Los judíos tenían la costumbre de rasgar sus vestidos. Jehová quería que rasgaran sus corazones. (Joel 2:13) “Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos a Jehová vuestro Dios; porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en          misericordia, y que se duele del castigo.”
      b) Oseas hablaba del pecado de Israel como si fuera adulterio. Por lo tanto, el arrepentimiento era una vuelta a Dios, (Oseas 4:12) “Mi pueblo a su ídolo de madera pregunta, y el leño le responde; porque espíritu de fornicaciones lo hizo errar, y dejaron a su Dios para fornicar”. Orar con (Oseas 10:1-15)
      c) Buscar a Jehová mientras puede ser hallado (Isa. 55:6-9) “6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. 8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.
   3. En el Nuevo Testamento.
      a) El libro Hechos.
         (1) “Para que se conviertan de las tinieblas a la luz . . . que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios . . .” (Hechos 26:18,20) “18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados. 20 sino que anuncié primeramente a los que están en Damasco, y Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que se arrepintiesen y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de arrepentimiento”.
         (2) “Arrepentíos y convertíos” (Hechos 3:19) “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio”.
         (3) Esta palabra aparece unas cinco veces más en el libro Hechos, respecto a la salvación (Hechos 9:35) “Y le vieron todos los que habitaban en Lida y en Sarón, los cuales se convirtieron al Señor”; (Hechos 11:21) “Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor”; (Hechos 14:15) “y diciendo: Varones, ¿por qué hacéis esto? Nosotros también somos hombres semejantes a vosotros, que os anunciamos que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay”; (Hechos 15:19) “Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios”; (Hechos 28:27) “Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyeron pesadamente, y sus ojos han cerrado, para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y entiendan de corazón, y se conviertan, y yo los sane”.
Tenemos que volver por el mismo camino por el cual salimos.
         (1) El hijo pródigo de (Lucas 15:12,19)Dame [15y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes] . . . hazme [19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros]”. En ambos casos era un asunto de la voluntad del joven.
         (2) En fin, todos hemos hecho esto con nuestro Padre celestial. Hemos tomado lo que El nos ha dado (salud, posesiones, oportunidades, trabajo, educación, talento, etc.) y nos fuimos de El para vivir como queríamos. Tenemos que volver a El por el mismo camino.
Aceptar las consecuencias.
   1. Un ejemplo común (Isaías 1:11-17) “11 ¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos. 12 ¿Quién demanda esto de vuestras manos, cuando venís a presentaros delante de mí para hollar mis atrios? 13 No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes. 14 Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas. 15 Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos. 16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; 17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda”.
      a) El pueblo sacrificaba mucho a Dios, pero eran rebeldes (Isaías 1:2) “Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí”, sin conocimiento de Dios (Isaías 1:3) “El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento”, (Isaías 1:4) “¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás”, etc. Entonces, ¿por qué tanto holocausto, y servicio religioso en el templo? La implicación: solamente ¡para evitar “problemas”! Como, por ejemplo, (Isaías 1:20) “si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho”.
   
INVITACIÓN: ¿Cómo se efectúa este cambio? 1. Por medio del Santo Evangelio. Que Alcanza tu corazón. 2. ¿Ningún milagro maravilloso? Veamos (Luc. 16:27-31) “27 Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, 28 porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. 29 Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos. 30 El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. 31 Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos”. Muchos cristianos dicen esto: “Yo cambiarían si yo podría ver lo que vieron Juan, y los apóstoles, y la gente de los tiempos del Nuevo Testamento, etc.” Pero la verdad es que: ¡No es cierto!
Si la invitación de Jehová Dios, los milagros registrados en las Sagradas Escrituras, la crucifixión, etc. no le mueve, ¡nada le va a mover!


Publicar un comentario