sábado, 18 de junio de 2016

UN MANDAMIENTO; PONER NUESTRA VIDA COMO OFRENDA VOLUNTARIA AL PADRE

19 de Junio de 2016
UN MANDAMIENTO; PONER NUESTRA VIDA COMO OFRENDA VOLUNTARIA AL PADRE
(Juan 10:17,18) “17 Por eso me ama el Padre, porque YO PONGO MI VIDA, para volverla a tomar. 18 Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo Poder para ponerla, y tengo Poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre”.  
Nuestra vida en Jesucristo no es una vida estática sino una vida que tiene que ir constantemente cambiando, nosotros empezamos en un punto de nuestra vida y tenemos que terminar en otro muy diferente y las distancias muchas veces son muy grandes entre estos dos puntos entre el punto en donde estábamos cuando llegamos a Cristo, el punto en el que estamos hoy y el punto en el cual debemos de estar, algo que es muy importante y que muchas veces no lo meditamos porque damos por hecho que podemos vivir de una manera al aventón o sin preparación o sin decisión. PONER NUESTRA VIDA COMO OFRENDA VOLUNTARIA AL PADRE. “PONER NUESTRA VIDA”. En términos literales, se define como entregarse en espíritu, alma y cuerpo a nuestro Dios Jehová. También significa someter la vida a quien nos la ha entregado. Esto puede incluir sus posesiones, poder, metas; y hasta su propia vida. Los cristianos de hoy en día escuchan mucho acerca de la vida entregada. ¿Pero qué significa exactamente? La vida entregada es el acto de devolver a Jesús la vida que te ha dado. Es cederle el control, los derechos, el poder, la dirección y todas las cosas que tu haces y dices. Es renunciar a tu vida y ponerla en las manos de Jesucristo para que Él haga con ella como Él desee. Jesús mismo vivió una vida entregada. (Juan 6:38) “Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió”. (Juan 8:50) “Pero Yo no busco Mi Gloria; hay quien la busca, y juzga”. Jesús nunca hizo algo por sí mismo. Jesús no se movió ni dijo palabra alguna sin ser instruido por el Padre. (Juan 8:28,29) “28 Les dijo, pues, Jesús: Cuando hayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces conoceréis que yo soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo. 29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada”.

Cuando decidimos poner en Jesucristo todo lo que somos y todo quiere decir “ABSOLUTAMENTE TODO”. (Mateo 22:37-39) “37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento. 39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. ¿Qué es todo?, o sea cuando la palabra de Dios dice que amaremos a nuestro Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra mente, con toda nuestra fuerza no lo dice nada más para un día o para una semana o para un mes, sino que lo dice para toda la vida, y toda la vida significa cada sencillo día de nuestra vida; cada sencillo día de nuestra vida tiene que ser corrido con todo lo que somos, con absolutamente todo lo que tenemos.
La Palabra de Jehová Dios nos muestra en las Sagradas Escrituras que es un Dios inconmovible, radical y que es verdaderamente Luz y Verdad, con todo lo que es, con todo lo que tiene, con todo lo que puede hacer, Jesucristo nos vino a enseñar una manera de vivir en donde se entrega absolutamente todo. Jesucristo terminó su ministerio entregando su Cuerpo en Sacrificio, porque terminó desnudo hasta derramar la última gota de su sangre las Sagradas Escrituras dicen: (Juan 19:34) “Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua”. Entonces, había perdido toda su sangre, lo había dejado todo en ese madero de tormento, el dar su vida era su propósito, porque el Señor Jesús sabía que era la única manera de alcanzar la meta, la meta para Él había sido la redención de nuestras vidas y el habernos mostrado una vida de perfección y lo dio todo y si no lo hubiese dado todo no hubiese llegado; tu y yo si no empezamos a darlo todo en cada sencillo día, en cada sencillo domingo o sábado o viernes o jueves, etc. De toda nuestra vida no estaremos alcanzando la meta, no estaremos alcanzando nuestro propósito.
No podemos dar por hecho que vamos a alcanzar la meta de nuestra salvación cuando no lo estamos dando todo, (Apocalipsis 3:5) El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles”. Cuando no lo estamos poniendo todo y no solamente cuando nos acordamos sino todos los días de nuestra vida y no solamente en algunas partes de nuestra vida sino en absolutamente todo lo que somos, tenemos que vivir la vida entregando todo y poniendo todo lo que somos para alcanzar nuestra meta y esto es completamente cimentado en las Sagradas Escrituras. (Mateo 13:44) “Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo”.
Este hombre no le alcanzaba con una parte de lo que tenía esto que había encontrado, sino que necesariamente tuvo que vender absolutamente todo lo que tenía para ir y comprar aquel lugar y en nuestra vida tiene que pasar el momento en el cual nos damos cuenta de lo que es nuestra salvación y valoramos la Gracia de Jehová Dios por medio de Jesucristo.

De entrada, no le damos el valor que tiene La Gracia, porque es gratuita, es un regalo inmerecido y como todas las cosas regaladas que no nos cuestan no le damos valor. Porque esta es nuestra naturaleza humana, así nacimos siendo carnales, por lo tanto no es natural que valoremos lo espiritual, (Gálatas 5:17) “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis”. Entonces es muy pero muy importante nacer de nuevo para poder tener una nueva naturaleza, (Juan 3:3-7) “3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? 5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo”.
Para muchos Jesucristo es solamente es un día de la semana y la salvación pues es algo de lo que se ha estado hablando pero realmente no lo ha estado asimilando, para este tipo de persona pues no puede darlo todo porque la salvación no lo es todo para él, porque la salvación no representa un valor que pueda pagar; tu  y yo cuando compramos algo lo primero que vemos por ejemplo de la ropa que nos gusta o los zapatos o lo que sea y en seguida preguntamos el precio y cuando el valor del artículo no cumple nuestro estándar y lo que pensamos que puede valer pues simple y sencillamente no lo pagamos y no lo compramos y nos vamos diciendo está bonito pero no los vale; irónicamente así valoramos las cosas de Jehová Dios. Desafortunadamente siempre sopesamos a Dios y todo lo que tenga que ver con Él de esta manera; Ejemplos: (Si voy a oír la Palabra de Dios; Me pierdo el futbol; mejor el futbol, porque al cabo puedo ir cualquier día y el futbol nomás es esta la oportunidad) Otro ejemplo: (Si voy a oír la Palabra de Dios; Me tengo que levantar más temprano, bañarme, arreglarme y luego ya no tendré tiempo de comer algo y después voy a tener hambre; creo que mejor no voy esta vez porque mejor me quedo dormido otro poquito y así puedo comer en la paz que Dios me da, acabo que no creo que Dios se enoje por esto)
El Gran problema consiste, de que todas las cosas que valoramos basándonos en los sentimientos de cada persona. Todo lo que el ser humano piensa son caminos de perdición o ¿Por qué creen que existe un gran porcentaje de divorcios? Porque vivieron una mentira diciéndose mentiras como, por ejemplo: (Te amo con todo mi corazón; cuando Dios dice en: Jeremías 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? También se dicen, que sin ti me muero, no puedo vivir sin ti).
Lo Verdadero es lo que dice nuestro hacedor Jehová Dios, oigamos como lo dice por medio de Isaías (Isa 55:6-11) “6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. 8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. 10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11 así será Mi Palabra que sale de Mi Boca; no volverá a Mí vacía, sino que hará lo que Yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”.

Quién podría decir cuánto vale el estar un domingo aquí oyendo la Palabra Escrita en las Sagradas Escrituras, pues a lo mejor para algunos vale mucho y para otros vale no tanto y para otros no vale nada; para unos vale tanto que pueden hacer a un lado todos sus compromisos pero para otros no vale tanto como para hacer a un lado cuando tienen algún compromiso, alguna fiesta, alguna situación, todo depende cual es el valor que le estamos dando a que nuestros nombres sigan en el Libro de la vida de Dios Todo Poderoso.  
La verdad en mi imaginación no puedo calcular, como no valorar, esta amistad, que estamos despreciando o cambiando por cualquier otra cosa, Jesucristo en persona ofreciéndote su amistad y lo dejas plantado, lo dejas esperando como si nada pasara, Él en persona ofreciéndote su amistad Él lo dice así: (Juan 15:12-17) “12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. 14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. 15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer. 16 No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi Nombre, Él os lo dé. 17 Esto os mando: Que os améis unos a otros”.

Nuestra comunión con Jehová Dios, nuestro Padre Celestial que tiene cuidado de cada uno de nosotros es un valor incalculable, el tener una amistad con Dios, a veces no alcanzamos a entender lo grandemente valioso que tiene esto y tenemos que empezar a pensar en ello. Cuando empiezas a ver la vida de la gente alrededor tuyo que no conoce Jesucristo; Creo que una de las cosas por las cuales Jesucristo nos pone la Gran Comisión de ir y predicar el Evangelio y de estar en contacto con la gente es una de las razones para nosotros y una de las bendiciones de hacerlo es valorar cada vez más nuestra salvación, valorar cada vez más el lugar de donde Dios nos sacó; valorar cada vez más nuestra amistad con Dios y lo que tenemos que mucho otra gente no tiene. (Mat 28:19,20) “19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.
Observemos con mucho detenimiento una de las muchas cosas que debemos de enseñarles a las personas que se resisten pensando ¿Por qué tengo que darlo todo? Hermano y hermana mi propósito de haber sido escogido por Dios es de que te diga que Nuestro Padre Celestial no se queda con nada, pero si espera que lo des todo por Él. (Mateo 13:45-50) “45 También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca buenas perlas, 46 que, habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró. 47 Asimismo el reino de los cielos es semejante a una red, que, echada en el mar, recoge de toda clase de peces; 48 y una vez llena, la sacan a la orilla; y sentados, recogen lo bueno en cestas, y lo malo echan fuera. 49 Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, 50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes”.
De nuevo este mercader se dedica a buscar buenas perlas, tu yo nos dedicábamos a buscar una vida mejor, tu y yo nos dedicamos a buscar una citación espiritual mejor; de alguna manera nos sentíamos vacíos y empezábamos a buscar y cuando encontramos la verdadera perla de la vida entonces debemos ser capaces de vender todo lo que tenemos para comprar esta perla, para hacerla nuestra, para retenerla como nuestra. Jehová Dios el Autor de este Libro Sagrado usando la vida del apóstol Pablo cómo ejemplo, nos Habla (Filipenses 3:7-14) “7 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. 8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, 9 y ser hallado en Él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe; 10 a fin de conocerle, y el poder de su resurrección, y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a Él en su muerte, 11 si en alguna manera llegase a la resurrección de entre los muertos. 12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.

Una persona que se da por vencida antes de entrar a la guerra, a la carrera, a la vida; una persona que de entrada no está dispuesta a pagar el precio no sabe, no valora lo que tiene delante de ella o de él, de entrada, está descalificado y no alcanzará la meta ni de casualidad, es como muchas veces perdemos, y ¿saben por qué perdemos? Porque antes de empezar algo, ya perdieron por la actitud con la que entran ya lo perdieron y muchos de nosotros en Cristo antes de entrar a la lucha ya la perdimos por nuestra actitud, por nuestra fe, por nuestra forma de valorar nuestra salvación perdemos la carrera sin haberla luchado y otros más por miedo y ni siquiera lo están intentando. Y Jehová Dios te dice en esta hora (Josué 1:5-9) “5 Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. 6 Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. 7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. 8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está Escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”.
Algunos dicen: (Pero qué tal si me va como en feria, pero que tal si hago el ridículo, pero que tal y pero que tal, y pero que tal…) Y nada de peros, en esta hora y en el Nombre de Jesucristo qué tal si mejor entraras y ves qué es lo que Jesucristo quiere y mides tus fuerzas. Tenemos que estar dispuestos a darlo todo; Lo más valioso hermanos de esta vida es la vida en sí, es la experiencia; lo más valioso de esta vida es el crecimiento que puedes tener, el aprendizaje que puedes tener, las caídas que vas a tener, pero el levantarte y ser cada vez mejor, esto para mí es lo más valiosos de la vida en dónde Jehová Dios esté por supuesto involucrado. Porque andar sin Él, las caídas son de larga duración si no que en veces son permanentes.

Para mí lo más valioso de la vida no es tener algo QUE NO ME CUESTE, es cambiar mi cochina manera de ser, mi manera de enfrentar los problemas, para mí lo más valioso son estas Sagradas Escrituras, dónde he encontrado la revelación de un Dios Vivo Todo Poderoso, a un Rey de Reyes y Señor de Señores, he conocido al Espíritu Santo y sobre todas las cosas que pudiera tener he encontrado el Sagrado Manual para mi vida y de la tuya si lo quieres entender así. Lo más valioso no es tus posesiones y lo que puedas tener alrededor sino cómo vas creciendo y cómo vas siendo transformado, para disfrutar aun cuando sea poco lo disfrutes grandemente. Debemos estar dispuestos a darlo absolutamente todo por lograr la meta, por lograr llegar hasta el final, como lo dice Jesús en el libro de Mateo (Mat 10:22) “Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”. Estar convencidos de que verdaderamente esto vale la pena y claro que se necesita esfuerzo.

¿Cuál es la visión de Jehová Dios acerca de la vida y de todo lo que vamos viviendo? (Eclesiastés 9:3,4,10-12) “3 Este mal hay entre todo lo que se hace debajo del sol, que un mismo suceso acontece a todos, y también que el corazón de los hijos de los hombres está lleno de mal y de insensatez en su corazón durante su vida; y después de esto se van a los muertos. 4 Aún hay esperanza para todo aquel que está entre los vivos; porque mejor es perro vivo que león muerto. 10 Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría. 11 Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos. 12 Porque el hombre tampoco conoce su tiempo; como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos”. Todos vamos ir pasando por casi las mismas situaciones en nuestra vida. (Eclesiastés 1:3-5,) “3 ¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? 4 Generación va, y generación viene; más la tierra siempre permanece. 5 Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta”.

Tenemos que empezar a cambiar la manera en la que estamos corriendo nuestra carrera. (Gálatas 2:2) “Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles”. Pero subí según una revelación, y para no correr o haber corrido en vano, expuse en privado a los que tenían cierta reputación el evangelio que predico entre los gentiles.
Jehová Dios dice por medio del apóstol Pablo como ejemplo: tenemos que asegurarnos que las revelaciones que pudiéramos tener asegurarnos para no correr en vano o haber corrido en vano. De nosotros ninguno está exento de equivocarse, lo importante es corregir el camino y hacer las cosas diferentes como Dios lo está esperando; y el camino que debemos recorrer es un camino difícil y por eso Jehová Dios hace énfasis en Eclesiastés 9 “no es de los ligeros la carrera, no es de los sabios el pan ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor”.
Pero también está por otra parte, que es el desgaste diario que vamos teniendo de nuestra propia vida y lo que la vida nos va exigiendo, aunque sea poco a poco, pero nos va exigiendo y el desgaste que vamos teniendo al vivir este día y al vivir el siguiente y el siguiente y el siguiente, y poco a poco nos vamos perdiendo de la meta que teníamos fijada y poco a poco vamos perdiendo esa segunda parte que es el recibir del apoyo de Jehová Dios a través de su Espíritu Santo. Cómo ejemplo tenemos a Elías dicen las Sagradas Escrituras en que entra en una gran batalla espiritual en donde sale victorioso y en donde se ve la manifestación del Poder de Dios de una manera grande, viene una situación difícil para Elías.
(1 Reyes 19:1-4) “1 Acab dio a Jezabel la nueva de todo lo que Elías había hecho, y de cómo había matado a espada a todos los profetas. 2 Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos. 3 Viendo, pues, el peligro, se levantó y se fue para salvar su vida, y vino a Beerseba, que está en Judá, y dejó allí a su criado.4 Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres”. Lo más importante que uno puede Valorar es nuestro Padre Celestial, Nuestro Señor Jesucristo y El Espíritu Santo todo lo demás es secundario.

Ahora quiero decirte que es lo más importante para Jehová Dios. Tú eres necesario. Eres necesitado en tu iglesia. Eres necesitado en tu comunidad. Eres necesitado en este mundo. Si no fueras necesario, Jehová Dios no te hubiera hecho. Jehová Dios no te creó para que sólo te sientes, te remojes y luego te amargues. Te trajo aquí para hacer una contribución con tu vida. Y todos somos necesarios. No hay gente pequeña en la familia de Dios. Cada parte es necesaria. Cada papel es importante. Tú eres importante. Tienes un valor porque Dios lo dijo y porque pagó un rescate muy grande por tu vida cuando envió a Su hijo Jesús, a morir en la Cruz por ti.
La razón por la que tienes un valor es por lo que Jehová Dios dice de ti, no por lo que otros dicen de ti. Muchas personas carecen de autoestima. No se sienten bien con ellos mismos porque siempre están promocionando la clase de ropa que usan, el tipo de auto que manejan y las cosas que ellos mismos dicen. Siempre están alardeando para sentirse mejor ellos mismos, porque realmente no se aceptan, esto es rebelión en contra de Dios. (Juan 3:16) “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”. (Mateo 6:26) “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?”.

PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia. Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia. 52 (722) 336-1411
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb   viclaly5757.blogspot.com
https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960

Publicar un comentario