viernes, 31 de octubre de 2014

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO Y LA PROSPERIDAD

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO Y LA PROSPERIDAD

INTRODUCCIÓN
(Colosenses 3:5-7) “5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza,  pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; 6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas”.
(1 Timoteo 6:9-12) “9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. 11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. 12 Pelea la buena batalla de la fe,  echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos”.
La prosperidad no solamente la podemos medir, con el parámetro de la acumulación de bienes materiales. Muchas personas en el mundo poseen riquezas incalculables, y no han podido encontrarse a sí mismos. Viven en gran depresión, mostrando una vida carente de paz, amor, sintiéndose cada vez más vacíos. Vacío que quieren llenar dando lugar a la avaricia que significa: (afán desmedido por poseer riquezas que nunca será saciado).

Ejemplo lo encontramos en los hombres y mujeres de fama: Los artistas de cine, Políticos y personas influyentes, Deportistas, Hombres de negocios, y cantantes cristianos que ya tienen raíces de avaricia en sus corazones. Esta parábola hermosa que nos da nuestro Señor Jesucristo en su Palabra, y es la del Rico Insensato.

(Lucas 12:13-21) “13 Le dijo uno de la multitud: Maestro, di a mi hermano que parta conmigo la herencia. 14 Más él le dijo: Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor? 15 Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. 16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho. 17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos? 18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes; 19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios”.

LA PROSPERIDAD DEBE DE SER INTEGRAL.
(3 Juan 1:2) “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.
La riqueza del hombre debe de ser completa, recuerden que nosotros somos seres creados por Dios, y siendo tres en uno (espíritu, alma y cuerpo). Las tres partes de nuestro ser deben de estar llenas y en perfecta armonía con Dios.
Si por ejemplo si  nuestro espíritu no está en perfecta comunión con Dios, va a haber un faltante en nuestro interior. Recuérdenlo muy bien el hombre natural nunca será saciado. (1Corintios 2:14) “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente”.

EL HOMBRE PERDIÓ EL SER PROSPERO DESDE EL HUERTO DE EDÉN
Nos preguntamos ¿Que tenía el hombre en el Huerto del Edén? ¡El hombre lo tenía todo!. Tenía comunión con Dios, y se le había dado la orden para que sojuzgara la tierra y tomar señorío en todo el reino animal y de toda planta y todo árbol que diera semilla seria para nuestro alimento. En otras palabras el hombre era sumamente prospero.
(Santiago 1:19-25) “19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; 20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. 21 Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. 22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace”.
Pero lo más importante es poder entender que al tener comunión con Dios, iba a estar saciado, no tendría necesidades porque Dios estaba allí para cubrirle todo. No es algo hermoso ¿verdad? ¡Observemos bien la palabra!

(Génesis 1:27-31) “27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 29Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. 30Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así. 31Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto”.

Pero el hombre se olvidó de ello y tuvo en poco la prosperidad en que Dios lo tenía, recuerda algo muy importante cuando el hombre tiene en poco algo, sin sentirlo se está abriendo a aceptar otras cosas. Y este fue el caso de Adán y Eva. (Génesis 3:1-5) “1Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”.

La mentira de Satanás “seréis como Dios sabiendo el bien y el mal” al querer ser como Dios el hombre se sentiría capacitado para suplir sus necesidades, y no necesitaría de Dios.
Por esto cuando el hombre deja de reconocer a Dios en su vida, silenciosamente le está diciendo a Dios yo lo puedo hacer, yo lo puedo conseguir, pero pasa el tiempo y lo encontraras luchando en sus fuerzas, abatido, cansado desgastado y con nulos resultados. Fue entonces como satanás engaño a Eva y ellos perdieron la prosperidad en que vivían en el huerto del edén, al ser expulsados. (Génesis 3:22-24) “22Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. 23Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. 24Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida”.

Ningún hombre puede decir que es prosperado, si no tiene comunión con Dios. El único que puede edificar una vida llena de basura, quitar la aflicción y darnos la capacidad de disfrutar los bienes y riquezas terrenales, es Dios y eso, cuando el hombre se vuelve a Jesucristo.
(Job 22:21-28) “21Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz; Y por ello te vendrá bien. 22Toma ahora la ley de su boca, Y pon sus palabras en tu corazón. 23Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción; 24Tendrás más oro que tierra, Y como piedras de arroyos oro de Ofir; 25El Todopoderoso será tu defensa, Y tendrás plata en abundancia. 26Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente, Y alzarás a Dios tu rostro. 27Orarás a él, y él te oirá; Y tú pagarás tus votos. 28Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, Y sobre tus caminos resplandecerá luz”.

Podemos observar como Dios pide que seamos determinantes al volvernos a Jesucristo, para que no perdamos sus bendiciones, así como Adán y Eva las perdieron al dejarse engañar por satanás. La Sana Doctrina de Cristo usando al apóstol Pablo nos advierte en esta carta de los Corintios: (2 Corintios 11:3) “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Dios”. Les pregunto ¿Qué sentirías al ver que un predicador con simplemente decir que te pongan muelas de oro y tu miraras que fue un hecho que pasaría con tu fe en la Sana Doctrina de Cristo? Porque aquí nunca lo vas a ver.
Al estar el hombre en amistad con Dios, o sea al recuperarse la comunión con Dios el promete que tendremos la añadidura lo que necesitemos.

QUE PROMETE DIOS A LOS QUE LE SIGUEN
Miremos varias promesas de la Palabra de Dios y apropiémonos de ellas. (Deuteronomio 28-1-13) “1Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. 2Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios. 3Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 7Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti. 8Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.
9Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. 10Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. 11Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. 12Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. 13Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas”.

Es necesario entender que debemos de vivir en justicia y santidad de la verdad, y debemos confesar la palabra, orar con forme a la palabra de Dios. Las huestes espirituales de maldad de las regiones, no pueden resistir la Palabra de Dios.
(Salmo 37:25) “Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan”.

Dios nos promete prosperidad cuando nos compara como árboles plantados junto a corrientes de agua. (Salmo 1:3) “Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará”. La Palabra de Dios debe de permanecer en nosotros tanto para obedecerle, como para creerle, debemos de creerle a Dios y esto nos llevara a confesar la Sana Doctrina de Cristo en la Palabra de Dios, en el momento de nuestra oración y en todo momento que invoquemos su Nombre, recuerden que la Palabra dice: (Salmos 107:20) “y envió su Palabra y los sanó de toda ruina”.
La palabra debe de permanecer en nosotros y ser confesada. (Juan 15:7) “Si permanecéis en mí, y mis palabras Permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”.
El hombre por lo general no sabe permanecer en el Señor, puesto que esto implica, que Jesucristo va a reinar en nuestras vidas, que le daremos el control de todo nuestro ser y lo más importante no dejaremos nada reservado para nosotros, como si fuera de nosotros mismos.

RETENER LA BENDICIÓN
(Lucas 15:11-22) “11También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.
22Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies”. Solo cuando reconoció quien era él, quien era su padre y lo que había hecho; volvió a su padre. Entonces fue restaurado en la cobertura paternal.
Nuestro Señor Jesucristo Dijo: (Juan 15:5) “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”.

PARA MANTENER NUESTRAS BENDICIONES ES NECESARIO:
SER FIELES: Ser fiel representa retener la bendición que hemos obtenido, amando mucho más al Señor y a su Palabra. Se puede retener la bendición mientras más fidelidad haya en nuestra vida hacia nuestro Señor Jesucristo. (Apocalipsis 3:11) “He aquí yo vengo pronto; reten lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”.

SER UN BUEN MAYORDOMO: Recuerden que todo le pertenece a Jehová Dios, el hogar, la vida, los bienes, nuestro dinero etc. Solo somos administradores, solo somos mayordomos y el pide que seamos fieles. (1 Corintios 4:1,2) “1 Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. 2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea Hallado fiel”. (1 Crónicas 29:14)  “Porque ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que pudiésemos ofrecer voluntariamente cosas semejantes? Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos”. (Lucas 16:10) “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto”. (Lucas 19:17) “Él le dijo: Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades”.
Así que si queremos ser bendecidos por Dios, debemos ser fieles y buenos administradores. Las bendiciones que malgastamos difícilmente las volvemos a recuperar…

ADMINISTRE BIEN SUS INGRESOS: Los gastos no pueden ser mayores que los ingresos de lo contrario experimentara que le faltará dinero siempre. El éxito está en aprender a vivir con nuestro Señor Jesucristo el momento.
La Sana Doctrina de Cristo usando al apóstol Pablo dice: (Filipenses 4:10-13) “10En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. 11No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Al buscar a Dios se nos promete que si nuestro principio es pequeño el postrer estado será muy grande. (Job 8:5-7) “5 Si tú de mañana buscares a Dios, Y rogares al Todopoderoso; 6 Si fueres limpio y recto, Ciertamente luego se despertará por ti, Y hará próspera la morada de tu justicia. 7 aunque tu principio haya sido pequeño, Tu postrer estado será muy grande”. A veces somos muy dados a comprar cosas innecesarias y en poco tiempo están reposando en el cuarto de lo inservible, lo mejor es nunca comprar por emociones si no bajo la dirección del Espíritu Santo. Para no ser gobernado por las emociones, se hace prioritario buscar de la presencia de Dios y nunca estar vació de Él; por el contrario estar lleno del Espíritu Santo. Dios es el único que puede llenar nuestros faltantes, de amor, de paz, pero el hombre carnal no ha llenado esos faltantes y por ello vemos cantidad de Cristianos buscando el mundo y sus placeres, para sentirse llenos.
En la carne hay una tendencia a tomar las peores decisiones, pero en el Espíritu siempre estaremos guiados para hacer y adquirir lo mejor. (Romanos 8:13) “porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis".

NUNCA SALGAS FIADOR DE NADIE:
Cuantas personas en este momento tienen problemas con su presupuesto arrojando un falta de dinero mes a mes, todo porque al amigo o al familiar que les sirvieron de fiadores, hoy les ha hecho embargar sus sueldos, o han tenido que salir a conseguir dinero a los bancos para sanear las propiedades embargadas. Recuerden que: (Deuteronomio 28:1) “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra”. (Proverbios 6:1-5) “1 Hijo mío, si salieres fiador por tu amigo, Si has empeñado tu palabra a un extraño, 2 Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios. 3 Haz esto ahora, hijo mío, y líbrate, Ya que has caído en la mano de tu prójimo; Ve, humíllate, y asegúrate de tu amigo. 4 No des sueño a tus ojos, Ni a tus párpados adormecimiento; 5 Escápate como gacela de la mano del cazador, Y como ave de la mano del que arma lazos”.

SEA FIEL CON SUS DIEZMOS Y OFRENDADAS: Todo lo que poseemos aquí en la tierra no es nuestro, es de Dios, El, por su misericordia y amor nos bendice con bienes materiales, dando la provisión en todo momento, pero Él no quiere que olvidemos esto, por lo tanto dio como ordenanza a su pueblo que fueran traídos los diezmos al alfolí, cada que nosotros lo hacemos, lo reconocemos a Jehová Dios como dueño y Señor de todo. Cuando obedecemos el mandamiento del diezmo, no le estamos dando a Dios, le estamos devolviendo de lo que es suyo. El mayordomo rinde cuentas a su Señor.
(Malaquías 3:6-12) “6 Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. 7 Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos? 8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. 9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. 12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos”.

ALGUIEN NO QUIERE QUE TU SEAS PROSPERADO
Entendiendo que muy por encima de nosotros hay todo un mundo espiritual conformado por dos reinos el Reino de Dios, y el de las tinieblas, verdad de la cual nos habla la Palabra de Dios, enseñándonos la existencia real, de un ser maligno y perverso denominado satanás, y que además es enemigo de nuestras almas; entonces debemos entender que: Dios quiere prosperarnos en todo y el maligno quiere arruinarnos en todo pero también nos enseña la Palabra, que depende de la aptitud que se tome respecto a vida espiritual, el vivir prosperados o vivir arruinados
(Juan 10:7-10) “7 Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. 8 Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. 9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. 10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.

CADA QUIEN TOMARÁ SU PROPIA DECISIÓN. LA PALABRA LO DICE.
(Deuteronomio 11:26-28) “26 He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: 27 la bendición, si oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, 28 y la maldición, si no oyereis los mandamientos de Jehová vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido”. Es hora de tomar determinaciones, destruyendo todo lazo del enemigo y no darle lugar para que arruine nuestras vidas.

DESTRUYENDO ATADURAS
Hay ataduras heredadas o adquiridas, las cuales tenemos que renunciar a ellas en el nombre de Jesucristo: Hechicerías, brujerías y consagración a los ídolos. Pactos demoníacos en generaciones anteriores o en la actual.
Ataduras adquiridas por invocaciones demoníacas, al decir frases imprudentes o necias ej: (mi vida es arrastrada, yo nací pobre y así voy a morir etc).
1.   La autocompasión.
2.   Las maledicencias.
3.   Los conflictos continuos en los hogares.
4.   Las deudas no pagadas intencionalmente
5.   Adquisición de bienes bajo maldición.
6.   Comprar cosas mal habidas.
7.   Obrar injustamente con los de más, ej: robar el salario de un trabajador.


Predicador: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo
https://www.facebook.com/milibertadorviene
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310
viclaly.57.57@gmail.com    viclaly_57_57@yahoo.com


Publicar un comentario