martes, 13 de febrero de 2018

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO MEDICINA PARA GENTE DIFÍCIL

11 de Febrero de 2018
LA SANA DOCTRINA DE CRISTO MEDICINA PARA GENTE DIFÍCIL
No es fácil saber cómo tratar con gente difícil, pero es importante aprender a hacerlo, porque siempre vamos a encontrar personas difíciles con quienes tengamos que relacionarnos. Cuando se trata de conflictos personales de cualquier índole, desde problemas de personalidad profundamente arraigados hasta conductas pecaminosas evidentes para quienes nos rodean, la única manera de “sobre llevar las cargas” (Gálatas 6:2) “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”. Son por medio del reconocimiento de quien está en problemas de su propia condición espiritual y de la gigantesca necesidad que tiene de que alguien le ayude a solventarlo. Créeme, no funciona que otros traten de cambiarlo, no funciona que alguien hable con el pastor, no funciona que hablen de él, y ciertamente no funciona atacarlo, ignorarlo, ridiculizarlo o amenazarlo para que cambie. El que no quiere, no quiere. Punto.

Una persona que no desea ser ayudada es una persona llena de dolor. Está profundamente hundida en su propia pena, tan hundida que se ha acostumbrado a estar ahí y no desea salir. Su identificación con su (EGO) "El yo físico-mental-emocional" es tan grande y tan fuerte que no puede ver más allá... no sabe ver más allá.
Esta persona tiene una gran falta de autoestima y confianza. Cuando alguien no se quiere a sí mismo, es muy difícil ayudarle y más aún cuando no confía.... Está totalmente cerrada en sí misma, en su propio dolor, el cual necesita alimentarse de más dolor... Es un pez que se muerde la cola... es muy difícil salir de ahí, pero hay una manera de poder ayudarle: Esta persona lo que realmente está pidiendo es amor... Está pidiendo ser amada, ser respetada, ser valorada... Ya que su propia baja autoestima y su desconocimiento de su verdadera esencia son las causas de su "enfermedad". Pero no podemos decirle que no se ama, que está hundida en su dolor, que no se conoce a sí misma, porque no comprende, y al no comprender, se cerraría aún más en su propia pena.

¿Qué puede hacer una mujer o un hombre, cuando está viviendo una relación matrimonial difícil?… Realmente es un gran desafío, especialmente cuando ella o él, quieren hacer de esta relación un éxito. Quiero que me acompañen, por favor a, un ejemplo de vida en las Sagradas Escrituras, y se trata de una mujer llamada Abigail y de su esposo llamado Nabal. Estaremos escudriñando éste Libro: 1Samuel 25:3–36, poco a poco. Les empezaré diciendo que, Abigail fue una mujer que no se dio por vencida en su responsabilidad como esposa. Aún en una situación dificultosa ella quería ser la ayuda idónea para su esposo… a pesar que el esposo pensaba que no necesitaba alguna ayuda. No era fácil hablar con el porque era necio y orgulloso. Abigail era sabia y hermosa. Nabal era un hombre rico, pero mezquino y deshonesto, perverso y de mal carácter y además era bebedor. ¿Cómo manejó Abigail su difícil situación? ¿Qué podremos aprender de su vida que te ayude si estás ahora mismo atrapado(a) en un matrimonio difícil? ¿Podremos sacar algo bueno de una mala situación? ¿Cómo lo haremos?
Las Sagradas Escrituras, nos dicen: (1Samuel 25:25) “No haga caso ahora mi señor de ese hombre perverso, de Nabal; porque conforme a su nombre, así es. Él se llama Nabal, y la insensatez está con él; mas yo tu sierva no vi a los jóvenes que tú enviaste”.  
El nombre Nabal, significa: (insensato, necio, tonto y atolondrado). En su necedad puso a toda su familia en riesgo de morir. (1Samuel 25:4-12) “4 Y oyó David en el desierto que Nabal esquilaba sus ovejas. 5 Entonces envió David diez jóvenes y les dijo: Subid a Carmel e id a Nabal, y saludadle en mi nombre, 6 y decidle así: Sea paz a ti, y paz a tu familia, y paz a todo cuanto tienes. 7 He sabido que tienes esquiladores. Ahora, tus pastores han estado con nosotros; no les tratamos mal, ni les faltó nada en todo el tiempo que han estado en Carmel. 8 Pregunta a tus criados, y ellos te lo dirán. Hallen, por tanto, estos jóvenes gracia en tus ojos, porque hemos venido en buen día; te ruego que des lo que tuvieres a mano a tus siervos, y a tu hijo David. 9 Cuando llegaron los jóvenes enviados por David, dijeron a Nabal todas estas palabras en nombre de David, y callaron. 10 Y Nabal respondió a los jóvenes enviados por David, y dijo: ¿Quién es David, y quién es el hijo de Isaí? Muchos siervos hay hoy que huyen de sus señores. 11 ¿He de tomar yo ahora mi pan, mi agua, y la carne que he preparado para mis esquiladores, y darla a hombres que no sé de dónde son? 12 Y los jóvenes que había enviado David se volvieron por su camino, y vinieron y dijeron a David todas estas palabras”. Así que los jóvenes retornaron a David y le contaron lo que Nabal les dijo. (1Samuel 25:15-17) “15 Y aquellos hombres han sido muy buenos con nosotros, y nunca nos trataron mal, ni nos faltó nada en todo el tiempo que anduvimos con ellos, cuando estábamos en el campo. 16 Muro fueron para nosotros de día y de noche, todos los días que hemos estado con ellos apacentando las ovejas. 17 Ahora, pues, reflexiona y ve lo que has de hacer, porque el mal está ya resuelto contra nuestro amo y contra toda su casa; pues él es un hombre tan perverso, que no hay quien pueda hablarle”.

Entonces David dijo a sus hombres: (1Samuel 25:13,14) 13 Entonces David dijo a sus hombres: Cíñase cada uno su espada. Y se ciñó cada uno su espada y también David se ciñó su espada; y subieron tras David como cuatrocientos hombres, y dejaron doscientos con el bagaje. 14 Pero uno de los criados dio aviso a Abigail mujer de Nabal, diciendo: He aquí David envió mensajeros del desierto que saludasen a nuestro amo, y él los ha zaherido”. Abigail tenía una mala situación entre manos. 400 hombres iban en camino para matar a Nabal y a sus sirvientes. Ella debía actuar rápidamente para salvar a todos. Pero ¿Qué harías si estuvieras en lugar de Abigail?…. ¿huiríasirías a razonar con Nabal?…. pensarías acaso, Este es mi triste destino ¿Qué he hecho yo de malo, ahora debo morir?… o ¿Estarías tan confuso(a) que no sabrías que hacer? Abigail tomó una decisión clara y personal porque era necesario actuar de inmediato. Rápidamente hizo, lo siguiente: (1Samuel 25:18-20) “18 Entonces Abigail tomó luego doscientos panes, dos cueros de vino, cinco ovejas guisadas, cinco medidas de grano tostado, cien racimos de uvas pasas, y doscientos panes de higos secos, y lo cargó todo en asnos. 19 Y dijo a sus criados: Id delante de mí, y yo os seguiré luego; y nada declaró a su marido Nabal. 20 Y montando un asno, descendió por una parte secreta del monte; y he aquí David y sus hombres venían frente a ella, y ella les salió al encuentro”.

Ahora veamos con qué determinación venía David: (1Samuel 25:21,22) “21 Y David había dicho: Ciertamente en vano he guardado todo lo que éste tiene en el desierto, sin que nada le haya faltado de todo cuanto es suyo; y él me ha vuelto mal por bien. 22 Así haga Dios a los enemigos de David y aun les añada, que de aquí a mañana, de todo lo que fuere suyo no he de dejar con vida ni un varón”. Pero veamos que, aunque, Abigail no había hecho nada, ella se humillo y fue exaltada: (1Samuel 25:23,24) “23 Y cuando Abigail vio a David, se bajó prontamente del asno, y postrándose sobre su rostro delante de David, se inclinó a tierra; 24 y se echó a sus pies, y dijo: Señor mío, sobre mí sea el pecado; más te ruego que permitas que tu sierva hable a tus oídos, y escucha las palabras de tu sierva”. Pensando rápido y decididamente Abigail enfrentó la prueba con humildad. ¿Qué piensas acerca de lo que hizo esta mujer…actuó correctamente? Hizo lo opuesto a lo que quería hacer el esposo. El había sido grosero con los hombres de David. Pero ella pidió perdón y le llevó los alimentos que su esposo debería haber llevado.

El Rey David alabó a Dios por enviarla a él (1Samuel 25:32,33) “32 Y dijo David a Abigail: Bendito sea Jehová Dios de Israel, que te envió para que hoy me encontrases. 33 Y bendito sea tu razonamiento, y bendita tú, que me has estorbado hoy de ir a derramar sangre, y a vengarme por mi propia mano. David apreció las sabias actitudes de esta mujer como venidas de Dios. Este fue un matrimonio malo donde el esposo enfrentó la muerte a causa de su necedad. En contra de los deseos de Nabal, Abigail le salvó su vida. ¿Qué enseñanza sacamos de esta situación? Una mujer o un hombre con la sabiduría de Dios, es cuándo puede intervenir y reducir el daño causado por un esposo(a) difícil. Abigail debió actuar a favor de los intereses de todos. De su esposo, de ella misma y de sus hijos. Una mujer o un hombre, no son un fracaso como esposa, o como esposo, ni es desobediente a Dios si toma pasos y decisiones para preservar la paz y la vida, en situaciones peligrosas.

Abigail tomó el riesgo de hablar con su esposo, pero tuvo que esperar el momento oportuno, hasta después de la siesta, ya que el esposo estaba ebrio. Ella eligió el momento correcto, la vida de Abigail con Nabal, dice la Escritura, que esperó hasta el siguiente día para hablar con él. ¿En situaciones difíciles eres capaz de controlarte y elegir el momento oportuno para hablar con tu esposo(a)? Muy a menudo escogemos mal el lugar y el momento para discutir los problemas.


Las Sagradas Escrituras, nos dicen que, por la mañana, cuando se le había pasado el efecto del alcohol a Nabal su esposa le refirió estas cosas; (1Samuel 25:36-38) “36 Y Abigail volvió a Nabal, y he aquí que él tenía banquete en su casa como banquete de rey; y el corazón de Nabal estaba alegre, y estaba completamente ebrio, por lo cual ella no le declaró cosa alguna hasta el día siguiente. 37 Pero por la mañana, cuando ya a Nabal se le habían pasado los efectos del vino, le refirió su mujer estas cosas; y desmayó su corazón en él, y se quedó como una piedra. 38 Y diez días después, Jehová hirió a Nabal, y murió”. No fue un final feliz…. Pero hay cosas que podemos aprender de lo sucedido: Debemos tratar de ayudar a un esposo(a) difícil, que entienda lo que está haciendo, por amor a él o a ella, y a tu familia. Un hombre o mujer que es cruel y mezquino con su cónyuge seguramente tiene sus propios problemas. Se priva de ser la persona amable y feliz que Dios quiere que sea. Por esta razón es necesario hablarle cuidadosamente de su comportamiento. Abigail es para nosotras un modelo de mujer sabia. Ella actuó pensando en los mejores intereses para su hogar y para su esposo. Fue una mujer que siempre dependió de Dios para tomar sus decisiones y para mostrar su comportamiento.

Ahora quiero compartirles otro ejemplo, de la vida real de David: Cuando David le ruega a Dios en una oración intensa y urgente. (Salmo 27:7) “Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo; Ten misericordia de mí, y respóndeme”. Su oración está enfocada en un solo deseo, era algo que lo consumía: “Una cosa he demandado a Jehová, esta buscaré”. Y es la única cosa que deseo. Y la buscaré con toda mi alma.  ¿Qué era esa cosa que su corazón deseaba tanto? (Salmo 27:4)Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo”. David está expresando, Tengo una oración, Señor, una petición. David no era religioso fariseo. No era un ermitaño espiritual. David fue un hombre de acción. Gran guerrero, a grandes multitudes cantó sus victorias en batalla. De mucha oración, AHORA su alma añoraba a Jehová Dios. David era un adorador. Un hombre que alababa a Dios, quien le dio gracias y bendiciones. 

¿Por qué David deseaba tanto el rostro de Dios? El versículo 2 lo explica: (Salmo 27: 1-3) “1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? 2 Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. 3 Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, yo estaré confiado”. Enfrentaba enemigos y tribulaciones en su vida. Sentía que todo estaba comprometido en destruirlo cómo hombre de Dios. Pero no tenía miedo. Él declara, “¿de quién temeré? Dios es la fortaleza de mi vida”. David iba a continuar como siempre. En la casa de Dios, dándole la Gloria, y sus enemigos no le podían cambiar su destino: Ahora quiero estar en la comunión con mis hermanos, quiero cantar, orar, oír la palabra con mis hermanos: (V-4)Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová”. No estaba dispuesto a que nadie le sacara de la comunión, con el Padre; No estaba dispuesto a que nadie le sacara de la presencia Bendita de su creador.

Muchas veces David, había estado en templo, pero estaba cansado de dar una adoración vacía. Seguramente su corazón le decía “Estoy mal, sácame esta idolatría, no quiero pasar el resto de vida soñando… ya no puedo más… necesito a Dios....” Si sientes que algo te falta, en tu corazón porque te sientes acongojadoEntonces necesitas la presencia de Dios: (Ex.33:14)Y ÉL dijo: Mi Presencia irá contigo, y te daré descanso”.  Acompáñenme a leer este Salmo (Salmo 139:7-12) “7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu Presencia? 8 Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. 9 Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar, 10 Aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra. 11 Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá alrededor de mí. 12 Aun las tinieblas no encubren de ti, y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz”.

Así es como David en su casa oró: (Salmo 27:7) “Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo; Ten misericordia de mí, y respóndeme”. ¿Qué le contestó Jehová Dios? Porque Dios responde, atiende el clamor… (Salmo 27:8)  “Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová”. ¿Qué significa buscar el rostro de Jehová Dios? En este Libro dice: (Ex.33:20) “Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá”. 
Y también en estos contextos en los siguientes Libros donde nos revela el Padre que un día si le veremos tal como Él es: (Apoc.22:4)Y verán su rostro, y su Nombre estará en sus frentes”.  (1Jn.3:2,3)2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando ÉL se manifieste, seremos semejantes a ÉL, porque le veremos tal como ÉL es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en ÉL, se purifica a sí mismo, así como ÉL es puro”. (Números 6:24-27)24 Jehová te bendiga, y te guarde; 25 Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; 26 Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. 27 Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”. (1Cron. 16:11) “Buscad a Jehová y su Poder; Buscad su rostro continuamente”. Lo muy importante que tenemos que saber es que sin Dios, no tenemos no presente ni futuro: (Deut. 31:17) “y se encenderá mi furor contra él en aquel día; y los abandonaré, y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos; y vendrán sobre ellos muchos males y angustias, y dirán en aquel día: ¿No me han venido estos males porque no está mi Dios en medio de mí?”.

El rostro de Dios es Jesucristo en ti, es su Presencia, por medio de su Hijo. El rostro de Dios es el Espíritu Santo en tu vida diaria. El rostro de Dios está en reconocer el sacrificio que Jesucristo hizo en la cruz del Calvario. El rostro de Dios está en el rostro de Jesucristo todo ensangrentado mostrando misericordia, a los que creen y le buscan, a Jesucristo hay que mirar, este es el rostro que hay que buscar

El cual, sigue siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la Palabra de su Poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo (Heb.1:1-4) 1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la Palabra de su Poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, 4 hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos”. A través del sacrificio que hizo en la Cruz, tenemos el privilegio de “ver su rostro” de tocarlo. Hoy, cuando Dios dice, “Buscad mi rostro,” sus palabras tienen más implicaciones.

Dios nos advirtió que, en este último tiempo, aparecerán falsos cristos, porque vendrán muchos en mi nombre dice Jesucristo, diciendo: “Yo soy el Cristo”, y a muchos engañarán. (Mat.24:3) “Y estando ÉL sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”,

Jesús les dice a sus discípulos. (Mt.24:23) “Entonces, si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis”. Tu que eres la iglesia, debes conocer el “Rostro de Dios” para que las apariencias no te engañen.


Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto). 
Publicar un comentario