domingo, 23 de julio de 2017

“NO ES CUESTIÓN DE OÍR SINO DE HACER”

23 de Julio de 2017
“NO ES CUESTIÓN DE OÍR SINO DE HACER”
Jesús quería pasar inadvertido, pues llegó no abiertamente sino en secreto, como de incógnito, sin embargo, el resultado es que todo el pueblo se dio cuenta de que Jesús ahí estaba, (Juan 7:10–16)10 Pero después que sus hermanos habían subido, entonces Él también subió a la fiesta, no abiertamente, sino como en secreto. 11 Y le buscaban los judíos en la fiesta, y decían: ¿Dónde está aquél? 12 Y había gran murmullo acerca de Él entre la multitud, pues unos decían: Es bueno; pero otros decían: No, sino que engaña al pueblo. 13 Pero ninguno hablaba abiertamente de Él, por miedo a los judíos. 14 Mas a la mitad de la fiesta subió Jesús al templo, y enseñaba. 15 Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado? 16 Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió”. A pesar de que su idea era no ser visto, el celo por la predicación lo lleva al templo, y todos lo reconocen. Esta es una de las características naturales del cristiano: No puede pasar inadvertido, todo el mundo se da cuenta. Quien tiene a Jesucristo porque no lo puede ocultar y quien no lo tiene no lo puede fingir. Y es que la vida, el pensamiento, las actitudes, en fin, todo el ser del cristiano le descubre como seguidor(a) del Maestro. Su ansia de comunicar el Evangelio, le hace ponerse al descubierto, aun en circunstancias que pudieran considerarse peligrosas.

Jesucristo ha venido para llamarnos a la conversión. No quiere que lo pasajero nos domine. Tampoco nos quiere cautivos de nuestras pasiones desenfrenadas, pensando que es lo único que nos da felicidad. Quien tenga sólo la visión de lo temporal y de la satisfacción de sus gustos personales no podrá vivir el amor fraterno; antes al contrario se convertirá en el peor azote para los demás. Sólo en Jesucristo encontramos el verdadero camino que nos conduce a la verdadera paz, a la auténtica felicidad: el amor en su doble dimensión, a Dios y al prójimo. No importaría tener todos los bienes materiales y el disfrutar pasajeramente de los placeres de este mundo. Mientras no haya alguien a quien amemos y nos ame en profundidad, nuestra vida no tendrá sentido alguno. Jesús no sólo nos habla del amor de Dios hacia nosotros; Él mismo es la manifestación del amor que Dios nos tiene.
Por medio de los Salmos Jehová Dios nos dice; Que está dispuesto a librarnos de temores, angustias, desencantos y penas del corazón, (Salmos 34:18,19) 18 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu. 19 Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará Jehová”. Jehová Dios nos ama profundamente, pero no nos promete una vida fácil y sin dificultades; sin embargo, cuando nos sentimos agobiados, nuestro Padre Celestial nos promete librarnos de todo lo que nos cause males y sufrimiento. En este divino intercambio, nos acercamos más a Dios cómo Padre: Jehová Dios, está cerca para salvar a los que tienen el corazón hecho pedazos (Salmo 34;1-9)1 Bendeciré a Jehová en todo tiempo; Su alabanza estará de continuo en mi boca. 2 En Jehová se gloriará mi alma; Lo oirán los mansos, y se alegrarán. 3 Engrandeced a Jehová conmigo, y exaltemos a una su Nombre. 4 Busqué a Jehová, y Él me oyó, y me libró de todos mis temores. 5 Los que miraron a Él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados. 6 Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias. 7 El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende. 8 Gustad, y ved que es bueno Jehová dichoso el hombre que confía en Él. 9 Temed a Jehová, vosotros sus santos, pues nada falta a los que le temen”.
CARACTERÍSTICAS DE UN CORAZÓN ENFERMO (2 Crónicas 12:14) “E hizo lo malo, porque no dispuso su corazón para buscar a Jehová”. Millones de personas mueren por causa de las enfermedades cardiovasculares y hoy en día constituyen una de las principales causas de muerte entre la humanidad. Estas enfermedades afectan directamente al corazón y generalmente son resultado de la ansiedad en exceso, muy conocido por los médicos cómo: (stress) excesivo que se vive, la mala alimentación y los problemas. El corazón funciona como una gran bomba la cual bombea la sangre a todas las partes del cuerpo a través de las venas, arterias y tubos capilares, pero en las Sagradas Escrituras, el corazón es más que una bomba, es el centro donde nacen nuestros sentimientos y emociones, y si éste está enfermo por el pecado, todo el hombre interior y exterior está dañado por el pecado y nos conduce a la condenación eterna. Por ello nuestro Señor Jesucristo dijo que es del corazón malo de donde salen todas las maldades que actualmente conocemos. (Mateo 15:19) “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias”. En las Sagradas Escrituras, encontramos el ejemplo del rey Roboam el cual nunca dispuso su corazón para seguir a Dios y esto lo llevo a la desgracia. Veamos que, así como los médicos se auxilian de los signos y síntomas de una persona para identificar la enfermedad de una persona, así nosotros podemos identificar ciertas señales externas e internas que nos puede ayudar a identificar un corazón enfermo.

NO ESCUCHA EL CONSEJO DE DIOS. (2 Crónicas 10:12-14) 12 Vino, pues, Jeroboam con todo el pueblo a Roboam al tercer día, según el rey les había mandado diciendo: Volved a mí de aquí a tres días. 13 Y el rey les respondió ásperamente; pues dejó el rey Roboam el consejo de los ancianos, 14 y les habló conforme al consejo de los jóvenes, diciendo: Mi padre hizo pesado vuestro yugo, pero yo añadiré a vuestro yugo; mi padre os castigó con azotes, mas yo con escorpiones”. Una de las caracterizticas de un corazón enfermo es que no está dispuesto a oír el consejo de Dios. Para la época de Roboam, los reyes acostumbraban oír el consejo de los ancianos ya que ellos eran los más sabios del pueblo; sin embargo, Roboam decidió oír más el consejo de los jóvenes que se habían criado con él, y esto lo llevo a perder diez tribus de Israel. Muchas personas como Roboam también han cerrado sus oídos a Dios, no consideran el camino que Jesús ofrece, sino por el contrario, siguen el consejo y sabiduría de este mundo lo cual los conduce a la tragedia, desilusión, fracaso y condenación. (Proverbios 16:25) “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte”.

PIERDE LA SENSIBILIDAD HACIA DIOS Y SE HUNDE EN EL PECADO. (2 Crónicas 12:1) “Cuando Roboam había consolidado el reino, dejó la ley de Jehová, y todo Israel con él”. Otra característica de las personas que no tienen un corazón perfecto para Dios es que pierden completamente su sensibilidad hacia Dios y se hunden en el pecado. Roboam fue una persona que de alguna manera conocía la ley de Dios, sin embargo, no dispuso su corazón para obedecer, antes siguió el mal camino para perseverar en el pecado: (2 Crónicas 12:14) “E hizo lo malo, porque no dispuso su corazón para buscar a Jehová”. Hoy en día, muchas personas no están dispuestas a obedecer la palabra de Dios, antes deciden amar más el pecado que al mismo Dios. (Juan 3:19) “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas”. Así los hombres que poseen un corazón enfermo aman más el pecado que el camino de salvación.
SON DE DOBLE ÁNIMO. (2 Crónicas 12:5,6) 5 Entonces vino el profeta Semaías a Roboam y a los príncipes de Judá, que estaban reunidos en Jerusalén por causa de Sisac, y les dijo: Así ha dicho Jehová: Vosotros me habéis dejado, y yo también os he dejado en manos de Sisac. 6 Y los príncipes de Israel y el rey se humillaron, y dijeron: Justo es Jehová”. Roboam fue una persona inconstante en toda su vida a tal punto que cuando por causa de su pecado venía el castigo sobre él, corría a Dios implorando su misericordia, pero solo lo hacía durante la crisis, ya que nunca estuvo dispuesto a convertirse de corazón. Aunque Dios es: (Salmo 103:8) “Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y Grande en Misericordia”. Por su falso arrepentimiento, nunca lo liberaba completamente de sus problemas. (2 Crónicas 12:7,8) “Y cuando Jehová vio que se habían humillado, vino palabra de Jehová a Semaías, diciendo: Se han humillado; no los destruiré; antes los salvaré en breve, y no se derramará mi ira contra Jerusalén por mano de Sisac. Pero serán sus siervos, para que sepan lo que es servirme a mí, y qué es servir a los reinos de las naciones”. Muchas personas de hoy son como Roboam, los cuales no quieren dar su corazón a Dios, éstos corren a Él cuando se ven abatidos por los problemas de la vida; pero cuando se ven aliviados vuelven a sus malo hábitos. Sin embargo, nuestro Padre Celestial, demanda un verdadero arrepentimiento. (Santiago 4:8) “Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones”.

VIVEN EN UN MUNDO DE APARIENCIAS. (2 Crónicas 12:9-11)9 Subió, pues, Sisac rey de Egipto a Jerusalén, y tomó los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros de la casa del rey; todo lo llevó, y tomó los escudos de oro que Salomón había hecho. 10 Y en lugar de ellos hizo el rey Roboam escudos de bronce, y los entregó a los jefes de la guardia, los cuales custodiaban la entrada de la casa del rey. 11 Cuando el rey iba a la casa de Jehová, venían los de la guardia y los llevaban, y después los volvían a la cámara de la guardia”. Otro signo de un corazón enfermo es que se acostumbra de vivir de apariencias. Cuando Roboam heredo el reino, lo heredo con grandes riquezas, pero por su rebeldía lo perdió cuando Sisac lo invadió robándole todos los tesoros que sus padres habían acumulado y entre estos los escudos de oro que su padre Salomón había hecho. Para poder disimular el asunto mando a hacer escudos de bronce los cuales se parecían a los originales de oro, fingiendo así en medio del pueblo que todavía los poseía. Muchas personas como Roboam viven en un mundo de mentiras, muchos fingen ser felices con lo que este mundo les ofrece. Muchos viven sufriendo las consecuencias de sus pecados, pero se consuelan con el placer temporal que el pecado les ofrece. (Hebreos 11:24-26) “Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón”. La carta a los Hebreos nos ofrece un buen ejemplo de esto. Moisés tuvo la oportunidad de gozar de los placeres temporales que Egipto le ofrecía, sin embargo, decidió antes sufrir con el pueblo y tener en alto las riquezas de Dios para heredar el galardón completo.

Roboam jamás dispuso su corazón para seguir a Dios y esto lo llevo a una vida de fracaso y condenación, sin embargo, el deseo de Dios es transformar nuestro corazón para que podamos llevar una vida de victoria y alcanzar la salvación de Dios y para ello necesitamos que Jesús transforme nuestra vida. (Proverbios 23:26) “Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos”.
Cómo mencionamos anteriormente, la sanidad del alma se fundamenta en el propósito que Jehová Dios tiene para la vida de sus hijos. REITERO, pues, es de suma importancia lo que Nuestro padre Celestial, por medio del apóstol Pablo nos dice en Filipenses: (Fil. 1:6) “Aquel que comenzó la buena obra LA PERFECCIONARA hasta el día de Jesucristo”. Esto nos enseña que desde el día que aceptaste a Jesucristo en tu vida, Jesucristo y el Espíritu Santo, comenzaron un proceso que habrá de continuar hasta que Jesucristo venga, por segunda vez a buscar a su iglesia, en cada uno de sus hijos. El propósito de Jehová Dios es no dejar nada incompleto en sus hijos, perfeccionando sus vidas mediante una sanidad total.

Otra expresión de Jehová Dios por medio del apóstol Pablo sumamente importante es la de (1 Tesalonicenses 5:23) “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”, aquí nuevamente por medio del apóstol afirma que Dios dará fin a la obra que comenzó en sus hijos. En esta obra gradual, cada parte será finalizada por Dios; y el texto hace referencia a tres áreas de la vida donde se efectuará esta obra: espíritu, alma y cuerpo. Se hace referencia, en ambos casos, al día en que Jesús vendrá a buscar a los suyos. Y la iglesia de Dios, está de alguna manera, llamada a prepararse para ese día. Las Sagradas Escrituras, enseñan que Jesucristo viene a buscar a su iglesia, pero no a una iglesia cualquiera, ni a una determinada denominación religiosa; El viene a buscar una iglesia sin manchas y sin arrugas. Una iglesia libre de pecado al que El haya sanado todas y cada una de sus heridas. Entonces decimos que la sanidad interior es la obra de Jesucristo en armonía con el Espíritu Santo, sanando, limpiando y liberando las áreas del espíritu, alma y cuerpo, con la finalidad de que el creyente viva y experimente el Señorío absoluto de Jesucristo y la plenitud del Espíritu Santo sobre su vida.

El músculo conocido como el corazón se considera como el centro de la vida física. Es el enfoque de todas las funciones vitales del cuerpo. Sin embargo, en el sentido figurado, el corazón se ha venido a conocer como el centro mental y espiritual de la persona. El corazón, en lenguaje de las Sagradas Escrituras, está muy conectado con el intelecto (Mateo 13:15)Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y con el corazón entiendan, y se conviertan, y Yo los sane”, LOS PENSAMIENTOS (Lucas 6:45) “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca”, ACTITUDES (Hebreos 4:12)Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el ALMA y el ESPÍRITU, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”, DECISIONES (Prov. 16:1)Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de Jehová es la respuesta de la lengua”; (2 Cor. 9:7) “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre”, DESEOS (Salmo 37:4) “Deléitate asimismo en Jehová,
 Y él te concederá las peticiones de tu corazón”; (Rom. 1:24,25) “24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que, al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén”, EMOCIONES (Salmo 4:7)Tú diste alegría a mi corazón mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto”; (Juan 16:6) “Antes, porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón”, y VERDADERO CARÁCTER de la persona (1 Sam. 16:7) “Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón”.

Tomando todo esto en consideración, es importante saber sobre la naturaleza del corazón. Las Sagradas Escrituras, nos enseñan claramente que el corazón es algo en que no podemos confiar. Considera lo que dice Jeremías (Jer 17:9) "Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?" Claro, la pregunta "quien lo conocerá" es retórica. La respuesta es obvia: nadie lo puede entender, solo Jehová Dios, lo conoce. Jesús dijo: (Mat 15:19) “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias”. Lo que nos hace impuros no es lo que entra en la boca, sino lo que sale del corazón. El corazón es la fuente de los obstáculos entre la confianza y fe que debemos tener. Por esto (Prov. 28:26) dice, "El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado" ¿Cómo debemos caminar? Con sabiduría. ¿De dónde viene? De Jehová Dios cómo lo dicen las Sagradas Escrituras (Prov. 2:6) Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia”; (Sant. 1:5) “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”; (2 Tim 3:15-17)15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. Es Jehová Dios quien dirige nuestros pasos (Prov. 20:24)De Jehová son los pasos del hombre; ¿Cómo, pues, entenderá el hombre su camino?”. Ora por un corazón puro y deja que las palabras de Jesús vivan en ti ricamente. ¡Ora que tu motivación sea Jehová Dios por medio de Jesucristo y Su amor!

Preguntémonos si consideramos a las tribulaciones como un medio para acercarse a Jehová Dios, nuestro padre Celestial, o más bien excusas para alejarse de Él. El sufrimiento y las dificultades son oportunidades para acercarnos a nuestro Padre y Dios, si tenemos esperanza y fe. Jehová Dios cómo nuestro Padre Celestial nos ha prometido fortaleza, sabiduría, guía y misericordia. Volvámonos al Señor y Él nos recibirá. ¡Qué asombroso es el plan de Dios! No sólo nos ofrece liberación, sino que usa la adversidad como ocasión para hacernos experimentar el amor y la compasión. A pesar de que seamos malinterpretados o incomprendidos esforcémonos constantemente en amar y en llamar a todos a dejar sus egoísmos y a vivir en el amor. Sólo así podremos encontrar la auténtica paz y la felicidad verdadera. ¡¡¡Padre, Tú conoces nuestras debilidades. Enséñanos a esforzarnos con alegría y seguir confiadamente tus caminos. Ayúdanos a darnos cuenta de lo cerca que estás de los que te necesitan!!! Que el Padre Dios te bendiga y te proteja, te mire con agrado y te muestre su bondad. Que el Padre Dios te mire con amor y te conceda la paz.

Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto). 
Publicar un comentario