miércoles, 30 de noviembre de 2016

“LA VIDA QUE AGRADA A DIOS”

Miércoles, 30 de Noviembre de 2016
ENTRENANDO SOLDADOS DE JESUCRISTO
“LA VIDA QUE AGRADA A DIOS
LECCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO # 15 (1Tes. 4:1-8)
PROPOSITO DE ESTE TALLER: Jehová Dios no llama a nadie de su familia a que lleven vidas impías, sino a que puedan ser educados y capacitados por medio de la Sana Doctrina de Cristo, para andar ante Él en santidad. Y para esto es importante este taller para entender como algunos toman a la ligera los preceptos de santidad porque los oyen de hombres, pero son los mandamientos de Jehová Dios, y quebrantarlos es despreciar a Jehová Dios, Jesucristo y al Espíritu Santo. No basta con permanecer en la fe del Evangelio, pero hemos de abundar en la obra de fe. La regla por la cual debemos caminar y actuar todos es la de los mandamientos dados por nuestro Señor Jesucristo. La santificación, que es la renovación de nuestras almas bajo la influencia del Espíritu Santo y la atención a los deberes asignados, constituyen la voluntad de Jehová Dios para cada uno de nosotros. Al aspirar a esta renovación del alma para santidad, debemos ponernos estricto freno que es la templanza, a los apetitos y sentidos del cuerpo y a los pensamientos e inclinaciones de la voluntad de la carne, que conducen a su mal uso.

OBSERVACIÓN
1) ¿Cuál es el ruego y exhortación que por medio de este taller hacemos en el Nombre de Jesucristo? R: que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más.
2) ¿En qué nombre están basadas las instrucciones para agradar a Dios? R: Señor Jesús.
3) ¿De qué se trata la Voluntad de Jehová Dios para nuestra santificación? R: que os apartéis de fornicación.
4) ¿Cómo nos manda Jehová Dios que tengamos a nuestra propia esposa? R: en santidad y honor.
5) ¿Cómo actúan los gentiles que no conocen a Dios? R: en pasión de concupiscencia.
6) ¿Por qué no debemos de agraviar ni engañar a un hermano? R: porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.
7) Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia ¿A que nos ha llamado Dios? R: a santificación.
8) Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre ¿Qué es lo que en realidad desechamos si rechazamos la santidad? R: a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

INTERPRETACIÓN
1) ¿Qué significa rogar en el Nombre del Señor Jesús? R: Pedir a alguien algo, en especial si se pide con humildad y como favor.
1) ¿Qué quiere decir exhortar en el Nombre del Señor Jesús? R: Motivar a una persona con autoridad para hacer y actuar mediante razones y ruegos.
1) ¿Qué significa que abundemos más y más en agradar a Dios? R: Que si expresamos que obedecemos a su Palabra Escrita, lo hagamos cada vez más.
2) ¿Qué quiere decir instrucciones en el Nombre del Señor Jesús? R: La palabra instrucciones nos habla de las órdenes de Jesucristo.      
3) ¿Qué significa Voluntad de Dios? R: Hacer siempre lo que Él desea.
3) ¿Qué quiere decir hacer la voluntad de Dios es nuestra santificación? R: Que su Palabra Escrita al obedecerla va quitando impurezas.
3) ¿Qué significa que nos apartemos de fornicación? R: Se refiere de las relaciones sexuales como también la apostasía espiritual.
4) ¿Qué quiere decir tener a la esposa en santidad? R: Que no la induzcamos en nada perverso con el fin de obtener placer.
5) ¿Qué significa pasión de concupiscencia? R: es el deseo que el alma siente por lo que le produce satisfacción, "Deseo desmedido" no en el sentido del bien moral, sino en el de lo que produce satisfacción carnal. La concupiscencia es un apetito bajo contrario a la razón.
6) ¿Qué quiere decir agraviar? R: Ofender a alguien con hechos o insultos atentando contra su dignidad, su honor, su credibilidad, etc., especialmente cuando se hace injustamente.
7) ¿Qué significa inmundicia? R: Gran cantidad de basura y suciedad en las acciones de una persona.
8) ¿Qué quiere decir desechar la santificación? R: Rechazar y no considerar ni tener en cuenta lo que está Escrito, especialmente una propuesta que es inspirada por el Espíritu Santo, para hacer una petición de cambio, cambiar una idea mal fundamentada, etc..

APLICACIÓN
1) ¿Has sentido el ruego y la exhortación de Jesucristo? ¿Nos puedes explicar? R: Muchas veces por medio de la Sana Doctrina de Cristo me ha hecho ver mi error y cuando persisto en el error la Palabra Escrita sigue ahí rogando para el cambio de actitud.
1) ¿De qué manera y forma te conduces para agradar a Dios? R: Escudriñando las Sagradas Escrituras por medio de la Sana Doctrina de Cristo para poder tener un correcto entendimiento y obedecer sin error doctrinal a Jehová Dios.
2) ¿Cuál es la única Enseñanza dónde puedes encontrar las correctas instrucciones de Jesucristo? R: la Sana Doctrina de Cristo.
3) ¿Nos puedes explicar cómo es que la voluntad de Dios puedes llegar a la santificación? R: El entender correctamente lo que está Escrito nos llevará a la correcta obediencia.
3) ¿Para ti que es apartarte de la fornicación? R: Es no involucrarme ni físicamente y tampoco espiritualmente en lo que ofende a Jehová Dios.
4) ¿Dónde puedes encontrar un manual que te enseñe como hacer esto que nos pide Dios en este Versículo? R: En las Sagradas Escrituras.
5) ¿Verdad que la Sana Palabra de Dios te ha librado de concupiscencias? R: Si.
6) ¿Te has arrepentido y pedido perdón a Dios por haber agraviado y engañado a alguien por ignorar su Palabra? R: Si.
7) ¿Cómo le agradeces a Dios por haberte sacado de la obscuridad de la inmundicia a su luz admirable? R: Predicando su Sana Doctrina de Cristo.
8) ¿Cómo te ha ayudado el Espíritu Santo para no desechar la santidad? R: Convenciéndome.

LA LUCHA CONTRA LA LUJURIA ES UNA BATALLA CONTRA LA INCREDULIDAD.
No es un tema de “ser mejores” o un pensamiento de “total, Jesucristo es quien lucha y obtiene las victorias por mí”. ¡Se trata de la fe en Jesucristo! La lucha por la pureza sexual es la batalla de la fe y la batalla por la obediencia es absolutamente necesaria para la salvación, porque es la batalla de la fe. La batalla contra la lujuria es absolutamente necesaria para la salvación, porque es la batalla contra la incredulidad. Sólo la fe salva de infierno y la fe que libera del infierno te debe librar también de la lujuria.
Publicar un comentario