jueves, 8 de septiembre de 2016

NO HABLEMOS DE DENOMINACIONES MEJOR HABLEMOS DEL PADRE

04 de Septiembre de 2016
NO HABLEMOS DE DENOMINACIONES MEJOR HABLEMOS DEL PADRE
AL predicar la Sana Doctrina de Cristo desde Lerma Estado de México; Cómo predicador de la Sana Enseñanza y mis colaboradores solo tenemos el propósito de edificar y el de estimular a los hombres y mujeres, para que se preparen para el juicio. Hemos procurado despertar a los creyentes religiosos que hacen profesión de cristianismo y hacerlos comprender la verdadera esperanza de la iglesia y la necesidad que tienen de una experiencia cristiana más profunda, trabajando además para hacer sentir a los inconversos su deber de arrepentirse y de convertirse a Jehová Dios por medio de Jesucristo inmediatamente. "No tratar de convertir a los hombres a una secta ni a un partido religioso. De aquí que trabajemos entre todos los partidos y sectas, sin entremeternos en su organización ni disciplina". (Hechos 17:22) “Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones atenienses, en todo observo que sois muy religiosos; 23 porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio”. Es una triste realidad que no todos desean saber que Jesús está pronto a venir. Prefieren evitar esta verdad.

En todas nuestras labores nunca abrigaremos el deseo ni el pensamiento de fomentar interés distinto del de las denominaciones existentes, ni de favorecer a una a expensas de otra. Nuestro pensamiento es ser útil a todas. Suponiendo que todos los cristianos se regocijarían en la perspectiva de la venida de Cristo, y que aquellos que no pudiesen ver las cosas como nosotros no dejaríamos por esto de amar a los que no aceptasen ésta Sana Doctrina de Cristo, nunca pensamos que habría jamás necesidad de tener reuniones distintas. Nuestro único objeto es el deseo de convertir almas a Jehová Dios, de anunciar al mundo el juicio venidero e inducir a nuestros semejantes a que hagan la preparación de su corazón para que les permita ir en paz al encuentro de su Dios Y Padre Celestial por medio de Jesucristo. Tan pronto como tienes contacto con el puro y Sagrado Evangelio la gran mayoría, somos convertidos por medio de la Sana Doctrina de Cristo, y sé que se unirán diversas iglesias existentes. Al Mensaje del Primer Ángel de (Apocalipsis 14:6,7) “6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el Evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, 7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”. Le sigue el Mensaje del Segundo Ángel de (Apocalipsis 14:8) “Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación”. Las implicaciones de este mensaje tienen un significado que es muy importante en nuestros días.

La obra que Jehová Dios nos ha encomendado es la edificación de las iglesias existentes, sabemos que no va a ser fácil y que no va a causar mucha simpatía para muchos, pero esto viene de parte del Todo Poderoso Jehová Dios de los Ejércitos. Pero cuando los ministros y los directores de iglesias muy apegadas a las tradiciones, por supuesto que se declararán contra la Sana Doctrina de Cristo y quizás quieran sofocar este movimiento, por medio de la “Universidad de la Sana Doctrina de Cristo” no sólo se opondrán desde cada púlpito, sino que además negarán a sus miembros el derecho de asistir a la “Universidad aun cuando es gratis”. Y mucho menos hablar de predicaciones sobre la Sana Doctrina de Cristo y hasta de hablar de sus esperanzas en las reuniones de edificación mutua en la iglesia. Sabemos que aman a sus iglesias y por supuesto no estará en sus mentes el separarse de ellas; pero al ver que se anula el testimonio de la Palabra de Dios, en las Sagradas Escrituras y que se les niegue el derecho que tienen para investigar las profecías, sentirán que la lealtad hacia Jehová Dios y a Jesucristo es mucho más importante.

En este tiempo se está advirtiendo un cambio notable en la mayoría de las iglesias. Desde hacía muchos años se viene observando una conformidad cada vez mayor con las prácticas y costumbres mundanas, tanto que todas las tradiciones del mundo ya están metidas en las iglesias y esto ha causado una decadencia correspondiente en la vida espiritual; pero habrá repentinamente una decadencia aún más acentuada en casi todas las iglesias. Aunque nadie le parecerá indicar la causa de ella, el hecho mismo es hasta ahora muy notado y comentado, tanto por la prensa como desde el púlpito.

Dondequiera que esta causa exista seguirán los mismos resultados. Quien deliberadamente mutila su conciencia del deber porque ella está en pugna con sus inclinaciones, acabará por perder la facultad de distinguir entre la verdad y el error. (1Reyes 3:9) Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar este tu pueblo tan grande?”. La inteligencia se entenebrece, la conciencia se insensibiliza, el corazón se endurece, y el alma se aparta de Dios. Donde se desdeña o se desprecia la verdad divina, la iglesia se verá envuelta en tinieblas; la fe y el amor se enfriarán, y entrarán el desvío y la disensión. Los miembros de las iglesias concentran entonces sus intereses y energías en asuntos mundanos, y los pecadores se endurecen en su impenitencia.

El mensaje del primer ángel en, (Apocalipsis 14:6,7) que anuncia la hora del juicio de Jehová Dios y que exhorta a los hombres a que le teman y adoren, tiene por objeto separar de las influencias corruptoras del mundo al pueblo que profesa ser hijos de Dios y despertarlo para que vean su verdadero estado de mundanalidad y apostasía. Con este mensaje Dios nos ha enviado a la iglesia un aviso que, de ser aceptado habrá curado los males que la tenemos apartados de ÉL por medio de Jesucristo, guiados por el Espíritu Santo, convenciéndonos para arrepentimiento.
Si cómo cristianos recibimos este mensaje del Cielo, humillándonos ante el Señor Jesucristo y tratando sinceramente de prepararse para comparecer ante su presencia, el Espíritu Santo y el Poder de Dios se manifestarán entre el que esté en obediencia. La iglesia habrá vuelto a alcanzar aquel bendito estado de unidad, fe y amor que existía en tiempos apostólicos, cuando: (Hechos 4:32,31;2:46,47) “32 Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. 31 Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. 46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”.

Si los que profesan pertenecer a Dios, como sus hijos entonces recibirán la luz tal cual brilla sobre el que habla de las Sagradas Escrituras, que es su Palabra Escrita, alcanzarán esta unidad por la cual oró Jesús y que el apóstol describe como: (Efesios 4:3-6) “3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un Señor, una fe, un bautismo, 6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”.

Tales son estos ejemplos de estos resultados benditos experimentados por los que aceptaron el mensaje de la Sana Doctrina de Cristo que nos trajo Jesucristo de parte de nuestro Padre Celestial. En el Tiempo cuando se dio la primera predicación del apóstol Pedro, habían en ese momento de diferentes lugares que tenían sus diferentes denominaciones, y sus barreras confesionales que en ese momento de la Predicación cayeron por los suelos; los credos opuestos se hicieron añicos; la esperanza anti-Sana Doctrina de Cristo; de un milenio temporal fue abandonada, las ideas erróneas sobre el segundo que el apóstol Pedro fueron enmendadas, el orgullo y la conformidad con el mundo fueron extirpados; los agravios fueron reparados; (Hch 2:36,37) “36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. 37 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿Qué haremos?”. Los corazones se unieron en la más dulce comunión, y el amor y el gozo reinaban por encima de todo; si ésta Sana Doctrina de Cristo, hizo esto para los pocos que la recibieron, lo mismo lo habría hecho para todos, si todos la hubiesen aceptado, (Hch 2:38-41) “38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. 40 Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. 41 Así que, los que recibieron su Palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas”.

Pero las iglesias en general no aceptaron la amonestación. Sus ministros que, como centinelas "a la casa de Israel", hubieran debido ser los primeros en discernir las señales de la venida de Jesús, no habían aprendido la Verdad, fuese por el testimonio de los profetas o por las señales de los tiempos. Como las esperanzas y ambiciones mundanas llenaban su corazón, el amor a Dios y la fe en su Palabra se habían enfriado, y cuando la Sana Doctrina de Cristo desde el principio fue presentada, sólo despertó sus prejuicios e incredulidad. (Juan 7:16) “Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió”. La circunstancia de ser predicado el mensaje mayormente por laicos, se presentaba como argumento desfavorable (Juan 21:3) “Simón Pedro les dijo: Voy a pescar. Ellos le dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y entraron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”. Como antiguamente, se oponían al testimonio claro de la Palabra de Dios con la pregunta de fariseos, escribas y maestros en la ley: ¿Cómo estos pescadores sin estudio podrán saber las cosas de Dios? Las cuales nosotros la sabemos por mucha dedicación al estudio de las Sagradas Escrituras.

Y al ver cuán difícil era refutar los argumentos sacados de los pasajes proféticos, muchos dificultaban el estudio de las profecías, enseñando que los libros proféticos estaban sellados y que no se podían entender. Multitudes que confiaban lo que sus pastores, se negaron a escuchar el aviso, y otros, aunque convencidos de la Verdad, no se atrevían a proclamarlo, "por no ser echados de la sinagoga". El mensaje que Jehová Dios ha enviado y está Escrito en las Sagradas Escrituras para probar y purificar la iglesia revela con exagerada evidencia cuán grande es el número de los que han concentrado sus afectos en este mundo más bien que en Jesucristo. Los lazos que los unen a las cosas del mundo son mucho más fuertes que los que les atraen hacia el cielo. (Hch 5:29) “Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”. Prefirieron escuchar la voz de la sabiduría humana y no hicieron caso del mensaje de Verdad destinado a escudriñar los corazones. Al rechazar la amonestación del primer ángel, rechazamos los medios que Jehová Dios ha provisto para nuestra redención. (Lucas 21:28) “Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca”. (Rom 3:24) “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús”. Despreciar al mensajero misericordioso que habrá enmendado los males que nos separan de Dios, y muchos con mayor ardor vuelven a buscar la amistad del mundo. Tal es la causa del terrible estado de mundanalidad, apostasía y muerte espiritual que impera en las iglesias.

En (Apocalipsis 14:8) el segundo ángel dice: "¡Caída, caída es la gran Babilonia, la cual ha hecho que todas las naciones beban del vino de la ira de su fornicación!". La palabra "Babilonia" deriva de "Babel" y significa confusión. Se emplea en las Santas y Sagradas Escrituras para designar las varias formas de religiones falsas y apóstatas. En el capítulo 17 del Apocalipsis, Babilonia está simbolizada por una mujer, figura que se emplea en las Sagradas Escrituras para representar una iglesia, siendo una mujer virtuosa símbolo de una iglesia pura, y una mujer vil, de una iglesia apóstata. (Apo 17:3-5) “3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; 5 y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA”.
En las Sagradas Escrituras, el carácter sagrado y permanente de la relación que existe entre Jesucristo y su iglesia está representado por la unión del matrimonio. El Señor se ha unido con su pueblo en alianza solemne, prometiendo el ser su Dios, y el pueblo a su vez comprometiéndose a ser Suyo y sólo Suyo. Jehová Dios dice: (Oseas 2:19) " Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia". Y también: (Jeremías 3:14) "Convertíos, hijos rebeldes, dice Jehová, porque yo soy vuestro esposo; y os tomaré uno de cada ciudad, y dos de cada familia, y os introduciré en Sion". Y Jehová Dios por medio del apóstol Pablo emplea la misma figura en cuando dice: (2 Corintios 11:2) “Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo”.

La infidelidad a Jesucristo de que la iglesia se hizo culpable al dejar enfriarse la confianza y el amor que a Jesucristo le unieran, y al permitir que el apego a las cosas mundanas llene su alma, es comparada a la violación del voto matrimonial. El ejemplo del pecado que Israel cometió al apartarse del Mesías está representado bajo ésta figura; y el amor maravilloso de Jehová Dios que este pueblo despreció, está descrito de un modo conmovedor: (Ezequiel 16:8,13-15,30-32) “8 Y pasé yo otra vez junto a ti, y te miré, y he aquí que tu tiempo era tiempo de amores; y extendí mi manto sobre ti, y cubrí tu desnudez; y te di juramento y entré en pacto contigo, dice Jehová el Señor, y fuiste mía. 13 Así fuiste adornada de oro y de plata, y tu vestido era de lino fino, seda y bordado; comiste flor de harina de trigo, miel y aceite; y fuiste hermoseada en extremo, prosperaste hasta llegar a reinar. 14 Y salió tu renombre entre las naciones a causa de tu hermosura; porque era perfecta, a causa de mi hermosura que yo puse sobre ti, dice Jehová el Señor. 15 Pero confiaste en tu hermosura, y te prostituiste a causa de tu renombre, y derramaste tus fornicaciones a cuantos pasaron; suya eras. 30 ¡Cuán inconstante es tu corazón, dice Jehová el Señor, habiendo hecho todas estas cosas, obras de una ramera desvergonzada, 31 edificando tus lugares altos en toda cabeza de camino, y haciendo tus altares en todas las plazas! Y no fuiste semejante a ramera, en que menospreciaste la paga, 32 sino como mujer adúltera, que en lugar de su marido recibe a ajenos”; (Jeremías 3:20) “Pero como la esposa infiel abandona a su compañero, así prevaricasteis contra mí, oh casa de Israel, dice Jehová”. Este lenguaje de las Sagradas Escrituras es muy parecido para con los cristianos que buscan la amistad del mundo más que el favor de Dios. Jehová Dios por medio del apóstol Santiago dice: (Santiago 4:4) “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”.

La mujer Babilonia de Apocalipsis 17 está descrita como (Apo 17:6,7,18) “6 Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro. 7 Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos. 18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra”. La potencia que por tantos siglos han dominado con despotismo sobre la cristiandad, es Roma. La púrpura y la escarlata, el oro y las piedras preciosas y las perlas describen como a lo vivo la magnificencia y la pompa más que reales de que hacen gala la arrogante sede romana. Y de ninguna otra potencia se podría decir con más propiedad que esta "embriagada de la sangre de los santos" que de la iglesia que ha perseguido tan cruelmente a los discípulos de Jesucristo. Se acusa además a Babilonia de haber tenido relaciones ilícitas con "los reyes de la tierra". Por su alejamiento del Señor Jesús y su alianza con los paganos la iglesia judía se transformó en ramera; Roma se corrompió de igual manera al buscar el apoyo de los poderes mundanos, y por consiguiente recibe la misma condenación.

Babilonia es "madre de las rameras". Sus hijas simbolizan las iglesias que se atienen a sus doctrinas y tradiciones, y siguen su ejemplo sacrificando la verdad y la aprobación de Dios, para formar alianza ilícita con el mundo. En vista de que este mensaje sigue al aviso del juicio, debe ser proclamado en los últimos días, y no puede por consiguiente referirse sólo a la iglesia romana, pues dicha iglesia está en condición caída desde hace muchos siglos.
Además, en (Apo 18:4,5) “4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; 5 porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades”. Se está exhortando al pueblo de Dios a que salga de Babilonia. Según esta profecía de las Sagradas Escrituras, muchos del pueblo de Dios deben estar aún en Babilonia. ¿Y en qué comunidades religiosas se encuentra actualmente la mayoría de los discípulos de Cristo? Sin duda alguna, en las varias iglesias que profesan la fe protestante. Al nacer, esas iglesias se decidieron noblemente por Dios y la Verdad, y la bendición divina las acompañó. Aun el mundo incrédulo se vio obligado a reconocer los felices resultados de la aceptación de los principios del Santo Evangelio de Jesucristo. Se les aplican las palabras del profeta a Israel: (Ezequiel 16:14,15) “14 Y salió tu renombre entre las naciones a causa de tu hermosura; porque era perfecta, a causa de mi hermosura que yo puse sobre ti, dice Jehová el Señor. 15 Pero confiaste en tu hermosura, y te prostituiste a causa de tu renombre, y derramaste tus fornicaciones a cuantos pasaron; suya eras”.

Muchas de las iglesias protestantes están siguiendo el ejemplo de Roma, y se unen inicuamente con "los reyes de la tierra". Así obran las iglesias del estado en sus relaciones con los gobiernos seculares, y otras denominaciones en su afán de captarse el favor del mundo. Y la expresión "Babilonia", confusión, puede aplicarse acertadamente a estas congregaciones que, aunque declaran todas que sus doctrinas derivan de las Sagradas Escrituras, están sin embargo divididas en un sinnúmero de sectas, con credos y teorías muy opuestos. Además de la unión pecaminosa con el mundo, las iglesias que se separaron de Roma presentan otras características de ésta. El gran pecado de que se acusa a Babilonia es que ha hecho que “todas las naciones beban del vino de la ira de su fornicación”. Esta copa embriagadora que ofrece al mundo representa las falsas doctrinas que ha aceptado como resultado de su unión ilícita con los magnates de la tierra. La amistad con el mundo corrompe tu fe, y a su vez Babilonia ejerce influencia corruptora sobre el mundo enseñando doctrinas que están en pugna con las declaraciones más claras de las Sagradas Escrituras.
ENSEÑANZA DE LA SANA DOCTRINA: (1Timoteo 1:10; 2Timoteo 4:3; Tito 2:1) “10para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la Sana Doctrina. 3Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la Sana Doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias. 1 Pero tú habla lo que está de acuerdo con la Sana Doctrina”.

Cuando se levantan maestros verdaderos para explicar la Palabra de Dios, se levantan también al mismo tiempo hombres de saber, ministros que profesan comprender las Santas Escrituras, para denunciar la Sana Doctrina de Cristo cómo pagana y falsa, como si fuera herejía, alejando así a los que buscan la Verdad. (2Juan 1:6-9) “6 Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio. 7 Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hace es el engañador y el anticristo. 8 Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. 9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la Doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la Doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”. Si el mundo no estuviese fatalmente embriagado con el vino de Babilonia, multitudes se convencerían y se convertirían por medio del conocimiento de las verdades claras y penetrantes de la Palabra de Dios. Pero la fe religiosa aparece tan confusa y discordante que el pueblo no sabe qué creer ni qué aceptar como Verdad. La iglesia es responsable del pecado de impenitencia del mundo.

Las Sagradas Escrituras declaran que antes de la segunda venida del Señor Jesucristo, satanás obrará "con todo poder, y con señales, y con maravillas mentirosas, y con todo el artificio de la injusticia" y que todos aquellos que "no admitieron el amor de la verdad para" ser "salvos," serán dejados para que reciban "la eficaz operación de error, a fin de que crean a la mentira" (2 Tesalonicenses 2:8-12) “8  Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el Espíritu de su Boca, y destruirá con el resplandor de su venida; 9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia”. La caída de Babilonia no será completa sino cuando la iglesia se encuentre en este estado, y la unión de la iglesia con el mundo se haya consumado en toda la cristiandad. El cambio es progresivo, y el cumplimiento perfecto de Apocalipsis 14:8 está aún reservado para lo por venir.

A pesar de las tinieblas espirituales y del alejamiento de Dios que se observan en las iglesias que constituyen Babilonia, la mayoría de los verdaderos discípulos de Cristo se encuentran aún en el seno de ellas. Muchos de ellos no han oído nunca proclamar las verdades especiales para nuestro tiempo. No pocos están descontentos con su estado actual y tienen sed de más luz. En vano buscan el Espíritu de Cristo en las iglesias a las cuales pertenecen. Como estas congregaciones se apartan más y más de la Verdad y se van uniendo más y más con el mundo, haciéndose amigos porque han metido todas sus tradiciones en medio de ellas, y la diferencia entre ambas categorías de cristianos se irá acentuando hasta quedar consumada la separación. Llegará el día en que los que aman a Jehová Dios, como su Padre Celestial, sobre todas las cosas no podrán permanecer unidos con los que son amadores de los placeres, más bien que amadores de Dios; (2Timoteo 3:2-5) “2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”. Cuando los que "no creen a la Verdad, sino que se complacen en la injusticia" 2 Tesalonicenses 2:12, sean dejados para sufrir tremendo desengaño y para que crean a la mentira, entonces la luz de la Verdad brillará sobre todos aquellos cuyos corazones estén abiertos para recibirla, y todos los hijos del Señor que quedaren en Babilonia, oirán el llamamiento: (Apocalipsis 18:4) “¡Salid de ella, pueblo mío!”.

Y este es el mensaje de parte de Jehová Dios para ti especialmente: (Apocalipsis 1:9-11) “9 Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. 10 Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta, 11 que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea”.
PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia. Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia. 52 (722) 336-1411
https://viclaly5757.blogspot.com    https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960

Publicar un comentario