martes, 13 de noviembre de 2018

ALBAR A DIOS DÁNDOLE LA GLORIA

Predica; 11 de Noviembre de 2018
ALBAR A DIOS DÁNDOLE LA GLORIA
Cuando uno está en la disposición de Alabar y darle la Gloria a Dios en nuestro diario vivir entonces; Esto quiere decir que la Palabra de Dios está golpeando como martillo nuestra vida y se está transformando, porque buscamos agradar al Padre Celestial en todo lo que hacemos: (1Samuel 15:22) “Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las Palabras de Jehová? Ciertamente el OBEDECER es mejor que los sacrificios, y el PRESTAR ATENCIÓN que la grosura de los carneros”. Para Jehová Dios el OLOR, de la grosura quemada era olor fragante, pero en estos tiempos quiere que le alabemos con la Obediencia (Efesios 5:2) “Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en OLOR FRAGANTE”. (Filipenses 4:18) “Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; Estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; OLOR FRAGANTE, sacrificio acepto, agradable a Dios”. ¿POR QUÉ ALABAR A DIOS? Porque en nuestras iglesias, normalmente están siendo concurridas por muchas personas que buscan respuestas a situaciones de sus vidas de situaciones y acontecimientos en el tiempo presente, al llegar y relacionarse con la congregación van aprendiendo diferentes patrones de conductas, como se hace esto, como digo aquello, etc. La alabanza no escapa a esta práctica y normalmente llegamos a tener miembros de los cuales sale una alabanza mecánica, aprendida, estereotipada por algún modelo del cual copiaron y aprendieron sus rasgos llegando a pensar que solo de esta manera se alaba a Jehová Dios, y en realidad no han entendido lo que es la alabanza y sus diferentes atributos y beneficios.

¿Qué es la Alabanza? Es un sentir, una expresión que inicia en nuestro interior, debe salir del corazón. Se trata de dar tributo, agradecimiento, loor a Jehová Dios por todas sus maravillas debe producirme alegría y ésta ser canalizada hacia nuestro creador. (Salmos 9:1) “Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón; Contaré todas tus maravillas”. El acto de alabar encierra la más íntima comunión con nuestro Padre Celestial a quien se alaba. Por lo tanto la alabanza no sólo expresa sino que completa el gozo; Es su consumación preestablecida. ¿Por qué debemos de alabarle? Porque Jehová Dios por medio de Jesucristo nos creó y ÉL se regocijo cuando me creo “y vio Dios que era muy bueno”. Porque en Jehová Dios habita en medio de la alabanza, (Salmo 22:3) “Pero tú eres santo, tú que habitas entre las alabanzas de Israel”. Si Dios habita en la alabanza entonces, yo necesito encontrarle y estar con Él para que de mí solo salga alabanza, pues soy templo de su Espíritu Santo. Porque alabarle nos ayuda en medio de las pruebas Lot, David (Salmo 3:3 al 8) “3 Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza. 4 Con mi voz clamé a Jehová, y ÉL me respondió desde su monte santo. Selah 5 Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba. 6 No temeré a diez millares de gente, que pusieren sitio contra mí. 7 Levántate, Jehová; Sálvame, Dios mío; Porque tú heriste a todos mis enemigos en la mejilla; Los dientes de los perversos quebrantaste. 8 La salvación es de Jehová; Sobre tu pueblo sea tu bendición. Selah”. Porque nos ha dado la victoria sobre el mundo. (Juan 16:33) “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; Pero confiad, YO he vencido al mundo”.

¿Qué sucede cuando le alabamos? Provocamos a acción al Espíritu Santo, dándonos libertad. ¡El rey David Danzó!!! (2 Samuel 6:14y15) “14 Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; Y estaba David vestido con un efod de lino. 15 Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta”. (Hechos 16:25y26)25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; Y los presos los oían. 26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; Y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron”. Cuando alabamos a nuestro Padre Celestial con nuestra obediencia, haciendo lo que a Él le agrada, entonces se evidencia el estado de nuestra relación con Él. En nuestras reacciones ante las situaciones de la vida diaria. En nuestras expresiones (Salmo 5:11) “Pero alégrense todos los que en ti confían; Den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes; En ti se regocijen los que aman tu nombre”. En nuestra fe es afectada, pues expreso mi confianza en Él (Salmo 22:5) “Clamaron a ti, y fueron librados; Confiaron en ti, y no fueron avergonzados”. Siempre que andemos en obediencia, con el único fin de Glorificar a nuestro Padre Celestial el ambiente que nos rodea cambia al instante. Tenemos el ejemplo del rey Saúl y del rey David. ¿Qué lugar debe ocupar Jehová Dios en nuestras Vidas? No debe ser una emoción, sino una convicción, debemos estar conscientes de nuestra alabanza a Dios: (Salmo 103:14 al 18) “14 Porque ÉL conoce nuestra condición se acuerda de que somos polvo. 15 El hombre, como la hierba son sus días; Florece como la flor del campo, 16 Que pasó el viento por ella, y pereció, y su lugar no la conocerá más. 17 Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, y su justicia sobre los hijos de los hijos; 18 Sobre los que guardan su pacto, y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra”.

Por medio de alabar con nuestra obediencia, a nuestro Padre Celestial debe de continuar durante toda nuestra vida: (Salmo 146:1y2) “1 Alaba, oh alma mía, a Jehová. 2 Alabaré a Jehová en mi vida; Cantaré salmos a mi Dios mientras viva”. No importa lo que vallamos a hacer, todo debemos de iniciarlo con alabanza de obediencia: (1 Crónicas 15:16) “Asimismo dijo David a los principales de los levitas, que designasen de sus hermanos a cantores con instrumentos de música, con salterios y arpas y címbalos, que resonasen y alzasen la voz con alegría”. La alabanza a Dios no debe ser simplemente un punto dentro de los programas de servicios en nuestras iglesias ni en nuestras vidas, no está bien pensar que a Dios se le alaba solo en el momento de los cantos en la iglesia; La verdadera ALABANZA, es cuando estás en obediencia aunque no lo entiendas, debemos de obedecer, solo por el hecho de que Jehová dios lo dice, porque la alabanza debe ser una actitud en nosotros que su esencia se encuentre en nuestro interior mostrándole a Jehová Dios cuanto le amamos, como dice en su Palabra: (Lucas 10:27) “Amaras al señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas”.

Tenemos que elegir que siempre que vallamos a obedecerle a nuestro Padre Celestial, tiene que ser acompañado de mucho GOZO y aprender a alabar a Dios mejor. Deja que Jehová Dios esté al mando cuando expreses tu profundo amor a Jesucristo y alabar, a nuestro Padre Celestial, por llenarnos con sus alabanzas para nosotros Tu pueblo, [que son aquellos que lo aman y obedecen] (Salmos 22:3) “Pero tú eres santo, Tú que habitas entre las alabanzas de Israel”. Haz cosas por los demás como lo dijo Jesús en las Sagradas Escrituras en el Libro: (Mateo 25:35 al 45) “35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; Tuve sed, y me disteis de beber; Fui forastero, y me recogisteis; 36 Estuve desnudo, y me cubristeis; Enfermo, y me visitasteis; En la cárcel, y vinisteis a mí. 37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? 38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? 39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? 40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. 41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; 43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; Enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. 44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? 45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis”. La oración de acuerdo a Su Voluntad y la alabanza juntas te llevan al éxito en tu vida. Lleva un diario de oraciones porque serás bendecido cuando veas el progreso de tus oraciones y alabanzas en todas las áreas de tu vida. Alábalo cuando tengas pruebas en tu vida: "Te alabo, Padre Dios, porque siempre has estado y estarás siempre ahí para mí, para ayudarme y darme paz y confort. Tu plan es más grande de lo que podemos imaginar. El alabarte y el refugio de tu brazo me dan seguridad".

¿Qué significa hacer algo para la GLORIA de Dios? Que todo lo que estés haciendo se para su honra y su Gloria. (1 Corintios 10:31) “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la Gloria de Dios”. Se ha escrito bastante sobre hacer cosas para la Gloria de Dios. Sin embargo, he notado esto: Muchas personas piensan que hacer algo para la Gloria de Dios es hacerlo buscando que, mediante lo que hacemos, Dios sea más Grande y Glorioso. Incluso creen que cuando las Sagradas Escrituras, hablan que Dios ha hecho todo para Él: (Romanos 11:36) Porque de ÉL, y por ÉL, y para ÉL, son todas las cosas. A ÉL sea la Gloria por los siglos. Amén”, es porque Dios quiere ser lo más importante para toda la creación. Cuando miramos su Bendita Palabra en: (Isaías 43:7) “Todos los llamados de mi Nombre; Para Gloria mía los he creado, los formé y los hice”, asumen que Dios dice que nos hizo para ser más magnifico al recibir nuestro servicio o adoración. Estas personas erran al pensar así, por la simple razón de que si Dios necesitase algo fuera de Él, Él no sería realmente Dios ¿no crees? ¡¡No podemos hacer que Dios sea más Dios!!! Ya sea que hablemos de hacer cualquier cosa para Su GLORIA, Dios no será más Dios si lo hacemos o no. Jehová dios nos enseña por medio del apóstol Pablo: (Hechos 17:24-25) “24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del Cielo y de la tierra, NO habita en templos hechos por manos humanas, 25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; Pues ÉL es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas”. En las Sagradas Escrituras en el Libro de los Salmos nuestro Padre Celestial nos habla de su grandeza y supremacía: (Salmos 89:11) “Tuyos son los cielos, tuya también la tierra; El mundo y su plenitud, tú lo fundaste”. Jehová Dios no solo NO necesita nada fuera de sí mismo, sino que también es el dueño de todo lo creado.

Pero si en todo lo que hacemos le damos la Gloria y honra a nuestro Padre Celestial, y si lo hacemos como un deber, cómo que lo tenemos que hacer; Entonces Jehová Dios no sería glorificado. Hacer algo para la Gloria de Dios es hacerlo en agradecimiento a Él por nuestra salvación sólo en Cristo por medio de la fe (Efesios 1:5y6)5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su Voluntad, 6 para Alabanza de la Gloria de su Gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”, y de una forma en que mostremos claramente que Jehová Dios es más valioso y maravilloso que aquello que hacemos y que todo lo demás en el universo.
¿Quieres glorificar a Dios de la forma que lo marcan las Sagradas Escrituras? Entonces, es necesario que dejes que tus pasos sean guiados por el Espíritu Santo, para que no te salgas del camino y no dejes de seguir las huellas de Jesucristo. Ya que ellos son ordenados por nuestro Señor Jesucristo por generaciones y Él rompe generaciones de maldiciones. El Señor Jesucristo recordará a los suyos hasta el Fin de los Tiempos y Él es digno de toda Gloria. Glorifica al Señor en tus actividades, en tus caminos, pero ¿Cómo hace uno esto? ¿Es por alabanza verbal? ¡No! Es la voluntad de Dios y Su plan en acción, actualizado en todos nosotros. Es el vivir las buenas nuevas en nuestra carne. Toma las Buenas Nuevas. Y Sal al mundo, primero afuera de tu puerta, enseña y predica el Evangelio Jesucristo de a cada criatura; "Así glorificas al Padre". Inclínate; Arrodíllate ante el Jehová Dios nuestro Hacedor: (Salmos 95:6) “Venid, adoremos y postrémonos;  Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor”. Adora al Padre en el espíritu de nuestra mente "Y" en VERDAD: No de palabra o de hecho solamente por que el Padre busca a aquéllos que le adoran: (Juan 4:23) “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; Porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”. Canta alabanzas en la casa de oración y recuerda que el Nombre de Jehová Dios, e el de Jesucristo debe de ser siempre Glorificado (Salmo 119:54y55)54 Cánticos fueron para mí tus estatutos en la casa en donde fui extranjero. 55 Me acordé en la noche de tu NOMBRE, oh Jehová, y guardé tu ley”. Da a Jehová Dios por medio de Jesucristo nuestro SEÑOR, la Gloria a Su Nombre y trae una ofrenda cuando vengas a Su Casa de Oración.
Témele de una manera reverenciándolo, en todos tus caminos y adóralo en la Belleza de su Santidad (Salmo 96:8-9) “Dad a Jehová la Honra debida a su Nombre; Traed ofrendas, y venid a sus atrios. Adorad a Jehová en la Hermosura de la Santidad; Temed delante de ÉL, toda la tierra”. La palabra "temer" se usa para "reverenciar" en Hebreo, pero con el tiempo el significado de la palabra en nuestro idioma ha cambiado a "temer" o "sentir terror".
Recuerda que cuando glorificas a Dios, tú no le estás dando gloria, ¡¡tú estás reflejando Su Gloria!!! Es bueno no tenerle miedo sino más bien un temor de ser desamparado por Dios, pero el temor enfermizo no es bueno. ¡Recuerda que Dios no es un Dios cruel! Date cuenta que mientras glorificas a Dios la gente se sorprenderá que no corres con ellos en la misma confusión y disturbios, ¡así que hablarán mal de tí!" (1 Pedro 4:4) “A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan”. Como adulto puedes llegar a estar auto impresionado, como que "has terminado de crecer", no permitiendo que Dios o Sus seguidores te enseñen a adaptarte a nuevas cosas, por ejemplo, aprender a usar la tecnología para el plan de Dios. Necesitas aprender a tener disposición de ser como nuevo, lleno de una nueva confianza, inclinándote hacia el futuro, pero no viniendo de tus propias deficiencias, sino unificado con otros creyentes y con Dios, no sólo, no en tu propia fuerza.


Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Raúl Díaz Badillo. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto). 
Publicar un comentario