lunes, 8 de octubre de 2018

“NADIE PUEDE TENER AUTORIDAD SI NO ES DADA POR JEHOVÁ DIOS”

Predica; 30 de Septiembre de 2018
“NADIE PUEDE TENER AUTORIDAD SI NO ES DADA POR JEHOVÁ DIOS”
Autoridad significa, tener la potestad, la facultad, de parte de Jehová Dios, que en cada pueblo ha establecido su constitución para que le rija o gobierne, ya sea dictando leyes, ya haciéndolas observar, ya administrando justicia. También es el poder que tiene una persona sobre otra que le está subordinada. También en esta persona existe un revestimiento de algún poder, mando o magistratura. Y por supuesto, que es el crédito o fe que se da a una persona que se comprueba por medio de las Sagradas Escrituras que ésta Autoridad viene de Jehová Dios. (Romanos. 13:1,2) “Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad que no provenga de Dios y las que hay por Dios han sido establecidas. De modo que quién se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para si mismos”. Cuando existe una Autoridad Espiritual: Es cuando se nota la Unción de Jehová Dios sobre la vida del siervo; Y algo que se distingue es el Conocimiento de la Sagradas Escrituras y su Enseñanza de su Palabra, por medio de la Sana Doctrina de Cristo, y de una vida de santidad respaldando dicha Unción. Esta, Autoridad Delegada, por medio de nuestro Señor Jesucristo, nos da la Potestad y la facultad dada por Jehová Dios, en el llamamiento y en la Unción dada a un Creyente para gobernar los asuntos espirituales de su Pueblo.

La Iglesia en Cristo Jesús Mi Libertador”, somos una Iglesia bajo AUTORIDAD. Somos una Iglesia, COMPROMETIDA con Jesucristo. Esta comunidad está formada por hombres y mujeres que hemos hecho un pacto con Jesucristo. Estamos bajo su Autoridad y tenemos un compromiso total con ÉL, que consiste en reconocerle como el Hijo de Dios y sujetar toda nuestra vida a su Señorío, aceptando su Palabra Escrita, como la Revelación de Dios para nosotros. En esencia, nuestro compromiso consiste en unirnos por medio del Espíritu Santo con Jesucristo para seguirle hasta el fin. Cómo comunidad cristiana, estamos sujetos a Jesucristo, en su Cuerpo donde todos estamos sujetos a la cabeza. (Efesios 1:22,23) “22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, 23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”; (Efesios 5:23) “porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y ÉL es su Salvador”; (Col. 1:18) “Y ÉL es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, ÉL que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”. Debemos de cambiar nuestras actitudes, para que se note que somos y estamos en una iglesia Comprometida ENTRE SÍ. Los miembros de esta comunidad debemos de probar que estamos relacionados e intercomunicados entre nosotros como los miembros de su CUERPO. Nuestro compromiso con Jesucristo es también un compromiso con los miembros de la iglesia. No podemos estar unidos a Jesucristo sin estar unidos a su CUERPO, que es la Iglesia. La comunidad como CUERPO, debemos de tener conciencia de que es lo que nos hace pertenecer a este Glorioso Cuerpo; Es decir debemos saber a quienes incluye.

En nuestra iglesia se maneja bajo la Bendición de nuestro Padre Celestial que ES UN GOBIERNO DIVINO, porque el que lo dirige es Jesucristo. Esta iglesia no funciona como una democracia, tampoco está gobernada por un grupo selecto, sino que la forma de gobierno que rige en ella es la Perfecta Voluntad, del Poderoso GIGANTE. Jehová Dios es el que Gobierna. Jesucristo es la Cabeza y su AUTORIDAD es reconocida por toda la congregación en forma absoluta e incuestionable. (Salmo 96:10 al 13) “10 Decid entre las naciones: Jehová reina. También afirmó el mundo, no será conmovido; Juzgará a los pueblos en justicia. 11 Alégrense los cielos, y gócese la tierra; Brame el mar y su plenitud. 12 Regocíjese el campo, y todo lo que en él está; Entonces todos los árboles del bosque rebosarán de contento, 13 Delante de Jehová que vino; Porque vino a juzgar la tierra.  Juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con su verdad”; (Salmo 97:1) “Jehová reina; regocíjese la tierra, alégrense las muchas costas”; (Salmo 110:1) “Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies”; (1Cor.15:24 al 28) “24 Luego el fin, cuando entregue el REINO al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda AUTORIDAD y Potencia. 25 Porque preciso es que ÉL REINE hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. 26 Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. 27 Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a ÉL, claramente se exceptúa aquel que sujetó a ÉL todas las cosas. 28 Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también EL Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a ÉL todas las cosas, para que Dios sea todo en todos”; (Isaías 9:6y7) “6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; Y se llamará SU NOMBRE Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7 Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto”.

La Autoridad de Jesucristo; Es una iglesia con AUTORIDAD DELEGADA, por Jesucristo,  que es la cabeza, del Cuerpo, esta Autoridad, se ejerce sobre todos los miembros del cuerpo; y su Autoridad delegada se extiende ordenadamente a través de los miembros de su cuerpo. (Efesios 4:11-15) “11 Y ÉL mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la VERDAD EN AMOR, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo”; (1 Corintios 12:27,28) “27 Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. 28 Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen don de lenguas”; (Tito 1:5) “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé”; (2Timmoteo 2:2) “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”; (Colsenses 2:19) “y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios”. Los que presiden y enseñan…. Deven de ser hombres fieles capaces de enseñar a otros,…etc.

Nuestro Padre Celestial nos habla en las Sagradas Escrituras, que como iglesia debemos de estar unidos por COYUNTURAS. (Efe. 4:16) “De quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”; NUTRICIÓN: Porque a través de las Enseñanzas de la Sana Doctrina de Cristo, la instrucción, de la Palabra, deben darse por medio del ejemplo, para que la amonestación, la exhortación, sean efectivas. PROTECCIÓN: Por medio de la oración, el consejo, la comunión, la supervisión, y la fe, debe de darse por el medio del siervo que Jehová Dios escogió, que a través de Jesucristo y del Espíritu Santo, a delegado su Autoridad. Esto significa Cobertura Espiritual. FORMACIÓN: Por los mandatos claros de las sagradas Escrituras y el control o la supervisión, por hacer juntos la obra de Dios, por la convivencia. INTEGRACIÓN AL CUERPO: Cuando por medio de la sana Doctrina de cristo empezamos a conocerle al Padre y al Hijo nos involucramos más en la comunidad, por el amor, por la ayuda, por la comunión que nos manda nuestro Padre Celestial con su FAMILIA a la cual ahora pertenecemos.

Jehová Dios tiene un PROPOSITO al darnos de su AUTORIDAD Espiritual. La Autoridad no es un fin en sí misma, sino un MEDIO para lograr un FIN. Este FIN es para que tengamos una debida Edificación por medio del ejemplo y la Sana Doctrina de Cristo como Enseñanza. Así como los padres ejercen autoridad sobre los hijos con el fin de ayudarles en su sano desarrollo y formación; El ejercicio de la AUTORIDAD en la Iglesia es necesario para la formación de discípulos, enseñándoles a que guarden todas las Enseñanzas de Jesucristo para que sean como ÉL, y NO es para ejercer autoridad de POSESIÓN. Si no Para EDIFICAR una vida, porque para éste propósito, es necesario que lo hagamos con la AUTORIDAD del Señor Jesucristo para: Enseñar, Instruir, Aconsejar, Ordenar, Corregir, Consolar, Reprender, Disciplinar, Exhortar, Animar, Controlar, Bendecir; Por favor acompáñenme a respaldar, con las Sagradas Escrituras lo que les estoy diciendo, por medio de éstos Libros. (2 Timoteo 2:2) “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para ENSEÑAR también a otros”; (2 Timoteo 3:14 al 17)14 Pero PERSISTEen lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has APRENDIDO; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es INSPIRADA por Dios, y útil para Enseñar, para Redargüir, para Corregir, para Instruir en Justicia, 17 a FIN de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para TODA buena obra”; (2 Timoteo 4:1 al 4) “1 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su Reino, 2 que Prediques la Palabra; Que INSTES a tiempo y fuera de tiempo; Redarguye, Reprende, Exhorta con toda Paciencia y Doctrina. 3 Porque vendrá tiempo cuando NO sufrirán la Sana Doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la Verdad el oído y se volverán a las fábulas”; (Tito 2:11y15) “11 Porque la Gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12 ENSEÑÁNDONOS que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13 aguardando la Esperanza Bienaventurada y la manifestación Gloriosa de nuestro Gran Dios y Salvador Jesucristo, 14 quien se dio a sí mismo por nosotros para Redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. 15 Esto habla, y exhorta y reprende con toda AUTORIDAD. Nadie te menosprecie”; (Tito 3:8 al 11) “8 Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que INSISTAS con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son BUENAS y ÚTILES a los hombres. 9 Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; Porque son vanas y sin provecho. 10 Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, 11 sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio”. Resulta imposible edificar a alguien que no está bajo AUTORIDAD. Es Servir Nuestra intención en el ejercicio de la AUTORIDAD es servir a los hermanos. Debemos ejercer la AUTORIDAD con el espíritu de su mente en el SERVICIO y NO con espíritu de Señorío (1 Pedro 5:2y3) “2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, CUIDANDO de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; NO por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 3 NO como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino SIENDO EJEMPLOS de la grey”. La intención legítima de toda autoridad espiritual es servir a los hermanos y nunca la ambición de tener dominio sobre ellos. Cuando nuestra intención al EJERCER la AUTORIDAD es el SERVICIO, nos liberamos de inhibiciones, complejos y EJERCEMOS AUTORIDAD con mayor firmeza, con un sano espíritu de nuestra mente y evitamos abusos y extravagancias (Marcos 10:42 al 45) “42 Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad. 43 Pero NO será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro SERVIDOR, 44 y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. 45 Porque el Hijo del Hombre NO vino para ser servido, sino para SERVIR, y para dar su vida en rescate por muchos”; (Juan 13:13 al 17) 13 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo SOY. 14 Pues si YO, EL Señor y EL Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15 Porque ejemplo os he dado, para que como YO os he hecho, vosotros también hagáis. 16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. 17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis”; (Tito 2:15) Esto habla, y exhorta y reprende con toda AUTORIDAD. Nadie te menosprecie”. Vivir en el Temor de Jehová Dios, es el ejercicio de la autoridad delegada por Jesucristo implica vivir en el temor de Dios, con un espíritu de nuestra mente con humildad. Toda autoridad espiritual legítima proviene del amor de Dios. El principio de la sabiduría es el temor a Dios.

La Autoridad Espiritual no es impuesta SINO RECONOCIDA. La autoridad no es un derecho cuyo reconocimiento debemos exigir de los demás. No se puede imponer a nadie que se nos sujete. Como es una autoridad delegada por Dios debe reflejar el carácter de la autoridad divina. Jehová Dios no quiere gobernar sobre ninguno que no quiera ser gobernado; así también no se puede ejercer autoridad espiritual sobre alguien que no reconoce esta autoridad. (1 Samuel 8:4 al 9)4 Entonces TODOS LOS ANCIANOS de Israel se juntaron, y vinieron a Ramá para ver a Samuel, 5 y le dijeron: He aquí tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos; Por tanto, constitúyenos ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones. 6 Pero NO agradó a Samuel esta palabra que dijeron: Danos un rey que nos juzgue. Y Samuel oró a Jehová. 7 Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; Porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos. 8 Conforme a todas las obras que han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy, dejándome a MÍ y sirviendo a dioses ajenos, así hacen también contigo. 9 Ahora, pues, oye su voz; Más protesta solemnemente contra ellos, y muéstrales cómo les tratará el rey que reinará sobre ellos”. La Autoridad Espiritual proviene del Desarrollo y la Madurez en la relación entre hermanos. A medida que nos vamos conociendo en la convivencia, va sugiriendo gradualmente el reconocimiento de la Autoridad. Tiene que ser reconocida por nuestra razón o conciencia.


Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Raúl Diaz Badillo. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto). 
Publicar un comentario