martes, 17 de julio de 2018

LA INSTRUCCIÓN DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO DA VIDA


Predica; 15 de Julio de 2018
LA INSTRUCCIÓN DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO DA VIDA
Hemos estado hablado acerca de la clave para que la Palabra de Jehová Dios fructifique en nuestro corazón. Hoy vamos a considerar, en aquello que le da Valor a su Palabra: ¿Qué es lo que le da Valor a su Palabra? En primer lugar, porque el origen de su Palabra es Divina. Divina por que fue Jehová Dios quien por medio del Espíritu Santo y de manera directa la inspiró en los hombres santos escogidos por Él. Toda la Escritura es Inspirada por Dios”. Esto implica que fue Jehová Dios quien la dio a través de la Iluminación y la Revelación del Espíritu Santo. ¡Esto le da un Gran Valor a su Palabra! Un segundo factor que la hace de mucho valor es: SU UTILIDAD. 1. Para ENSEÑAR. En ella encontramos orientación para cualquier situación de la vida. 2. Para REDARGÜIR. No solo orienta sino convence de tal manera que uno se ve impactado en el interior. 3. Para CORREGIR. Me orienta, me convence y me ayuda a corregir las deficiencias que tenga. 4. Para INSTRUIR. No solo me orienta, me convence, me corrige, sino que me capacita para hacer todas las cosas según Su Perfecta Voluntad. Leamos, reflexionemos, hablemos y obedezcamos su Palabra Escrita. (2 Timoteo 3:16) “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para ENSEÑAR, para REDARGÜIR, para CORREGIR, para INSTRUIR EN JUSTICIA”. En éste Libro nos afirma que las Sagradas Escrituras están formadas de 66 Libros inspirados por Jehová Dios. Y ahora, nuestro Padre Celestial nos ha escogido, a ti y a mí para que siga el Propósito de seguir anunciando éste Santo Evangelio: (1Pedro 2:9y10) “9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su Luz Admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; Que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”. Pues bien, con ésta Poderosa Palabra de Dios, empezó esta predicación, cuando mi esposa Laly, me estaba leyendo el Proverbio del día, la cual está basada en el Libro de Proverbios, donde literalmente dice así: (Proverbios 10:17) Camino a la Vida es guardar la instrucción; Pero quien desecha la reprensión, yerra”. Este versículo encierra una ley, la cual NO puede ser negada. Por ésta razón, este versículo, si nosotros como personas guardamos, amamos, y si deseamos la instrucción de nuestro Padre Dios, esto nos dará larga vida en este mundo, en el caso contrario, ¿Quiénes desechan la instrucción? Veamos otro versículo en el mismo libro de Proverbios que dice: (Proverbios 12:1) El que ama la instrucción ama la sabiduría; Mas el que aborrece la reprensión es ignorante”. Aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, se están equivocando tantas veces que sería innecesario para aprender lo que enseña desde la primera vez que sucede, lo sucedido en nuestras vidas es para formar en ti un carácter, pero si te mantienes negándolo, esto te va a someter; Lo que aceptes con humildad por supuesto que te va a transformar. Aquí vemos claramente, que una persona que no acepta la instrucción, que NO acepta que otra persona lo instruya en cosas de la vida, tendrá que soportar una y otra vez los mismos resultados desastrosos de la vida, por esta razón, mis amados hermanos, los invito a pedir Sabiduría a Jehová Dios, como dice en éste Libro de: (Santiago 1:5) “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”. También les quiero comentar, que la palabra INSTRUCCIÓN solo aparece tres veces en las Sagradas Escrituras, y las tres aparecen el Libro de Proverbios. La tercera que quiero mencionar está en Proverbios donde dice: (Proverbios 1:8) “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre”. Y los tres versículos ya mencionados se refieren a la INSTRUCCIÓN de nuestros padres terrenales. Pero no hay que olvidar también las instrucciones dadas por Jehová Dios a nosotros, y ¿Dónde encontramos esas instrucciones? se preguntaran muchos, pues bien tenemos a las Sagradas Escrituras, donde tenemos las instrucciones de nuestro Padre Celestial para nuestro diario vivir, solo hay que tomar nuestro Sagrado Manual, leerla, escudriñando con mucho detenimiento y ahí encontraremos las instrucciones para llegar al Reino Celestial. Es mi deseo que todos nos preocupemos por ser personas instruidas, tanto de parte de Dios como de tus padres, y si eres joven o adolescente, toma en cuenta este consejo, y oye más a tus padres que a la televisión o a tus amigos. Ahora, en éste momento le pido a nuestro Padre Celestial que por medio del Espíritu Santo nos habrá, el entendimiento, para comprender las cuatro partes de éste Versículo… de: (2 Timoteo 3:16) “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para ENSEÑAR, para REDARGÜIR, para CORREGIR, para INSTRUIR EN JUSTICIA”. Cómo ejemplo tenemos estas cuatro SU UTILIDADES que son, esenciales para las cuales las Sagradas Escrituras son útiles.

LA PRIMERA PARTE ES. LA ENSEÑANZA o DOCTRINA. (Salmos 119:105) “Lámpara es a mis pies tu Palabra, y lumbrera a mi camino”. Piensen, por un momento, en todas las cosas que NO sabríamos si no tuviéramos las Sagradas Escrituras. Entonces Jesús, fue enviado por nuestro Padre Celestial, a enderezar lo torcido de las enseñanzas, que para entonces eran más los mandamientos humanos, cimentados en sus tradiciones que en la Sagrada Escritura; Este fue un problema que Jesús señaló a los fariseos (Mateo 15:1 al 6) “1Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo: 2 ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. 3 Respondiendo ÉL, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. 5 Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, 6 ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición”. Otro ejemplo de este problema lo encontramos en las generaciones del pueblo de Dios: (2 Reyes 17:33) “Temían a Jehová, y honraban a sus dioses, según la costumbre de las naciones de donde habían sido trasladados”. Y por supuesto la advertencia por el peligro continuo que puede destruir a las iglesias de Cristo (Hechos 15:24) “Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley”. Tenemos que estar muy alertas de no salirnos de la Sana Doctrina de Cristo, que es la Enseñanza que determina lo que enseñamos. Esto es lo que Jesús hizo (Juan 5:19) “Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; Porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente”; (Juan 7:16) “Jesús les respondió y dijo: Mi Doctrina no es mía, sino de aquel que me envió”; (Juan 12:49y50)49 Porque YO no he hablado por mi propia cuenta; EL Padre que me envió, ÉL me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. 50 Y sé que su Mandamiento es Vida Eterna. Así pues, lo que YO hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho”. Esto es también lo que los apóstoles hicieron (Mateo 16:19) “Y a ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los Cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los Cielos”; (Mateo 28:20) Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí YO estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”; (Hechos 15:16-18) “16 Después de esto volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, y lo volveré a levantar, 17 Para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi Nombre, 18 Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos”. Esto es lo que los evangelistas antiguos hicieron en todos los lugares en los que predicaron (Hechos 8:35) “Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta Escritura, le anunció el Evangelio de Jesús”; (Hechos 17:2y3) “2 Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, 3 declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo”. Personalmente, me esfuerzo que todos mis pensamientos en la Sana Doctrina de Cristo sean los Pensamientos de Jehová Dios: (Proverbios 14:12) “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte”; (Isaías 55:8y9) “8 Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. 9 Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”; (Jeremías 6:16) “Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos”; (Jeremías 10:23) “Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos”. (1 Pedro 4:11) Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”. Ya que las Sagradas Escrituras, es el único Manual útil para la Enseñanza, debemos meditar mucho en su contenido, tenerla siempre presente en nuestras vidas, y Enseñarla a nuestros hijos.

SEGUNDA PARTE ES. ÚTIL PARA REDARGÜIR; (Salmos 119:21) “Reprendiste a los soberbios, los malditos, Que se desvían de tus Mandamientos”. Cuando se trata de asuntos de fe, ¿Dónde podemos poner nuestra confianza ya que hay tantas doctrinas conflictivas? Como nos hablan estos dos ejemplos de estos dos capítulos del Libro de: (Jeremías 27 La señal de los yugos & Jeremías 28 Falsa profecía de Hananías). Si queremos tener la capacidad de identificar el error, debemos consultar la Palabra de Dios (Mateo 7:15-20) “15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis”. Veamos otro ejemplo, cuando Jesús usó las Escrituras cuando reprendió a aquellos que estaban en error. Citó las Escrituras cuando purificó el templo (Mateo 21:12y13) “12 Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; 13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones”. Citó las Escrituras cuando reprendió a los fariseos y escribas por su hipocresía (Mateo 15:1-9) “1 Entonces se acercaron a Jesús ciertos escribas y fariseos de Jerusalén, diciendo: 2 ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. 3 Respondiendo ÉL, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4 Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. 5 Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, 6 ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el Mandamiento de Dios por vuestra tradición. 7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. 9 Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”. También usó las Escrituras cuando reprendió a los saduceos (Mateo 22:29-32) “29 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el Poder de Dios. 30 Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el Cielo. 31 Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿No habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: 32 Yo Soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos”.  Aludió a las Escrituras cuando reprendió a Pedro en el Huerto (Mateo 26:51 al 54) “51 Pero uno de los que estaban con Jesús, extendiendo la mano, sacó su espada, e hiriendo a un siervo del sumo sacerdote, le quitó la oreja. 52 Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; Porque todos los que tomen espada, a espada perecerán. 53 ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que ÉL no me daría más de doce legiones de ángeles? 54 ¿Pero cómo entonces se cumplirían las Escrituras, de que es necesario que así se haga?”. Debemos tener la capacidad de identificar y reprender el pecado y la falsa doctrina. Jehová Dios dio instrucciones a Israel en cuanto a los falsos maestros (Deuteronomio 13:1 al 5) “1 Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, 2 y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; 3 no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma. 4 En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a ÉL temeréis, guardaréis sus Mandamientos y escucharéis su Voz, a ÉL serviréis, y a ÉL seguiréis. 5 Tal profeta o soñador de sueños ha de ser muerto, por cuanto aconsejó rebelión contra Jehová vuestro Dios que te sacó de tierra de Egipto y te rescató de casa de servidumbre, y trató de apartarte del camino por el cual Jehová tu Dios te mandó que anduvieses; y así quitarás el mal de en medio de ti”; (Nehemías 6:10 al 13) “10 Vine luego a casa de Semaías hijo de Delaía, hijo de Mehetabel, porque él estaba encerrado; el cual me dijo: Reunámonos en la casa de Dios, dentro del templo, y cerremos las puertas del templo, porque vienen para matarte; sí, esta noche vendrán a matarte. 11 Entonces dije: ¿Un hombre como yo ha de huir? ¿Y quién, que fuera como yo, entraría al templo para salvarse la vida? No entraré. 12 Y entendí que Dios no lo había enviado, sino que hablaba aquella profecía contra mí porque Tobías y Sanbalat lo habían sobornado. 13 Porque fue sobornado para hacerme temer así, y que pecase, y les sirviera de mal nombre con que fuera yo infamado”. Hay momentos en que se debe reprender a los hombres (Mateo 18:15) “Por tanto, si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano”; (1 Timoteo 5:20) “A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman”; (Tito 1:13y14) “13 Este testimonio es verdadero; por tanto, repréndelos duramente, para que sean sanos en la fe, 14 no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la Verdad”; (Tito 2:15) “Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie”. Algunas veces necesitamos reprender a la gente debido al pecado en sus vidas (Mateo 14:3,4) “3 Porque Herodes había prendido a Juan, y le había encadenado y metido en la cárcel, por causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano; 4 porque Juan le decía: No te es lícito tenerla”; (Lucas 3:19) “Entonces Herodes el tetrarca, siendo reprendido por Juan a causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano, y de todas las maldades que Herodes había hecho”. También hay momentos en que Dios nos reprende (Hebreos 12:5y6) “5 y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por ÉL; 6 Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo”. Si te interesa su destino eterno, no sigas las palabras de los hombres en asuntos de fe; ¡Estudia las Escrituras personalmente!

LA TERCERA PARTE ES. ÚTIL PARA CORREGIR; (Salmos 119:65 al 68)65 Bien has hecho con tu siervo, Oh Jehová, conforme a tu Palabra. 66 Enséñame buen sentido y sabiduría, Porque tus Mandamientos he creído. 67 Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; Mas ahora guardo tu Palabra. 68 Bueno eres Tú, y Bienhechor; Enséñame tus estatutos”. Hay mucha gente que puede decirle cuáles son los problemas del mundo, pero ¿Quién tiene la clave para corregir tales cosas? La Palabra de Dios es la única fuente que podemos usar para reprender al mundo de pecado, y en ella también encontramos el mensaje positivo que el mundo necesita para andar en el camino correcto. Todos los grandes reformadores dependieron de la Palabra de Dios para la corrección. Por ejemplo: Cuando David vio que había hecho algo equivocado, fue a la Ley para corregirlo (2 Samuel 6:8y9) “8 Y se entristeció David por haber herido Jehová a Uza, y fue llamado aquel lugar Pérez-uza, hasta hoy. 9 Y temiendo David a Jehová aquel día, dijo: ¿Cómo ha de venir a mí el Arca de Jehová?”; (1 Crónicas 15:2y13) “Entonces dijo David: El arca de Dios no debe ser llevada sino por los levitas; porque a ellos ha elegido Jehová para que lleven el Arca de Jehová, y le sirvan perpetuamente”. Cuando Josías se dio cuenta de que Judá había sido rebelde, fue a la Palabra para corregir las cosas (2 Reyes 22:11 al 13) “11 Y cuando el rey hubo oído las Palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos. 12 Luego el rey dio orden al sacerdote Hilcías, a Ahicam hijo de Safán, a Acbor hijo de Micaías, al escriba Safán y a Asaías siervo del rey, diciendo: 13 Id y preguntad a Jehová por mí, y por el pueblo, y por todo Judá, acerca de las Palabras de este Libro que se ha hallado; porque grande es la ira de Jehová que se ha encendido contra nosotros, por cuanto nuestros padres NO escucharon las Palabras de este Libro, para hacer conforme a todo lo que nos fue Escrito”; (2 Reyes 23:2,21) “2 Y subió el rey a la casa de Jehová con todos los varones de Judá, y con todos los moradores de Jerusalén, con los sacerdotes y profetas y con todo el pueblo, desde el más chico hasta el más grande; y leyó, oyéndolo ellos, todas las Palabras del Libro del Pacto que había sido hallado en la casa de Jehová”. El ejemplo para nosotros hoy en día, por medio del escriba y sacerdote, Esdras y Nehemías que invitaron a los que habían regresado del exilio a regresar a la ley de Dios (Esdras 3:4-5) “4 Celebraron asimismo la fiesta solemne de los tabernáculos, como está Escrito, y holocaustos cada día por orden conforme al rito, cada cosa en su día; 5 además de esto, el holocausto continuo, las nuevas lunas, y todas las fiestas solemnes de Jehová, y todo sacrificio espontáneo, toda ofrenda voluntaria a Jehová”; (Nehemías 8:5y6) “5 Abrió, pues, Esdras el Libro a ojos de todo el pueblo, porque estaba más alto que todo el pueblo; y cuando lo abrió, todo el pueblo estuvo atento. 6 Bendijo entonces Esdras a Jehová, Dios Grande. Y todo el pueblo respondió: ¡Amén! ¡Amén! alzando sus manos; y se humillaron y adoraron a Jehová inclinados a tierra”. Si necesitamos corregir a alguien o necesitamos autocorregirnos, debemos acudir a las Sagradas Escrituras. Veamos el ejemplo con el apóstol Pedro corrigió al grupo de penitentes en el tiempo del Pentecostés al usar la Palabra (Hechos 2:38) “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el Don del Espíritu Santo”; (Hechos 18:26y27)26 Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el Camino de Dios. 27 Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la Gracia habían creído”. Las Sagradas Escrituras son útiles para la corrección en nuestros hogares (Deuteronomio 6:6 al 9) “6 Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. 8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”; (Efesios 6:4) “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”. Las Sagradas Escrituras son útiles para la corrección en la Iglesia (Gálatas 6:1-2) “1Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”. ¿Hay algo que se deba de corregir en tu vida? Mi consejo pastoral es que, leas las Sagradas Escrituras como tu Manual de vida, y confíes en todo lo que de ahí se te aconseje que debes de hacer porque es el consejo de tu hacedor. Jesús dijo que el hombre sabio Oye Sus Palabras y las OBEDECE (Mateo 7:24 al 27) “24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y NO cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina”.

ESTA ES LA CUARTA PARTE. ÚTIL PARA INSTRUIR EN JUSTICIA. (Salmos 119:33 al 35) “33 Enséñame, oh Jehová, el Camino de tus Estatutos, y lo guardaré hasta el fin. 34 Dame Entendimiento, y guardaré tu ley, y la cumpliré de todo corazón. 35 Guíame por la senda de tus Mandamientos, Porque en ella tengo mi voluntad”. Un carpintero usa clavos o tornillos para fijar a la pared un mueble de cocina integral, una vez que ha medido, la atornilla en la posición que debe estar. De la misma forma, cuando nosotros hemos encontrado la Sana Doctrina de Cristo, estamos seguros que es dónde debemos fijar nuestro corazón, porque tenemos la seguridad que nos dan las Sagradas Escrituras, entonces, necesitamos algo para asegurarlo en tal lugar con el fin de que no se mueva (2 Pedro 2:18 al 21) “18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error. 19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció. 20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero. 21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del Santo Mandamiento que les fue dado”. Si queremos seguir en el camino correcto, debemos continuar en la Palabra de Dios. Esto es exactamente lo que Pablo dijo al joven Timoteo (2 Timoteo 3:13) “más los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados”. Y a la iglesia en Éfeso (Efesios 6:17) “Y tomad el yelmo de la salvación, y la Espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios”. Esto también es lo que Jesús dijo a Sus discípulos (Juan 8:31-32) “31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en ÉL: Si vosotros permaneciereis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres”. La justicia es un área en el cual todos necesitamos instrucción. La justicia no vendrá a nuestras vidas de manera natural, ni siquiera para el cristiano (Proverbios 16:25) “Hay camino que parece derecho al hombre, Pero su fin es camino de muerte”; (Isaías 35:8) “Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por ÉL, sino que ÉL mismo estará con ellos; el que anduviere en este Camino, por torpe que sea, no se extraviará”. Sin la instrucción de Dios, nos desviaremos (Isaías 53:6) “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en ÉL el pecado de todos nosotros”; (Salmos 23:2 al 4) “2 En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. 3 Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su Nombre. 4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque TÚ estarás conmigo; Tu Vara y tu Cayado me infundirán aliento”. Necesitamos constantemente la luz guiadora de Dios (Salmos 119:105) “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino”. Jehová Dios nos instruirá en justicia si buscamos Su Justicia (Mateo 5:6,20) “6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. 20 Porque os digo que, si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, NO entraréis en el Reino de los Cielos”; (Mateo 6:33) Mas buscad primeramente el Reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”; (Mateo 7:7y8,13y14) “7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”. Si no permitimos que la Palabra de Dios nos reprenda, corrija y guíe hoy; Ésta nos JUSGARÁ en el Día del Juicio cuando será demasiado tarde para la corrección (Juan 12:48) “El que me rechaza, y no recibe mis Palabras, tiene quien le juzgue; la Palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero”; (Hebreos 4:12) “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda Espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. Si tomamos tiempo para oír y obedecer, las Sagradas Escrituras, que pueden reprendernos, corregirnos y MANTENERNOS EN EL CAMINO CORRECTO.

Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto).

Publicar un comentario