domingo, 20 de agosto de 2017

¿EN QUE ROCA ESTÁ CIMENTADA TU IGLESIA…? PEDRO O JESUCRISTO

20 de Agosto de 2017
¿EN QUE ROCA ESTÁ CIMENTADA TU IGLESIA…? PEDRO O JESUCRISTO
Resulta que, Jesús venia de la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. Jesús les dijo: Y Ustedes, ¿Quién dicen que soy Yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los Cielos. Y aquí empieza la mala interpretación, porque Jesús ahora está hablándole a Pedro diciéndole: (Mateo 16:18) “Y Yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. Jesús le dice señalándose a Él mismo, ya que es la Roca escogida del Padre, para ser la Piedra del ángulo, dónde la Iglesia se cimienta en la Roca inconmovible. Jesús NO le dijo; (tu eres la roca donde edificaré mi iglesia). El nombre “Pedro” fue un apodo que Jesús le dio a Simón cuando se conocieron (Juan 1:42) “Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que quiere decir, Pedro)”. Pero es verdad también que existen muchas iglesias en error, porque creen que su iglesia está sobre la roca de alguien humano por esta razón existen muchas iglesias que su cimentación es un apóstol, profeta, maestro, evangelista o pastor, y no de la Roca que es Jesucristo.

Jehová Dios por medio del apóstol Pablo explica que Jesucristo es la piedra angular sobre la cual la iglesia está fundada sobre el fundamento que es Jesús, donde los apóstoles fueron edificados, con esta enseñanza, en la Sana Doctrina de Cristo. (Efe. 2:20-22) “20 Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.

Incluso Jehová Dios por medio del apóstol Pedro, nos dice en: (1 Pedro 2:1-10) 4 Acercándoos a Él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más para Dios escogida y preciosa, 5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 6 Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, ESCOGIDA, PRECIOSA; Y el que creyere en Él, no será avergonzado. 7 Para vosotros, pues, los que creéis, Él es precioso; pero para los que no creen, la piedra que los edificadores desecharon, ha venido a ser la cabeza del ángulo; 8 Y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la Palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados”; Comparó a todos los creyentes a pequeñas piedras que forman parte de la estructura de la iglesia. Pedro, también les dijo lo mismo a los líderes religiosos judíos Hablando de Jesús, Pedro proclamó: (Hechos 4:11)Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo”. Y sobre toda razón está la decisión de nuestro Padre Celestial, quien decidió darle a Jesucristo ésta posición: (Isa.28:14-16)14 Por tanto, varones burladores que gobernáis a este pueblo que está en Jerusalén, oíd la palabra de Jehová. 15 Por cuanto habéis dicho: Pacto tenemos hecho con la muerte, e hicimos convenio con el Seol; cuando pase el turbión del azote, no llegará a nosotros, porque hemos puesto nuestro refugio en la mentira, y en la falsedad nos esconderemos; 16 por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que Yo he puesto en Sion por fundamento una Piedra, Piedra Probada, Angular, Preciosa, de Cimiento Estable; el que creyere, no se apresure”. (Salmos 118:22) “La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo”. ¿Acaso no han tenido la experiencia de haber estado en una congregación dónde la máxima autoridad era un apóstol, evangelista, maestro, profeta o pastor? Jehová Dios por medio del apóstol Pablo escribió que: Nadie puede poner otro fundamento que no sea Jesucristo: (1 Cor. 3:11) “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”. La gran diferencia en las iglesias cimentadas en Pedro, es que son doctrinas de hombres, o la que está cimentada en la Roca que es Jesucristo.

Todo empezó aquí cuando Moisés desobedeció la instrucción de Jehová Dios cuando le dijo…: (Números 20:8-12)8 Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y HABLAD a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias. 9 Entonces Moisés tomó la vara de delante de Jehová, como él le mandó. 10 Y reunieron Moisés y Aarón a la congregación delante de la peña, y les dijo: ¡Oíd ahora, rebeldes! ¿Os hemos de hacer salir aguas de esta peña? 11 Entonces alzó Moisés su mano y golpeó la peña con su vara dos veces; y salieron muchas aguas, y bebió la congregación, y sus bestias. 12 Y Jehová dijo a Moisés y a Aarón: Por cuanto no creísteis en mí, para santificarme delante de los hijos de Israel, por tanto, no meteréis esta congregación en la tierra que les he dado”. Cerca del Monte Sinaí, los Israelitas se había quejado de manera similar a Moisés por la falta de agua para ellos y su ganado.

En ese momento, Dios instruyó a Moisés que golpeara la roca y el agua brotó para remediar la situación (Éxodo 17:1-6) “1 Toda la congregación de los hijos de Israel partió del desierto de Sin por sus jornadas, conforme al mandamiento de Jehová, y acamparon en Refidim; y no había agua para que el pueblo bebiese. 2 Y altercó el pueblo con Moisés, y dijeron: Danos agua para que bebamos. Y Moisés les dijo: ¿Por qué altercáis conmigo? ¿Por qué tentáis a Jehová? 3 Así que el pueblo tuvo allí sed, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados? 4 Entonces clamó Moisés a Jehová, diciendo: ¿Qué haré con este pueblo? De aquí a un poco me apedrearán. 5 Y Jehová dijo a Moisés: Pasa delante del pueblo, y toma contigo de los ancianos de Israel; y toma también en tu mano tu vara con que golpeaste el río, y . 6 He aquí que Yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo. Y Moisés lo hizo así en presencia de los ancianos de Israel”. Lo mismo es visto en éstos dos Libros: (Hechos 4:11) “Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo”. (1 Corintios 10:4) “y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo”. Creo que hasta aquí NO nos queda ninguna duda de que Pedro si es una piedra, como cada uno de nosotros que formamos la Iglesia Santa, y que todas estas piedras estamos cimentados sobre la Roca Inconmovible en Jesucristo, porque Jehová Dios vendrá con Poder a sacudir su Iglesia y lo movible se caerá: (Heb. 12:25-29)25 Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. 26 La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. 27 Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. 28 Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; 29 porque nuestro Dios es fuego consumidor”. Esta palabra puede causar miedo de no ser por la promesa de que estamos recibiendo un reino inconmovible, que resistirá todas las sacudidas que vienen. Me recuerda la Palabra de Dios en: (Salmo 125:1-5) 1 Los que confían en Jehová son como el monte de Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre. 2 Como Jerusalén tiene montes alrededor de ella, así Jehová está alrededor de su pueblo desde ahora y para siempre. 3 Porque no reposará la vara de la impiedad sobre la heredad de los justos; No sea que extiendan los justos sus manos a la iniquidad. 4 Haz bien, oh Jehová, a los buenos, y a los que son rectos en su corazón. 5 Mas a los que se apartan tras sus perversidades, Jehová los llevará con los que hacen iniquidad; Paz sea sobre Israel”. Las sacudidas traen revelación, si nuestra visión está arraigada en la Sana Doctrina de Cristo, que es la Palabra de Dios Escrita y nuestros ojos fijos en Jesucristo. Entonces nuestro Padre Celestial, nos da poder en el Espíritu Santo para correr la carrera que está puesta delante de nosotros, sin importar los obstáculos o los problemas que están por delante. Como dijo Él, las tormentas vendrán, así que edifiquemos sobre la Roca de la Verdad y no sobre la arena movediza de modas pasajeras, clichés, opiniones populares, fantasías de la Nueva Era, o el humanismo secular. Ninguno de estos resistirá la sacudida que está por venir. ¡Pero la Palabra de nuestro Dios permanecerá para siempre!

¿Porque Jesucristo debe ser el cimiento de nuestras vidas y matrimonios? Por qué en El estamos seguro que no nos fallará, Jesucristo es inconmovible, es fuerte y estable por siempre, su cimiente puede ser golpeada y no sufrirá daño alguno, ya que Jesucristo mismo es la roca eterna, si tu matrimonio esta edificado sobre esta Roca no será quebrantado y desplomado por más que rujan los vientos de los problemas, pues Jesucristo es obedecido aun por la misma naturaleza, es el que le da nuevas esperanzas a los matrimonios, nuevas fuerzas para continuar, la fe para confiar en que todo saldrá bien y el amor necesario para soportar cualquier situación que se presente. ¡¡Te invito a que dejen ya de luchar con sus propias fuerzas, porque seguirán dando vueltas en el mismo circulo como lo han hecho hasta ahora, sin los resultados que desearían para sus hogares, descansen en Jesucristo y El hará que lo que parecía imposible para ustedes y ahora sea posible!! (Romanos 8:28-32) “28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. 29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. 31 ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? 32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”.

Para entender, ésta promesa del versículo 28 es para los hijos de Dios. Y corresponde a todo lo que hemos venido analizando: Dios todo lo que hace en nuestras vidas, lo hace para bien. Pero esto no es para todos. Es decir, Dios no actúa para bien en la vida de todas las personas. Y, ¿cómo sabemos si esa promesa es para nosotros? Primero, que amemos a Dios y segundo, que debemos ser llamados de acuerdo a su Voluntad. Si alguien no ama a Dios, esta promesa no es válida en su vida. Si alguien no es llamado por Dios, entonces no tiene derecho a esa promesa. ¿Cuál es la promesa para aquellos que NO aman a Dios y NO son llamados de acuerdo a Su Voluntad? Veamos, (Romanos 2:5)Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios”. Todas las cosas que estas personas, que no aman a Dios, experimentan que les va mal diariamente, y por las cuales no agradece a Dios, y no le da la gloria a Dios como debe de ser, nada serán para su bien, sino que lo condenarán algún día. Podrá ser pobre o millonario, pero si no ama a Dios y no ha sido llamado, todas sus experiencias lo llevarán al infierno. Los que hemos sido llamados según la Voluntad de Jehová Dios, le amamos en las buenas y en las malas. ¿Por qué? Porque es el Poder de Dios el que nos trajo de la oscuridad a la luz, del poder del diablo al Poder Divino, de la rebelión contra Dios a amar a Dios. Todo por el Poder de su Gracia con la que fuimos llamados (Romanos 1:5) “y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su Nombre”. Por supuesto que durante nuestra vida vamos a tener flaquezas, pero la clave es el amor hacia Dios que está en nuestros corazones, que nos fue dado por el Espíritu Santo.

Amar a Dios es desearlo como el UNICO y más valioso tesoro en nuestra vida. Satisfacernos en Él. Amar a Dios es obedecer sus mandamientos. Y esa obediencia viene debido a que sabemos que sus ordenanzas son perfectas, justas y buenas para nosotros. Un ejemplo muy interesante lo vemos cuando Jesús le pregunta a Pedro: “me amas?” Y Pedro le responde: “Sí, Señor, tú sabes que te amo”. Esto lo hace Jesús en tres ocasiones. Cuando Pedro le responde que sí, Cristo no le dice: “Bueno eso quiere decir que estás cumpliendo mis mandamientos” No, por el contrario, Jesucristo le hace ver a Pedro, que, si le ama, DEBE cumplir sus mandatos. Y esto lo repite Jesucristo en (Juan 21:15-17)15 Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos. 16 Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. 17 Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas”.

Aquí es donde caen muchas personas. Creen que deben amar a Dios por sus bendiciones. Es decir, aman a Dios cuando me trata bien. Su respuesta a Dios depende de los regalos que reciben. Algo que he aprendido de las Sagradas Escrituras, es que, debido a nuestra depravación, y debido a que hemos sido destituidos de la Gloria de Dios (Romanos 3:23) “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”, no merecemos ningún reglo de Dios. Todo lo que recibimos, mientras estamos en rebelión contra Dios, son MISERICORDIAS”. ¿Por qué? Porque el hecho de que, a cada segundo de nuestras vidas, estemos en rebelión contra Dios, no aceptando Su Poder y Deidad; no reconociendo que Él es el ser supremo del Universo; el Creador de todas las cosas; y aún así, Jehová Dios permita que nos levantemos cada mañana, tengamos un trabajo, tengamos alimento, etc. Todas esas cosas son misericordias de Dios. Lo que merecemos de Dios es que nos destruya con un chasquido de Sus dedos. (Romanos 9:22) “Y qué si queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción”.
Los que son llamados a amar a Dios, le aman cuando reciben sus bendiciones y cuando reciben sus sufrimientos, pues saben que todo viene para que la gloria de Jesucristo sea magnificada en nuestras vidas. Aquellos que piensan que la vida del cristiano es una vida de paz y serenidad, es porque no leen las Sagradas Escrituras. La vida del cristiano es una constante batalla. Estas personas son las que son engañadas con doctrinas de prosperidad económica y de salud. Si Jesucristo sufrió, debemos tener claro que nosotros vamos a sufrir igualmente. De seguro que no tanto como sufrió Cristo, pero va a ser un hecho. Y esto es algo que el diablo ha venido metiendo en le iglesia desde hace muchos años, para que los cristianos crean que están en tiempos de paz y descuiden sus almas.

El miércoles pasado Dios nos habló acerca de supuestos ministerios que muchos han adquirido en falsas doctrinas, veamos…: (2Tim. 3:12,13)12 Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; 13 más los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados”. ¿Quiénes son los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados? Estos supuestos hermanos nunca vienen de manera reconocible con un título en su frente anunciando quien es en realidad. Los falsos maestros son gente que inspira confianza, que aparentan piedad y que como han sido engañados, hasta llegan a creer ellos mismos todo lo que dicen.

Una diferencia muy grande entre el que está equivocado y el falso maestro, es que el primero ESTÁ SENCILLAMENTE ERRADO, pero tiene un corazón noble y está dispuesto para corregir su error y a ser enseñado en la verdad de la Palabra. En contraste, EL FALSO MAESTRO no admite corrección, siempre tiene la razón y no es sumiso a la Palabra de Dios. (Mateo 7:14-16) “14 Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. 15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?”. (Mt.7:21-23)21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no PROFETIZAMOS en tu nombre, y en tu nombre ECHAMOS FUERA DEMONIOS, y en tu nombre HICIMOS MUCHOS MILAGROS? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”. Estos son los falsos ministerios de los cuales tenemos que renunciar para poder ser edificados con la Sana Doctrina de Cristo. (1 Corintios 10:23) “Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica”.

Los falsos maestros entran encubiertamente a la obra disfrazados como apóstoles de Cristo, de la misma manera que el mismo satanás, a quién ellos ministran, se viste como ángel de luz… (2 Corintios 11:13-15) “13 Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. 14 Y no es maravilla, porque el mismo satanás se disfraza como ángel de luz. 15 Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras”. Estos son suciedades y manchas, los cuales, comiendo con vosotros, juntamente se recrean en sus errores.


Predicador de la Sana Doctrina de Cristo: Víctor. Si usted no tiene la intención de guardar esta hoja, tenga la amabilidad de entregarla a otra persona interesada. Para la difusión gratuita entre cristianos, se permite fotocopiar esta hoja (por favor no cambiar el texto). 
Publicar un comentario