jueves, 13 de abril de 2017

“LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO”

             ENTRENANDO SOLDADOS DE JESUCRISTO
             “LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO”
        LECCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO #31 (LUCAS 12:10-20)
PROPOSITO DE ESTE TALLER: Es que el Espíritu Santo te ayuda como discípulo de Jesucristo, a que le confieses, como tu Señor, aun cuando ésta confesión esté amenazada de persecución. Para quitar a sus discípulos el miedo de los hombres, les recuerda el Espíritu Santo el juicio futuro. Por el juez se entiende a Jehová Dios, aunque no se menciona expresamente a Él, sino sólo a su corte, los ángeles. No se pronuncia el nombre de Jehová Dios. Los ángeles notifican la presencia del Dios innombrable e inaccesible. En este juicio, el Hijo del hombre es abogado de los buenos ante el DIVINO JUEZ. Aquel en cuyo favor se declare, será salvado; aquel en cuyo favor no se declare, estará perdido. Que el Hijo del hombre intervenga en favor de alguien o no, depende de que uno confiese a Jesucristo y confesarle significa obediencia, aquí en la tierra. La confesión o la negación de Jesús en la tierra tendrá su repercusión en el juicio final. El discípulo, para quien Jesús es amigo y abogado, está bajo la acción del Espíritu Santo, al que enviará Jesucristo cuando haya sido exaltado. La confesión de Jesucristo por el discípulo mediante la palabra y la imitación, es impuesta como un deber por el Espíritu Santo, pero también es apoyada y sostenida por Él. Las palabras, tal como las reproduce Lucas, se refieren al futuro de los discípulos. Cuando reciban al Espíritu Santo y por el hecho de recibirlo, se les exigirá una relación con Cristo y una confesión de Cristo distinta de la de quienes no hayan recibido el Espíritu Santo. A todo el que diga una palabra contra el Hijo del hombre, le será perdonada. Jesús vive como hombre entre hombres, es Hijo del hombre en humildad. El que sólo le juzga con sus capacidades puramente humanas y sólo lo ve como hombre, es posible que no sea consciente de su transgresión al ultrajar a Jesús, Hijo del hombre. Dios le perdonará. Cuando va a morir Jesús ora: «Padre, perdónalos, pues no saben lo que hacen». En cambio, no se perdonará al que blasfeme contra el Espíritu Santo. Un discípulo que ha reconocido a Jesús como el Hijo del hombre (exaltado), si niega a Jesús o se separa de Él, blasfema contra el Espíritu Santo. En efecto el Espíritu Santo es el que ha causado en él la confesión de que Jesús es el Hijo del hombre, al que Dios da todo poder. El que así armado con el Espíritu Santo dice una palabra contra Jesús, éste ultraja al Espíritu Santo. Este pecado no se perdona. El perdón de los pecados y la salvación sólo pueden lograrse mediante la fe en Cristo.
OBSERVACIÓN
10a) ¿A quién SI le será perdonado? R: todo aquel que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre.
10b) ¿A quién NO le será perdonado? R: al que blasfemare contra el Espíritu Santo.
11) ¿De que no debemos de preocuparnos si nos llevan ante magistrados y autoridades? R: por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir.
12) ¿Por qué debemos de confiar en Dios en el tiempo que se nos ponga delante de las autoridades? R: porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.
13) ¿Qué le dijeron a Jesús alguien de entre la multitud? R: Maestro, dí a mi hermano que parta conmigo la herencia.
14) ¿Qué le contestó Jesús al hombre que quería que interviniera? R: ¿Quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor?
15) ¿Por qué dice Jesús que debemos de guardarnos de toda avaricia? R: porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.
16) ¿Cuál parábola se refirió Jesús? R: La heredad de un hombre rico había producido mucho.
17) ¿Qué es lo que pensaba dentro de si el hombre rico? R: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?
18) ¿Qué dijo el hombre rico muy determinado? R: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes.
19) ¿A quién le estaba diciendo el hombre rico, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate? R: a mi alma.
20) SIN EN CAMBIO ... ¿Qué es lo que dice Dios? R: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?
INTERPRETACIÓN
10) ¿Qué significa Hijo del Hombre? R: Cuando Jesús usaba esta frase en relación a Sí mismo, Él se estaba adjudicando la profecía del “Hijo del Hombre” a Él mismo. Los judíos de esa época, debieron haber estado íntimamente familiarizados con la frase y a quién se hacía referencia. Él estaba proclamándose como el Mesías. El significado de la frase “El Hijo del Hombre”, es en referencia a la profecía de (Daniel 7:13,14) “13 Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido”.
10) ¿Qué quiere decir blasfemia contra el Espíritu Santo? R: El continuo rechazo a la persuasión del Espíritu Santo para confiar en Jesucristo es la blasfemia imperdonable. Recuerde que Escrito está en Juan 3:16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.” La única condición por la que alguien no tiene perdón es si este alguien no está entre “todo aquel que en Él cree”. El caso de la “blasfemia contra el Espíritu Santo” en las Sagradas Escrituras, es mencionado en Marcos 3:22-30 y en Mateo 12:22-32. El término “blasfemia” generalmente puede ser definido como una “irreverencia desafiante”. Nosotros aplicaríamos el término a pecados tales como maldecir a Dios, o degradar deliberadamente las cosas concernientes a Dios. También lo es atribuir algún mal a Dios, o negar algún bien que deberíamos atribuirle a Él. Sin embargo, este caso de blasfemia, es uno específico, llamado “la blasfemia contra el Espíritu Santo”, te recuerdo que toda la Sagrada Escritura fue inspirada por el Espíritu Santo, (2 Tim3:16,17; Gál.1:8,9), y en Mateo 12:31. En Mateo 12:31-32, los fariseos, a pesar de haber presenciado irrefutables pruebas de que Jesús realizaba milagros en el poder del Espíritu Santo, clamaban que el Señor estaba poseído por el demonio “Beelzebú” (Mateo 12:24). Ahora, notemos que en Marcos 3:29-30, Jesús es muy específico acerca de lo que ellos cometieron exactamente: “la blasfemia contra el Espíritu Santo”. ¿Dice en las Sagradas Escrituras, que no hay que añadir ni quitarle a la Palabra de Dios? Dt. 4:2; Dt. 12:32; Pr. 30:5; Ecl. 3:14; Ap. 22:18-19; Gá. 1:6-10.
11/12) ¿Qué significa que no nos preocupemos si alguien que se cree muy letrado nos cuestiona acerca de la Sana Doctrina de Cristo? R: que el Espíritu Santo no va a respaldar trayéndonos la Palabra inspirada para responder (Hch. 6:9-15; Lc 21:15).
13) ¿Qué quiere decir maestro? R: se refiere al título que se le da al más alto honor honorifico por poseer sabiduría y conocimiento más que los demás.   
14) ¿Qué significa esta pregunta con la le contestó Jesús al hombre? R: La escena que presenta a Jesús respondiendo a un hombre que le pide que intervenga en una disputa familiar. Como sucedía con muchos otros rabinos y líderes religiosos de la antigüedad, también Jesús es invitado a tomar parte y ayudar en la solución de una disputa familiar. Esta era una práctica común desde una época muy antigua. En (Deuteronomio 21:15-17) encontramos un ejemplo que ilustra lo que debe hacerse en un caso de conflicto y debate muy particular.
15) ¿Qué quiere decir avaricia? R: Inclinación desmesurada a adquirir riquezas por el mero placer de poseerlas.
19) ¿Qué significa alma? R: si yo te pregunto: ¿que eres tu? Tu respuesta debe de ser que eres un alma en un cuerpo que vive gracias al Espíritu de vida que da Jehová Dios.
APLICACIÓN
10) ¿De qué manera has salido de la blasfemia contra el Espíritu Santo? R: Me he arrepentido y he pedido perdón a Dios por mi ignorancia: (Hch.17:30; 1Tim.1:13).
11) ¿Te ha pasado que el Espíritu Santo te traiga a tu mente que decir? R: Si.
12) ¿Cómo enseña el Espíritu Santo? R: por medio de las Sagradas Escrituras que fueron inspiradas (Juan 5:39-47).
13) ¿Por qué era Jesús tan buen maestro?  R: Una de las razones es que él también tuvo alguien que le enseñara. Además, Jesús sabía que era muy importante escuchar. Pero ¿a quién escuchaba? ¿Quién le enseñó?... Fue su Padre, y el Padre de Jesús es Jehová Dios. Podemos aprender muchas cosas de otras personas, pero las cosas más importantes las aprendemos de Jesús, el Gran Maestro. Cuando leemos sus palabras en las Sagradas Escrituras, es como si Él nos hablara directamente. También fue el mejor maestro, pues explicaba las cosas difíciles de modo que fuera fácil entenderlas. Jesús enseñaba a las personas en todo lugar: a la orilla del mar y en las barcas, en las casas y cuando andaba por los caminos.
15) ¿Por qué tu crees que Jesucristo te hace esta recomendación de que te guardes de la avaricia? R: La avaricia es el afán excesivo de poseer y de adquirir riquezas para atesorarlas o la inclinación o deseo desordenado de placeres o de posesiones. Y es así, como la avaricia es uno de los pecados capitales que está prohibido por el noveno mandamiento: (Éxodo 20:17) “No codiciarás la casa de tu prójimo, ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo”, y el décimo mandamiento; (Deuteronomio 5,21) “No desearás la mujer de tu prójimo, no codiciarás su casa, su campo, su siervo o su sierva, su buey o su asno: nada que sea de tu prójimo. El instinto de conservación del avaro y codicioso, se manifiesta en esa perversión que no hace más que exagerar el instinto de economía y ahorro. Por tanto, la avaricia sobrepasa la precaución y la prudencia; es un vicio espiritual, puesto que ha dado lugar a la precaución, y ambiciona no carecer de nada. La avaricia es la enfermedad del ahorro. A veces, este pecado es considerado como una virtud en razón de la modestia de vida del avaro y de su lógica ante el porvenir. (Hebreos 13,5-6) “Sea vuestra conducta sin avaricia; contentos con lo que tenéis, pues él ha dicho: No te dejaré ni te abandonaré; de modo que podamos decir confiados: El Señor es mi ayuda; no temeré”. 
20) ¿antes de conocer a Jesucristo eras necio(a)? R: SI.

20) ¿Qué es una persona necia? R: Que insiste en los propios errores, que se aferra a ideas, que tiene sus posturas equivocadas, demostrando con ello poca sabiduría e inteligencia.
Publicar un comentario