lunes, 23 de enero de 2017

MI ALMA Y MI CARNE TE ANHELA, EN TIERRA SECA Y ÁRIDA

15 de Enero de 2017
MI ALMA Y MI CARNE TE ANHELA, EN TIERRA SECA Y ÁRIDA
Tal vez estés enfrentando un desierto en tu vida, tomando en cuenta la descripción de lo que es un desierto. Los desiertos son los ambientes más inhóspitos y hostiles del planeta, y tiene algunas características fundamentales que describo a continuación: Carencias de Recursos básicos: Los desiertos tienen carencia de Agua y alimentos por su misma condición extrema. Falta de Puntos de Orientación: Los desiertos tienen paisajes cambiantes, sobre todo los desiertos compuestos por dunas de arenas, donde la brisa mueve la arena con relativa rapidez y en cuestión de horas borra caminos y huellas. Exposición a las condiciones más extremas: En los desiertos se pueden experimentar variedad de climas extremos en pocas horas, en el día, por lo general el calor es extremoso, en promedio entre 55 y 60. Soledad: Por todo lo antes mencionado, los desiertos carecen de habitad y vida silvestre y animal. Las especies que sobreviven en los desiertos no son nada amigables, como serpientes y escorpiones, con los cuales, de seguro no quieres toparte.
Entonces a dónde quiero llegar es que te des cuenta, que algunas áreas de tu vida carecen de los recursos básicos para progresar, tienes falta de puntos de orientación para hallar la salida y solución de tus problemas o están expuestas a condiciones extremas de maltrato y dolor y sientes soledad. Tal como un desierto. A ti van estas palabras, pues aunque te cueste creerlo, de esta situación Jehová Dios, nuestro Padre Celestial, quiere que puedas sacar fortaleza para tu vida. Como dije antes, Los más grandes hombres de Dios fueron formados en el desierto, este fue el Caso de Abraham, Moisés, David, Elías, Juan el Bautista y hasta el mismo Jesús, del cual voy a mencionar. En las Sagradas Escrituras, las cuales son un manual de vida para la humanidad, y de acuerdo a éste Sagrado Manual, el desierto es usado por nuestro Padre Celestial, para formar el carácter de sus siervos, pues quien sobrevive al desierto, difícilmente se dejara vencer por la primera prueba que se le presente.

Las Sagradas Escrituras, describen que antes de Jesús principiar su ministerio Fue llevado por el Espíritu al desierto a ayunar 40 días, dónde estuvo expuesto a todo tipo de tentación y pruebas. (Lucas 4:1,2) “1 Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán, y fue llevado por el Espíritu al desierto 2 por cuarenta días, y era tentado por el diablo. Y no comió nada en aquellos días, pasados los cuales, tuvo hambre”. Las Sagradas Escrituras indican que ya Jesús estaba lleno del Espíritu Santo. Entonces. ¿No es esto todo lo que necesitaba? Y ¿Qué propósito había en ser llevado al desierto? Como entenderás, Jehová Dios no hace las cosas por capricho, evidentemente había un propósito. Veamos que sucedió en la vida de nuestro Salvador al volver de este desierto. (Lucas 4:13,14) “13 Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de ÉL por un tiempo. 14 Y Jesús volvió en el Poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor”. Las Sagradas Escrituras, dicen que Jesús volvió en EL PODER DEL ESPIRITU. Por favor aprecia la diferencia, al desierto Jesús fue LLENO DEL ESPIRITU SANTO, pero regreso del desierto, EN EL PODER DEL ESPIRITU, hay una diferencia obvia, es fácil ser llenos del Espíritu Santo, pero el Poder del Espíritu se manifiesta en hombres de carácter Probados. Este es el propósito de la estadía de Jesús en el desierto. Su carácter debía ser formado en el fuego de la prueba, donde aprendió obediencia  y dominio propio, el desierto preparo el carácter de Jesús para enfrentar un desafío Mayor. LA CRUZ DEL CALVARIO, la cual no fue fácil ni romántica, todo lo contrario, fue la tortura más extrema a la que u hombre podía ser sometido. Jesús, nuestro Salvador tenía un CORAZON FORJADO EN EL DESIERTO.
Tal vez te sientes angustiado y sin salida. Es difícil saber con precisión porque la vida puede complicar tanto, pero de lo que si debes estar convencido es que Jehová Dios saca lo mejor de cada situación, aun de las más tormentosas, desagradable y dolorosas. Dice la Sana Doctrina de Cristo en la Palabra Escrita: (Romanos 8:28) “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. Por lo tanto no debemos resistir el desierto, sino enfrentarlo con fe, no preguntarnos ¿Por qué estamos aquí? Sino ¿Para qué estamos aquí? Y ¿Qué Dios quiere que aprenda aquí? Esta es la razón por qué, Jehová Dios te trae por este camino del desierto. Y son cuatro cosas que por medio de Moisés nos menciona como el plan de Jehová Dios en la vida de quien pone en el desierto: para afligirte, para probarte, para saber lo que hay en tu corazón, para saber si has de obedecerle. (Deuteronomio 8:2) “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos”.

En la vida nuestra muchas veces así trabaja Dios con propósitos. Todos atravesamos en ocasiones algún desierto en nuestra vida; desierto de soledad, de abatimiento, de escasez, de nuestro matrimonio, espiritual, etc. Pero debes saber por la Palabra de Jehová Dios que ÉL tiene propósitos para ti. Todos queremos las recompensas, pero no todos aceptamos el proceso, y debes saber esto, tal vez te guste o no lo que te voy a decir, pero es que antes que recibas las bendiciones el deseo de Dios es perfeccionarte. Dice la Palabra en su Sana Doctrina de Cristo: (Filipenses 1:6) “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra,  la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”. Y el lugar dónde Jehová Dios perfecciona nuestro carácter es en el desierto, pero quiero que comprendas muy bien esto que mencione antes, Jesús regreso del Desierto en el Poder de Espíritu. Alégrate entonces…. Pues después de tu desierto lo que queda es la manifestación del Poder de Dios en tu vida para obrar un milagro en tus situaciones. Solo hay que permanecer firmes que Jehová Dios hará. Enseñanzas Prácticas: (Stg. 4:7) “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros”. Primero: tenemos que someternos a Jehová Dios, humillándonos; reconociendo que no estamos exentos a caer. Segundo: Resistir al diablo, bajo el Poder de Jehová Dios, por medio de Jesucristo y Vivir guiados por el Espíritu Santo, Edificando nuestra alma sobre las Sagradas Escrituras para el Conocimiento de la Sana Doctrina de Cristo sea nuestra Verdad y Permanecer Firmes en esta Verdad. Tercero: Huirá de nosotros, si Velamos en Oración en todo tiempo.
Toma en cuenta esto si te Encuentras en un desierto. DIOS ESTA CONTIGO. Aunque no lo puedas ver en medio de tanta incertidumbre, es esta contigo, te acompaña y te sostiene de la mano. Dice su Palabra: (Salmos 37:24) “Cuando el hombre cayere, no quedará postrado, Porque Jehová sostiene su mano”. EL DESIERTO PUEDE DESTRUIRTE O FORTALECERTE. Cristo volvió del desierto EN EL PODER DEL ESPÍRITU, o sea, volvió mejor que como entro. El deseo de Jehová Dios, nuestro Padre Celestial, no es que quedes dando vueltas en el desierto durante 40 años como Israel en el tiempo de Moisés, Sino que el desierto sea un lugar de adoración, alabanza y júbilo. Si mantienes tus convicciones y tu comunión pronto te darás cuenta que estas en la Tierra prometida. APOYATE EN DIOS: Jesucristo es nuestro amparo y fortaleza, y su deseo en todo Tiempo es ayudarte en tus pruebas, pero por supuesto, no lo hará si tú no se lo permites.
Los desiertos deben ser oportunidades para ver la misericordia de Jehová Dios sobre nuestras vidas y no para volver la espalda a Dios y buscar socorro en el hombre, los ídolos, el mundo y la pasada manera de vivir. Dice su Palabra en: (Hebreos 11:27) “Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible”. Moisés enfrento sus persecuciones y desiertos porque su apoyo era el invisible, hoy apóyate y sostente en Dios. Pero después del el desierto se experimenta un nivel aun mayor que la bendición, y este es; EL PODER DEL ESPIRITU, sobre tu vida.
Veamos este ejemplo del rey David: (Salmo 63:1-11) El cual lo vamos a ver versículo por versículo. Este era uno de los peores momentos de David. Absalón, su hijo se había sublevado y puesto a su favor gran parte del pueblo y políticos, él tuvo que huir al desierto. David conocería como nunca ante la traición. Su hijo le daría vuelta la espalda y la gente se iría con el que usurparía el trono.
Los desiertos son lugares de gran revelación. En los desiertos nos conocemos más nosotros, conocemos a las personas que nos rodean. Los desiertos son una oportunidad para conocer a Dios. Una cosa es conocer a Dios en el santuario, otra es conocerle en el desierto. Tarde o temprano deberemos de pasar por algún desierto. Estaremos ahí solos teniendo que enfrentarlo. Dos caminos nos resentimos y viviremos por el resto de la vida desperdiciando, quejándonos hablando mal o “Conocemos a Dios”. El diablo tratara de hundirte. Querrá sacar provecho de los desiertos que te toquen pasar. ¿Qué es un desierto? Perdida trabajo, injusticia vivida, una enfermedad, estar lejos de tu familia.

Su Pasión por Dios. (Salmo 63:1,2) “1 Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida donde no hay aguas, 2 Para ver tu Poder y tu Gloria, así como te he mirado en el santuario”. En medio de la adversidad él declara su fe: “Dios, Dios mío eres tú” lo hace personal. El desierto hará que sea tu propia experiencia. Una cosa es conocerlo por lo que leí, o me contaron, otra cosa es que me pase a mí. Y descubra que es, mi Dios. David, a pesar de estar en dificultad reconoce que el Señor es su Dios. No se queja. Tiene una fe viva y activa: Hablamos con un Dios que existe. La búsqueda de Dios es su fuente, su motor. Palabras como: “Dios mío, no sé de los demás, pero eres mi Dios”. “Te buscaré”. ¿Cuándo? En la madrugada, cuando todos se entregan a satisfacer la demanda del cuerpo, yo Te voy a poner en primer lugar. “Mi alma tiene sed” ¿Qué cosas verdaderamente anhelas? Sólo se encuentra lo que se anhela. Sólo se encuentra lo que se busca con esfuerzo. “Te anhelo en tierra seca y árida”. Cualquiera en esas circunstancias se daría por vencido, en el desierto no hay agua. Pero yo voy a encontrar tus aguas (Juan 7:37)En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba”.
Tres elementos esenciales para hallar a Dios: Sed: como se busca un vaso de agua helada en un día de verano. Anhelo: un deseo que está por encima de cualquier otro. Búsqueda: no circunstancial, sino como buscas el aire luego de haber estado bajo el agua por varios minutos.
Su Alabanza a Dios (Salmo 63:3,4) “3 Porque mejor es tu misericordia que la vida; Mis labios te alabarán. 4 Así te bendeciré en mi vida; En tu nombre alzaré mis manos”. La alabanza es una decisión. David enseña que la alabanza no es la consecuencia del favor de Dios, sino de una relación con Dios. La alabanza y la queja. Debo decidir quejarme o alabar. “Así como comencé a hacerlo, continuaré por el resto de mi vida”. La alabanza refleja madurez. El valor de mantener mi alabanza en todo tiempo, habla de madurez espiritual. La alabanza refleja rendición. “Alzaré mis manos” (vs.4), habla de reconocimiento y rendición.

Su Satisfacción en Dios (Salmo 63:5) “5 Como de meollo y de grosura será saciada mi alma, y con labios de júbilo te alabará mi boca”. Este Versículo indica el deleite de bendecir a Jehová Dios porque sólo él sacia el alma. El hombre es un ser incompleto. El diablo lo sabe y por esto nos abre un gran abanico de oportunidades. David está convencido que Dios tiene lo mejor. El desierto solo se ocupar de recordarnos nuestras limitaciones. Hacernos creer que nunca saldremos. “No salgo más” así piensa la mente de la persona en problemas. Pero así como Dios nos sació, lo seguirá haciendo (Salmo 63:6-8) “6 Cuando me acuerde de ti en mi lecho, cuando medite en ti en las vigilias de la noche. 7 Porque has sido mi socorro, y así en la sombra de tus alas me regocijaré. 8 Está mi alma apegada a ti; Tu diestra me ha sostenido”.
Su Victoria en Dios (Salmo 63:9-11) “9 Pero los que para destrucción buscaron mi alma caerán en los sitios bajos de la tierra. 10 Los destruirán a filo de espada; Serán porción de los chacales. 11 Pero el rey se alegrará en Dios; Será alabado cualquiera que jura por él; Porque la boca de los que hablan mentira será cerrada”. David había sido traicionado. Pero no permitió que la amargura contaminara su alma. Qué fácil es amargarse ante las traiciones: la separación matrimonial, la traición de socios de negocios, amigos, etc. ¿Cómo reaccionamos nosotros ante circunstancias parecidas? Confesó que  a pesar de todo: Dios le daría la victoria (vs.11). Eres un inútil, fracasado, no vas a salir adelante, no serás prosperado, te vas a morir, nadie te ama. Estas son mentiras del diablo sobre nuestras vidas, pero Dios cerrará su boca. Él nos dará la victoria.

Jehová Dios quiere que tú lo conozcas, lo percibas, lo veas y lo pruebes a través de una relación con ÉL. Él quiere que tú sepas que puedes confiar en ÉL. El carácter de Dios es el Amor, la Bondad, la Misericordia, la Fidelidad, Clemente; Él siempre hace lo que es Correcto y Justo. Así ha dicho Jehová Dios por medio del profeta: (Jeremías 9:23,24) 23 Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 24 Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que Yo Soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová”. Ahora estamos en un momento de una nueva reforma. Podemos ver que en cada generación Jehová Dios aumenta la luz de la revelación de conocerlo de un modo mejor. Estamos entrando en una mayor comprensión de la bondad de Dios y el Evangelio de Jesucristo.
Porque Jehová Dios es el que mandó que la luz resplandeciera en las tinieblas, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la Persona de Jesucristo. (2 Corintios 4:6)Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”. Esta revelación se incrementará hasta que la tierra sea llena del Conocimiento de la gloria de Dios, por medio de la Sana Doctrina de Cristo. (Habacuc 2:14)Porque la tierra será llena del Conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar”.
MANANTIALES EN EL DESIERTO (Génesis 36:24) “Y los hijos de Zibeón fueron Aja y Aná. Este Aná es el que descubrió manantiales en el desierto, cuando apacentaba los asnos de Zibeón su padre”. Esta tarde Jehová Dios tiene para cada uno de nosotros manantiales de agua viva para nuestro desierto, para nuestro corazón seco, para nuestro hogar destruido, para nuestras finanzas quebradas, para nuestros sueños rotos, esta tarde no es una casualidad, Jehová Dios nos ha traído para mostrarnos los manantiales que ÉL tiene para nosotros en medio de los problemas que estamos viviendo. Veamos cuáles son esos manantiales que Jehová Dios tiene para cada uno de nosotros. Estos preciosos versículos nos hablan de 5 manantiales que están fluyendo de parte de Jehová Dios para darnos vida, esperanza y paz a cada uno de nosotros. Reflexionemos sobre cada uno de estos manantiales. (Números 23:19-23) 19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? 20 He aquí, he recibido orden de bendecir; El dio bendición, y no podré revocarla. 21 No ha notado iniquidad en Jacob, Ni ha visto perversidad en Israel.  Jehová su Dios está con él, y júbilo de rey en él. 22 Dios los ha sacado de Egipto; Tiene fuerzas como de búfalo. 23 Porque contra Jacob no hay agüero, ni adivinación contra Israel. Como ahora, será dicho de Jacob y de Israel: ¡Lo que ha hecho Dios!”.
PRIMER MANANTIAL: La fidelidad de nuestro Dios (vs 19) Cuantos esta tarde venimos decepcionados por las personas que nos han fallado en nuestra vida: esposos, amigos, hermanos, familiares, muchos hombres nos pueden haber fallado, pero Dios no es hombre, el es Dios, EL no miente, EL no deja promesas sin cumplir.
SEGUNDO MANANTIAL: La Gracia de Dios (vs 20) Ya hemos dicho gracia es recibir lo que no merecemos, EL ha dado orden de bendecirnos, EL ha dado bendición y nadie puede quitarla de nuestra vida, solo tenemos que creerlo, solo tenemos que recibirla.
TERCER MANANTIAL: La Misericordia de Dios (vs 21) Que maravillosas estas palabras: Dios no ha notado iniquidad en Israel, pero si su pueblo era un pueblo rebelde, idolatra, terco, pero Dios no les dio lo que merecían, sino que tuvo Clemencia de ellos y les daba cada día una nueva oportunidad.
CUARTO MANANTIAL: El Poder de Dios (vs 22) Dios saco a su pueblo de Egipto con su Poder, y con este mismo Poder el nos ha sacado de tantos problemas y dificultades este año que acaba de pasar, y nos seguirá ayudando, nos seguirá levantando, nos seguirá defendiendo.
QUINTO MANANTIAL: La Cobertura de Dios sobre nuestra vida (vs 23) Si Dios es por nosotros, quien contra nosotros, no importa quienes estén en nuestra contra, no importa cuántos problemas se levanten contra nosotros, al final todos dirán al ver nuestra vida: (1 Juan 4:4) Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”. (Oseas 2:14,15) 14  Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón. 15 Y le daré sus viñas desde allí, y el valle de Acor por puerta de esperanza; y allí cantará como en los tiempos de su juventud, y como en el día de su subida de la tierra de Egipto”. Pero hoy quiero mostrarles que estar en el desierto no es estar en dificultades o situaciones difíciles en nuestra vida. El desierto es el primer lugar por donde se debe pasar después de salir de la esclavitud del mundo, allí es donde cómo pueblo de Dios entras al salir de todos los años de esclavitud. (Números 14:11)y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo me ha de irritar este pueblo?  ¿Hasta cuándo no me creerán, con todas las señales que he hecho en medio de ellos?”. Por causa de su queja, su murmuración, su falta de fe y por no ser agradecido. Dejamos de ver cuán maravilloso ha sido Dios con cada uno de nosotros y en ocasiones hemos sido igual a este pueblo, el cual perdió el propósito de estar en el desierto el cual era adorarlo y servirlo. El Eterno Dios hoy habrá nuestros ojos y nos permita ver donde estamos parados. Dios les bendice.

PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia. Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia. 52 (722) 506-3660
https://viclaly5757.blogspot.com    https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960

Publicar un comentario