sábado, 7 de enero de 2017

LA EXPRESIÓN DE MUCHOS CRISTIANOS ¡¡¡ES QUE SE DIÓ HERMANO!!!

Lerma, 08 de Enero de 2017 (Génesis 3:1-24)
LA EXPRESIÓN DE MUCHOS CRISTIANOS ¡¡¡ES QUE SE DIÓ HERMANO!!!
El diablo me hizo hacerlo. Muy a menudo hemos escuchado de la boca de pastores, ministros, de las Sagradas Escrituras que han caído en pecado, utilizar la famosa frase "el diablo me hizo hacerlo". Es una aseveración que se hace hoy muy a menudo solo para sentirse libre de toda culpa, pero, ¿Cuan cierto será esto? Es verdad que el diablo es un malhechor y desea por todos los medios que hagamos lo que va en contra de Dios; pero ¿Quién es últimamente responsable por los pecados cometidos, el diablo o la persona quien comete el pecado? (Santiago 1:13-15) “13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni ÉL tienta a nadie; 14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”. De acuerdo a la lectura en Santiago, podemos comprender la forma como el pecado se desarrolla hasta que llega a suceder en la vida del ser humano. Podríamos entonces decir que el pecado es un proceso que comienza con un simple mal pensamiento al cual las Sagradas Escrituras lo llaman “TENTACIÓN”. Significa que algo te atrae de forma irresistible, aunque esto resulte inconveniente. Siempre el diablo te va a engañar haciéndote pensar que nadie se va a enterar, y te pone argumentos que te hacen pensar que de verdad nadie lo sabrá. El ser tentado no constituye pecado, el ceder a la tentación, si constituye pecado. El Diablo o Satanás puede de alguna forma, quizás, crear la situación para que se produzca la tentación, pero el jamás podrá hacer que nadie haga algo que la persona no quiera hacer.

De acuerdo a las Sagradas Escrituras, podemos ver que el ser cristiano será siempre responsable por todas sus acciones, malas o buenas. Qué pensaría si dijéramos a alguien que ha hecho algo bueno que la recompensa por esta buena obra será dada a Dios. Pues si el diablo es quien se lleva la culpa por todo lo malo que se hace, sería de igual forma pensar que Dios debe llevar la recompensa por todo lo que se hace bueno. Seguramente algunos protestarían ante tal proposición aunque es muy cierto que toda buena dadiva viene de Dios; (Stg 1:17)Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”. Sin embargo cuando cometemos alguna falta o hacemos algo indebido rápidamente tratamos de buscar a quien echarle la culpa de lo sucedido. Acusamos a alguien que esté cerca o que directa o indirectamente esté relacionado con lo sucedido; si la ofensa es muy clara y sabemos que somos los únicos responsables por lo cometido, entonces podemos fácilmente decir: "el diablo me hizo hacerlo" y así quitar de nosotros toda culpa.

Tomemos el ejemplo de Jesucristo mismo: (Mateo 4:1-11) “1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo2 Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. 3 Y vino a ÉL el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. 4 El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la Boca de Dios. 5 Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 6 y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. 7 Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. 8 Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9 y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10 Entonces Jesús le dijo: Vete, satanás, porque Escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a ÉL sólo servirás. 11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían”. El problema no está en sersolicitado a pecar”, sino ceder ante tal solicitud

Como vemos, Jesús fue tentado, solicitado a pecar, pero ÉL no pecó. (Heb. 4:15) Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado”.
Aunque Jesús tenía un cuerpo de carne, no tenía una concupiscencia pecaminosa.  Esto prueba que cuando las Sagradas Escrituras se refieren a “LA CARNE”, no se refiere a lo físico sino a la naturaleza caída. Jesucristo no tenía una naturaleza caída aunque tenía un cuerpo carnal. A diferencia de Jesucristo nosotros tenemos ambas cosas, un cuerpo de carne, y una naturaleza caída, por esta razón debemos depender constantemente de Jehová Dios y del Espíritu Santo para vencer las tentaciones y controlar la naturaleza carnal.

Si somos creyentes, y estamos en obediencia, el diablo no tiene poder sobre nuestras vidas, (1Jn 5:18) “Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca”. Pues ya no le pertenecemos a él. El que no ha nacido de nuevo no es de Dios, son del diablo, este tiene control de sus vidas. Pero esto no quita la responsabilidad por sus hechos, pues son ellos quienes han escogido seguir en pos del "príncipe de este mundo" (Efesios 2:1-3) “1 Y ÉL os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”.

Entonces si cualquiera de nosotros sigue practicando el pecado, Jehová Dios les va a entregar a las concupiscencias de sus corazones.  (Romanos 1:24-32) “24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25 ya que cambiaron la Verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. 26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. 28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; 29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; 30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; 32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”.
CONCUPISCENCIA: El significado de deseos de la carne, deseos del viejo hombre, deseos pecaminosos, por lo cual, un deseo que es contrario a su Voluntad. Es evidente en (Romanos 8:5-8) que los deseos de la carne no son para nada agradables a Dios. Ahí leemos: “5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios”. Deseos que provienen del corazón, perturban la mente que van contra la ley de Jehová Dios. Por esta razón es tan importante que estemos llenos del Espíritu, para controlar los malos deseos de la carne. Las Sagradas Escrituras, apuntan hacia “la carne” o la naturaleza carnal como el origen de los pecados: (Mateo 15:19)Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias”. Los malos deseos de la mente son los que provocan al hombre o la mujer para que haga lo indebido que es el pecado.

(Gálatas 5:16-21) “16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. 17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. 18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. 19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”.

Tentación la propia concupiscencia actúa de estas tres formas, para tentarte por medio de: PRIMERO ATRACCIÓN;  Como se atrae una víctima con una carnada para poder atraparla, el diablo sabe cómo usar los deseos de la carne y tratará de atraer a la víctima para que caiga en pecado. Aunque Jehová Dios no envía la tentación, ésta es de cierto modo permitida por Él quien en medio del problema nos da la salida para que podamos vencer contra el pecado. (1 Cor. 10:13) “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”.
SEGUNDO SEDUCCIÓN & ENGAÑO: La seducción es el acto que consiste en inducir y persuadir a alguien con el fin de modificar su opinión o hacerle adoptar un determinado comportamiento y actitud. La palabra seducción tiene connotación del ser engañado. La concupiscencia engañara al individuo con el fin de hacerlo hacer aquello que es indebido.
Y TERCERO CONCEPCIÓN: (Stg 1:15) “Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte”. Jehová Dios por medio de Santiago compara esta etapa del pecado con la de la etapa de gestación o desarrollo de un niño en el vientre de la madre. La concepción es el momento cuando la criatura se comienza a formar u obtiene vida dentro del vientre de su madre. Una vez este proceso ha comenzado, si la criatura no es abortada, pronto nacerá como el fruto de aquella semilla que fue implantada en el vientre de la madre.
EL PECADO ES CONCEBIDO CUANDO (1. Atracción) se comienza a dar vueltas en nuestra mente las posibilidades de cometer aquello que aunque sabemos va contra la ley de nuestro Padre Celestial, nos promete algo que deseamos llegar a tener o alcanzar.
Puede ser una relación con aquella bella joven, o aquel apuesto caballero, o quizás, aquella posición que tanto he deseado, o aquel dinero que me viniera tan bien en este tiempo de dificultad económica, o poderme vengar de aquella persona que me hizo algún daño, o quien sabe qué otra cosa. (2. Seducción & Engaño) Tan pronto le damos cabida en nuestra mente a estos pensamientos ya accedemos y caemos.
(3. Concepción) Si no se aborta, entonces empieza ya la gestación, hasta que se comete el pecado. "El pecado, cuando ha sido concebido, es muerte". El primer pecado que se comete normalmente será más difícil, pero mientras pase el tiempo y cuando la persona se va acostumbrando a pecar, este proceso se hará cada vez más fácil. La persona se "puede" llegar a convertir en uno que practica el pecado. El tal no es de Dios de acuerdo a (1 Juan 3:8) “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”, pues se ha puesto bajo el dominio del diablo.

Después de haber sido consumado el pecado, este comenzará a producir su consecuencia, la muerte. (Romanos 6:23) “Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. Ahora veamos el ejemplo de Adán y Eva; Un ejemplo de este proceso, lo podemos observar en el primer pecado cometido en el huerto del Edén. Dónde Eva, fue Atraída, Seducida & Engañada y Concepción. Atracción (Gen. 3:6) “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella”. El origen del pecado es siempre algo deseable y bueno a nuestros deseos.

(Gen. 3:1-5) “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 Pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal”. Satanás habló a Eva a través de la serpiente de manera que cuestionó lo que Dios había ordenado respecto al árbol que estaba en medio del huerto. Ella dijo a la serpiente que no morirían, sino que sus ojos serian abiertos y serian como Dios.

Eva fue engañada (2 Corintios 11:2-7) “2  Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo. 3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. 4 Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis; 5 y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles. 6 Pues aunque sea tosco en la Palabra, no lo soy en el conocimiento; en todo y por todo os lo hemos demostrado. 7 ¿Pequé yo humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis enaltecidos, por cuanto os he predicado el Evangelio de Dios de balde?”; (1 Timoteo 2:13-14) “13 Porque Adán fue formado primero, después Eva; 14 y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión”. (Gálatas 1:6) “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente”.
(Gálatas 3:1-5)1 !Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la Verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? 2 Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? 3 ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? 4 ¿Tantas cosas habéis padecido en vano? si es que realmente fue en vano. 5 Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿Lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?”.

CONCLUSIÓN: Ciertamente hemos podido ver como las palabras en las Sagradas Escrituras claramente se pueden aplicar a todo pecado, pues el pecado no es un simple hecho (es un proceso). Quiera Dios que entendamos el poder destructor del pecado en nuestras vidas y confiemos en Jesucristo para poder vencer las tentaciones que se nos presentan a diario.  Las Sagradas Escrituras dicen que: (Santiago 4:17) “y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado”.  El que no hace lo bueno esta en desobediencia y por lo cual está en pecado. Ha sido tentado a desobedecer y ha cedido a la tentación. Lo bueno es no dar lugar al diablo, a la carne y a la tentación. Somos nosotros quienes hemos que dar cuenta a Dios por nuestros pecados, no el diablo, ni el vecino.

El mismo Dios está dispuesto y nos da la ayuda que necesitamos para no caer en la tentación. Las Sagradas Escrituras nos dicen: (1 Corintios 10:13) “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejara ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar”. Y también nos dice: (Santiago 1:12) “Bienaventurado el varón que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”.

Enseñanzas Prácticas: (Stg. 4:7) “Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros”. Primero: tenemos que someternos a Jehová Dios, humillándonos; reconociendo que no estamos exentos a caer. Segundo: Resistir al diablo, bajo el Poder de Jehová Dios, por medio de Jesucristo y Vivir guiados por el Espíritu Santo, Edificando nuestra alma sobre las Sagradas Escrituras para el Conocimiento de la Sana Doctrina de Cristo sea nuestra Verdad y Permanecer Firmes en esta Verdad. Tercero: Huirá de nosotros, si Velamos en Oración en todo tiempo.
(2 Corintios 12:10) “Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”. Quiero terminar con estas palabras que me han ayudado en mi vida: Tengo la seguridad que el diablo conoce cuál es nuestra debilidad, a lo cual yo digo; También sé cuál es mi debilidad. Por lo tanto no demos lugar al diablo para que tome provecho de nuestra debilidad, antes debemos fortalecernos en el Señor Jesucristo y en el poder de su fuerza, como lo dice la Sana Doctrina de Cristo: (Efesios 6:10) “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza”. 
PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia. Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia. 52 (722) 506-3660
https://viclaly5757.blogspot.com    https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960
https://www.facebook.com/milibertadorviene       viclaly.57.57@gmail.com          viclaly_57_57@yahoo.com
Publicar un comentario