domingo, 1 de enero de 2017

GOTEARÁ COMO LA LLUVIA MI ENSEÑANZA

01 de Enero de 2017
GOTEARÁ COMO LA LLUVIA MI ENSEÑANZA
Nos introduciremos a la profundidad de la Sana Doctrina de Cristo. Y vamos a puntualizar muy bien en las enseñanzas de las Sagradas Escrituras para hacer caso de ellas y no de mandamientos de hombres. Para tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, será necesario hacer un breve repaso de las cosas que acontecieron antes y que se escribieron son para nuestro ejemplo. (Romanos 15:4) “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza”; Son imprescindibles, estos ejemplos de vida, ya que a través de ellos podemos poner las cosas en perspectiva. En otras palabras, podemos ver como los eventos que ocurrieron en el pasado se aplican a nuestra vida. (Deuteronomio 32:1-4) “1 Escuchad, cielos, y hablaré; y oiga la tierra los dichos de MI BOCA. 2 Goteará como la lluvia mi Enseñanza; Destilará como el rocío mi Razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, y como las gotas sobre la hierba; 3 Porque el Nombre de Jehová proclamaré. Engrandeced a nuestro Dios. 4 Él es la Roca, cuya Obra es Perfecta, porque todos sus Caminos son Rectitud; Dios de Verdad, y sin ninguna iniquidad en ÉL; Es justo y recto”. La Sana Doctrina de Cristo, es el Santo Evangelio, de Jehová Dios, la Verdad absoluta; de la Gracia y Misericordia por medio de Jesucristo, inspirada por el Espíritu Santo, de la vida y salvación por Jesucristo. Al hablar de Doctrina, es enseñar y significa: Conducir al hombre al conocimiento y para llevarlo a las experiencias de la Perfecta Voluntad de Dios. Nuestro enfoque de la Sana Doctrina de Cristo es único y exclusivamente en la Enseñanza de las Sagradas Escrituras. Las enseñanzas de Jehová Dios, son para el hombre, para sus propios beneficios, pero mucha gente prefiere la falsedad. Cuando le quitas, le agregas, le complementas o interpretas a la Palabra de Dios, denigran Su Sabiduría. El hombre nunca va a llegar a igualar la riqueza de las enseñanzas Divinas. Nunca pensemos que la Sana Doctrina de Cristo pueda ser mejorada por algún legado humano. Es precisamente aquí donde se inicia la desobediencia del hombre hacia Jehová Dios, interponen sus propias doctrinas, filosóficas y las implantan a la gente, haciendo a un lado las enseñanzas benéficas de Dios. Nuestro Señor Jesucristo habló de las tradiciones como inventos propios de los religiosos.

Todo ministro fiel puede adoptar humildemente las palabras de Jesucristo:  (Juan 7:16-18) “16 Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió. 17 El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la Doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta. 18 El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia”. Su doctrina no es de su propia invención, pero es de la Palabra de Dios por medio de la enseñanza de su Espíritu.

JEHOVÁ DIOS ES LA FUENTE DE TODO CONOCIMIENTO. Por lo que sus enseñanzas son eternas. Las enseñanzas de Jehová Dios son Ley, es orden para que se le obedezca. (Levíticos 26:3-13) “3 Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, 4 Yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra rendirá sus productos, y el árbol del campo dará su fruto. 5 Vuestra trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la cementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros, y habitaréis seguros en vuestra tierra. 6 Y YO daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar de vuestra tierra las malas bestias, y la espada no pasará por vuestro país. 7 Y perseguiréis a vuestros enemigos, y caerán a espada delante de vosotros. 8 Cinco de vosotros perseguirán a ciento, y ciento de vosotros perseguirán a diez mil, y vuestros enemigos caerán a filo de espada delante de vosotros. 9 Porque YO me volveré a vosotros, y os haré crecer, y os multiplicaré, y afirmaré mi pacto con vosotros. 10 Comeréis lo añejo de mucho tiempo, y pondréis fuera lo añejo para guardar lo nuevo. 11 Y pondré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominará; 12 y andaré entre vosotros, y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo.13 Yo Jehová vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto, para que no fueseis sus siervos, y rompí las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar con el rostro erguido”. La obediencia a sus mandamientos da consigo grandes beneficios. ¡Cuán agradecidos debemos estar por la Palabra de alerta, por ser Jehová Dios celosos, porque quiere nuestro bien, por esto que se ha Escrito Su Palabra!

En la entrega que hizo Jehová Dios de la ley, los mandamientos y las ordenanzas, dejó establecido: (Levíticos 26:14-16) “14 Pero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos, 15 y si desdeñareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis estatutos, no ejecutando todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto, 16 YO también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma; y sembraréis en vano vuestra semilla, porque vuestros enemigos la comerán”.

En el Libro de Mateo, tenemos al Enseñador de la Sana Doctrina de Cristo, de la Palabra, tenemos a Jesús como el Maestro de Maestros, al Rabí de Jehová Dios. Solo Él tiene el título de: “Señor de Señores”. Cada vez que Jesús terminaba una Enseñanza, la gente se quedaba admirada, sorprendida de la Veracidad de su Doctrina y decían: (Mateo 7:28,29) “28 Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su Doctrina; 29 porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas”.

Pablo defendía celosamente la Sana Doctrina de Cristo, él la da a conocer como “SEGÚN LA PIEDAD”. (1 Timoteo 6:3-5) “3 Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las Sanas Palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la Doctrina que es conforme a la piedad, 4 está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, 5 disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la Verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales”.

Las Enseñanzas de las Sagradas Escrituras son para que tengamos fe, Conocimiento de la Verdad. En estas enseñanzas se nos declara el propósito de Jehová Dios y los pactos que hizo con nosotros, Él quiere para nosotros vida eterna, mediante la santificación, “sin la cual nadie verá a Dios”. Pero antes quiere enseñarnos buenas conductas, a través de la enseñanza y predicación de la Palabra. La enseñanza siempre ha estado en la mente de Jehová Dios, porque los hombres sin conductas son con descaro, insolencia, grosería, atrevimiento, fanatismo, terquedad, y obstinación. (Tito 1:1-3) “1 Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el Conocimiento de la Verdad que es según la piedad, 2 en la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no miente, prometió desde antes del principio de los siglos, 3 y a su debido tiempo manifestó su Palabra por medio de la predicación que me fue encomendada por mandato de Dios nuestro Salvador”. El significado de la Enseñanza de la Sana Doctrina de Cristo toma relevancia con el apóstol Pablo, (2 Timoteo 4:1-4) “1 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 que prediques la Palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y Doctrina. 3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la Sana Doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la Verdad el oído y se volverán a las fábulas”.

El ministro, el pastor, el predicador, deben ser como lo dice Jehová Dios por medio del apóstol Pablo. (Tito 1:7,8) “7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”.
Las instrucciones que Jehová Dios nos dio a través del apóstol Pablo para los ministros son: (2 Timoteo 2:15-19) “15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la Palabra de Verdad. 16 Más evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. 17 Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, 18 que se desviaron de la Verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos. 19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo”.

Las instrucciones de Jehová Dios se deben llevar acabo como Jesucristo lo enseñó. Así como el testimonio de Jehová Dios por medio de Pablo que recibió de Jesús, así de esa manera exponía la Palabra de testimonio, y la Enseñaba Pura y Verdadera(1 Corintios 11:1-3) “1 Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. 2 Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué. 3 Pero quiero que sepáis que Cristo es la Cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo”. Retienen las enseñanzas tal como se las trasmití. (Flp 3:17)Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros”.

Jesús se opuso a los mandamientos y a las tradiciones de los hombres. (Mateo 15:7-9) “7 Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. 9 Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres”. (Mar. 7:9,13) “9 Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición. 13 invalidando la Palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas”. En esto consistían las enseñanzas de los escribas, fariseos e intérpretes de la ley. (Gál. 1:14) “y en el judaísmo aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres”.
Pablo aplicando sus enseñanzas advirtió de la falsedad. (Col. 2:8) Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo”.
Jesús y los apóstoles se oponían a las doctrinas o enseñanzas falsas. Había muchos opositores como los hay ahora, religiosos, sectarios, ministros de culto entre otros que enseñan diferentes doctrinas, enseñan otras cosas, enseñanzas contrariamente a la fe Verdadera, o al Evangelio de Cristo. Enseñan doctrinas diferentes. Doctrinas diferentes se usa en (1 Timoteo 1:3,4) “3 Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, 4 ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora”.

El propósito de la enseñanza de Jehová Dios por medio del apóstol Pablo. (Tito 2:7,8) “7 presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la Enseñanza mostrando integridad, seriedad, 8 Palabra Sana e Irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros”. Las religiones, que han dividido al pueblo de Dios, el sectarismo, la falsa ciencia, las falsas doctrinas, juntamente con los falsos ministros, se presentan, duros, agresivos e impositores. Pero el Señor Jesús dijo: (Juan 8:31,32) “31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en ÉL: Si vosotros permaneciereis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres”.
La enseñanza de la  Palabra de Dios debería penetrar nuestros corazones endurecidos, así como la lluvia y el rocío penetran el suelo. La enseñanza del Evangelio, es el mensaje de Dios. (Deuteronomio 32:2,3) “Goteará como la lluvia mi enseñanza; destilará como el rocío mi razonamiento; como la llovizna sobre la grama, y como las gotas sobre la hierba;  porque el nombre de Jehová proclamaré…”. Una de la tarea que realiza el Espíritu Santo, es la de Enseñar. (Juan 16:14) “El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber”. El Espíritu Santo de Dios siempre está actuando y dándonos a conocer por medio de la revelación el significado de la Enseñanza de Jesucristo. (1 Juan 2:20) “Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas”. Comprendemos las realidades espirituales gracias a la iluminación del Espíritu Santo.

Es comprobable si un siervo tiene una intimidad con el Padre Celestial porque es muy evidente en lo que enseña, ya que Jesucristo es la Verdad y el Espíritu Santo nos guía a Él. (1 Juan 2:27) Pero la unción que vosotros recibisteis de ÉL permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en ÉL”. El Espíritu divino ejerce sobre los fieles su acción santificadora e iluminadora para guiarnos por el camino recto.

No basta con que anheles lo mejor para tus hijos o para las personas con quien trabajas, si quieres que ellos logren lo que tú quieres es necesario que se lo enseñes. Las Sagradas Escrituras son inagotables. (Romanos 11:33).  “¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos!” Por medio del apóstol Pablo, nos habla diciéndonos sobre su asombrosa sabiduría y ciencia en su plan de salvación, y la capacidad de razonar, y el hombre está obligado a pensar hasta donde le es posible. Pero a veces se llega al límite y lo único que nos queda es aceptar lo que nos ha sido revelado y adorar a Jehová Dios por ello. Aunque el método de Dios y su significado van más allá de nuestra comprensión, Jehová Dios es bueno en todo lo que hace. (Juan 13:7) “Respondió Jesús y le dijo: Lo que YO hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después”. Jehová Dios nos enseña pero cuando no entendemos, entonces, Dios guarda silencio. (Isaías 18:4) “Porque Jehová me dijo así: Me estaré quieto, y los miraré desde mi morada, como sol claro después de la lluvia, como nube de rocío en el calor de la siega”. Jehová Dios contempla sereno esperando que maduren los acontecimientos, como el sol, que con sus rayos hace que las cosechas maduren, o como nube de rocío, que acelera el proceso.

El enseñar es muy importante, el conocimiento produce en una persona crecimiento, florecimiento y hace que de mucho fruto. (Deuteronomio 32:1,2) “1 Escuchad, cielos, y hablaré; y oiga la tierra los dichos de MI BOCA. 2 Goteará como la lluvia mi Enseñanza; Destilará como el rocío mi Razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, y como las gotas sobre la hierba”.

Debemos enseñar; En lo Espiritual. Quien es nuestro Dios. En lo secular es necesario que enseñemos a nuestros hijos quienes somos y que hacemos. (Deuteronomio 32:3,4) 3 Porque el Nombre de Jehová proclamaré. Engrandeced a nuestro Dios. 4 Él es la Roca, cuya Obra es Perfecta, porque todos sus Caminos son Rectitud; Dios de Verdad, y sin ninguna iniquidad en ÉL; Es justo y recto”. Si quieres que tus hijos se enamoren de Dios o de lo que tú haces entonces enséñale. Muéstrale.
Respeto, Honra por Dios, por nosotros y por lo que hacemos. (Deut 32:6) “¿Así pagáis a Jehová, pueblo loco e ignorante? ¿No es ÉL tu Padre que te creó? Él te hizo y te estableció”. Jehová Dios exige honra de parte de sus hijos. (Malaquías 1:6) “El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, SOY YO PADRE, ¿dónde está mi honra? y si soy Señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los Ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi Nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu Nombre?”.

Señor Jesucristo haznos libres, liberta a tu pueblo y haznos entendidos en tu Palabra, en tus Enseñanzas, en tu Sana Doctrina Cristo, queremos ser imitadores de la verdadera fe. Queremos obedecer a tus mandamientos y declarar Verdad siempre. Danos la capacidad de discernir por tu espíritu la falsedad cuando se presente. Nuestra Verdad eres tu Señor Jesucristo.   

PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia. Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia. 52 (722) 336-1411
https://viclaly5757.blogspot.com    https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960


Publicar un comentario