viernes, 22 de julio de 2016

TU OBEDIENCIA PUEDE LIBERAR A MILES

TU OBEDIENCIA PUEDE LIBERAR A MILES
(Éxodo 14:14-16) “14 Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. 15 Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen. 16 Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco”. Jehová Dios le dijo algo a Moisés y él obedeció. Esta obediencia fue muy importante, clave. Porque Jehová Dios liberó a millones de personas de la esclavitud y el ataque que el ejército egipcio venía a traer sobre ellos. Fíjate que, en esta oportunidad, el pueblo de Jehová Dios, avanzó hacia su destino con algo que parecería que no tuviera ninguna utilidad. Moisés llevaba una vara en sus manos. Tú puedes tener una cosa pequeña que parece que no sirve para nada, sin embargo, en las manos de un hombre de Dios, bajo la dirección de Jehová Dios, es de utilidad para abrir el mar en dos. Hay cosas que vienen a estar en tus manos y parecen que no tienen gran utilidad, pero dirigido por Jehová Dios y en obediencia a la Palabra Escrita hay algo que se va abrir por delante en tu vida para que vayas a tu destino de gran bendición. Esto que no parecía muy importante, comenzó llamándose la vara de Moisés y terminó llamándose la vara de Dios.  Él la utilizó siendo una cosa que no tenía nada de utilidad para manifestar su Divino Poder en varias ocasiones. En este caso le dice a Moisés que la levante y esa actitud de obediencia, usando lo que Jehová Dios había puesto en sus manos hizo que lo sobrenatural venga a manifestarse.  Hay algo sobrenatural que viene atrás de tu obediencia abriéndote un camino que nunca estuvo abierto y vas a tu tierra prometida viendo la Gloria de Jehová Dios.  
Moisés no se puso a pedirle explicaciones a Dios, diciendo: ¿Para qué la levanto? Voy a quedar en ridículo delante de toda esta gente. Cuando Dios te dice algo, es algo que tienes que hacer y que producirá algo importante en tu vida y en la vida de mucha gente. Tú no tienes que cuestionar, sino sólo obedecer y hacer. Si Jehová Dios lo dijo tú debe hacerlo. Lo que estás recibiendo o va a recibir viene a través de un hombre o de una mujer de Dios. A través de su Servidor, de tu pastor, de tu apóstol, de tu esposa o de tu esposo, pero tú tienes que valorar esto porque tiene importancia.  Vas a sentir en su Espíritu que esta Palabra viene de parte de Jehová Dios a través de la boca de esta persona. Entonces tómala, obedece y atraerás la victoria. Porque al obedecer en esto, hay un camino que se abrirá y traerá liberación para tu vida y la de miles que vienen detrás tuyo. Moisés trajo la libertad a la vida de los israelitas por obedecer a Jehová Dios. Cuando Jehová Dios te instruye en algo, lo mejor que puedes decir es: esto viene de Jehová Dios y yo lo hago.  No es que estamos divinizándolo todo, es que en tu alma entiende que Jehová Dios está tratando con tu vida y es Jehová Dios por medio de Jesucristo quien te está guiando.  Lo que te resta es obedecer a la Palabra y decir esto lo voy a hacer y lo voy a poner en práctica, quiero ser un administrador responsable.
Un administrador bendecido muchas veces recibe la instrucción divina mientras está oyendo el mensaje de la Palabra y tiene que actuar sobre esa Palabra con fe, con obediencia. Es bueno que muestres respeto a la unción, obedece la Palabra que estás recibiendo, como que fuera Jehová Dios mismo el que le está hablando. Es muy importante que seas obediente a Dios, a su Palabra y que sepas demostrarlo en obediencia a los hombres y mujeres de Dios que Él le ha puesto para bendecirte.

ORACIÓN: Papito Hermoso tu que estás sobre todos los reinos, me acerco ante tu exquisita presencia por medio de Jesucristo. Padre, hoy decido obedecerte y honrarte. Tu Palabra que es la autoridad que dirige mis pasos por medio del Espíritu Santo que va enderezando la cojera de mi vida en Cristo. Si tú lo dices, yo lo haré. Entiendo que me hablas a través de hombres y mujeres que has puesto en mi camino y a los cuales también voy a honrar con mi obediencia. En el nombre de Jesús, amén.
Publicar un comentario