miércoles, 27 de julio de 2016

CUIDARÉ MI ENSEÑANZA PARA QUE MIS CREENCIAS ESTÉN EN LA VERDAD

CUIDARÉ MI ENSEÑANZA PARA QUE MIS CREENCIAS ESTÉN EN LA VERDAD
(Salmo 31:11-14) “11 De todos mis enemigos soy objeto de oprobio, y de mis vecinos mucho más, y el horror de mis conocidos; Los que me ven fuera huyen de mí. 12 He sido olvidado de su corazón como un muerto; He venido a ser como un vaso quebrado. 13 Porque oigo la calumnia de muchos; El miedo me asalta por todas partes, Mientras consultan juntos contra mí e idean quitarme la vida. 14 Mas yo en ti confío, oh Jehová; Digo: Tú eres mi Dios”. To invito a hacerte esta imagen: Tú eres un vaso de barro bien terminado y perfecto. Estás lleno de agua fresca. ¿Te lo imaginas? Bueno, ahora piensa que el agua es la abundancia que Jehová Dios tiene para darte. Cada vez que el agua se va consumiendo se vuelve a llenar con más agua fresca que viene de la fuente de Vida que nuestro Padre Celestial. Así debe de ser la vida de cada hijo de Jehová Dios. El problema comienza cuando el vaso se rompe o se raja y ya no puede contener las bendiciones.
Tiene que pensar que Jehová Dios tiene abundancia para darte, pero las limitaciones de tu mente hacen que se pierdan lo que Jehová Dios tiene para ti por medio de Jesucristo. Cuando tengo una enseñanza que son 100% de las Sagradas Escrituras tus creencias están bien, pero si tus creencias no corresponden a las Escrituras entonces tus bendiciones de Dios, son como un vaso rajado que necesita ser arreglado para que no se escape el agua que Jesucristo quiere poner. Debes permitir que el Espíritu Santo arregle toda rajadura en tu manera de pensar para que venga la cosecha que Jehová Dios quiere, para que todo lo que vas desarrollando con Dios y Su Palabra se comience a manifestar. Tu meta debe ser que puedas usar todos los dones de Dios para bendecir a la gente que te rodea. Lo que vas recibiendo se tiene que ir multiplicando para ser quien Jehová Dios planeó que tú seas lo que en la Perfecta Voluntad de tu Padre Celestial ha diseñado para tu vida. Esta es la hora para recibir algo Poderoso que viene de parte de Dios, que te da la posibilidad de ver su gloria. 
Entonces es muy importante que elimines creencias limitantes, incredulidad. Guarda la Palabra Escrita que es la sana Doctrina de Cristo porque ahí está la clave de todo. (2Juan 1:9) “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la Doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la Doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”. Recibe lo que Dios te da de su abundancia. Él es tu fuente de provisión y sustento. Te pregunto entonces: ¿Cómo adquieres tu conocimiento del Padre del Hijo y del Espíritu Santo? ¿Lo que el mundo dice ó lo que Dios dice en su Palabra Escrita? ¿Cómo está tu vida? ¿Con qué vaso te ves reflejado?
ORACIÓN: Jehová Dios, por medio de Jesucristo me acerco ante tu Gloriosa y exquisita presencia primeramente para pedirte perdón y tomar la bendición de tu perdón por medio de la Sangre que fue derramada en el Calvario; Padre, me determino a ser un vaso de honra para ti. Cuidaré mi Enseñanza para que mis creencias estén bien cimentadas en las Sagradas Escrituras, para no ser como un vaso que pierde el agua y no puede ser lleno. Sé que tú eres mi fuente de abundancia. Me preparo para recibirla. En el nombre de Jesús, amén.
Publicar un comentario