martes, 29 de marzo de 2016

LO DEL MUNDO NO TE PERTENECE

LO DEL MUNDO NO TE PERTENECE
(1 Juan 4:17) “En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo”.

Hay familias en las cuales la pobreza se ha pasado como una maldición de generación en generación y tienen orgullo de ser pobres. Y todavía desprecian a los que son ricos. Pero si tú eres un hijo de Dios sabes que al recibir la palabra las maldiciones se tienen que revertir en bendiciones. Porque la pobreza está dentro de la lista de las maldiciones en la palabra, y lo puede ver en las cosas que se sufren en este mundo presente como resultado de la miseria, pobreza y deuda. Esto no es ninguna bendición.

Tu tienes la palabra y tiene que poner en orden algunas cosas en tu vida, eres tu quien lo tienes que hacer. Si vives en pobreza es porque hay algo en desorden en su vida. La vida de Dios es la que tienes que vivir y si no la vives, eres tú el que pierde y vas a hacer perder a otros y si la vives, eres tú el que gana y hace ganar a los de tu familia. Tú serás feliz, tendrás paz, tendrás victoria y caminarás en bendición y verás que dejarás una herencia de bendición. 

Fíjate en el versículo de 1 Juan 4 dice que nosotros somos en el mundo como es Dios Y ¿Cómo es Dios? Lo vemos a través de las Sagradas Escrituras que es nuestro Manual de vida y en la persona de Jesucristo mayormente. Él es amor, es fe, es bendición, es fortaleza y muchas cosas más. Pero te aseguro que tu vida nada tiene que ver con las cosas malas de este mundo. Tú estás en el mundo para vivir la vida de Dios. Una vida bendecida.

Cuando tú pones en primer lugar a Dios entonces vas a ganar todo lo que Dios dice que vas a ganar y vas a tener todo lo que Dios dice que vas a tener. Tú te tienes que levantar en tu familia para poner las cosas en orden. No hace falta un informe de un periódico para darte cuenta de los males y problemas que hay en este mundo. Lo que tú tienes que saber es que no te pertenecen. A ti sólo te pertenecen las bendiciones.

Por esto es importante que pongas en orden en tu vida, no es fácil, pero por poner las cosas en orden viene un milagro sobrenatural. Cuando Dios te vea ordenando, van a venir bendiciones y te vas a dar cuenta que en algunas áreas el enemigo lo vas atacar, pero, así como vino por un camino se va a tener que ir por siete porque el que vive dentro de ti es mayor que el enemigo. Dios te ha dado autoridad espiritual frente a las fuerzas del mal.


DECLARA: LO DEL MUNDO NO ME PERTENECE. Enfermedad ¡fuera! Pobreza ¡fuera! Ansiedad ¡fuera! Deudas ¡fuera! Confiesa cada cosa que pueda estar afectando tu vida y que no te pertenecen, como que ya se van de tu vida. Y lo más importante es que creas que se van de tu vida y confieses lo que dice la Palabra de Dios respecto a esta situación. Por ejemplo, si estás enfermo, la Palabra dice que tú ya fuiste sano por la llaga de Cristo en la cruz. ¿Me explico? Has esto con las cosas de todas las áreas que no estén ordenadas y comienza a caminar en la dirección de lo que Dios dice. Verás como todo en tu vida y en tu familia comenzarán a enderezarse y a cambiar. La maldición se tornará en bendición. Te lo aseguro porque lo dice la Palabra de Dios. Escrito está.
Publicar un comentario