lunes, 1 de febrero de 2016

CON LA SANA DOCTRINA DE CRISTO PODRÁS PASAR ESTE EXAMEN QUE ES DE SUMA-IMPORTANCIA

CON LA SANA DOCTRINA DE CRISTO
PODRÁS PASAR ESTE EXAMEN QUE ES DE SUMA-IMPORTANCIA
(1Corintios 3:9) “Porque nosotros somos colaboradores de Dios,
y vosotros sois labranza de Dios, Edificio de Dios”.

Porque si NO logramos aprobarlo bien, entonces en vez de tener una eternidad en la nueva tierra como lo promete Jehová Dios, estaremos en el infierno; (Dan 12:2) “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. (2Pe 3:13) “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia”. (Ap. 21:1) “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más”. Tenemos que aguantar porque nuestra esperanza de entrar en la nueva tierra, y no ser condenado para pasar toda la eternidad en el infierno.

Estamos trabajando todos juntos en esta única y Poderosa Empresa de Jehová Dios, donde El principal Arquitecto es Jesucristo con su ayudante el Espíritu Santo y nosotros las herramientas en sus manos. Ahora, en (1Co 3:10 RV-60) dice: "Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo, como perito arquitecto, puse el fundamento, y otro edifica sobre él; pero cada uno debe tener cuidado de cómo sobreedifica". (1Co 3:10 Biblia Latinoamericana 95), dice: “Yo puse los cimientos como buen arquitecto, pues recibí ese talento de Dios, y otro construye encima. Que cada uno, sin embargo, se pregunte cómo construye encima”. Podemos construir sobre este fundamento que es Jesucristo. Y luego, alguien más puede sobreedificar en este fundamento. Lo importante en el día de hoy es que divulguemos la Palabra de Dios Escrita que es el único Evangelio que puede salvar a los seres humanos. En el (1Co 3:11 RV-60) dice: “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo”. (1Co 3:11 Biblia Latinoamericana 95), dice: “Pues nadie puede cambiar la base; ya está puesta, y es Cristo Jesús”.

Ésta pregunta es para el verdadero creyente en la Sana Doctrina de Cristo porque es una cuestión importante; ¿Están ustedes edificando sobre Jesucristo, o no? Cuando tu viniste a Cristo, no lo hiciste por medio de obras. Llegaste con las manos vacías, sin traer nada, para recibirlo todo. Y tú fuiste colocado en la Roca que es Jesucristo. Sobre este fundamento tu puedes edificar. Ahí es precisamente donde deben de estar presentes estas buenas obras. Escuche lo que dijo Jehová Dios por medio del apóstol Pablo, aquí en: (1Co 3:12,13 RV-60) "12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, 13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará".

(1Co 3:12,13 Biblia Latinoamericana 95), dice: “12 Sobre este cimiento se puede construir con oro, plata, piedras preciosas, madera, caña o paja. 13 Un día se verá el trabajo de cada uno. Se hará público en el día del juicio, cuando todo sea probado por el fuego. El fuego, pues, probará la obra de cada uno”. Ahora, Jehová Dios nos está diciendo por medio del apóstol Pablo que uno puede edificar sobre este fundamento que ya ha sido colocado, con seis clases diferentes de material. A los primeros tres de ellos, el fuego no les causará ningún daño; en realidad el fuego purifica al oro, la plata y las piedras preciosas. Pero el fuego consumirá o quemará rápidamente la madera, el heno y la paja, que desaparecerán en una nube de humo. O sea que el creyente tiene libertad para construir sobre el fundamento, con cualquiera de estos materiales: oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, y paja. Y Jehová Dios dice: (1Co 3:14 RV-60) “Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa”. (1Co 3:14 Biblia Latinoamericana 95), dice: “Si lo que has construido resiste al fuego, serás premiado”.
Aquí se nos enseña que el verdadero cristiano puede trabajar para recibir una recompensa. Es decir, si tu edificaste de acuerdo a esta Palabra: (2Ti 3:16,17) “16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. Entonces estás edificando con oro, plata, o piedras preciosas. Creo firmemente que alrededor nuestro hay muchos creyentes que reflejan la santidad de Dios en sus vidas. Solo existe un Evangelio: (Fil 1:27) Solamente que os comportéis como es digno del Evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del Evangelio”.

(Gal 1:6-12)6 Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. 7 No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. 8 Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro Evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. 9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente Evangelio del que habéis recibido, sea anatema. 10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios?  ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. 11 Mas os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es según hombre; 12 pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo”. Y hemos podido conocer a algunos personalmente, que Dios está usando de una manera extraordinaria, y que están edificando con oro, es decir, con la Sana Doctrina de Cristo.

Ustedes saben que una pequeña partícula de oro no se destaca mucho, y no es tan visible como un montón de heno. No todos lo pueden ver, y quizás solamente Dios sabe que esa partícula es de oro. Pero si uno viaja por ciertos campos, puede ver una pila de heno a muchos kilómetros de distancia. Y hay mucha gente que está edificando su vida espiritual con heno, este material de baja calidad, y todo el mundo se entera de lo que están haciendo; pero estas obras equivalentes a la calidad del heno, algún día serán probadas, y entonces no quedará ningún montón de heno a la vista, porque el fuego lo consumirá todo. Y lo mismo ocurre con la madera y la paja. Ahora, en (1Co 3:15 RV-60), dice: “Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque, así como por fuego”. (1Co 3:15 Biblia Latinoamericana 95), dice: “Pero si la obra se convierte en cenizas, el obrero tendrá que pagar. Se salvará, pero no sin pasar por el fuego”. Ahora, si él está sobre el fundamento, es decir que ha confiado en Jesucristo, no perderá su salvación, aunque no recibirá ninguna recompensa si no lo contrario tendrá que pagar por el daño.

Jehová Dios es Bueno y nos da su advertencia a tiempo y nos la dejó por Escrito en su Sana Enseñanza que le dio a Jesús para que nos la enseñara, diciendo: (1Co 3:16,17 RV-60) “16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 17 Si alguno destruyere el Templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el Templo de Dios, el cual sois vosotros, Santo es”. (1Co 3:16,17 Biblia Latinoamericana 95), dice: “16 ¿No saben que son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? 17 Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él. El templo de Dios es sagrado, y ese templo son ustedes”.
Ahora, amados hermanos, ¿Qué están ustedes edificando? ¿Con qué materiales están ustedes construyendo? La obra de Dios que actualmente se está edificando son de esta manera tal como lo describe Jehová Dios en su Palabra Escrita: (Ap. 22:11,12 RV-60) “11 El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía. 12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”. (Ap. 22:11,12 Biblia Latinoamericana 95) dice: “11 Que el pecador siga pecando y el manchado siga ensuciándose, que el bueno siga practicando el bien y el santo creciendo en santidad. 12 Voy a llegar pronto, y llevo conmigo el salario para dar a cada uno conforme a su trabajo”. Si ustedes están edificando con oro, quizás la obra no se destaque ante la vista de muchos como muy impresionante. Pero, si ha edificado algo así como una pila de heno o de paja que se destaca mucho en el horizonte, desaparecerá con el fuego convirtiéndose en una nube de humo que pronto se desvanecerá.

Con la claridad que siempre se muestra la Sana Doctrina de Cristo Él mismo nos dice en: (Mat 7:20-24) “20 Así que, por sus frutos los conoceréis. 21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. 24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca”. Y para expresarlo sencilla pero gráficamente, quiero decirles que en la puerta angosta habrá algunas personas que habrán llegado allí porque su fundamento era Jesucristo, pero que estarán oliendo a fuego y humo, como si hubieran salido de un incendio, porque todo lo que han hecho fue consumido por las llamas. Ellos no recibirán una recompensa. Este pasaje trata, pues, sobre la recompensa en el servicio de Dios.

Si ustedes son creyentes carnales, llenos de emociones, son fácilmente identificables porque, según sus reacciones de la falta de madurez resultan más, o menos visibles, creo que Jehová Dios nos está hablando por medio del apóstol Pablo, nos está diciendo que todos los que nos decimos cristianos no podemos esperar una recompensa porque no ha estado relacionado propiamente con Jehová Dios a través de Su Palabra, ni sometido al control del Espíritu Santo. Ustedes pueden notar que el creyente carnal es aquel que no conoce bien la Palabra de Dios y si la conoce, se trata de un conocimiento que no afecta a ciertas áreas de su vida. Es que uno puede identificar las tres categorías mencionadas por Jehová Dios por medio del apóstol Pablo, de acuerdo con la relación de estas personas con la Sana Doctrina de Cristo que es fielmente la Palabra de Jehová Dios.

El cristiano emotivo llamado "natural" opina que esta Palabra y su mensaje son una insensatez, algo que no tiene sentido para él. El creyente llamado "espiritual" discierne, percibe la Sana Doctrina de Cristo, y sabe muy bien que es Palabra fiel y verdadera de Jehová Dios, y ésta le proporciona una percepción espiritual. Y el creyente llamado "carnal" preferirá cualquier actividad social o de esparcimiento, a recibir la enseñanza de la Sana Doctrina de Cristo, cómo Palabra de Jehová Dios.
Así es que depende de tu actitud frente a la Sana Doctrina de Cristo, cómo la Palabra de Jehová Dios nos ayuda a identificar a un creyente carnal o en estado de inmadurez, que no se desarrolla en su crecimiento espiritual. Lo que hace este examen tan bueno es que solamente trae una sola pregunta. Esta pregunta es de si hemos recibido correctamente Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. Fíjense que he mencionado dos palabras; “Señor,” y “Salvador”. La Iglesia de Jesucristo está llena con gente que se dice cristiana que intentan aceptar a Jesucristo como Salvador, sin aceptarlo como Señor. Pero, si Jesús no es tu Señor, tampoco es tu Salvador.
Estos “creyentes” (lo he puesto entre comillas intencionalmente) viven decepcionados, pensando que tienen su boleto para ir al encuentro con Jesucristo, mientras que todo que tienen es un sistema religioso y se reúnen en un club social.
Hay mucho qué pedirle a nuestro Padre Celestial para que podamos discernir aquí en estos seis versículos de (1 Corintios 3:10-15) que acabamos de estudiar, porque son cosas que tendrán un impacto eterno en nuestras vidas. Pues, así me parece que vale la pena tomar unos minutos para analizar lo que Jehová Dios por medio del apóstol Pablo nos compartió en la Sana Doctrina de Cristo.

Primeramente, Pablo refiere a sí mismo como un perito arquitecto, que usa Jehová Dios para poner el fundamento que es Jesucristo. No se refiere a sí mismo como cualquier constructor, sino un “perito”, un experto. No solamente se refiere a sí mismo como cualquier perito arquitecto tampoco, sino uno que es escogido por Dios para que por medio de él aprendamos de la Sana Doctrina de Cristo y de la manera en que él mismo fue transformado, de practicar el judaísmo a practicar la Sana Doctrina de Cristo. ¿Cómo identificamos la diferencia entre un perito arquitecto dirigido por el Espíritu Santo, y cualquier otro tipo de constructor?

Un perito arquitecto es uno que no solamente sabe cómo hacer el trabajo por sí mismo, sino puede dirigir la obra de otros. Un perito arquitecto que es dirigido por el Espíritu Santo también es uno que tiene el buen discernimiento para saber las mejores maneras para hacer el trabajo. Trabaja en una manera para usar los materiales y el tiempo de sus trabajadores en la manera más eficaz, sin permitir que materiales y tiempo se echen a perder, edificando con productos de calidad como lo menciona la Palabra oro, plata y piedras preciosas sin tener gastos extras.

Podemos ver esto muy claramente en varios versículos; pero, lo más obvio es en la gran comisión: (Mateo 28:19) “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. (Marcos 16:15,16) “15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. 16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. Sin duda, estos versículos aseguran que no haya ningún creyente que puede decir que no tiene una obra que hacer en el Reino de Dios. Quizás no sabemos exactamente el llamado que Jehová Dios tiene por nuestras vidas; pero al mínimo podemos decir que conocemos que la gran comisión aplica a cada uno de nosotros.

Al continuar nuestro estudio, encontramos una lista de materiales mencionados en (1Cor. 3:12) “Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca”. Estos son los materiales que Jehová Dios menciona por medio del apóstol Pablo. ¿Por qué? ¿Acaso Jehová Dios espera que edifiquemos Su Reino con estos materiales? Obviamente no es así. Estos materiales son símbolos físicos de materiales espirituales para la construcción sea la Sana Doctrina de Cristo que corresponde al oro, plata y piedras preciosas; En cambio las grandes denominaciones, religiones, fabulas alrededor de la Palabra Escrita, y toda forma equivocada de entender el único Evangelio de Cristo. (Efesios 2:19-22) “19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,
21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”. Si queremos encontrar sus significados, necesitamos ver como se usaban en la profecía del Antiguo Testamento: (Rom 15:4) “Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que, por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza”. En nuestras vidas es parte del proceso de edificar sobre el fundamento de Jesús. Es muy importante preguntarnos ¿Qué tipo de edificio Estamos construyendo con nuestras vidas? Notemos, que Jehová Dios no nos fuerza en usar un tipo de material en particular. Nos ha dado la libertad de decidir por nuestros mismos. Ni nos limita en seleccionar solamente un tipo de material; nos permite usar cualquier, hasta todos los materiales mencionados en la lista. Sin embargo, todos estamos edificando con algo de esta lista. El ignorar la Palabra produce prepotencia y arrogancia y muchos exclaman de esta manera: “Pues, estamos construyendo, ¿y qué? Estoy seguro que Dios se alegra con la construcción de mi vida, porque él me entiende; soy creyente, en su palabra y El me ama”.

Pues, así los que verdaderamente glorifican a Dios con sus vidas, verdaderos cristianos que tratan de ser santificados, y purificadas sus almas por la Palabra Escrita. (1Ped 1:22) “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro”. Una vez que el fuego haya pasado, quedarán con sus riquezas visibles al Señor Jesucristo. Pero, los que se mantienen como creyentes carnales, gastan sus vidas engrandeciendo sus panzas no tendrán mucho para mostrar por sus vidas. Todo que les quedará serán las cenizas. Hay un lugar que Jesús mencionó en el libro de Mateo que se llama “las tinieblas de afuera”.
(Mateo 8:12) “más los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes”.
(Mateo 22:13,14) “13 Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. 14 Porque muchos son llamados, y pocos escogidos”.
(Mateo 25:30) “Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes”. En los tres casos, es claro que Jesús estuvo hablando acerca de los creyentes, no los incrédulos, cuando habló de “las tinieblas de afuera”.

Para muchos en el mundo religioso de la actualidad, el ser miembro de una iglesia es como mirar un programa televisivo. Prefieren ser espectadores mientras los demás participan activamente en la obra. ¿QUÉ SIGNIFICA “EDIFICACIÓN”? La palabra hace referencia a las “acciones llevadas a cabo para el sano crecimiento espiritual del cristiano”. Literalmente hablando, la palabra describe un “edificio” (Mt. 24:1) “Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo”. En sentido figurado, la Biblia usa dicha palabra para referirse a “lo que promueve el crecimiento espiritual de la iglesia, de la casa de Dios”.

DIOS QUIERE QUE CADA UNO AYUDE A EDIFICAR LA IGLESIA. Ningún cristiano está exento.  La palabra “exento”, significa ser “libre de una obligación, de un deber, o de una carga a la que están sujetos los demás”. Los dones espirituales que gozaron algunos cristianos en la iglesia primitiva, tuvo el propósito otorgarnos lo que necesitamos, para que “cada santo” ejerza un servicio, y la iglesia sea edificada (Efesios 4:11,12) “11 Y Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo”.

EN LOS SIGUIENTES TEXTOS DEBE NOTARSE LA ACCIÓN INDIVIDIUAL:
1. No poniendo tropiezo a su hermano (Romanos 14:13,18,19) “13 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano. 18 Porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es aprobado por los hombres. 19 Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación”.

2. Debe agradar a su prójimo en lo que es bueno (Rom. 15:2) “Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación”.

3. Lo que usted haga en la asamblea, debe tener el propósito de “edificar” (1 Corintios 14:26) “¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación”.

4. La edificación se logra, cuando, los ministros hacen cada uno su función:
1)  APÓSTOLES; Abriendo caminos dónde no los hay para Plantar y sembrar nuevas iglesias.
2)  PROFETAS hablando de las profecías más seguras que están en la biblia.
3)  EVANGELISTAS; haciendo y ayudando a cumplir la gran comisión que no se trata solamente de repartir tratados y repartir planes de salvación a gente que no tiene ninguna idea de lo que le estas diciendo porque se brincan el discipulado que habla la gran comisión.
4)  PASTORES que no se tomen derechos que no les corresponden porque son ovejas de Jehová Dios que les puso a cargo esas ovejas para que las edifique no para que se adueñe de ellas, (El diablo hiso esto mismo al principio de los tiempos).
5)  MAESTROS que enseñen la sana Doctrina de Cristo, que es la enseñanza que hará cambios verdaderos y permanentes que le agradarán a Dios porque si no entonces no hay santidad y nadie vera a Jehová Dios sin santidad.
¿Cómo se logra que todo el cuerpo funcione así? Por “la actividad propia de cada miembro”, es decir, cuando NADIE se queda exento, y pone de su parte.

Para edificar el cuerpo de Cristo, es indispensable que cada uno de ustedes “dedique tiempo y ENERGÍA” en dicho propósito.

La edificación del cuerpo de Cristo no se logra con solamente el “deseo”, sino con “acción”, con “actividad”, es decir, con SU actividad. Dos preguntas que ustedes debe contestar “HOY”:
1. ¿Qué puedo hacer yo para contribuir a la edificación de la iglesia?
2. ¿Cómo puedo AYUDAR a mis hermanos a crecer espiritualmente?
PUES CON ACCIONES PARA PROMOVER LA EDIFICACIÓN.

PRIMERA ACCIÓN: Apartar tiempo para Dios y sus hermanos.
La razón por la cual algunos no contribuyen a la edificación del cuerpo, no es porque no tengan la capacidad de hacerlo, sino porque no apartan un tiempo de sus quehaceres mundanos para dedicarlos exclusivamente a la obra del Señor Jesucristo. Otros no edifican como deben, porque están demasiado ocupados con otras cosas y, por consiguiente, la iglesia no crece normalmente.
SEGUNDA ACCIÓN: Ame a sus hermanos.
1.   COMO LO MANDÓ CRISTO (Juan 13:34) “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros”.
2.   PORQUE NOS PERTENECEMOS UNOS A OTROS (Rom. 12:5) “así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros”.
3.   HONRANDO A SUS HERMANOS (Rom. 12:10) “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros”.
4.   PREOCUPÁNDOSE POR SUS HERMANOS (1 Cor. 12:25) “para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros”.
5.   SIRVIENDO A SUS HERMANOS (Gálatas 5:13) “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros”.
6.   AYUDANDO A SUS HERMANOS (Gálatas 6:2) “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”.
7.   SOPORTANDO Y PERDONANDO A SUS HERMANOS (Col. 3:13) “soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”.
8.   ANIMANDO A SUS HERMANOS (1 Ts. 5:11) “Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis”.
9.   ESTANDO PENDIENTES DE ELLOS (Hebreos 10:24) “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”.

CONCLUSIÓN: Lo opuesto de EDIFICACIÓN es CATÁSTROFE.
¿Cuál de estos dos prefiere usted? ¡Empiece a edificar hoy mismo!

PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia. Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb   viclaly5757.blogspot.com
https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960

Publicar un comentario