jueves, 26 de noviembre de 2015

UNA FE QUE DESPISTA Y TE CONFUNDE

UNA FE QUE DESPISTA Y TE CONFUNDE

(Jeremías 7:1-20) “1 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: 2 Ponte a la puerta de la casa de Jehová, y proclama allí esta palabra, y di: Oíd palabra de Jehová,  todo Judá, los que entráis por estas puertas para adorar a Jehová. 3 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Mejorad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré morar en este lugar. 4 No fiéis en palabras de mentira, diciendo: Templo de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová es este. 5 Pero si mejorareis cumplidamente vuestros caminos y vuestras obras; si con verdad hiciereis justicia entre el hombre y su prójimo, 6 y no oprimiereis al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni en este lugar derramareis la sangre inocente, ni anduviereis en pos de dioses ajenos para mal vuestro, 7 os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre. 8 He aquí, vosotros confiáis en palabras de mentira, que no aprovechan. 9 Hurtando, matando, adulterando, jurando en falso, e incensando a Baal, y andando tras dioses extraños que no conocisteis, 10 ¿vendréis y os pondréis delante de mí en esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, y diréis: Librados somos; para seguir haciendo todas estas abominaciones? 11 ¿Es cueva de ladrones delante de vuestros ojos esta casa sobre la cual es invocado mi nombre? He aquí que también yo lo veo, dice Jehová. 12 Andad ahora a mi lugar en Silo, donde hice morar mi nombre al principio, y ved lo que le hice por la maldad de mi pueblo Israel. 13 Ahora, pues, por cuanto vosotros habéis hecho todas estas obras, dice Jehová, y aunque os hablé desde temprano y sin cesar, no oísteis, y os llamé, y no respondisteis; 14 haré también a esta casa sobre la cual es invocado mi nombre, en la que vosotros confiáis, y a este lugar que di a vosotros y a vuestros padres, como hice a Silo. 15 Os echaré de mi presencia, como eché a todos vuestros hermanos, a toda la generación de Efraín. 16 Tú, pues, no ores por este pueblo, ni levantes por ellos clamor ni oración, ni me ruegues; porque no te oiré. 17 ¿No ves lo que éstos hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén? 18 Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira. 19 ¿Me provocarán ellos a ira? dice Jehová. ¿No obran más bien ellos mismos su propia confusión? 20 Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: He aquí que mi furor y mi ira se derramarán sobre este lugar, sobre los hombres, sobre los animales, sobre los árboles del campo y sobre los frutos de la tierra; se encenderán, y no se apagarán”.

INTRODUCCIÓN:
Con esta predicación vamos a tener la oportunidad de meditar sobre una actitud del cristiano en cuanto a la forma de vivir espiritual, y nos va a dar la oportunidad de plantearnos como tema de autoexamen; si nuestra fe está bien depositada en quién debe estar:
(Hebreos 12:2) “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio,  y se sentó a la diestra del trono de Dios”.
(Judas 1:20-21) “20 Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, 21 conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna”.
(Gálatas 3:25-27) “25 Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, 26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; 27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos”.
(Revelación 14:12) “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.
(2 Timoteo 1:13) “Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús”.

Israel prototipo de la Iglesia en Cristo Jesús y su exclusiva doctrina que Jehová Dios le mando que enseñara y la estableciera fundada no con un nombre pero si cimentada en la única doctrina valida que es la que enseñó a los apóstoles y así transmitirla a la Iglesia actual.
Y en tiempos de Jeremías, en nuestros días no es diferente, Israel siempre vivió con la tentación de abandonar a Jehová para servir a dioses –idolatría- siempre apestando a mundo es como ahora las iglesias disque cristianas festejan todo lo que el mundo festeja fiesta mexicana día de las madres, del niño, del papá del maestro y hasta el día del pastor por nombrar algunas.

Pero lo disfrazan dentro de los templos para cubrirlo de santidad según muchos que ya apestan ha mundo en lugar de oler a CRISTO se contaminan de pueblos vecinos y sus tradiciones (esto visto desde punto de vista de las exigencias divinas de cada denominación) o, también, de dar atención preferente a los elementos del servicio, antes que al propio Dios que nos quiere hablar, lo cual no deja de ser un modo de idolatría en cuanto a que todo lo que sustituye el lugar y la primacía de Dios en el corazón del creyente es idolatría

ESTO NOS LO EVIDENCIA LA PALABRA DE DIOS DESDE SU COMIENZO

-Caín ofreció un sacrificio, a pesar de que su corazón estaba lejos de Dios (Génesis 4:3).
-Aarón y los israelitas decían adorar a Jehová mediante un ídolo (becerro de oro) (Éxodo 32:5).

HOY EN DÍA NO ES MUY DIFERENTE

-Hay gente que cree que asistiendo al servicio del domingo es suficiente para poder hacer su antojo durante toda la semana. O que por dar ofrenda, o diezmo a la iglesia sirve como sustitutivo de una vida de cristiano.
Hay quienes utilizan la Biblia u otros símbolos religiosos como talismanes mágicos como es el caso del tal emblema cristiano del pececito o la palomita, usado por una gran cantidad de personas en el mundo cristiano, ahora en muchos templos se postran en el altar pensando que es el lugar sagrado y bendito del lugar pues es ahí donde se les ministra imponiendo manos a la ligera, y hasta muchas veces tumbarlos hacia atrás atrapados de demonio como si estuvieran borrachos, te recuerdo que cuando Dios toca a alguien caen hacia adelante en señal de ADORACIÓN y hasta los forman diciéndoles que primero una fila y luego la siguiente fila, en fin mis amados hermanos en Cristo Jesús existen muchas practicas que no le agradan a Jehová Dios y si tu dudas de alguna analízalas con tu biblia, mira cómo se va extendiendo el CÁNCER del G-12 EN EL PUEBLO CRISTIANO.
Entre todas las mujeres que han vivido, la madre de Jesucristo es la más celebrada, la más venerada... es reconocida no sólo como la Madre de Dios, sino también, de acuerdo con los papas modernos, como Reina del Universo, Reina del Cielo, Asiento de la Sabiduría, e incluso Esposa del Espíritu Santo. La mayoría se refieren alegremente a la Virgen María como la Reina del Cielo y entienden este término como uno con mucho cariño, amor y adoración. ¿Es este un término bíblico o un título pagano? ¿Está complacido Dios con este título o está fuertemente disgustado? Veamos lo que Jehová mismo nos habla en las Escrituras.

(Jeremías 7:17-18) “¿No ves lo que hacen en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén? Los niños recogen la leña, los padres encienden el fuego, y las mujeres amasan la masa, para hacer tortas a la reina del cielo, y para hacer ofrendas a dioses ajenos, para provocarme a ira”.
En esta sección de Jeremías, Dios está diciéndole a Israel por qué está a punto de destruirlo físicamente como nación. Dios está actuando en forma muy parecida al fiscal que informa al acusado de los cargos en su contra. Note que Dios está muy enojado porque estas personas se están preparando para adorar a la Reina del Cielo, ¡Dice que esta adoración a la Reina del Cielo lo está "provocando'' a ira!
“Y cuando ofrecimos incienso a la reina del cielo, y le derramamos libaciones, ¿acaso le hicimos nosotras tortas para tributarle culto, y le derramamos libaciones, sin consentimiento de nuestros maridos?” (Jeremías 44:16-19).
Aquí vemos que el pueblo rehúsa en forma desafiante obedecer a Dios, y continúa adorando a esta Reina del Cielo.
“Así ha hablado Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, diciendo: Vosotros y vuestras mujeres hablasteis con vuestras bocas, y con vuestras manos lo ejecutasteis, diciendo: Cumpliremos efectivamente nuestros votos que hicimos, de ofrecer incienso a la reina del cielo, y derramarle libaciones; confirmáis a la verdad vuestros votos, y ponéis vuestros votos por obra” (Jeremías 44:25).
Vemos que Dios finalmente ha captado el mensaje, que el pueblo va a adorar a la Reina del Cielo sin importar lo que Jehová Dios diga. Por lo tanto, Dios les dice que sigan adelante con su rebelión, porque él los va a destruir totalmente. Usted puede leer el relato completo del Juicio Divino en (Jeremías 44:1-29), y le exhortamos a que lo lea, porque Dios no cambia, y hoy El debe estar igual de airado por este culto idolátrico como lo estuvo entonces.
NO SE ENGAÑEN: a la Virgen María, a quien llaman, Guadalupe o Reina del Cielo como cariño, es un renacimiento del culto pagano a las varias Reinas del Cielo a través de la historia, con varios nombres. En cada uno de estos distintos países, la Reina Madre es la Madre Virgen que ha dado a luz a un Divino Niño. Más aun, el culto a la Reina del Cielo es precisamente el mismo que la adoración a la Reina del Cielo en el antiguo Israel, como lo registra arriba Jeremías.

La reacción de Dios también será la misma: juicio físico, destrucción. ¿Qué hará usted ahora que conoce la verdad? Escuche las Palabras de Jesús, dichas al Final de los Tiempos. "Y oí otra voz del Cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades'' (Apocalipsis 18:4-5).
Justo antes de que la destrucción final de Jesús venga sobre el sistema maligno en el periodo de la Gran Tribulación, Jesús da una alerta final a Su pueblo, para que salga y se separe y pida perdón o también será destruido.
Esta advertencia se aplica a todos aquellos que son practicantes porque se envuelven en sus ritos y aun comen lo dedicado a este ídolo, con creyentes de esta reina.

En tiempos de Jeremías sucedieron muchas cosas de estas. Y se creían seguros mientras el templo de Jehová estaba en su medio. Solo la presencia del edificio les daba una confianza equivocada. No se daban cuenta, y para muchos cristianos hoy pasa lo mismo, que lo más importante no es el templo de Dios sino el Dios del templo, que lo  más importante no son las cosas de Dios sino el Dios de las cosas.

(Jeremías 7:1-7) “1 Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: 2 Ponte a la puerta de la casa de Jehová, y proclama allí esta palabra, y di: Oíd palabra de Jehovátodo Judá, los que entráis por estas puertas para adorar a Jehová. 3 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Mejorad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré morar en este lugar. 4 No fiéis en palabras de mentira, diciendo: Templo de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová es este. 5 Pero si mejorareis cumplidamente vuestros caminos y vuestras obras; si con verdad hiciereis justicia entre el hombre y su prójimo, 6 y no oprimiereis al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni en este lugar derramareis la sangre inocente, ni anduviereis en pos de dioses ajenos para mal vuestro, 7 os haré morar en este lugar, en la tierra que di a vuestros padres para siempre”.

Estas palabras de Jeremías cobran cada vez mayor actualidad, ya que con mucha frecuencia las religiones se ocupan demasiado en construir templos y lugares de culto a expensas, inclusive del mismo pobre, induciendo a un cierto tipo de trueque o canje de favores: cuanto más aportes para la construcción del templo, mayores y más abundantes serán las bendiciones que recibirás de Dios, olvidando que son otras las condiciones que hacen posible hablar de la presencia de Dios o, mejor aún, que la hacen palpable.

Una forma usual de definir la función profética es: Anunciar el plan de Dios, denunciar lo que se opone a éste e invitar a la conversión.
Esta predicación profética genera conflicto. Hay un recordatorio por parte del profeta Jeremías que el mensaje que transmite es “Palabra de Jehová”. Dios personal y eterno, como él se define en (Éxodo 3:14) “Yo soy el que soy”  y Juan en (Apocalipsis 1:8) “el que es, el que era y el que ha de venir”.

LA OBEDIENCIA ES LA CLAVE PARA UNA RECTA RELACIÓN CON DIOS. Por sus males sociales y la idolatría, el pueblo ha hecho del templo un refugio de ladrones incluso aunque continúen haciendo los sacrificios prescritos. La religión formal y ritual no puede servir como substituto para la obediencia hacia Dios.

Jeremías se siente dolido por la indiferencia de su pueblo. Desea orar por su nación pero Dios prohíbe la intercesión (Jeremías 7:16). En las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, están rindiendo culto a otros dioses. Es demasiado tarde para él, el querer interceder en su nombre. Mientras tanto, el pueblo encuentra su tranquilidad en el hecho de que son los custodios de la ley (Jeremías 8:8), y esperan que esto les salvará de la condenación predicha. Pero al profeta se le recuerda que el terrible juicio es cosa cierta.

MENSAJE RELIGIOSO DE JEREMÍAS.
Jeremías es un profeta que vive en su propia carne una fidelidad absoluta a Dios y una absoluta participación con el pueblo rebelde y desertor a quien, fiel a su vocación profética, tiene que anunciar la catástrofe a la que le llevan sus pecados.
Esta relación de obediencia es el servicio que Dios desea y que deberá manifestarse en cada servidor.


¿POR QUÉ CREE USTED QUE DIOS MANDÓ A JEREMÍAS
QUE SE PUSIERA EN LA PUERTA DE LA CASA DE JEHOVÁ?

Dios indica a Jeremías que se sitúe en un lugar táctico, donde mucha gente le oiría.  Precisamente en un lugar dónde la gente iba a satisfacer sus deberes religiosos y a cumplir con sus rituales, independientemente de que en realidad se adorase o no a Dios.

¿Qué relación tiene lo que se dice en (Jeremías 7:3) con  el lugar dónde lo dijo?
“Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Mejorad vuestros caminos y vuestras obras, y os haré morar en este lugar”.
En general el pueblo de Dios estaba practicando una religión en la que daban más importancia a los ritualismos y las formas que al verdadero Dios

Por el versículo 4 vemos una de las maneras que aún persisten en nuestros días: El estilo repetitivo y sin sentido de enunciar palabras, como si esta forma tuviera algún beneficio mágico. “No fiéis en palabras de mentira, diciendo: Templo de Jehová, templo de Jehová, templo de Jehová es este. Hoy en día también se sabe de rezos u oraciones en las que se repiten de forma repetitiva como es el caso del padre nuestro y después según convertidos repetimos el Salmo 23, frases o palabras con la creencia de que esto pudiera tener efecto, o quizás sin ninguna creencia en sí, pero de forma rutinaria y como hábito.

“y no oprimiereis al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni en este lugar derramareis la sangre inocente, ni anduviereis en pos de dioses ajenos para mal vuestro”. El versículo 6, que hemos leído está indicando el contrasentido de la verdadera religión.

(Santiago 1:26,27) dice “Si alguno se cree religioso, pero no sabe poner freno a su lengua, se engaña a sí mismo y su religión no sirve para nada. La religión pura y sin mancha delante del Dios y Padre es ésta: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y no mancharse con la maldad de este mundo”

No perdamos de vista el llamado que Dios nos está haciendo hoy,  a través del libro de Jeremías, a su pueblo y a nivel personal.

Nos tiene que quedar claro, cuál es el verdadero sentido y el auténtico derecho de venir y permanecer en la casa de Dios, como dice el vers. 3: “Habitantes de Judá, que entráis por estas puertas a adorar al Señor, escuchad este mensaje del Señor todopoderoso, el Dios de Israel: Mejorad vuestras vidas y vuestras obras, y yo os dejaré seguir viviendo en esta tierra”

Israel se confió demasiado y se creó una falsa seguridad en el templo y el culto con la intención de manipular a Dios a su antojo. El profeta hace ver que ni ciudad, ni templo ni culto le interesan a Dios más que la práctica de la justicia, la atención al indigente y a la viuda, el rechazo de la idolatría y el respeto por la vida; eso es lo único que puede hacer permanecer a Dios en un lugar.

La respuesta la encontramos en los versículos del 13 al 15: “Y aunque una y otra vez os he advertido acerca de vuestra conducta, no habéis querido obedecerme, y ni siquiera me habéis respondido. Yo, el Señor, lo afirmo. Por eso, lo mismo que hice con el santuario en Silo, lo voy a hacer con este templo dedicado a mí, el cual os dí a vosotros y a vuestros antepasados, en el cual confiáis. Os arrojaré de mi presencia como antes arrojé a vuestros hermanos, los descendientes de Efraín.”

No debemos de pasar por alto la relación existente entre el pueblo de Dios y la práctica de una verdadera religión en cuanto al castigo de Dios versículo 20: “Por eso yo, el Señor, os aseguro que voy a descargar toda mi ira contra este lugar y contra la gente, y aun contra los animales, los árboles del campo y las cosechas. Será como un incendio que no se apagará”.

Consideremos que en nuestros días, cada cristiano es un es un santuario, un templo consagrado a Dios y que lo que hemos leído al final del versículo 20 “incendio que no se apagará”  es el equivalente a la destrucción total de todo cuanto somos.

Al igual que en tiempos de Jeremías había personas que verdaderamente practicaban una verdadera religión y eran dignos de ser llamados hijos de Dios, como Jeremías por ejemplo, hoy hay personas que son verdaderos hijos de Dios y practican una verdadera religión basada en la doctrina de Cristo, pero tiene que haber mucha gente que no lo hacen. Piense, unos momentos la situación que hay creada en el mundo; qué tipo de sociedad nos envuelve en cuanto a un temor de Dios.

Aplicación:
1. Hacer una reflexión del tipo de religión que estoy practicando.
-¿qué cosas coinciden o no  en mi religión con aquello que enseña la Palabra de Dios?
-¿en qué pecados o faltas estoy incurriendo y que debería de poner solución?
-¿qué acciones y soluciones hay para corregir y evitar estas faltas y pecados?

2. Poner en práctica mediante un plan de acción las soluciones y acciones que me lleven a tratar de conseguir una verdadera religión con Dios.

ESTUDIO en Lerma por:
Pr. Víctor R. Preciado Balderrama
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb
viclaly5757.blogspot.com
sanadoctrinavictor@gmail.com



Publicar un comentario