sábado, 21 de noviembre de 2015

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO TE ENSEÑA COMO VENCER LA VERGÜENZA PARA ALCANZAR PERDÓN

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO TE ENSEÑA
COMO VENCER LA VERGÜENZA PARA ALCANZAR PERDÓN
(Sal 119:11) “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”.

¿Has sentido alguna vez ese sentimiento de saber que le fallaste a Dios a pesar que no querías hacerlo?, hablo de esos momentos en los que sabes que actuaste mal a pesar que sabias muy bien que era lo que tenías que hacer. (Eclesiastés 5:6) “No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?”.
Quizá los últimos días le fallaste a Dios a sabiendas que no tenías que hacerlo. Quizá ese pensamiento de no fallarle a Dios en eso que fallaste anduvo en tu mente mucho tiempo, sin embargo decidiste mal e hiciste lo contrario a lo correcto.

La vergüenza hace que no te atrevas a ir delante de Dios porque sabes que le fallaste a pesar que Dios puso constantemente en tu corazón que lo que ibas a hacer era incorrecto. Cuando uno peca se siente muy mal contigo mismo, piensas que Dios te ha dado la espalda, que está enojado por tu acción, que las cosas con Dios ya no serán lo mismo, tú mismo sentimiento de culpa te hace pensar una y mil cosas acerca de lo que Dios “quizá” piensa sobre ti.

¿QUÉ SE HACE EN ESOS MOMENTOS?
En esos momentos en donde la vergüenza te quiere evitar acercarte a Dios lo que tienes que hacer es VENCERLA e ir delante de tu Padre Celestial. Y es que si sientes vergüenza por tu error es porque estas consiente que no era correcto lo que hiciste y es porque el Espíritu Santo de Dios esta redarguyendo tu vida, por lo tanto aún hay una oportunidad para ti. (Efesios 4:30) “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados par a el día de la redención”.
Lo peor fuera que ni vergüenza sintieras por tu mal proceder, que pecaras deliberadamente sin el mínimo sentimiento de culpa o sin el mínimo sentimiento que te redarguye. (1 Juan 3:9) “Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado,  porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios”.

Seguramente a Dios no le agrado lo que hiciste, sin embargo Dios no quiere juzgarte, señalarte o menospreciarte, sino todo lo contrario, Dios te ve como ese hijo necesitado que a pesar de saber lo correcto está decidiendo mal, por lo tanto como buen Padre quiere acercarse a ti, pero tú tienes que poner de tu parte, debes dejar a un lado esa vergüenza que lo único que hace es alejarte más de Dios, tienes que ser humilde y reconocer que fuiste débil y sobre todo debes permitir que Dios restaure tu vida, pero eso solo se logra a través de una relación personal y verdadera con Dios, la cual debes comenzar a forjar en tu vida.
La Biblia dice: (1 Juan 2:1) “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo”.

Sin duda Dios quiere perdonarte, pero para que eso ocurra debes arrepentirte genuinamente de tu pecado, confesándoselo a Jesucristo y sometiéndote a Dios a través de su Palabra y cuando sinceramente hagas esto, ten por seguro que Dios te perdonará, no importando cual pecado sea, Dios quiere y puede perdonarte.


Cuando Dios te perdona, no tienes porqué andar recordándote de lo que ya has sido perdonado, no tienes porqué andar martirizándote pensado que quizá Dios todavía no te ha perdonado o pensando que lo que hiciste fue demasiado fuerte como para recibir perdón de Dios.

Lo bueno de Dios es que no mide tú pecado según “lo grande o pequeño” que fue, pues no se detiene a medirlo, sino más bien su tarea es PERDONARTE cuando existe un arrepentimiento genuino. (Mat 4:17) “Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado”.

(1 Juan 2:12) “Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre”. ¡Gloria a Dios por esto!

Sinceramente a veces nuestro accionar no merece perdón, pero qué bueno que Dios no nos juzga como nosotros mismos lo hacemos, sino que su AMOR es tan grande y su MISERICORDIA tan real y su GRACIA tan especial, que a pesar que no mereciéramos perdón por lo que muchas veces hacemos, Él simplemente NOS PERDONA cuando le confesamos nuestros pecados y nos arrepentimos de ellos. (Sal 103:8) “Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia”.

Lo que hace Jesús cada día por nosotros es increíble, pues todos los días fallamos, sin embargo para cada nuevo día hay una nueva misericordia derramada sobre nuestra vida, por ello deberíamos vivir de una forma honesta, preocupándonos por agradar en cada momento a Dios, no por una obligación o por un compromiso, sino como una forma de agradecer lo bueno e incomparable que es para con nosotros.

(Lamentaciones 3:21-25) “21 Esto recapacitaré en mi corazón, por lo tanto esperaré. 22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. 23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. 24 Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré. 25 Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca”.

¿Pecaste?, ¿Fallaste?, ¿Hiciste lo que dijiste que nunca harías?, ¿Estas parado en donde pensaste que nunca lo ibas a estar?, entonces necesitas acercarte al Señor Jesucristo, con un corazón humilde, y con tus propias palabras expresarle lo arrepentido que estas y lo mucho que necesitas su perdón y entonces DIOS TE LO OTORGARA, porque Dios no puede negar su perdón a quien con corazón humilde y sincero se lo pide.
(Sal 51:17) “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios”.

¿Sabes?, ¡Dios te ama!, (Lamentaciones 3:22) “Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias”. No importa lo que pienses que te mereces o no importa que creas que Dios está cansado de ti, la única verdad es que Jehová Dios TE AMA y quiere perdonarte, la pregunta entonces sería:

¿Quiere pedirle perdón y recibirlo?, si es así, allí en el lugar donde estas, habla con Dios, humilla tu orgullo, reconoce tu error y tu necesidad de Dios y pídele perdón de corazón y Dios que es grande en MISERICORDIA te lo otorgara instantáneamente. ¡Dios nunca dejo de amarte!

Vergüenza: Es una mentira del diablo; Vergüenza te ato y te echo fuera de los jóvenes.
La voluntad de Dios es que cada uno de nosotros lo busquemos diariamente, que lo hagamos el centro de nuestra vida y que diariamente reconozcamos nuestra necesidad inmediata de Jesucristo. Sin embargo a diferencia de Dios el enemigo de nuestras almas quiere lo contrario, por lo que usará cualquier medio que se le presente para hacer que te alejes de Dios y una de sus fórmulas favoritas es: La vergüenza.

¿Está mal que nos de vergüenza?, definitivamente no está mal, al contrario eso habla que en ti aún está activo el Espíritu Santo que es quien te redarguye y te hace sentir que lo que hiciste estuvo mal. Lo que si realmente estuviera mal es que fallaras a Dios y no sintieras ni una pisca de vergüenza por lo que hiciste, ¡Eso si no es normal!
(Juan 16:7,8) “7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya;  porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio”.

A pesar de tu vergüenza y que muchas veces optas por alejarte de Dios en lugar de acercarte por ese mismo sentimiento, Dios sigue insistiendo en buscarte, lo vemos desde el inicio de la creación, cuando Adán y Eva pecaron contra Dios: (Génesis 3:9,10) “Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí”. El pecado desde un inicio causa vergüenza, esa vergüenza provocada por el hecho que al pecar hemos quedado expuestos en nuestra naturaleza, lastimosamente esa misma vergüenza lejos de buscar de Dios nos hace escondernos de Él.

Cuando a tu mente vengan pensamientos que te lleven a sentir tal vergüenza que consigan alejarte de Dios o lleven esa intención, entonces debes rápidamente darte cuenta que esos pensamientos no son de Dios y jamás seria producidos por Él, Dios siempre quiere lo mejor para ti y parte de eso es que al fallar tu puedas humildemente reconocer tu error y buscarlo para fortalecerte y evitar tropezar de nuevo.

¿Tú crees que Dios se sorprende cuando fallas?, ¿Crees que para Dios es algo que nunca pensó que ocurriría contigo?, ¡No!, Dios lo sabía, Él sabía que ibas a fallar, sin embargo no te desecha, al contrario, siempre está buscando la manera que comprendas que hay cosas que solo podrás superar cuando te acerques a Él, cuando realmente restaures esa relación persona que en otros tiempos te llevo a obtener muchas victorias, pero que ahora por diferentes situaciones has ido descuidando poco a poco.

¿Por qué sigues alejándote?, ¿Por qué permites que la vergüenza de pecar te aleje de esa comunión que Dios quiere tener contigo?, ¿Por qué dejas que el enemigo gane ventaja en tu vida?, ¿Permitirás que el enemigo se ría en tu cara al ver como te alejas poco a poco de Dios orientados por esos pensamientos negativos que dispara a tu mente?

Es hora de comprender quienes somos, a quien buscamos y quien nos ama, Dios quiere que estés cerca de Él, que la vergüenza lejos de alejarte de Dios te haga reconocer tu enorme de necesidad de Él, que el fallarle a Dios lejos de hacerte renunciar te motive a mejorar, porque eso es lo que Dios quiere en ti: terminar la obra que comenzó.



(Filipenses 1:6) “estando persuadido de esto,  que el que comenzó en vosotros la buena obra,  la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”.
Recuerda que tu eres una obra en proceso, dicha obra no está terminada, pero cada día el Gran Alfarero moldea partes de nosotros que nos van haciendo conforme a su idea, conforme a sus planes, para un día, ese día tan esperado, pueda terminar la obra en nosotros, por lo tanto no dejes que la vergüenza te aleje de que la obra de tu vida sea terminada.

¡No te rindas! ¡Dios quiere restaurar tu vida, pero necesita que te acerques a Él!
(1 Juan 2:1) “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.”


Predica por: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo, estoy ofreciendo:
MATERIALES BÍBLICOS GRATIS (en formato Word)
Todo es completamente gratis, como escritor de estos materiales te voy a dar los originales para que tú le pongas el nombre de tu Iglesia o tu ministerio o le hagas las modificaciones que a ti te parezcan convenientes. Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia.
Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310
viclaly_57_57@yahoo.com


Publicar un comentario