lunes, 23 de noviembre de 2015

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO PONE AL DESCUBIERTO CUAL ES EL CÁNCER EN EL CUERPO DE CRISTO

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO PONE AL DESCUBIERTO CUAL ES EL CÁNCER EN EL CUERPO DE CRISTO
(Gálatas 5:19-21) “19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio,  fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos,  iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”.
INTRODUCCIÓN: Usaremos el cáncer como una ilustración para entender la enfermedad que corrompe el cuerpo de Cristo, comiéndolo desde adentro hasta que hay crisis fatal. Veremos un tipo de cáncer que considero es muy grave, y existe en muchas iglesias.
No hablaremos de falsos profetas ni de falsas doctrinas, porque esto es fácil de identificar a través de la Palabra Escrita, pues la Sana Doctrina de Cristo la ha puesto al descubierto.

PARA EMPEZAR COMENZAMOS CON LOS PENSAMIENTOS
A Dios no le agrada que entre hermanos hablen en contra de otros hermanos. (Santiago 4:11) “Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez”. La Sana Doctrina de Cristo, nos enseña que como cristianos no debemos de murmurar en contra de nuestros hermanos en Cristo.

En la murmuración está acompañada la calumnia ¿Qué es la calumnia? (Hechos 7:9) “Los patriarcas, movidos por envidia, vendieron a José para Egipto; pero Dios estaba con él”. Los hermanos de José tuvieron envidia porque él siendo menor, recibió más gloria que ellos y sus padres. Al final, resultó en agresión, violencia, y casi matándole. Esto es muy peligroso porque muchos podemos tener muchos años en el Evangelio de Cristo y de repente vemos que un hermano(a) nuevo que sobresale y esto no nos gusta.

Los hermanos que calumnian a otros hermanos, les roban respeto que tienen y deben tener de otros hermanos. Este robo no importa si es de día, o de noche y en secreto.
Hacer menos el aprecio de esta persona en una forma u otra, normalmente por revelar una de cuatro formas:
1. Por mentir, etiqueta algo que es falso de él o ella.
2. Por hacer más grande un pecado que es actualmente.
3. Por revelar algo desconocido sobre él o ella.
4. Por agregar malas intenciones a sus buenas obras.
¿Quién trata de corregir a un hermano de un pecado? (Gálatas 6:1,2) “1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”.

Ningún que habla mal de otro hermano o que calumnia a los hermanos es realmente salvo. (Salmo 15:1-5) “1 Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? 2 El que anda en integridad y hace justicia, Y habla verdad en su corazón. 3 El que no calumnia con su lengua, Ni hace mal a su prójimo, Ni admite reproche alguno contra su vecino. 4 Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, Pero honra a los que temen a Jehová. El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia; 5  Quien su dinero no dio a usura, ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás”.

CALUMNIA– es decir cosas en contra de otros para ponerlos en mal. La idea es relacionada con andar espiando alrededor de alguien. Probablemente tiene la idea de ir chismeando de hermano a hermano haciendo maldad. La idea es de deshonrar a otro hermano en una forma u otra.
La calumnia, es capaz de hacer negro el buen nombre de otro por palabras dichas en secreto. Debo aclarar que en secreto o en público es lo mismo.
(Salmo 101:5) “Al que solapadamente infama a su prójimo, yo lo destruiré; No sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso”. “solapadamente”. Es acusar con la lengua en secreto. Si alguien tiene algo bueno de decir de su hermano, lo hace abiertamente. Pero si tiene algo mal que decir, lo hace en secreto normalmente.

Primero nos fijamos que el ataque a un hermano fluye de un corazón lleno de vanidad (cosas sin valor espiritual) y de “ojos altaneros” (siempre pensando que uno es mejor que los demás, la soberbia).  Luego nos fijamos que Dios destruirá a tales personas.

ANALICEMOS LA NATURALEZA DE ESTE CÁNCER
Hay un progreso a este cáncer. En sus formas primeras, nadie piensa que es ni importante o algo que vale la pena en pelear en contra de ello.

INCAPACIDAD PERSONAL: Esto empieza con ser incapaz de hacer cualquier cosa, falta de sabiduría, falta de espiritualidad, falta de humildad, y con muchos problemas espirituales. Simplemente puesto, que las personas que son excelentes en algo, no tiene la necesidad de la envidia porque ellos pueden producir excelencia en sí mismo. (Juan 13:34,35) “34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. 35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”.
El supuesto cristiano que no manifiesta un profundo respeto y amor, servicio y sacrificio hacia a sus hermanos en Cristo, simplemente no es salvo. (Romanos 12:10) “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros”. Preferencia a tu hermano es de darle a él amor, lo bueno, etcétera siempre.

ENVIDIA
La envidia tiene que ver con la mala voluntad hacia a otra persona. Un hermano que tiene envidia cuando ve lo que legítimamente tiene otra persona, y él no lo tiene o puede, y entonces se enoja o se conmueve emocionalmente porque algo que le va bien en esta otra persona.
(Pro 14:30) “El corazón apacible es vida de la carne; Mas la envidia es carcoma de los huesos”. “Carcoma”– pudrición, de echar a perder por algo como hongo, gusano o palomitas que le come poco a poco. La idea entonces es que uno se reacciona por lo bueno o lo bueno que tiene otro. Esto en su fondo es una queja en contra de Dios porque uno mismo no lo tiene o no lo puede tener o producir por x razón.

A fin de cuentas, envidia viene porque uno ve algo mejor que tenga otra persona, o que le pasa a otra persona, y piensa en sí, no es justo que esta persona disfruta algo bien o tiene la gloria. (Mateo 20:15,16) “15 ¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío? ¿O tienes tú envidia, porque yo soy bueno? 16 Así, los primeros serán postreros, y los postreros,  primeros; porque muchos son llamados, mas pocos escogidos”. No debemos de estar de malas porque otras personas gocen o disfruten o tengan o puedan hacer algo. A fin de cuentas hay una de dos razones por la diferencia: (1) Dios no te lo dio, y estás quejando en contra de Dios, o (2) no estás esforzándote a hacer lo que puedes, entonces eres flojo y así atacas a otros.

Jesucristo tiene muchas iglesias en todo el mundo, en cada país, en cada estado, en cada ciudad. Gloria a Dios por ello, pero el Señor ha puesto para nosotros una iglesia específica que Dios ha escogido y en ella es en donde tú te congregarás, donde recibirás lo que necesitas para tu crecimiento espiritual, para tu fortalecimiento, para tu desarrollo. (Deu 12:5-9) “5 sino que el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréis, y allá iréis. 6 Y allí llevaréis vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, vuestros votos, vuestras ofrendas voluntarias, y las primicias de vuestras vacas y de vuestras ovejas; 7 y comeréis allí delante de Jehová vuestro Dios, y os alegraréis, vosotros y vuestras familias, en toda obra de vuestras manos en la cual Jehová tu Dios te hubiere bendecido. 8 No haréis como todo lo que hacemos nosotros aquí ahora, cada uno lo que bien le parece, 9 porque hasta ahora no habéis entrado al reposo y a la heredad que os da Jehová vuestro Dios”. Hermanos sé que existen muchos mejores ministros que mi esposa y yo, y sé que a esos siervos Dios les ha puesto en determinado lugar para determinada misión y sé que a mi esposa y a mí nos ha traído desde Sonora con un propósito aquí en Lerma, de servir y de sembrar Amor en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo, para que conozcan al Padre Celestial junto con su Hijo y el Espíritu Santo y que la revelación de su Palabra son para cierto remanente que Dios mismo ha escogido para que en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo y la Sana Doctrina de Cristo para que caiga toda ignorancia y religiosidad y que les enseñemos con ejemplo, el Amor del Padre Celestial a través de su Sana Enseñanza. (2 Juan 1:9) “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”.

LO ESPIRITUAL, NUNCA SE VA A FIJAR POR NUESTRAS PROPIAS ALABANZAS
El mayor en el reino de Dios no es la persona que se jacta de sus talentos, dones, y habilidades, sino la persona quien humildemente sirve más. Arrogancia, soberbia, y toda jactancia debe decirte inmediatamente que la persona es un bebe, inmadura, sin espiritualidad.
(Proverbios 27:2) “Alábete el extraño, y no tu propia boca; El ajeno, y no los labios tuyos”.

AHORA VAMOS A VER UNOS TEXTOS QUE JUNTAN VARIOS PECADOS MUY PARECIDOS
(Romanos 1:28-32) “28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; 29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; 30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; 32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican”.
La aspiración personal es al fondo de estos pecados mencionados, y envidia es seguido por homicidios (la última expresión o extremidad de la envidia).

También vemos de esta fuente de rechazar a Dios como tu amo, y que tú pones a ti mismo como el dios de tu vida, entonces salen:
CONTIENDAS – Nunca está de acuerdo y No puede vivir bien con otros.
ENGAÑOS – Mienten, falsifican la verdad. Si no es a su agrado para apoyar sus planes, entonces tuercen la verdad a lo que ellos quieren que sea.
MALIGNIDADES – Mal carácter en general porque es característica del maligno.
MURMURADORES – se oponer a otros, y habla en contra de ellos.
ABORRECEDORES DE DIOS – No les gusta que Dios permita que otros le salgan bien las cosas y para ellos no. Asignan maldad a los pies de Dios, porque “Dios es culpable de esto”, y no ven que esto es porque ellos mismos no han tomado a Dios en cuenta, y entonces Dios no les bendice a ellos porque ellos no son fieles con Dios.
DETRACTORES – Que critica y habla mal de alguien o algo, que no está de acuerdo en nada.
ABORRECEDORES DE DIOS - Si alguna circunstancia de la vida te ha hecho enojarte con Dios, entonces Aborrecer a Dios es perder el más grande amor que se haya conocido en el mundo. (Jeremías 2:5) “Así dijo Jehová: ¿Qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos?

INJURIOSOS – Maltratador, Insultador, maleducado e irespetoso. Después que este cáncer ha comido a esta persona bien, y no les gusta porque nada cambia (ni les va mejor para ellos, ni les va peor por los que tienen envidia), entonces empiezan a insultar a otros indirectamente y directamente.
SOBERBIOS – apareciendo por encima de otros.
ALTIVOS – Vanaglorioso, jactancioso, fanfarrones.
LA ECUACIÓN LLEGA A SER MUY FÁCIL DE VER. Baja a los demás en la vista de todos, para subirse a sí mismo.
INVENTORES DE MALES – Fabrican o tratan de descubrir maldad, mala fama (infamia) en otros que para ellos causan otros a ver a ellos mismos como mejores de los demás.
“DESOBEDIENTES A LOS PADRES” – desobediente significa aferrado y terco en su error, o impersuasible. Imposible de convencer en algo. Creo que aquí la idea no es con sus padres, sino con sus autoridades en su vida.
NECIOS – No pueden entender las cosas. Su lógica es distorsionada, y afuera de lo que verdad. Piensan en una forma pero las cosas no salen como ellos piensan que debe salir.
DESLEALES – A las personas quienes hacen un poquito anteriormente, fueron mejores de amigos, ahora les atacan viciosamente.
SIN AFECTO NATURAL – No tiene ni piedad ni compasión ni siente nada por las personas a quienes atacan.
IMPLACABLES – sin tregua, nunca va a resolver nada simplemente porque no quiere que haya paz. Le gusta la turbulencia, conflicto, problemas, lastima de emociones que ellos causan.
SIN MISERICORDIA – No tienen perdón en su corazón para nadie.
(2 Timoteo 3:1-5) “1 También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, 3 sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, 4 traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, 5 que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita”.
Este contexto bíblico nos da todavía más el perfil de este tipo de personas.

CHISMES (ATAQUES INDIRECTAS).
(Levítico 19:16) “No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová”.
(Proverbios 11:13) “El que anda en chismes descubre el secreto; Mas el de espíritu fiel lo guarda todo”.
(Proverbios 20:19) “El que anda en chismes descubre el secreto; No te entremetas, pues, con el suelto de lengua”.
(Proverbios 26:20-22) “20 Sin leña se apaga el fuego, Y donde no hay chismoso, cesa la contienda. 21 El carbón para brasas, y la leña para el fuego; Y el hombre rencilloso para encender contienda. 22 Las palabras del chismoso son como bocados suaves, Y penetran hasta las entrañas”.

CALUMNIAS (ATAQUES DIRECTOS).
(Gal 5:13-15,26) “13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. 14 Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros. 26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros”. Cuando llega a ataques directos, esto es totalmente contrario a lo que propone y exige Dios de nosotros, amor, sacrificio, y servicio uno al otro.



AGRESIÓN Y SEPARACIÓN
El fin aquí es homicidio, aunque muchos no quieren arriesgarse con la cárcel, pero si pudieran sin irse a la cárcel, lo harían. Debemos entender que el fin de todo esto es fractura, sedición, y división adentro del cuerpo de Cristo, que igualmente es altamente prohibido.

¿CÓMO REMEDIAMOS ESTA MALDAD?
1.  Amar los unos a otros
2.  Dar la preferencia, amor, y opción a tus hermanos primero.
3.  Orad por los que te calumnian.
(Lucas 6:28) “bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian”.

LA RELACIÓN “ENTRE NOSOTROS” (DE UNO AL OTRO)
(Rom 14:13) “Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano”.
(Gal 6:2) “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo”.
(Efesios 4:2,3,32) “2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

(Col 3:13,16) “13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales”.

(1Tes 4:18) “Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras”.
(1Tes 5:11) Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.
(Heb 3:13) “antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado”.
(Heb 10:24,25) “24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”.

(1Pe 1:22) “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente (con sinceridad, fervientemente, intensamente), de corazón puro”.
(1Jn 4:7,11,12) “7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros. 12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros”.

PERDONAD LOS UNOS A LOS OTROS
(Mat 6:14) “14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15 más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.
(Mat 18:22-35)22 Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. 23 Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. 24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos 25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. 26 Entonces aquel siervo,  postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 27  El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. 28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. 29 Entonces su consiervo,  postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. 31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. 32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado,  toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? 34 Entonces su señor,  enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. 35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas”.

QUÉ HACER CUANDO ALGUIEN PECA CONTRA TI
(Mateo 18:15-17) “15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. 16 Más si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. 17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano”.
Rechazamos a supuestos hermanos quienes toman el hábito de maldecir a otros hermanos. O sea, que los cortamos antes que puedan acercarse a Ustedes, yo les pregunto si se han acercado directamente con este hermano a presentar esto que está en la Sana Doctrina de Cristo a él o ella, o si han ido con el pastor de la iglesia para ver correctamente que la iglesia como ve del asunto.
(Proverbios 24:21) “teme a Jehová, hijo mío, y al rey; No te entremetas con los veleidosos”. “veleidoso” – Inconstante, mudable o caprichoso de repetir los mismos errores y alterar el orden establecido.

CONCLUSIÓN
(Colosenses 3:14) “Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto”. (Efesios 4:31-32) “31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.
Quítate toda envidia, de ser celoso de otros, el hablar mal de otros o de hablar con malicia. Forma en ti un amor de escuchar la prosperidad de un hermano.
No te detengas en decir unas pocas palabras honestas para homenajear a tu hermano, nunca trates con malicia en tu corazón para trastornar las cosas con un envidioso “PERO” o silencio en tu conversación, o un movimiento de la cabeza y hombros…
Habla de la fallas de una persona solamente con esta persona y Dios. No trates de censurarle o ser sin caridad hacia a él, en pensamiento o palabra.

Predicado por: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia.
Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310
viclaly_57_57@yahoo.com



Publicar un comentario