lunes, 23 de noviembre de 2015

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS HABLA DE LOS TIEMPOS EN QUE VIVIMOS

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS HABLA DE LOS TIEMPOS EN QUE VIVIMOS
(Colosenses 1:15-20) “15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados,  sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; 18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; 19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,
20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz”.

INTRODUCCIÓN
Estamos viviendo tiempos donde la Sana Doctrina de Cristo está empujando fuertemente en medio de muy difíciles y cambiantes tiempos de grandes desafíos; tiempos peligrosos, tiempos de duda, de confusión, tiempos de muchos caminos y opiniones acerca de la Palabra de Dios. Presentan a Jesucristo como que si estuviera fragmentado en su Cuerpo y al Espíritu Santo como que si estuviera inspirando a hombres a hablar lo que no está escrito todo esto en nuestros tiempos.
La carta a los Colosenses fue inspirada por el Espíritu Santo y escrita por el apóstol Pablo y con propósito de ofrecer respuestas a las muchas situaciones que enfrenta la iglesia en el presente. Pues eta hablando a una población mayormente gentil, es decir pagana, muchas de sus ideas son herejías, y estas amenazan con atrapar aún a los escogidos en la Iglesia de Jesucristo.

  1. TIEMPOS RELATIVOS (COLOSENSES 1:15) “ÉL ES LA IMAGEN
DEL DIOS INVISIBLE, EL PRIMOGÉNITO DE TODA CREACIÓN”.
Observemos que en estos tiempos que vivimos también se caracterizan por una enorme rebelión en contra de todas las formas de autoridad. Hay hermanos y hermanas que hablan mal y se expresan peor de sus propios hermanos en la fe y nunca están conformes en nada, siempre están quejándose y diciendo que nadie los quiere quieren que todo gire a su alrededor y no es así porque todos debemos de girar alrededor de Jesucristo.
La única Verdad y en especial la Verdad espiritual se concibe ya no como absoluta sino como relativa; es decir como a cada quien se le pegue la gana Se llega al punto de afirmar que todas las formas de creencia tiene el mismo valor (para fines de convivencia tal vez). Pero aquellos que aseveran que una religión es la única verdadera se consideran el colmo de la intolerancia y el fanatismo. Así nos pasa a los cristianos, quienes proclamamos que Solo Jesucristo salva y somos vistos como intolerantes, legalistas y fanáticos, expresiones que reflejan exactamente lo mismo que describen. Ante tal ambiente Jesucristo es como otro hombre sabio. No superior a Mahoma, Confucio o Buda. Pero nuevamente Colosenses muestra la verdadera identidad de Jesucristo.

La Biblia es un conjunto de libros que por excelencia que hablan de Jesucristo. El Antiguo Testamento registra su preparación; los evangelios lo presentan como Dios hecho carne para salvar al mundo. El libro de los Hechos muestra como el mensaje Salvador se extiende por el mundo; las epístolas explican la Sana Doctrina de Cristo y el Apocalipsis muestra a Jesús reinando como el Rey de reyes y el Señor de señores.

Cada texto bíblico da testimonio de Jesucristo (Lucas 24:27) “Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían”. (Colosenses 1:15) “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación”. Esta afirmación de la Sana Doctrina de Cristo a través del apóstol Pablo destruye cualquier duda o confusión acerca de Jesucristo.
Así como muchos en nuestros días, he conocido a quienes Jesús representa solo un método religioso, a otros un buen maestro; hay quienes lo tiene como profeta, o un ángel; pero Dios, eso no cada quien tiene su opinión ya que todo es relativo.

La Sana Doctrina de Cristo por medio del apóstol Pablo desmiente estas afirmaciones con una poderosa descripción. Lo describe como La imagen del Dios invisible (V-15) la palabra imagen viene del griego que significa imagen o semejanza; pero aunque el ser humano también es imagen de Dios; no es su imagen total; pues aunque compartimos con Jesucristo ciertas características, no somos su imagen en lo moral, puesto que Jesucristo es Perfecto, Santo y nosotros pecadores; tampoco compartimos atributos exclusivos de Dios como omnipotencia, omnipresencia, omnisciencia e inmutabilidad.

Y a diferencia de los seres humanos, Jesucristo es perfecto y es la imagen exacta de Jehová Dios. No adoptó la imagen de Dios en el momento de su encarnación, sino que ha sido su imagen desde la eternidad (Hebreos 1:3) “el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas”. Jesucristo es la imagen exacta de Jehová Dios. En todo es como Dios.
Es por eso que puede afirmar (Juan 14:9) “Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?”.

La Sana Doctrina de Cristo a través del apóstol Pablo al usar el término imagen recalca que Jesucristo es tanto la imagen como la manifestación de Dios. Es la revelación completa, absoluta y definitiva de Jehová Dios. Es Dios hecho carne. Pensar menos de Jesucristo es blasfemia y muestra una mente ciega por satanás. Al ser Jesucristo la respuesta absoluta de Dios; no podemos seguir lo que prevalece en estos tiempos de creer lo que a uno más le convenga, sino creer lo que para Jehová Dios es la única salida. Vivimos tiempos en los que cada quien se forma su imagen de Jehová Dios; pero La Biblia nos dice que solo hay un Dios verdadero.

  1. ESTOS TIEMPOS QUE VIVIMOS SON TIEMPOS CIENTÍFICOS (COL. 1:16) "PORQUE EN ÉL FUERON CREADAS TODAS LAS COSAS"
Estos tiempos que vivimos son mayormente científicos. El noventa y cinco por ciento de los científicos que han existido viven en la actualidad. En este siglo 21 que estamos pasado a experimentado un extraordinario aumento del conocimiento en todas las áreas de la ciencia y la tecnología, desde la microbiología hasta la astrofísica.
Millones de páginas de literatura científica y tecnológica son publicadas cada año. Incluso los especialistas consideran muy difícil mantenerse al frente ante la acumulación de descubrimientos en sus propias áreas. La velocidad con la que avanzan los descubrimientos científicos nos lleva a cuestionarnos la existencia de Dios.

¿Es Jehová Dios parte del universo creado o es su creador? ¿El universo evoluciono o fue creado? En estos tiempos de ciencia y tecnología pensar o creer en un Dios creador es considerado en un pensamiento medieval. Los cristianos en nuestros tiempos están en peligro de ser convencidos por los pensadores e intelectuales de nuestro tiempo; quienes enceguecidos por sus filosofías consideran que Jehová Dios no intervino en la creación de todas las cosas. Ya que los falsos maestros creen que Jehová Dios o cualquier Espíritu emanado de Jehová Dios son tan buenos y perfectos como para que pudieran hacer y crear lo material, que es considerado malo e imperfecto.

La Sana Doctrina de Cristo nos da la respuesta a esta corriente filosófica declarando (Filipenses 2:13) “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Esta verdad es ratificada por el apóstol Juan (Juan 1:3) “Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”.
Y en los Hebreos dice: (Hebreos 1:2) “en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo”.
Y este universo da testimonio de la gran sabiduría y conocimiento de Su Creador. (Salmos 19:1) “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos”.

El testimonio en la naturaleza de un Dios inteligente solo puede ser negado por la dura incredulidad. (Romanos 1:20) “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”.
En segundo lugar Jesús está por encima de la creación (COL. 1:17)  "Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten". Muchos en nuestros tiempos, creen que Jesús es solo algo inventado; más la Biblia nos dice que antes de que el universo comenzará, Jesús ya existía. Jesús dijo a los judíos: (Juan 8:58) “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy”.
(Ap. 22:13) “Yo soy el Alfa y la Omega,  el principio y el fin,  el primero y el último”.
Vivimos tiempos científicos, tiempos en donde la opinión de los intelectuales forma caminos y dudas en el corazón de los seres humanos; pero la Sana Doctrina de Cristo en la Biblia nos da sentido y propósito al declararnos que Jehová Dios nos creó y lo hizo por amor y beneplácito.

  1. ESTOS TIEMPOS QUE VIVIMOS SON TIEMPOS INTERNACIONALES
(COL. 1:18) “Y ÉL ES LA CABEZA DEL CUERPO QUE ES LA IGLESIA, ÉL QUE ES EL PRINCIPIO, EL PRIMOGÉNITO DE ENTRE LOS MUERTOS, PARA QUE EN TODO TENGA LA PREEMINENCIA"
Así pues en estos tiempos que vivimos ya no nos resulte raro ver diversas manifestaciones de creencia a nuestro alrededor. Y no digo que no debamos respetar la libertad de creencia; sino que el propósito de estas uniones es que todos vivamos unidos en una misma manera de pensar; al fin y al cabo todos creemos en el mismo Dios Estos son tiempos ecuménicos.
Pero la pregunta es ¿Qué es esto de ecuménico? (significa Universal o que abarca el mundo entero). Conforme con la doctrina tradicional el ecumenismo es un movimiento mundial que trata de unir a todas las iglesias de las diferentes denominaciones en una sola. Ejemplo Interdenominacional.

Las ideas ecuménicas; alrededor de la iglesia, con los falsos maestros creen y rinden culto por medio de ritos y se involucran en las tradiciones del mundo; pues los consideran buenas de parte de Dios. Estas ideas amenazan a la iglesia en nuestros días de perder no solo identidad, sino de cambiar nuestros sólidos fundamentos en la Sanas Enseñanzas de Jesús, por la idea de llevarse bien con los demás pero, la Sana Doctrina de Cristo a través del apóstol Pablo, nos dice que el ecumenismo no tiene sustento bíblico en la Palabra de Dios pues: (V-18) "Y Él es la cabeza del cuerpo que es la Iglesia".

La Biblia utiliza muchas ilustraciones para describir a la Iglesia: Una familia, un reino, un viñedo, un rebaño, un edificio, una novia; pero la ilustración mejor utilizada para describir a la iglesia es la de un cuerpo y Jesucristo su Cabeza. Esto nos muestra que la iglesia como cuerpo solo puede ser dirigida por su cabeza que es Jesucristo; la iglesia como organismo viviente no actúa independiente de quien le da vida y dirección: Jesucristo. La iglesia cristiana se origina en Jesús; es Jesús quien le da vida y como cabeza del cuerpo tiene posición suprema, la única jerarquía en la Iglesia.

La iglesia cristiana no es una invención humana, sino que Cristo mismo la creo (Mt. 16:18) "Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella".
Notemos que dice Mi Iglesia; Jesucristo es el autor de la iglesia, y por lo tanto el dueño de todos los derechos y Jesucristo como cabeza y director supremo solamente puede determinar su rumbo.
En cambio el ecumenismo tiene una cabeza unida a un cuerpo que no le obedece y que no sirve para mucho, solo para causar más confusión. No hace falta una iglesia mundial; solo hay una iglesia verdadera cuya cabeza en Jesucristo que tiene la enseñanza de la Sana Doctrina de Cristo que le dio nuestro Padre Celestial para que tengamos una  verdadera unidad y solo puede darse cuando estamos unidos a Jesucristo.

Estamos viviendo tiempos de cambios; tiempos significativos; pero también tiempos de muchos conflictos y mucha confusión religiosa; tiempos en los que lo absoluto como Dios y su Verdad que es la Sana Doctrina de Cristo, son cuestionados, tiempos en los que la existencia de Dios es tomada como fantasías. Tiempos en los cuales con la mejor de las intenciones queremos unirnos; pero alejados de la voluntad divina.
Por eso la Palabra de Dios nos dice que Jesucristo es el único camino, la única respuesta. Escudriñemos la Palabra de Dios (Proverbios 6:23) “Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen”. (Proverbios 12:28) “En el camino de la justicia está la vida; Y en sus caminos no hay muerte”. (Mateo 7:14) “porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”. Y finalmente Jesús mismo hace esta declaración (Juan 14:6) “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

Pablo nos revela que Jesús nos ama y por eso no creo. Hoy aprendimos que debemos mantenernos firmes en nuestra fe, amando a los demás pero convenidos de que estamos en único y mejor camino: Jesús. Vivamos estos tiempos tomados de la mano de Dios, sujetándonos de lo que su palabra dice y confiados de que viviremos victoriosos si depositamos nuestra fe en el poderoso Jesús.

(Colosenses 1:20-23) “20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. 21 Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras,  ahora os ha reconciliado 22 en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; 23 si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro”.

Podemos decir que lo que sucedía en los tiempos de los colosenses; comparte similitudes con estos tiempos que nosotros vivimos. Por esa razón la Sana Doctrina de Cristo por medio del apóstol Pablo escribe esta espléndida carta en donde el tema central es decirnos que Jesucristo es la única y suficiente repuesta; por ser la imagen del Dios verdadero. En los párrafos anteriores hable sobre estos tiempos relativos, científicos y ecuménicos y en repuesta a estas realidades la Sana Doctrina de Cristo en la Palabra de Dios nos dice que Jesús es la única respuesta capaz de cambiar estos tiempos que vivimos. Terminaremos cerrando esta predicación con tres aspectos de este mundo y su respuesta a la luz de la Sana Doctrina de Cristo en la carta a los Colosenses.

  1. TIEMPOS DE CONVENIENCIA (Colosenses 1:22)
“en su cuerpo de carne, por medio de la muerte,
para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él”.
Muchísimas personas piensan de esta forma: (Todos los medios para llegar a Dios, son buenos cuando son eficaces) esta frase no es más que una expresión pura de la sutileza de la filosofía hueca y sin fundamento, que muchos sin saber practican en todas las áreas de su vida.
En primer lugar porque la fe en Cristo Cambia las vidas "para presentaros santos y sin mancha e irreprensible delante de Él" (v. 22) cuando vivimos alejados de Dios somos pecadores confesos y practicantes ante sus ojos; pero al allegarnos a Cristo somos transformados en santos (separados del pecado y apartados para Dios), sin mancha (intachables o sin defecto moral) e irreprensibles (nadie, ni Satanás puede culparnos de nada).
Maestros falsos en Colosas buscaban involucrar a los cristianos de aquella localidad en diversos ritos paganos, con la idea de que ellos (los cristianos) completaran su vida espiritual. No negaban que Jesús era Hijo Dios; pero también creían que no era suficiente creer en Cristo para acercarse a Dios.  Este problema es tan antiguo como la humanidad misma; por eso la Sana Doctrina de Cristo nos dice a través del apóstol Pablo: En Jesús, ustedes están completos, saciados, llenos, saciados, etc. (Col 2:9,10)  “9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad”.

¿Porque nosotros siendo cristianos no bebemos hasta caernos de borrachos? ¡Porque no lo necesitamos! Muchos nos dicen: ¿Por qué no pruebas esto?, mira te va hacer bien, nosotros debemos de responder: ¡Porque no lo necesito, estoy completo! Vivimos tiempos pragmáticos (consiste en considerar sus efectos prácticos), de conveniencia y utilidad; y en medio de tantas opciones la Sana Doctrina de Cristo es la mejor, pues no solo es la Verdad, sino además es útil porque puede cambiar la vida; además de saciarla plenamente.

2. TIEMPOS DE MALAS RELACIONES (Colosenses 3:18-22) "CASADAS, ESTAD SUJETAS A VUESTROS MARIDOS. MARIDOS, AMAD A VUESTRAS ESPOSAS, HIJOS OBEDECED A VUESTROS PADRES.
PADRES NO EXASPERÉIS A VUESTROS HIJOS"
El mayor problema que enfrenta la sociedad actual es su incapacidad para relacionarse bien uno con otros. Sin embargo estos problemas no son tan actuales como muchos de ustedes suponen; son parte de nuestra humanidad; pero aunque han estado con nosotros siempre, no hemos aprendido por nuestra cuenta a resolverlos.
La Sana Doctrina de Cristo nos da estas instrucciones precisas de cómo establecer buenas relaciones en el matrimonio, con los hijos y con los demás. Primero, exhorta a las mujeres casadas a sujetarse a sus maridos como conviene en el Señor (V-18) pero no debemos entender sujeción con obediencia incondicional o esclavitud; sino más bien tiene que ver con el reconocimiento de autoridad del marido en el matrimonio; pues tenemos que reconocer que aunque muchas están casadas, pocas están verdaderamente unidas a sus maridos; pues viven de manera independiente; en estos días en el que los dos trabajan, hay la extraña filosofía de que cada quien su dinero y cada quien sus cosas y esto ha llevado a los matrimonios a ser una extraña sociedad individualista que ha acarreado como consecuencia que la mujer no se sienta parte de su marido y por ende se da la posibilidad de prescindir de él.

Pero por otro lado los esposos también tienen responsabilidades que cumplir en aras de formar una buena relación con sus esposas: (V-19) “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas”. La Sana doctrina de Cristo invita a los hombres a portarse amorosos, respetuosos, tiernos abnegados con ellas; la palabra ásperos literalmente significa amargos, somos llamados a no ser amargados, duros, rudos con ellas; el principio de una buena relación matrimonial es la sujeción de la esposa y la actitud amorosa del marido.
Pero la Sana Doctrina de Cristo en la Palabra de Dios también involucra la relación entre padres e hijos; por eso dice a los hijos: (V-20) "Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor". Al principio mencionaba que la rebeldía ha sido parte de la juventud desde tiempos inmemoriales, pero tenemos que aceptar que en nuestros días se sobresalta a través de los medios masivos de comunicación. Como padres dejamos mucho que desear; esto no debe ser un motivo para ser rebelde sin razón o propósito.

Por otro lado también les dice a los padres, (V-21) “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten”. ponemos demasiadas expectativas en ellos que acabamos abrumándolos hasta motivar su enojo. Debemos ser sabios y dejar que en ocasiones ellos mismos tomen sus decisiones y se equivoquen viviendo sus propias experiencias; pero siempre estando a su lado para manifestarles nuestro amor, cariño y respeto. Vivimos tiempos de malas relaciones; pero solo en Jesús podemos restablecerlas adecuadamente.

3. TIEMPOS ESCATOLÓGICOS (Parte de la teología que estudia las últimas cosas, lo final del hombre y del universo) (Colosenses 3:4) "CUANDO CRISTO,  VUESTRA VIDA, SE MANIFIESTE, ENTONCES VOSOTROS TAMBIÉN SERÉIS MANIFESTADOS CON ÉL EN GLORIA".


Lo cierto es que en el ser humano existe y vive con temor. ¿Cómo y cuándo será el fin del mundo? De esto se aprovechan charlatanes, profetas y hasta bienintencionados videntes que buscan asistir a las personas. Nuevamente la sana Doctrina de Cristo por medio del apóstol Pablo da a nuestros corazones esperanza. (Colosenses 3:1) “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios”. En primer lugar Pablo nos llama a saber que si somos de Cristo nuestra mirada no debe estar puesta en las cosas futuras en la tierra, sino en los asuntos del cielo con Jesús.

(Colosenses 3:2) “Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra”.
La Sana Doctrina de Cristo, nos exhorta a los creyentes de no concentrarse en las cosas que involucran esta tierra; Dios no quiere que nosotros amemos en demasía al mundo y sus cosas; sino que ponga su corazón y su mirada en lo que Dios tiene para nosotros.

Las personas tiene miedo a que el fin del mundo pueda estar cerca, a que el calentamiento global nos destruya; pero la carta a los Colosenses nos da esperanza; al decirnos que nuestra vida no consiste sola y exclusivamente en lo que ocurre en este mundo; además de que el final no va a culminar con el desastre nuclear o ambiental, sino con el regreso de Jesús (Colosenses 3:4) “Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”.
¿Te asusta el futuro? Confía en Jesucristo y cuando Jesucristo se manifieste, es decir cuando Jesucristo regrese; compartirá su gloria, su poder, su vida eterna nosotros. Vivimos tiempos en donde el estudio de las cosas por venir (Escatología) roba al ser humano la tranquilidad y la esperanza. Por ejemplo muchos falsos pastores junto con falsos profetas se pasan la voz de que viene un súper gran terremoto en la Ciudad de México. Esto ha sido así a lo largo de los siglos; sin embargo la Biblia nos dice que si hemos confiado en Jesucristo, podemos descansar que nuestro fin aquí en la tierra tiene que ver con el comienzo.

Estos tiempos la mejor opción en nuestras vidas es creer en Jesucristo, pues Jesucristo no solo es el Hijo de Dios, sino además cambia y llena nuestras vidas. Nosotros tenemos que aprender a establecer buenas y sólidas relaciones, tomando en cuenta las recomendaciones de Jehová Dios. Así mismo el temor al futuro que paraliza, a muchos de nosotros; pero la Sana Doctrina de Cristo a través del apóstol Pablo habló diciendo que las cosas en el futuro no deben ser una tragedia, pues no debe ver la vida solamente limitada a lo que ocurre en este mundo; sino que hay uno celestial hacia donde debemos estar mirando, y al que llegaremos cuando Jesucristo venga por nosotros. Quieres vivir tiempos mejores, tiempos de claridad, tiempos de bendición, tiempos de poder, vívelos de la mano del poderoso Jesús.

Predica por: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310
viclaly.57.57@gmail.com  viclaly_57_57@yahoo.com

https://www.facebook.com/milibertadorviene
Publicar un comentario