jueves, 26 de noviembre de 2015

EL ESPÍRITU SANTO POR MEDIO DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO FORMARÁ UN VERDADERO CRISTIANO SACÁNDOTE DE TODO ERROR DE DOCTRINA

EL ESPÍRITU SANTO POR MEDIO DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO FORMARÁ UN VERDADERO CRISTIANO SACÁNDOTE DE TODO ERROR DE DOCTRINA
(Juan 14:26) “Mas el Consolador, El Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, Él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”.

En estos días es triste ver y oír como los creyentes fieles están siendo engañados por hombres mentirosos que hacen que las almas “caigan de espalda” (Isaías 28:13) “La palabra, pues, de Jehová les será mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; hasta que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, enlazados y presos”. Y llaman a esta farsa santa unción. Pero eso no está en las sagradas escrituras es un invento y estratagema de hombres corruptos.

Les recuerdo que siempre que se levanta un edificador se levanta también un contra edificador como lo dice aquí en este contexto (Nehemías 4:1,5) “1 Cuando oyó Sanbalat que nosotros edificábamos el muro, se enojó y se enfureció en gran manera,  e hizo escarnio de los judíos. 5 No cubras su iniquidad, ni su pecado sea borrado delante de ti, porque se airaron contra los que edificaban”. La manera que satanás está levantando anti-edificadores es sacándole copia a lo que Jesucristo mismo constituyó (Efesios 4:11-16) “11 Y Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”.

Cualquier persona voluntaria o por  inducción puede dejarse caer de espalda, pero no cualquiera puede ser lleno del “poder del espíritu santo. La palabra de Dios dice que la santa unción (Dios) no habita en un corazón cargado de maldad sino en un corazón limpio (Salmos 15:1-5) “1 Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? 2 El que anda en integridad y hace justicia, y habla verdad en su corazón. 3 El que no calumnia con su lengua, ni hace mal a su prójimo, ni admite reproche alguno contra su vecino. 4 Aquel a cuyos ojos el vil es menospreciado, pero honra a los que temen a Jehová. El que aun jurando en daño suyo, no por eso cambia; 5 Quien su dinero no dio a usura, ni contra el inocente admitió cohecho. El que hace estas cosas, no resbalará jamás”.

No sea engañado las caídas de espalda y las danzas al ritmo de la música no son el sello del Espíritu Santo. En ninguna parte de la Biblia dice esto.
¿Qué es el Espíritu Santo? (Hechos 1:8) “pero recibiréis Poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. El poder es para hables la Palabra de Dios.

(Hechos 2:4-8) “4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. 5 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. 6 Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.
7 Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? 8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?”. Todos los creyentes convertidos por la predicación apostólica, sean por Pedro o sea por Pablo todos fueron motivados a buscar el sello del Espíritu Santo con la imposición de manos.

Es el viejo hombre que se resiste a ser una nueva criatura y niega el derramamiento del Espíritu Santo llegando incluso a decir que esta unción era solo para el tiempo antiguo pero no para hoy. (Hechos 2:17) “Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños”. El estado carnal que es por naturaleza en el hombre le hace sentirse muy incómodo cuando se le habla que debe de arrepentirse y recibir el Espíritu Santo. (Hechos 2:38,39) “38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”.

Cuando Jesús fue manifestado en carne (1Timoteo 3:16) “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la Piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria”. (Jn.1:1,2,14) “1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad”. (Romanos 9:5) “de quienes son los patriarcas, y de los cuales,  según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos.  Amén”. (1 Juan 5:20) “Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna”. Juan el Bautista reconoce que solo Él (Jesús) tiene el poder para bautizar con el fuego del Espíritu Santo.  (Mat.3:11) “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego”.

Los discípulos estuvieron tres años y medio aprendiendo de su maestro, llenándose de conocimiento de la Sana doctrina de Cristo, pero cuando Jesús se despide de ellos, antes de subir al cielo les dijo: (Lucas 24:49) “He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto”. (Escritura cumplida en Hechos 2:1-4) “1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”.

La Escritura anterior está diciendo que todo aquel que no sea lleno del Poder del Espíritu Santo no está capacitado ni autorizado para ejecutar la obra de Dios.
No se puede ser predicador, pastor, no puede enseñar en un altar (púlpito), no puede orar por los enfermos, porque esta sin Poder de Dios. (Romanos 8:9) “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”.

Todo el que no ha nacido de nuevo de agua y del espíritu está muerto en delitos y pecados (Juan 3:5,6) “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”. (Efesios 2:1-3) “1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,
3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”. En esa condición está sin el poder de Dios que da gracia y capacita al hombre para que pueda hacer la obra de Dios.

El apóstol Pedro, aun cuando vivió tres años al lado del maestro hizo su primera predicación solo después que fue lleno del Espíritu Santo hablando con gran Poder para que se arrepintieran y se convirtieran a Jesucristo (Hechos 2:14) “Entonces Pedro,  poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras”.

El apóstol Pablo: siendo un hombre muy educado de la época y conocedor de la ley, tuvo que esperar en su casa que “Ananias” varón lleno del poder del Espíritu Santo, fuera hasta él, le pusiera las manos para que fuera también lleno del Espíritu Santo. (Hech.9:6,17,18) “6 El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. 17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. 18 Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado”.

La importancia del Espíritu Santo es principalmente que es parte del “plan de salvación” que el Señor Jesús dejo: (Juan 3:5,6) “5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.”
Todo aquel que quiera ser salvo el señor dijo que debe nacer de: Agua y Espíritu
•Agua: Bautismo en el Nombre de Jesús para perdón de pecados. (Hechos 2:38) “Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo”.               
•Espíritu Santo: Señal Bíblica de hablar con denuedo la Palabra de Dios, útil para el día de la redención. (Ef.4:30) “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”. (Rom.8:9) “Mas vosotros no vivís según la carne,  sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él”.
El Espíritu Santo es el Poder de Dios que hará que lo mortal se vista de inmortalidad en el día cuando Cristo venga a buscar a su iglesia. Ese día, los muertos en Cristo saldrán de su sepultura con un cuerpo nuevo y glorificado e inmortal; luego nosotros los que vivimos seremos transformado en un abrir y cerrar de ojos. Todo esto es obra exclusiva del poder del Espíritu Santo. (1 Tes.4:13-18) “13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. 14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel,  y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras”. (1 Cor.15:50-54) “50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. 51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta,  y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita:  Sorbida es la muerte en victoria”.  

Hermanos, si Uds. que asiste a la iglesia si están  pensando en irse con el Señor cuando Él venga deben llenarse hoy del Espíritu Santo hablando con Poder la Palabra de Dios. (Ef.4:31,32) “31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia,  y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”. ¿Cuántos creyentes asisten a las iglesias permaneciendo por tiempos sin recibir ni sentir jamás en sus corazones la presencia del señor? Muchos cristianos no tienen el Espíritu Santo nadie le enseña que no se puede vivir sin la presencia del Poder del Espíritu Santo. Así han permanecido dentro de la iglesia igual como permanece un muerto en su sepultura.
(Ef.5:14,18-20) “14 Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo. 18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución;  antes bien sed llenos del Espíritu, 19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.
(Hechos 4:8) “Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo,  y ancianos de Israel”.
(Hechos 4:31) “Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios”. (Hechos 13:52) “Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo”.
Para que Jehová Dios mantenga encendida con su “fuego” la iglesia, los obreros Servidores, predicadores, diáconos y pastores son  los primeros que deben ser una verdadera llama encendida de Poder.



¿CÓMO RESPALDA JEHOVÁ DIOS A SU IGLESIA? Esta unción del espíritu santo hizo:
•En el templo la hermosa un cojo saltara y caminara (Hech.3)
•El pecado de Ananias y Safira fuera descubierto (Hech.5)
•Abrió las puertas de la cárcel a Pedro y Juan (Hech.12:6)
•Ciudad de samaria se convierte (Hech.8)
•Eneas ocho años en cama se levantó (Hech.9:33)
•Rompe las cadenas y les abre la celda a Pablo y Silas (Hech.16)
La iglesia necesita fieles lleno de fuego del Espíritu Santo para que vayan a:
•Casa de Cornelio a enseñar la verdad (Hech.10)
•Que como Esteban en la angustia glorifiquen a Dios. (Hech.6:8)
•Como Pablo prediquen la verdad a las autoridades
•Como Felipe muestren la verdad a los perdidos (Hech.8:26)
La iglesia que es obra de Dios no puede crecer sin la presencia del Espíritu Santo. Jesús claramente dice: (Juan 15:5) “Yo Soy la Vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en Mí, y Yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de Mí nada podéis hacer”.
(Hechos 9:31) “Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo”.

Si Uds. que cae en apreciaciones contra su siervo, o encuentra los servicios, que todo lo ve negro, que le molestan las alabanzas y las oraciones y que incluso le gustaría que se predicase lo que Uds. quieren oír. ¿No cree que mejor sería que buscase ser lleno del Espíritu Santo? le aseguro que todo cambiaría. (Salmo 23:5,6) “5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. 6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días”.

Podemos ver que la gran diferencia de los cristianos hoy con los que iniciaron la predicación del evangelio, es que ellos eran hombres y mujeres llenos del Poder del Espíritu Santo. Se ve en ellos primeramente una preparación de parte del Señor Jesús, luego les entrego el plan desde donde debían comenzar. (Luc.24:46,47) “46 y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; 47 y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén”. ¿No le parece extraño que muchos prediquen y hablen de Dios sin haber recibido el don del Espíritu Santo con la única evidencia bíblica de hablar con denuedo la Palabra de Dios? Los discípulos fueron llenos del Espíritu Santo y entonces comenzaron a ejecutar la orden del Señor Jesús. (Mr.16:15,16) “15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. 16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere,  será condenado”. Entonces por estar llenos del Espíritu Santo hablaron con denuedo la Palabra de Dios y hubo un resultado y evidencia de esta llenura eel Espíritu Santo (Hech.2:41,42) “41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”.

Todo varón que ha sido lleno del Espíritu Santo tiene la gloria de Dios mismo con él. Los triunfos sobre el enemigo están en el Poder de Dios. (Salm.51:11) “No me eches de delante de ti, No quites de mí tu Santo Espíritu.”
Recordemos que cuando el “sacerdote Elí”  perdió la confianza de Dios, Dios se retiró de él y del templo, y esa casa donde el pueblo veía descender las bendiciones de Dios quedó sin gloria, porque el arca de Dios, símbolo de su presencia fue tomada por los filisteos. (1 Sam.4:21,22) “21 Y llamó al niño Icabod, diciendo: ¡Traspasada es la gloria de Israel!  por haber sido tomada el arca de Dios, y por la muerte de su suegro y de su marido. 22  Dijo, pues: Traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios”.

Esta misma experiencia la vivió “Sansón” gran varón y lleno del poder del Espíritu Santo. Con Dios en su vida no hubo enemigo que se le enfrentara, pero cuando Dios se retiró de él a causa de su pecado, cayó en manos del enemigo. Y cuando quiso hacer con el enemigo lo que hacía cuando Dios estaba con él, esta vez no pudo. (Jueces 16:20,21) “20 Y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él. 21 Mas los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le ataron con cadenas para que moliese en la cárcel”.

Seamos como Moisés que como buen varón de Dios no estaba dispuesto a salir de Egipto si la presencia del Espíritu Santo de Dios no estaba con él. (Ex.33:15) “Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí”. Prefería seguir bajo el yugo de la esclavitud que salir a la esperanza de libertad sin el respaldo divino en su vida. ¿Cuántos  están haciendo la obra de Dios sin el poder del espíritu Santo? Como no tienen el Poder del Espíritu Santo para hablar con denuedo la Palaba de Dios, entonces recurren a entretenciones humanas para ocultar el vacío que tienen.
•Hacen show cristiano
•Paseos de entretención cristiana
•Predicadores que cuentan chistes
•Eventos musicales sin Palabra de Dios
•Servicios especiales para testimonios, sueños y experiencias
•Campamentos juveniles con nombres bíblicos
Con estas cosas quieren reemplazar el Poder del Espíritu Santo. A este tipo de adoración la palabra les llama “cisternas  rotas” (Jer.2:13) “Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua”.
La iglesia como Cuerpo de Cristo y el Sello del Espíritu Santo es que su cabeza es Jesucristo (Ef.5:23) “porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y Él es su Salvador”. Este cuerpo (la iglesia) está viva, (Luc.20:38) “Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven”. Y su vida está en la presencia del Espíritu Santo. (Gal.2:20,21) “20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo”.

Es de suma importancia que Uds. comprendan que este “Cuerpo” que es la iglesia está controlada por la cabeza que es Jesucristo. (Col.1:18) “y Él es la Cabeza del Cuerpo que es la iglesia, Él que es El principio, El primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”.

Sepan también que lo único que tiene la facultad de Dios para incorporarnos este cuerpo vivo (iglesia) es el “Poder del Espíritu Santo” si Uds. no lo ha recibido deben buscarlo.  (1 Cor.12:12,13) “13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. 14 Además, el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos”. (Romanos 8:9) “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él”. Uds. no pertenece al Cuerpo de Cristo que es la iglesia del Dios vivo porque su pastor le inscribió en un libro, esa es una mentira del diablo, el hombre no tiene la facultad para incorporar al cuerpo. Jesús le dijo a Nicodemo (Jn.3:5) “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.                                                                      
SELLAR: es marcar o colocar una señal para distinguir entre lo que pertenece a Dios de lo que no le pertenece.  (2 Tim.1:9) “quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”. El sello del Espíritu Santo en nuestros corazones nos deja marcado como propiedad de Dios. Quien no tenga este “sello del espíritu santo” no es  de Dios ni le pertenece. (Rom.8:9) “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”. Todo el que ha sido sellado la escritura dice que nada le puede tocar. (Rom.8-38-39) y que el señor es el dueño absoluto de los que tienen su marca. (Jeremías 32:37-44) “37 He aquí que yo los reuniré de todas las tierras a las cuales los eché con mi furor, y con mi enojo e indignación grande; y los haré volver a este lugar, y los haré habitar seguramente; 38 y me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios. 39 Y les daré un corazón, y un camino,  para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos. 40 Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí. 41 Y me alegraré con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra en verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma. 42 Porque así ha dicho Jehová: Como traje sobre este pueblo todo este gran mal, así traeré sobre ellos todo el bien que acerca de ellos hablo. 43 Y poseerán heredad en esta tierra de la cual vosotros decís: Está desierta, sin hombres y sin animales,  es entregada en manos de los caldeos. 44 Heredades comprarán por dinero, y harán escritura y la sellarán y pondrán testigos, en tierra de Benjamín y en los contornos de Jerusalén, y en las ciudades de Judá; y en las ciudades de las montañas, y en las ciudades de la Sefela, y en las ciudades del Neguev; porque yo haré regresar sus cautivos, dice Jehová”. Estos sellados por el Espíritu Santo, han sido separados, puesto aparte para Dios, diferenciados y marcados como de su pertenencia ¡somos  propiedad de Dios para siempre!. LA EVIDENCIA: Cuando leemos la Biblia que cada vez que alguien recibía el Espíritu Santo había una manifestación, una señal externa que no se podía negar, esconder o tapar. Nadie JAMAS recibió el bautismo del Espíritu Santo sin que se enterara la persona que estaba cerca. En Jerusalén una multitud de Judíos vio y oyó: (Hechos 2:33) “Así que,  exaltado por la diestra de Dios,  y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo,  ha derramado esto que vosotros veis y oís”.

PREDICADOR DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama; Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
Publicar un comentario