lunes, 30 de noviembre de 2015

EL CONOCIMIENTO DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS ENSEÑA A ESTAR QUIETOS Y ESPERAR EN JEHOVÁ DIOS

EL CONOCIMIENTO DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO
NOS ENSEÑA A ESTAR QUIETOS Y ESPERAR EN JEHOVÁ DIOS

(Salmos 46:8-11) “8 Venid, ved las obras de Jehová, que ha puesto asolamientos en la tierra. 9 Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, y quema los carros en el fuego. 10 Estad quietos, y conoced que Yo Soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. 11 Jehová de los Ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah”. (Isaías 30:7,8) “7 Ciertamente Egipto en vano e inútilmente dará ayuda; por tanto yo le di voces, que su fortaleza sería estarse quietos. 8 Ve, pues, ahora, y escribe esta visión en una tabla delante de ellos, y regístrala en un libro, para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre”. (Jeremías 42:10,11) “10 Si os quedareis quietos en esta tierra, os edificaré, y no os destruiré; os plantaré, y no os arrancaré; porque estoy arrepentido del mal que os he hecho. 11 No temáis de la presencia del rey de Babilonia, del cual tenéis temor; no temáis de su presencia, ha dicho Jehová, porque con vosotros estoy Yo para salvaros y libraros de su mano”.

ALGUNAS PERSONAS DICEN: "Yo no sé si Dios realmente existe". Otras dicen: "Yo sé que Él no existe". Y aún otras dicen: "Su existencia depende de lo que tú creas". Pero todas estas ideas modernistas tienen su respuesta en este texto: (Salmo 46:10) "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios". El versículo seis de: (Salmos 46:6) “Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio ÉL su voz, se derritió la tierra”. Cierto, porque lo vemos hoy en día. La palabra "bramar" significa "causar un tumulto". Sí, esto lo vemos en Irak. Lo vemos todos los días en los periódicos y en la televisión. Sí, los musulmanes militantes braman y causan tumulto.

Pero es igual de cierto aquí, en Lerma, D.F., y Toluca, cuando manejas por cualquier autopista conduciendo bien tranquilo y algún pagano en su camioneta deportiva conduciendo tras de tí, te pondrá sus luces altas intermitentes, causando un alboroto y maldiciéndote al pasarte de largo, como si hubieses cometido el pecado imperdonable al conducir enfrente de él. Es muy difícil hallar quietud hoy en día. Siempre hay un estéreo retumbando, la TV chillando, alguna sirena aullando, o algún perro ladrando. Parece que nunca te puedes alejar del ruido. Sin embargo nuestro texto dice: (Salmo 46:10) "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios".
Nuestros padres tuvieron mucho que decir tocante a la quietud, y la quietud significaba una ausencia de movimiento o una ausencia de ruido, o ambas. Ellos sintieron que deberían estar quietos al menos cierta parte del día, o ese día sería un desperdicio. Dios puede ser conocido…mejor en el silencio. Así lo creían, y así lo declaran las Sagradas Escrituras, en la Sana Doctrina de Cristo. La seguridad interior viene de la quietud. Debemos estar quietos para saber y conocer la Perfecta Voluntad de nuestro Padre Celestial. (Rom 12:1-3) “1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. 3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno”.
En esta predicación nos mueve a que pensemos y razonemos más profundamente sobre las implicaciones de este versículo. Primero, porque es difícil estar quieto, cómo nos comenta el pastor Víctor que él batalla con su hiperactividad, al grado de reconocer que necesita la ayuda del Espíritu Santo, para cambiar y poder tener la quietud que nuestro Padre Celestial le pide.

Entre más mecanizado se vuelva el mundo, lo más difícil se vuelve estar quieto. Entre más máquinas tengamos, más ruido experimentamos. Era mucho más fácil tener quietud en los días de antaño. Me pregunto si esta es una de las razones por las que no hemos tenido un avivamiento que sacuda nuestra Iglesia. Antes se oía mucho y en casi todas las generaciones que tuvieron avivamiento. ¿Podríamos culpar en parte el ruido de las máquinas? Creo que sí, porque: ¡Tienes que estar quieto para conocer a Dios! Un sermón no debe estar en quietud. Yo sé que ciertos hombres lidiarían con este tema en tonos bajos, pensando que el texto pide que el predicador esté quieto. ¡Pero no lo hace! Un predicador debe alzar la voz, y no dar una "homilía" callada. El predicador está supuesto a dar información de la Biblia de una manera que capte la atención de cada hermano.

SE NOS MANDA QUE: "prediquemos la Palabra… redarguyendo, reprendiendo, exhortando" (2 Timoteo 2:14-16) “14 Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes. 15 Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado,  como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. 16 Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad”. (2 Timoteo 4:1-4) “1 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, 2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y DOCTRINA. 3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la SANA DOCTRINA, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”.

Él estar supuesto a predicar como Juan Bautista, como Jesús y como el Apóstol Pablo. Debemos hablar los predicadores como Pedro en el Día de Pentecostés, cuando "alzó la voz" (Hechos 2:14) “Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras”. Sin embargo, nuestro texto no está hablando de la predicación. Está hablando de conocer. Si quieres conocer a Jehová Dios, a nuestro Padre Celestial del que te estoy hablando cómo predicadora, de la Sana Doctrina de Cristo en estos últimos tiempos, entonces tienes que estarte quieto. (Salmo 46:10) "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios".
La persona que nunca está quieta interiormente, ¡nunca hallarás a Jehová Dios de quien cómo predicadora, de la Sana Doctrina de Cristo te hablo exteriormente!
Es difícil estar quietos. Tienes que planearlo y hacer tiempo para ello. ¡Te puedes sentar y oír cientos de sermones sin que Dios entre para nada, sin que Dios agarre y toque tu alma! Tienes que planear estar quieto. Tienes que hacer el tiempo para estar quieto, o Dios nunca te podrá hablar interiormente.
¿Por qué crees que nos molestamos cuando el pastor Víctor después de las predicaciones o enseñanzas todavía nos deja tareas para que leamos versículos? Quiere que vayas a casa y repases el bosquejo, y lo vuelvas a pensar. (Salmo 46:10) "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios".
Si de verdad te interesa aprender lo que Jehová Dios está Hablando En la Sana Doctrina de Cristo entonces; Tienes que ir a tu casa, pensar y repasar sobre lo que escuchaste ese día o reprobarás el examen.
Entonces es verdad que el pastor Víctor lo dice para nuestro bien al dejarnos que repacemos versículos en nuestras casas y no lo hace par que armemos un alboroto. (Eclesiastés 12:9) “Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios”. (Pro 28:11) “El hombre rico es sabio en su propia opinión; Mas el pobre entendido lo escudriña”. Jesús nos lo confirma diciéndonos: (Juan 5:39,40) “39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; 40 y no queréis venir a mí para que tengáis vida”. Sí tienes que tomar apuntes en la predicación, es porque tienes que repasar estos apuntes para entender la Sana Doctrina de Cristo y repetir las veces que sean necesarias para pasar el examen. Además tenemos que ser como el pueblo de Berea: (Hechos 17:10-12) “10 Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado,  entraron en la sinagoga de los judíos. 11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, ESCUDRIÑANDO cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. 12 Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres”. Y tú tienes que irte y estarte quieto, y pensar en esta Palabra de Poder, y luego lidiar con ella interiormente, o no te hará ningún bien. (Salmo 46:10) "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios".

TAMBIEN, ES NECESARIO ESTAR QUIETO. Porque el ser humano es una criatura de hábitos. Lo que practicamos diariamente se hace hábito. Por ejemplo: yo he conducido automóviles por muchos años. Recuerdo que al principio tuve que pensar con cuidado sobre cada cosa que hacía al conducir. Ahora conduzco "automáticamente". Ya no tengo que decidir conscientemente qué hacer. Conducir se ha hecho un hábito, tan natural como caminar (lo cual es tan difícil al principio, pero después se hace "fácil" por hábito).

PERO EL PELIGRO ES ESTE: que todos tenemos "hábitos" religiosos.
No importa quién seas, tú has desarrollado hábitos de pensamiento acerca de Dios, de la Biblia, y de la religión en general. Nadie se puede escapar de esto pues: (Romanos 5:18-21) “18 Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. 19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. 20 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; más cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia; 21 para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro”.

Cada ser humano por naturaleza tiene una ceguera que le impide ver a Dios, habiendo nacido con naturaleza de pecado. Solo se tiene ideas acerca de Dios, pero no lo conocen a Jehová n a su Hijo Jesucristo ni tampoco al Espíritu Santo. La Biblia lo hace muy claro cuando dice: (Efesios 4:17-19) “17 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, 18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; 19 los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza”.
ES POR ESTO QUE JEHOVÁ DIOS NOS DA ABÚNDATE DE SU PALABRA; En esta congregación, se distingue por lo extenso y mucho de su maná que es el alimento Espiritual para nuestras almas. Así que se sabe si uno anda con el corazón todavía endurecido es porque todavía andas habitualmente pensando las predicaciones son largas y extensas, estos pensamientos son cosas equivocadas acerca de Dios.
(1 Corintios 1:21)Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación”.

Los cristianos de este mundo no conocen a Dios mediante su propia sabiduría. Los ateos continuarán siendo ateos. Los agnósticos continuarán siendo agnósticos (El agnosticismo es aquella postura filosófica o personal que, a grandes rasgos, considera inaccesible para el ser humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende o va más allá de lo experimentado). Los budistas continuarán siendo budistas. El católico continuará siendo católico. El evangélico decisionista continuará siendo evangélico decisionista (El decisionismo es una corriente de interpretación en la filosofía donde la ley tiene ciertos márgenes de interpretación que hacen que la ley de Dios la puedas aplicar de acuerdo con tu voluntad e influir sobre la decisiones a tomar, es decir, que la decisión es tuya y está bien). El Bautista inconverso continuará siendo Bautista inconverso.

EL SER HUMANO ES UNA CRIATURA DE HÁBITO ARRAIGADO. Y no hay nada más fuerte que el hábito religioso arraigado, porque: (1 Corintios 2:12-16) “12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”.

EL ÚNICO MODO DE SALIR DE ESTE HÁBITO RELIGIOSO ARRAIGADO; Es que un poder afuera de tí te "sacuda" y saque de tus pensamientos habituales sobre la religión. Tu punto de vista religioso debe ser completamente volteado al revés y puesto boca abajo. No me importa si has asistido a la iglesia veinte años, o si has leído la Biblia de pasta a pasta, si estás inconverso, tus "creencias religiosas" tienen que ser volteadas al revés y ser puestas boca abajo por un poder fuera de tí mismo. (Juan 3:5-10) “5 Respondió Jesús: De cierto,  de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. 8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu. 9 Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto? 10 Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?”.

Ahora, ¿cómo sucede esto? Bueno, primero, tienes que experimentar la quietud en tu alma tal como lo dice nuestro texto: (Salmo 46:10) "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios".

Las palabras "Estad quietos" son de la palabra Hebrea que significa "cesar, dejar, soltar, estar quieto". "Cesa" tus propios pensamientos. "Deja" tus propios pensamientos. "Suelta" tus propios pensamientos. (Salmo 46:10,11) “10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. 11 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob.  Selah”.
Aún tenemos que cuidar nuestra forma de hablar de que si hablas siempre en forma de cotorreo, entonces tu mente tiene que cambiar. ¡Césalo o no podrás conocer a Dios!

Yo siento la presencia de Dios ahorita mismo, al predicar esta enseñanza. Sí, claro que está con nosotros aquí en este momento. Y Jehová Dios está aquí. No tan claramente como aquella noche en el Monte Sinaí cuando Dios le habló a Moisés, pero lo suficiente para que nosotros sintamos Su presencia, para que sepamos por seguro que Él está respaldando por medio del Espíritu Santo esta Palabra que estoy predicando, lo suficiente para que hagas tuyas también estas palabras: (Salmo 46:10) "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios".

Los que hemos tenido la oportunidad de estar en la playa, ahí se siente la presencia de Dios en la quietud a la orilla del mar. Es por esta razón que cada Cristiano debe tener un tiempo de quietud a solas cada día alejado del ruido del mundo, alejado del cotorreo de su propio cerebro, un tiempo de quietud, quizá después de la lectura Bíblica, cuando has terminado de orar, cuando puedas simplemente estar en la presencia de Dios por unos momentos. Será un tiempo muy bien invertido.
En esos momentos de quietud el río de vida fluirá a tu alma. Y tú caminarás a través del avispero del mundo como un hombre transformado, como Jacob cuando dijo: (Génesis 28:16) "Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía". Estoy hablando de la meditación sobre Jehová Dios el Autor de las Escrituras Sagradas. El mundo está lleno de demonios y satanás mismo a veces se aparece como un ángel de luz. Pero tú no serás engañado por él si estás buscando que el Dios de la Escritura venga a ti. Él no dejará que la persona honesta que indaga sea decepcionada o defraudada por cualquier otro espíritu. Esta promesa es dada palabra-por-palabra dos veces en la Biblia.
"Si tú le buscares, lo hallarás" (1 Crónicas 28:9) “Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; más si lo dejares, ÉL te desechará para siempre”.

Cuando Dios te da una promesa una vez, sabemos que podemos confiar que Él hará lo que prometió. Pero esta promesa es dada dos veces en la Biblia. Por lo tanto, tenemos doble seguridad de que es cierta. Pero hay una condición conectada a esta promesa. No es para todos, porque no todos llenarán la condición. Y la condición es buscarlo. Dios no se revela a aquellos que rehúsan buscarlo. (2 Crónicas 15:2) “Y salió al encuentro de Asa, y le dijo: Oídme, Asa, y todo Judá y Benjamín: Jehová estará con vosotros, si vosotros estuviereis con él: y si le buscareis, será hallado de vosotros; más si le dejareis, ÉL también os dejará”.

Yo creo en cantar en voz alta y en predicar en alta voz, pero el mensaje de nuestro canto y predicación debe llevar a la gente a buscar interiormente a Dios. Si tú buscas a Dios interiormente te hallarás confrontado por tu propio corazón orgulloso por un lado, y tus pecados por el otro. Hallarás que la naturaleza Adámica(Adán) en ti y tus pecados en sí te apartarán de Dios.
Tratarás de hallar a Dios, pero descubrirás que: (Isaías 59:1,2) “1 He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; 2 pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír”.

Ojalá que en estés correctamente, buscando a Jehová Dios, por medio de Jesucristo. (1Timoteo 2:5) "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre".

Tu lucha para encontrar paz con Dios terminará cuando tú vengas a Cristo, quién hizo el pago completo por tu pecado en la Cruz. Fue Jesús quien dijo: (Mateo 11:28) "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”.

Cuando tú vienes a Cristo, tu pecado es perdonado por Su muerte y limpiado por Su Sangre. (Romanos 5:1) "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo".

Cuando tengas paz con Dios por medio de Jesús, podrás gozar la presencia de Dios.
(Salmo 46:10) "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios".

PREDICADORA DE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO: ASUCENA ALAMILLO; Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
                                      https://www.bible.com/es/bible/149/jhn.6.rvr1960
                                                      https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310

                                                                       https://www.facebook.com/milibertadorviene
Publicar un comentario