lunes, 23 de noviembre de 2015

DICE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO QUE EL CREER EN CRISTO NO TE HACE CRISTIANO

DICE LA SANA DOCTRINA DE CRISTO QUE
EL CREER EN CRISTO NO TE HACE CRISTIANO

El concepto de cristiano nace en Antioquia, (Hechos 11:26) “Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía”.
En la antigüedad el cristiano era el mismo discípulo capaz de dejarlo todo por Jesús. Con el tiempo se ha ido perdiendo el valor de su significado, y por eso cualquiera se llama cristiano. Muchas personas creen que por solo llevar muchos años calentando silla en una iglesia ya son cristianos. El solo hecho de que alguien lleve muchos años entrando a una iglesia cristiana no la convierte en cristiano.

El mandato de Jesucristo a sus discípulos no fue que hicieran cristianos, el mandato era el de ir y hacer discípulos. (Mateo 28:19-20) “19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”.

VEAMOS ALGUNAS DE LAS CARACTERÍSTICAS DE UN VERDADERO CRISTIANO
ESTAR BAJO AUTORIDAD: (Mateo 10:1) “Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia”. Hay muchas personas que solo quieren figurar o sentir el dulce sabor de poder mandar a los demás. Con Cristo el que quiere mandar debe aprender a obedecer. El que quiere ser cabeza debe tener a Cristo como cabeza.
TENER UNA MISIÓN (Mateo 10:7) “Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado”. El verdadero cristiano es el que tiene la misión de llevar la palabra de Jesucristo a todo aquel que lo necesite. En el mundo es necesario que sepamos qué es lo que queremos y para dónde vamos. Para progresar en lo espiritual se requiere de lo mismo. Que el cristiano sepa para donde va y que es lo que quiere.

SERVIR DESINTERESADAMENTE (Mateo 10:8) “Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.”  No debemos servir para obtener beneficios personales, los beneficios vienen por servir de corazón.
DEPENDER SOLO DE JEHOVÁ DIOS (Mateo 10:9,10) el dar gratis la palabra no significa que no tengamos que depender de Dios. “9 No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; 10 ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento.”

PORTADORES DE PAZ (Mateo 10:13) “Y si la casa fuere digna, vuestra paz vendrá sobre ella; mas si no fuere digna, vuestra paz se volverá a vosotros.” Portador es alguien que tiene algo consigo. En este caso debemos tener paz en nosotros para poder llevar paz a los demás.
SE CUIDAN DEL MUNDO (Mateo 10:16) “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas.”
El mundo cada día es más difícil, Satanás anda como león rugiente por eso es que se requiere que el cristiano no sea ingenuo frente al enemigo. Mucha gente del mundo se aprovecha de la ingenuidad de los cristianos para explotarlos económicamente.


SENSIBLES A LA VOZ DE DIOS (Mateo 10:19,20) “19 Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis; porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. 20 Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros”. El espíritu de Dios es quien habla por nosotros, pero para esto debemos dejar que el actué de manera libre en nosotros.
ABORRECIDOS POR EL MUNDO (Mateo 10:22) “Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” Ahora que ya no hacemos lo que al mundo le agrada somos aborrecidos, si el mundo no te quiere significa que estas caminando para el lado opuesto de dónde camina el diablo, si el mundo te ama es posible que estés caminando cogido de la mano de satanás.

TEMEROSOS DE DIOS (Mateo 10:28) “Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.” Hay cristianos que le temen más al mundo que a Dios, les importa más el qué dirán de los demás que lo que manda Dios.
SE CONSIDERA VALIOSO PARA DIOS. El verdadero cristiano es el que tiene su auto estima muy alta, sabe que es un hijo de Dios y por eso confía en Dios a un en medio de la adversidad. (Mateo 10:29-31) “29 ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. 30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados. 31 Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos”.

AMADORES DE JESÚS (Mateo 10:37) “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí;” para el cristiano verdadero el motor de su existencia es Jesucristo. El verdadero cristiano no es el que anda tras de un milagro, el verdadero cristiano recibe milagros todos los días como resultado de buscar a Dios todos los días.
SOPORTA LOS SUFRIMIENTOS POR A AMOR DE CRISTO (Mateo 10:38,39) “38 y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39 El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.” El cristiano falso es el que cree que al hacerse cristiano ya se le acaban todos los problemas y sufrimiento. El verdadero cristiano sabe que Jesucristo no nos quita los problemas pero si nos ayuda a salir victoriosos, y esto habla de que tiene que haber una batalla primero antes de la victoria, si habla de ella sin pelear es un mentiroso.

Jesucristo no nos va a preparar un mundo especial solo para nosotros, Jesucristo lo que quiere es prepararnos a nosotros para salir victoriosos en este mundo difícil. (Hebreos 12:11-16) “11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo,  sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. 12 Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; 13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino,  sino que sea sanado. 14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. 15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; 16 no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura”. Ser un verdadero cristiano cuesta, hay muchos que quieren seguir a Jesucristo pero con la misma comodidad que el mundo le ofrece al seguir todas sus tradiciones y costumbres, aseguran que ya no son católicos pero aman sus costumbres y no las quieren dejar. Alegando que no son legalistas o fanáticos como nosotros que estudiamos y obedecemos la Sana Doctrina de Cristo.

Que nos lleva de la mano en un cambio constante buscando lo que le agrada a Jehová Dios que busquemos, la SANTIDAD: (Ap 22:11) “El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía”. (Levíticos 19:2) “Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios”. (1 Pedro 1:15,16) “15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; 16 porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”.
Santificación es una de las palabras más resplandecientes en nuestro vocabulario cristiano en la Sana Doctrina de Cristo, y la santificación es uno de los distintivos supremos de nuestra fe cristiana.
La Sana Doctrina de Cristo, se traduce en vivencia cristiana. Toda la vivencia cristiana puede ser bíblicamente discutida, desarrollada y discernida, en un sentido muy real, comenzando con lo que la Biblia dice acerca de la “santificación”. El concepto de santificación podría ser considerado como el “alfa y omega” de la redención.

TEXTOS QUE SIRVEN DE ILUSTRACIÓN SOBRE LA SANTIFICACIÓN
Esta sección permite que la Escritura hable por sí misma en lo concerniente a la triple perspectiva de la santificación: POCESIÓN, PROGRESA Y PERFECCIÓNA.

POCESIÓN (Todo esto es nuestro al recibir a Jesucristo):
En cuanto creemos y recibimos verdaderamente y sinceramente a Jesucristo, en nuestro corazón diciéndole de aquí en adelante tú serás mi Rey y mi Señor y mi voluntad es hacer la tuya, y solo te voy a servir a ti mi Rey, entonces empieza a ocurrir cambios en nuestra vida. (Hechos 20:32) “Ahora os encomiendo a Dios y a la palabra de su gracia, que es poderosa para edificaros y daros la herencia entre todos los santificados”.
Nuestra mente comienza a comprender y a entender cosas que antes las veíamos muy naturales (Hechos 26:18) “para que abras sus ojos a fin de que se vuelvan de la oscuridad a la luz, y del dominio de satanás a Dios, para que reciban, por la fe en mí, el perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados”.

Comenzamos a entender que ser llamados por Jehová Dios, que es Santo, nos aparta para Él, y comenzamos a anunciar las virtudes de Jesucristo. (1 Cor. 1:2) “a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con todos los que en cualquier parte invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro”.
Cuando Dios nos escogió nos encontró todos sucios y llenos de pecados nos dio a Jesucristo para que a través de sus méritos pudiéramos estar en su presencia. (1 Cor. 1:30) “Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios, y justificación, y santificación, y redención”.

Entonces vencimos por medio de la Sangre del Cordero y de la Palabra. (1 Cor. 6:11) “Y esto érais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios”. (Apocalipsis 12:11) “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte”.



Ahora como iglesia de cristianos con frutos verdaderos de arrepentimiento, que estamos siendo transformados y edificados con las enseñanzas de Jesucristo por medio de la Sana Doctrina de Cristo, dónde el Espíritu Santo está cambiando nuestra mente carnal a una mente de Jesucristo. (Ef. 5:26) “para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la Palabra”. (1 Tes. 4:7) “Porque Dios no nos ha llamado a impureza, sino a santificación”.
Como hermanos y como cuerpo de Cristo con un mismo sentir y con un mismo pensamiento unido a nuestra Cabeza que es Jesucristo, amándonos y orando unos por otros y sintiendo lo mismo sirviéndonos mutuamente. (2 Tes. 2:13) “Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad”.

Creemos que como Cuerpo de Jesucristo nosotros no tenemos una religión que nos separaría de la Cabeza que es Jesucristo, sino que solo tenemos una buena relación con nuestro Dios, por medio de la obediencia a la Sana Doctrina de Cristo que es la que nos une perfectamente en el Cuerpo de Jesucristo, que nos dice que nos amemos entrañablemente y que estemos alertas para que las falsas doctrinas nos separen por medio de fabulas. (Heb. 10:10) “Por esta voluntad hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre”. (Heb. 10:14) “Porque por una ofrenda Él ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados”. (Heb. 12:14) “Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”. (1 Ped. 1:2) “según el previo conocimiento de Dios Padre, por la obra santificadora del Espíritu, para obedecer a Jesucristo y ser rociados con su sangre: Que la gracia y la paz os sean multiplicadas”.

COMIENZA CON LA SALVACIÓN Y CONTINÚA CON EL CREYENTE
A CRECER EN CRISTO; POR TANTO ES PROGRESIVA
Jesucristo conociendo por las situaciones que habíamos de pasar los que estudiamos y nos esforzamos en obedecer la Sana doctrina de Cristo hace esta oración a nuestro Dios Todo Poderoso. (Juan 17:14-19) “14 Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 16 No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. 18 Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. 19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad”.

En la Sana Doctrina de Cristo, y por medio del apóstol Pablo nos habla del proceso de santificación y lo habla en términos que podamos entender cuando todavía uno se encuentra en la totalidad de la carne por eso usa términos carnales. (Rom. 6:19) “Hablo en términos humanos, por causa de la debilidad de vuestra carne. Porque de la manera que presentasteis vuestros miembros como esclavos a la impureza y a la iniquidad, para iniquidad, así ahora presentad vuestros miembros como esclavos a la justicia, para santificación”. (Rom. 6:22) “Pero ahora, habiendo sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como resultado la vida eterna”. (2 Cor. 7:1) “Por tanto, amados, teniendo estas promesas, limpiémonos de toda inmundicia de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

Como verdaderos cristianos y discípulos de Jesucristo, la Sana Doctrina de Cristo nos enseña Dios, muy claramente la instrucción que está escrita en la Biblia. (1 Tes. 4:2-6) “2 Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús; 3  pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; 5 no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; 6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado”. (2 Tim. 2:21) “Por tanto, si alguno se limpia de estas cosas, será un vaso para honra, santificado, útil para el Señor, preparado para toda buena obra”. (Apoc. 22:11) “Que el injusto siga haciendo injusticias, que el impuro siga siendo impuro, que el justo siga practicando la justicia, y que el que es santo siga guardándose santo”.

FINALMENTE SERÁ PERFECCIONADA EN LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO
En la Sana Doctrina de Cristo solamente se encuentra este proceso de santificación y no debemos de perder nuestra mirada del blanco de perfección que es Jesucristo que nos perfeccionará cuando Él regrese. (Efesios 4:11-16) “11 Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”.

Y cuando por último el remanente sea levantado seremos transformados en un abrir y serrar de ojos de un cuerpo corruptible u uno incorruptible, para que Jesucristo nos presente delante de Jehová Dios sin mancha ni arruga, una Iglesia Santa. (2 Timoteo 4:3,4) “3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la Sana Doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, 4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas”. (1 Tes. 3:13) “a fin de que El afirme vuestros corazones irreprensibles en santidad delante de nuestro Dios y Padre, en la venida de nuestro Señor Jesús con todos sus santos”. (1 Tes. 5:23) “Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”.

LO PRINCIPAL QUE UN CRISTIANO DEBERÍA
ATENDER ES LA SANTIFICACIÓN ESTO ES “LA ÚNICA COSA NECESARIA”.
(Romanos 8:28-30) “28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. 29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. 30 Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó”.

Si nosotros verdaderamente le hemos entregado nuestra vida entera a Jesucristo para que sea nuestro Señor, y a quien le rendimos cuentas todos los días y que nada hacemos sin antes tomarle en cuenta para cualquier decisión por pequeña que ésta sea, Jesucristo siempre a través del Espíritu Santo nos va a dar la guía correcta para no errar en nuestro diario vivir. (Judas 1:24) “Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría”.
(Filipenses 1:6) “estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”.
(1 Juan 3:2,3) “2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo,  así como él es puro”.

EN LA SANTIFICACIÓN SE NECESITA DE TU ESFUERZO: (Josué 1:5-9) “5 Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. 6 Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. 7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra,  para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. 8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. 9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”.

(Marcos 2:17)  “Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores”. Jesucristo describe la condición de un paciente que esta mortalmente enfermo. El doctor declaraba que tiene la medicina que con seguridad se curará al enfermo.
En el instante que la medicina le sea administrada al enfermo el doctor declara que el paciente estaba bien. En ese instante el paciente todavía estará enfermo, pero tan pronto como la medicina pase por sus labios y entre en su cuerpo el paciente empezará a mejorarse. Es así con nuestra justificación. Tan pronto como en verdad creemos, en ese mismo instante comenzamos a mejorar. El proceso de llegar a ser puros y santos estamos en progreso y nuestra futura culminación es segura.

Predica por: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
Mi interés es que me des la oportunidad de servirte, pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310

viclaly_57_57@yahoo.com
Publicar un comentario