viernes, 20 de noviembre de 2015

¡CUIDADO CON APAGARTE, DEBILITARTE Y SECARTE!

¡CUIDADO CON APAGARTE, DEBILITARTE Y SECARTE!

Sal33:4 Porque recta es la palabra de Jehová, Y toda su obra es hecha con fidelidad.
Sal56:4 En Dios alabaré su palabra; En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?

El mundo que nos rodea, en su mayoría, ha rechazado abiertamente el contenido de la Palabra de Dios, la cual muchos han llegado a considerarla ridícula e inadaptada a los tiempos actuales. Por eso es que la humanidad va encaminada a la muerte.

EL PROFETA OSEAS ESCRIBE AL RESPECTO:

Oseas 4:6 “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”

Hace falta que se abran las ventanas internas a la LUZ SOBRENATURAL de la Palabra de Dios, la cual es capaz de iluminar las mentes más oscuras.

Salmo 119:105 dice: Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.
Salmo119:130 También dice: La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.

Sin embargo, deliberada y neciamente, la mayor parte de los gobernantes ha desechado la LUZ verdadera que alumbra a todo hombre, optando por la suya propia al permitir leyes establecidas por las denominaciones  que se anteponen a los valores doctrinales, que son las enseñanzas de Jesús, valores éticos y morales establecidos por Jehová Dios.

EL APÓSTOL JUAN LO TESTIFICA:

Juan 1:9-11 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venia a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por el fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.

El rechazo a la LUZ VERDADERA ha traído las consecuencias que ahora vive y predomina el mundo en su mayoría: ignorancia, incredulidad, miedo, indiferencia, maldad.
De cada una de estas consecuencias se desprenden otras que están llevando al mundo a un caos desesperante, y es precisamente en este mundo en el que nosotros los cristianos verdaderos estamos envueltos.

Por eso nuestro Señor Jesucristo nos recuerda nuestra postura al decirnos:

Mateo 5:14-16 “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”.

Vivimos en medio de personas ignorantes de las verdades absolutas que Dios ha mostrado; vivimos en medio de personas incrédulas, miedosas, indiferentes y malas pero que necesitan de nosotros.
Por tal razón es importante iluminarles con nuestras palabras y acciones.

Sin embargo, la influencia contraria se ha vuelto tan fuerte y dominante, que muchos cristianos se están dejando llevar por los criterios humanos, convirtiéndose en lámparas apagadas.

MUCHOS SE ESTÁN AMOLDANDO A LA OSCURIDAD REINANTE. DE ESTO, EL PROFETA JEREMÍAS DA UN CONSEJO SABIO:

Jeremías 15:19 “Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.”

BASTA: No nos dejemos influenciar por la oscuridad que cada vez más se está volviendo densa.

¡CUIDADO CON APAGARTE!
¡CUIDADO CON DEBILITARTE!
¿CUIDADO CON SECARTE!

CUIDADO. No sea que la luz del conocimiento verdadero que un día encendió tu interior, se apague por permitir que entren los vientos contrarios que reinan en el mundo.

¿QUÉ VIENTOS CONTRARIOS SON LOS QUE AHORA ESTÁN
AMENAZANDO TUS CONVICCIONES?

TOMA EL CONSEJO QUE PABLO LE DA A TIMOTEO:

2 Timoteo 1:6 “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos”.

CUIDADO. No sea que la fuerza interior y sobrenatural que has recibido se debilite por no fortalecerte con el pan vivo bajado del cielo: La Palabra de Dios. Ten presente lo que Jesús dijo al respecto:

Mateo 4:4 “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

¿ESTÁS DEJANDO DE ALIMENTARTE DIARIAMENTE DEL VERDADERO PAN?

CUIDADO. No sea que esos ríos de agua viva que hay en tu interior, se sequen por dejar de creer en lo que Dios ya te dijo.

Por tal razón es necesario que no dejes de beber el agua del arroyo celestial como lo dice el Salmo 110:7 Del arroyo beberá en el camino, por lo cual levantara la cabeza.


ES UN RIO QUE SIEMPRE TIENES A TU DISPOSICIÓN.

Rev 22:1 “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero”.

Mira lo que dice Isaías al respecto: A todos los sedientos:
Isaías 55:1. “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.”
Necesitamos hoy y cada día de nuestra vida, tomar como prioridad fundamental mantenernos encendidos, fuertes y rebosantes en el Espíritu. CUIDADO CON VOLVER ATRÁS. Sería muy triste que habiendo comenzado muy bien en el Espíritu, volvamos a caer en las prisiones carnales de oscuridad.

Sería muy triste que después de haber sido liberados de las cadenas de la ignorancia, de la incredulidad, del miedo, de la indiferencia y del temor volvamos otra vez a ser víctimas de tales plagas. Por eso Pablo escribió:
2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.

(Hebreos 10:32-39) “Heb10:32 Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos; Heb 10:33 por una parte, ciertamente, con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculo; y por otra, llegasteis a ser compañeros de los que estaban en una situación semejante. Heb 10:34  Porque de los presos también os compadecisteis,  y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos. Heb 10:35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; Heb 10:36 porque os es necesaria la paciencia,  para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Heb 10:37 Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Heb 10:38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Heb 10:39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición,  sino de los que tienen fe para preservación del alma”.

Heb 10:32 Recuerden todas las dificultades y sufrimientos por los que ustedes pasaron al principio, cuando aceptaron la buena noticia. A pesar de eso, nunca dejaron de confiar. Heb 10:33 A muchos de ustedes sus enemigos los insultaron y los maltrataron delante de la gente, y en otras ocasiones ustedes sufrieron con quienes eran tratados así. Heb 10:34 También tuvieron compasión de los que estaban en la cárcel, y con mucha alegría ustedes dejaron que las autoridades les quitaran sus pertenencias, porque sabían que en el cielo tienen algo mucho mejor y más duradero. Heb 10:35 Por eso, no dejen de confiar en Dios, porque sólo así recibirán un gran premio. Heb 10:36 Sean fuertes, y por ningún motivo dejen de confiar cuando estén sufriendo, para que así puedan hacer lo que Dios quiere y reciban lo que él les ha prometido. Heb 10:37 Pues Dios dice en la Biblia: "Muy pronto llegará el que tiene que venir. ¡Ya no tarda! Heb 10:38 Los que me son fieles en todo y confían en mí vivirán para siempre. Pero si dejan de serme fieles, no estaré contento con ellos". Heb 10:39 Gracias a Dios, nosotros no somos de los que dejan de ser fieles y acaban siendo castigados, sino que somos de los que reciben la salvación por confiar en Dios.


Luc 6:46 “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”

Luc 6:47 “Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante”.

Luc 6:48 “Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa,  pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca”.

Luc 6:49 “MAS EL QUE OYÓ Y NO HIZO, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa”.

Toda la honra y la gloria son de nuestro Señor Jesús por siempre y para siempre. Amén.

Sal33:4 Porque recta es la palabra de Jehová, Y toda su obra es hecha con fidelidad.
Sal56:4 En Dios alabaré su palabra; En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?

El mundo que nos rodea, en su mayoría, ha rechazado abiertamente el contenido de la Palabra de Dios, la cual muchos han llegado a considerarla ridícula e inadaptada a los tiempos actuales. Por eso es que la humanidad va encaminada a la muerte.

EL PROFETA OSEAS ESCRIBE AL RESPECTO:

Oseas 4:6 “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”

Hace falta que se abran las ventanas internas a la LUZ SOBRENATURAL de la Palabra de Dios, la cual es capaz de iluminar las mentes más oscuras.

Salmo 119:105 dice: Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.
Salmo119:130 También dice: La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.

Sin embargo, deliberada y neciamente, la mayor parte de los gobernantes ha desechado la LUZ verdadera que alumbra a todo hombre, optando por la suya propia al permitir leyes establecidas por las denominaciones  que se anteponen a los valores doctrinales, que son las enseñanzas de Jesús, valores éticos y morales establecidos por Jehová Dios.

EL APÓSTOL JUAN LO TESTIFICA:

Juan 1:9-11 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venia a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por el fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.

El rechazo a la LUZ VERDADERA ha traído las consecuencias que ahora vive y predomina el mundo en su mayoría: ignorancia, incredulidad, miedo, indiferencia, maldad.
De cada una de estas consecuencias se desprenden otras que están llevando al mundo a un caos desesperante, y es precisamente en este mundo en el que nosotros los cristianos verdaderos estamos envueltos.

Por eso nuestro Señor Jesucristo nos recuerda nuestra postura al decirnos:

Mateo 5:14-16 “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”.

Vivimos en medio de personas ignorantes de las verdades absolutas que Dios ha mostrado; vivimos en medio de personas incrédulas, miedosas, indiferentes y malas pero que necesitan de nosotros.
Por tal razón es importante iluminarles con nuestras palabras y acciones.

Sin embargo, la influencia contraria se ha vuelto tan fuerte y dominante, que muchos cristianos se están dejando llevar por los criterios humanos, convirtiéndose en lámparas apagadas.

MUCHOS SE ESTÁN AMOLDANDO A LA OSCURIDAD REINANTE. DE ESTO, EL PROFETA JEREMÍAS DA UN CONSEJO SABIO:

Jeremías 15:19 “Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.”

BASTA: No nos dejemos influenciar por la oscuridad que cada vez más se está volviendo densa.

¡CUIDADO CON APAGARTE!
¡CUIDADO CON DEBILITARTE!
¿CUIDADO CON SECARTE!

CUIDADO. No sea que la luz del conocimiento verdadero que un día encendió tu interior, se apague por permitir que entren los vientos contrarios que reinan en el mundo.

¿QUÉ VIENTOS CONTRARIOS SON LOS QUE AHORA ESTÁN
AMENAZANDO TUS CONVICCIONES?

TOMA EL CONSEJO QUE PABLO LE DA A TIMOTEO:

2 Timoteo 1:6 “Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos”.

CUIDADO. No sea que la fuerza interior y sobrenatural que has recibido se debilite por no fortalecerte con el pan vivo bajado del cielo: La Palabra de Dios. Ten presente lo que Jesús dijo al respecto:

Mateo 4:4 “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

¿ESTÁS DEJANDO DE ALIMENTARTE DIARIAMENTE DEL VERDADERO PAN?

CUIDADO. No sea que esos ríos de agua viva que hay en tu interior, se sequen por dejar de creer en lo que Dios ya te dijo.

Por tal razón es necesario que no dejes de beber el agua del arroyo celestial como lo dice el Salmo 110:7 Del arroyo beberá en el camino, por lo cual levantara la cabeza.


ES UN RIO QUE SIEMPRE TIENES A TU DISPOSICIÓN.

Rev 22:1 “Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero”.

Mira lo que dice Isaías al respecto: A todos los sedientos:
Isaías 55:1. “A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche.”
Necesitamos hoy y cada día de nuestra vida, tomar como prioridad fundamental mantenernos encendidos, fuertes y rebosantes en el Espíritu. CUIDADO CON VOLVER ATRÁS. Sería muy triste que habiendo comenzado muy bien en el Espíritu, volvamos a caer en las prisiones carnales de oscuridad.

Sería muy triste que después de haber sido liberados de las cadenas de la ignorancia, de la incredulidad, del miedo, de la indiferencia y del temor volvamos otra vez a ser víctimas de tales plagas. Por eso Pablo escribió:
2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”.

(Hebreos 10:32-39) “Heb10:32 Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos; Heb 10:33 por una parte, ciertamente, con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculo; y por otra, llegasteis a ser compañeros de los que estaban en una situación semejante. Heb 10:34  Porque de los presos también os compadecisteis,  y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos. Heb 10:35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; Heb 10:36 porque os es necesaria la paciencia,  para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Heb 10:37 Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Heb 10:38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma. Heb 10:39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición,  sino de los que tienen fe para preservación del alma”.

Heb 10:32 Recuerden todas las dificultades y sufrimientos por los que ustedes pasaron al principio, cuando aceptaron la buena noticia. A pesar de eso, nunca dejaron de confiar. Heb 10:33 A muchos de ustedes sus enemigos los insultaron y los maltrataron delante de la gente, y en otras ocasiones ustedes sufrieron con quienes eran tratados así. Heb 10:34 También tuvieron compasión de los que estaban en la cárcel, y con mucha alegría ustedes dejaron que las autoridades les quitaran sus pertenencias, porque sabían que en el cielo tienen algo mucho mejor y más duradero. Heb 10:35 Por eso, no dejen de confiar en Dios, porque sólo así recibirán un gran premio. Heb 10:36 Sean fuertes, y por ningún motivo dejen de confiar cuando estén sufriendo, para que así puedan hacer lo que Dios quiere y reciban lo que él les ha prometido. Heb 10:37 Pues Dios dice en la Biblia: "Muy pronto llegará el que tiene que venir. ¡Ya no tarda! Heb 10:38 Los que me son fieles en todo y confían en mí vivirán para siempre. Pero si dejan de serme fieles, no estaré contento con ellos". Heb 10:39 Gracias a Dios, nosotros no somos de los que dejan de ser fieles y acaban siendo castigados, sino que somos de los que reciben la salvación por confiar en Dios.


Luc 6:46 “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?”

Luc 6:47 “Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante”.

Luc 6:48 “Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa,  pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca”.

Luc 6:49 “MAS EL QUE OYÓ Y NO HIZO, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó, y fue grande la ruina de aquella casa”.


Toda la honra y la gloria son de nuestro Señor Jesús por siempre y para siempre. Amén.
Publicar un comentario