domingo, 2 de noviembre de 2014

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS ENSEÑA ALZAR NUESTROS OJOS A LOS MONTES

Domingo, 02 de Noviembre de 2014
LA SANA DOCTRINA DE CRISTO NOS ENSEÑA
ALZAR NUESTROS OJOS A LOS MONTES
El propósito de esta predicación es: levantar ánimos, orientar perspectivas, descubrir actitudes y acciones que fortalezcan a la mente y el espíritu, encaminar hacia la gloria celestial y la inmortalidad. (Salmo 121:1-8) “1 Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? 2 Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra. 3 No dará tu pie al resbaladero, ni se dormirá el que te guarda. 4 He aquí, no se adormecerá ni dormirá El que guarda a Israel. 5 Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha. 6 El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche. 7 Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma. 8 Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre”.
           
Este Salmo es un cantico y oración que se usaba en los largos viajes que el pueblo hacía especialmente tres veces al año: Fiestas: Pascua…Pentecostés…Tabernáculos. Eran viajes muy largos y cansadores…duraban días….Jesús y sus padres hicieron el mismo viaje hasta Jerusalén. (Luc 2:41-46) “41 Iban sus padres todos los años a Jerusalén en la fiesta de la pascua; 42 y cuando tuvo doce años, subieron a Jerusalén conforme a la costumbre de la fiesta. 43 Al regresar ellos, acabada la fiesta, se quedó el niño Jesús en Jerusalén, sin que lo supiesen José y su madre. 44 Y pensando que estaba entre la compañía, anduvieron camino de un día; y le buscaban entre los parientes y los conocidos; 45 pero como no le hallaron, volvieron a Jerusalén buscándole. 46 Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles”.
          
En estos viajes el pueblo de Dios estaba expuesto a muchos peligros….Nosotros podemos viajar y si tenemos problemas usamos el celular. Y punto….Pero estos peregrinos no tenían como solucionar su problema…era un gran riesgo ir a Jerusalén adorar a Dios…Iban…porque para ellos había fe y esperanza en Dios…el largo viaje no les detenía. (1Pe 2:10-12) “10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. 11 Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, 12 manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores,  glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras”.
            
Nuestro peregrinar en el camino de Dios. También está lleno de peligros…El salmo 121 también es de mucha esperanza para nosotros. Ahora…..Es un himno apropiado para el camino que estamos recorriendo…a muchos se los comió el león…la fatiga y el desánimo. ¿Habrá alguien que en el camino se ha cansado y no sabe qué hacer?  Ven aquí y aliente tu vida con este salmo…. (Salmo 121:1) “Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Este es un salmo de promesa y protección de Dios para su pueblo…Cuando dos hermanos se encontraban en el camino y uno de ellos se sentía mal….el otro le decía: canta el salmo 121. 

A esto mismo se refiere la Sana Doctrina de Cristo a través del apóstol Pablo cuando dice: (1Cor.14:26) “¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación”.
(Ef.5:19,20) “19 Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20 dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.          
Cuando la persona viaja que es lo que desea? Protección para que le vaya bien…..ESTAMOS DE VIAJE A LA VIDA ETERNA.             
Los peligros en aquella época eran muchos…lo más terrible era la fatiga por las altas temperatura del sol, pero Dios dice: (Salmo 121:6) “El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche”. Caminaban a todo sol, 45º por el desierto, sin sandalia, por camino pedregoso tratando de llegar a Jerusalén. ¿Para qué? Para ADORAR A DIOS.           

Si alguno se torcía el tobillo por el camino. De alguna manera llegaba a Jerusalén. De lo contrario moría en el camino, por alguna enfermedad, caída, ladrones. Etc. El camino de estos peregrinos no era fácil, sabían el riesgo que tenía viajar, pero iban a Jerusalén apoyado cantando este salmo: Alzaré mis ojos a los montes;  ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Dios. Así se consolaban y animaban….
¿Cómo se consuela el cristiano de hoy? Haciendo cualquier cosa menos en la Palabra sobretodo metido en……Facebook … Messenger… Internet:   Allí habla de fe y del amor de Cristo. Habla de todo lo que nunca hace.
Alzaré mis ojos a los montes: Las montañas eran lugares eran lugares donde podrían refugiarse del cansancio y de peligro…pero era un verdadero riesgo porque también eran lugares de los ladrones….Muchos se refugian en montes grandes…pero allí les están esperando ladrones que lo despojaran de todo…y que no tendrán misericordia con él.
          
Los montes del salmo 121 eran lugares donde existían la adoración pagana: dios Asera, Baal, Astaro, era en estos lugares donde  la gente iba a sacrificar a los ídolos. Aquí se vendía toda clase de imagen para garantizar el viaje del peregrino. El mandamiento…es… (Exo 20:4) “No te harás imagen, de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra”.
(1Co 10:14) “Por tanto, amados míos, huid de la idolatría”.        
Ahora podemos comprender porque está en tono de pregunta: ¿De dónde vendrá mi socorro? Y la respuesta es, Mi socorro viene de Dios. No de este monte….no de las imágenes que allí se venden. El socorro viene de Dios.
Tu socorro no viene de la cueva de ladrones que está en el monte. No viene de tu organización, No viene de tus hermanos en Cristo ni de tu pastor, no viene de ninguna imagen extraña. VIENE DE DIOS.
           
Israel en su caminar cayó rendido a los pies de la idolatría: (Jer.3:21-23) dice: “21 Voz fue oída sobre las alturas, llanto de los ruegos de los hijos de Israel;  porque han torcido su camino, de Jehová su Dios se han olvidado. 22 Convertíos,  hijos rebeldes, y sanaré vuestras rebeliones. He aquí nosotros venimos a ti, porque tú eres Jehová nuestro Dios. 23 Ciertamente vanidad son los collados, y el bullicio sobre los montes; ciertamente en Jehová nuestro Dios está la salvación de Israel”.
Como pueden ir a suplicar, buscar refugio en cosas que no son Dios. Los textos antes mencionados los exhorta: Convertíos, hijos rebeldes, y sanaré vuestras rebeliones. Baja de ese lugar, No busque ayuda allí en medio de idolatría, sal de allí, Yo soy tu sanador, Yo soy tu ayudador, Yo soy tu libertador, “Fuera de mi no hay quien salve”
¡De donde viene el socorro del pueblo de Dios¡           
Mi socorro viene de Dios, Nadie más te puede ayudar, no creas ni escuches la voz de los idolatras, Hay muchos hijos de Dios que aún no comprenden donde está su salvación, dicen que confían en Dios, pero leen todo los días el Horóscopo.           
Otros cuando tienen problemas miran a los montes por si acaso Dios no les funciona, Tu Dios es suficiente para tus necesidades y problemas, Las cosas que tienen los montes no me sirven para nada porque más poderoso es el creador del Monte. (Salmo 1:1-6) “1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. 3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará. 4 No así los malos, Que son como el tamo que arrebata el viento. 5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, Ni los pecadores en la congregación de los justos. 6 Porque Jehová conoce el camino de los justos; Mas la senda de los malos perecerá”.

El cuidado de Dios es seguro: Mi socorro viene de Dios. Está basado en el Dios de la creación.  Mi socorro viene de Dios, Que hizo los cielos y la tierra. Tu socorro dice Dios a través del salmista viene de aquel que cuando no existían nada hizo todo lo que existe, y nos alienta en las siguientes escrituras: (Salm.91:1) “El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente”.
(Salmo 27:1-3) “1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Dios es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? 2 Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. 3 Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado”. 
(Salmo 46:1,2) “Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar”.
(Salmo 124:1-8) “1 A no haber estado Jehová por nosotros, Diga ahora Israel; 2 A no haber estado Jehová por nosotros, Cuando se levantaron contra nosotros los hombres, 3 Vivos nos habrían tragado entonces, Cuando se encendió su furor contra nosotros. 4 Entonces nos habrían inundado las aguas; Sobre nuestra alma hubiera pasado el torrente; 5 Hubieran entonces pasado sobre nuestra alma las aguas impetuosas. 6 Bendito sea Jehová, Que no nos dio por presa a los dientes de ellos. 7  Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores; Se rompió el lazo, y escapamos nosotros. 8 Nuestro socorro está en el nombre de Jehová, Que hizo el cielo y la tierra”. 
Dios no se dormirá…mis ojos pondré en los fieles de la tierra. No permitas que las cosas malas te hagan pensar que Dios te abandonó.
Jesucristo dice: (Mat 28:20)  “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. Si Dios no estuviera con nosotros muchos ya estaríamos sepultados.
(Salmos 121:8) “Jehová guardará tu salida y tu entrada Desde ahora y para siempre”.

El uso que doy a mis ojos en el plano material enseña muchísimo acerca de mi condición emocional, moral, psíquica y espiritual. Salomón y el apóstol Juan advierten que (1 Juan 2:16,17)16 PORQUE TODO lo Que Hay en El Mundo, Los Deseos de la carne, los Deseos de los Ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del Mundo. 17 Y el pasa Mundo, Deseos SUS Y; Pero el Que Hace La voluntad de Dios permanece para Siempre”. (Eclesiastés 1:8) “Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír”.

EXAMINAREMOS TRES FORMAS DE VER:
1. La mirada fija en el suelo: ¿Qué ve allá abajo? ¡Tierra, polvo, fango! ¡Cemento, asfalto, grietas!, suciedad, basura, aguas contaminadas, acaso sabandijas, gusanos o tal vez ¡una culebra! Este uso de los ojos, y esta manera de andar o pararse, se interpretan como evidencia de espíritu desmoralizado, quebrantado; ánimo caído, inseguridad, falta de auto estima, esperanza perdida; quizá aun de mente entenebrecida, mal intencionada, peligrosa o aun delictiva. Jóvenes y adultos jóvenes presentes, me parece no equivocarme al señalar como fenómeno algo alarmante de nuestros tiempos el hecho de que no pocos integrantes de las nuevas generaciones acostumbran andar, pararse o sentarse, mirando hacia sus zapatos, hacia el suelo o el piso. ¿A qué se debe este hábito? ¿Acaso estén admirando sus tenis de última moda? ¿O los aflija la timidez?

Mi percepción personal es que se trata de un tipo de lenguaje corporal cuyo mensaje contiene elementos de desinterés desafiante y agresiva beligerancia. ¿No acierto? Querido joven o adulto joven, usted se ve mucho más lindo y maduro si levanta su cabeza y alza sus ojos, honrándose a sí mismo como ser inteligente y respetando a los seres humanos con quienes interactúa o que le observan. Por favor, ¡alce sus ojos!, pues la vida que vale la pena no se encuentra en el suelo, sino arriba de él en dimensiones más altas.
El reto, tanto para jóvenes como para ancianos y todos los seres humanos es: ¡Alzad sus ojos! Tal cual el rey David, ejercer la prerrogativa de la voluntad decidida, afirmando: “Alzaré mis ojos…”. Quien no lo hace pierde bellezas y bendiciones.

2. La mirada fija, mirándose a uno mismo casi constantemente: su físico, su atuendo. Todo tiene que ser perfecto, y de no serlo se le escucha refunfuñando, criticando o lamentando. Mira a otros seres humanos con el mismo lente carnal y materialista. Seguramente, aumentarán sus frustraciones, quejas y amarguras con el andar de los años, pues el deterioro del cuerpo mortal no lo podrá detener, desenlazándose esta condición en la muerte. El remedio, por lo menos en parte, para este mal uso de los ojos, para esta miopía mental y espiritual, es quitar la mirada del cuerpo físico hasta el máximo de tiempo posible, sin descuidar sus necesidades o afear innecesariamente su aspecto.
La exagerada atención prestada al cuerpo mortal es causa de muchos males emocionales, mentales y sociales. Obsesionarse con sus defectos, dolores, enfermedades e inevitable envejecimiento es contraproducente para la salud mental, como además para la salud del corazón y la del alma. Es provechoso tanto para el cuerpo físico como para el alma alzar los ojos, desviando la mirada hacia personas menos afortunadas que nosotros. A menudo, recobramos el equilibrio en todo aspecto de la vida, poniendo la mira en otros que necesitan de nuestra ayuda, bien sea material o espiritual.
Sobre todo, ganamos (2 Corintios 4:17,18) “más excelente y eterno peso de gloria… no mirando… las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven (incluso, el cuerpo mortal) son temporales, pero las que no se ven son eternas”.
3. La mirada fija, parada en la tierra, mirando hacia el cielo, el Paraíso, la gloria y la inmortalidad. Alzando sus ojos hacia los cielos literales, ve en ellos muy fuerte evidencia de la existencia del Creador Todopoderoso.
Clava su mirada en el futuro, particularmente en lo que su Creador ha descubierto para los “ojos de su entendimiento”.
Está mirando más allá de este mundo, más allá de su propio cuerpo físico, más allá de las personas en derredor suyo, incluso familia e iglesia.
Y, habiendo alcanzado una visión tan clara, es probable que no la pierda jamás, pese a las importunaciones de la carne, de los carnales o aun de los que reclaman ser espirituales, sin serlo en grado alto.

Desea la inmortalidad (Romanos 2:7-10) “7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, 8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia; 9 tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego, 10 pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno,  al judío primeramente y también al griego”.
Está decidido a echar “mano de la vida eterna” (1 Timoteo 6:12) “Pelea la buena batalla de la fe,  echa mano de la vida eterna,  a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos”.
Comprende que la vida terrenal es “neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Santiago 4:14) “cuando no sabéis lo que será mañana. Porque  ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece”.

Y no se conforma con que su existencia se reduzca a mera “neblina pasajera”. Entiende que la inmortalidad cambia totalmente esta condición, dotando la vida de solidez indisoluble, valor imperecedero y permanencia eterna. ¿Cuál de estas condiciones quiere usted para su propia vida? ¿Qué sea mera “neblina”, o que se convierta en una realidad gloriosa por toda la eternidad?
Le animo a ser como esta última figura que acabamos de presentar.

Predicadora de la Sana Doctrina de Cristo: Rosa Díaz
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb 
viclaly5757.blogspot.com
https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310
viclaly.57.57@gmail.com    viclaly_57_57@yahoo.com

https://www.facebook.com/milibertadorviene
Publicar un comentario