martes, 27 de mayo de 2014

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO ENSEÑA A LOS JÓVENES, COMO ESTÁ SU RELACIÓN CON DIOS

LA SANA DOCTRINA DE CRISTO ENSEÑA A LOS JÓVENES,
                                       COMO ESTÁ SU RELACIÓN CON DIOS

En la vida diaria nos preocupamos por tantas cosas como por ejemplo: ¿Que ropa me voy a poner hoy?, ¿Que haré este día?, ¿Cómo le haré en el parcial o examen si no he estudiado?, ¿Será que la chica(o) de mis sueños me hará caso?, además nos preocupamos por quedar bien con las personas, ya sea nuestros amigos, nuestro familiares o nuestra novia o novio. Pero rara vez nos preocupamos por quedar bien con Dios. (Salmos 139:23-24) “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno”.

¿Será que Dios no se merece la misma atención que se merece nuestro mejor amigo, nuestra novia o novio?, claro que la pregunta es obvia y a cualquier persona que se la preguntara me respondería: “Claro Dios se merece aún más atención que cualquier persona”, todos contestaríamos muy espirituales y más que uno sacara un texto Bíblico para apoyar su respuesta. (Filipenses 4:8)  “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad”.
Pero más allá de la teoría y de lo mucho que podemos saber, ¿Será que realmente estas preocupado por quedar bien con Dios?, ¿De Verdad mejora nuestra relación personal con Dios día a día?, pues es una pregunta que te has de responder instantáneamente si eres sincero contigo mismo.

La Sana Doctrina de Cristo les va a llevar a reflexionar sobre (1Juan 4:1)  “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo”. ¿Cómo esta nuestra relación con Dios? y ¿Que estamos haciendo para mejorarla?, o si realmente no es uno de nuestro objetivos principales en la vida y nos hemos acomodado a vivir una vida mediocre. (2Juan 1:9) “Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza tiene tanto al Padre como al Hijo”.

EMPEZARÉ DICIENDOLES QUE EL ENCONTRARSE CON DIOS ES LO MEJOR
(Hechos 20:28-30) “28  Por tanto,  mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos,  para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. 29 Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. 30 Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”. Una de las cosas que jamás olvidare es el día que me encontré con Jesucristo, pues mi vida jamás volvió hacer igual, Jesús cambio por completo mi vida y me dio una verdadera razón porque vivir, ese mismo día me comprometí con Dios de servirle por toda mi vida y hasta este día me sigo esforzando y mi oración constante es: “Señor Jesucristo fortaléceme y dame sabiduría para guiar a tus jóvenes”.
A lo mejor tú te recuerdas también cómo fue tu encuentro con Dios, seguramente jamás se te olvidara y hay muchos que llevamos la cuenta exacta en años, meses, días y horas desde que se encontraron con nuestro Señor.

Nadie te va a negar que los primeros meses en los caminos de Dios son de los mejores, pues estas aprendiendo tantas cosas que no quieres parar de aprender, tu corazón es tan humilde que no anda pensando “que nota sonó mal en las alabanzas”, o “cuando uno está leyendo la biblia, y si no leo bien siempre hay alguien por ahí que me está corrigiendo”, o “que error del predicador que en lugar de decir que Noe construyo un arca dijo que Moisés lo había hecho”, todo eso no existe cuando estas sensible a la voz de Dios. Los errores son formas que no tienen mucha importancia porque lo mas importante es tu relación con Dios que te va haciendo cambiar en amor.
Son momentos en los que lo único que te importa es hablar con Dios, leer su Palabra y aprender más de Jehová Dios, de Jesucristo y del Espíritu Santo, quieres llenarte de su presencia y servirlo por toda la eternidad.

En la etapa de recién convertido es donde te importa realmente agradar a Dios, es en donde dieras todo por escuchar una voz del cielo que diga: “Tu nombre diciéndote estoy orgulloso de ti”, pues estas tan ansioso por agradarlo y por quedar bien con El, que los errores que te rodean no importan. (2Co 5:17-20) “17 De modo que si alguno está en Cristo,  nueva criatura es;  las cosas viejas pasaron;  he aquí todas son hechas nuevas. 18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo,  no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados,  y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Así que,  somos embajadores en nombre de Cristo,  como si Dios rogase por medio de nosotros;  os rogamos en nombre de Cristo:  Reconciliaos con Dios”.

DESPUÉS DE ALGUNOS MESES Y ALGUNOS OBSTÁCULOS
Si tú eres una persona que te has parado sobre la Roca que es Jesucristo, nada ni nadie te moverá y seguirás con el mismo ritmo de cuando iniciaste.
Lastimosamente hay muchos que van descuidando su relación personal con Dios, esta clase de personas van poco a poco olvidándose de su verdadera meta que es: “agradar a Dios”, y comienzan a ver tantas situaciones que en lugar de hacerlos crecer espiritualmente les impide ver resultados, pues están tan afanados en ver los errores de los que le rodean, en lugar de tratar de vivir una vida agradable a Dios.

Es triste ver a tantas personas que un día fueron grandes servidores y ahora viven criticando a medio mundo y olvidándose de Dios.
(Apo. 2:2-5) “2 Yo conozco tus obras, tu fatiga y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, y has sometido a prueba a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos. 3 'Tienes perseverancia, y has sufrido por mi nombre y no has desmayado. 4 Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor. 5  Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las obras que hiciste al principio; si no, vendré a ti y quitaré tu candelero de su lugar, si no te arrepientes”.


CARACTERÍSTICAS DE UNA PERSONA QUE ESTA DESCUIDANDO
SU RELACIÓN PERSONAL CON DIOS
Existen muchas características de cuando una persona esta descuidando su relación personal con Dios, tratare de citar las más comunes sabiendo de antemano que pueden ser muchas más:

(Col 1:12-14) “12 con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; 13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas,  y trasladado al reino de su amado Hijo, 14 en quien tenemos redención por su sangre,  el perdón de pecados”.

  1. SU CARÁCTER COMIENZA A VARIAR: quizá era una persona muy amable y servicial, pero sin darse cuenta fue descuidando su relación personal con Dios y su carácter poco a poco comenzó a ser el mismo que era antes. Su rostro comienza a cambiar nuevamente y a denotar una falta de paz interior que solo Jesús da.
(1Co 2:14) “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios,  porque para él son locura,  y no las puede entender,  porque se han de discernir espiritualmente”.
  1. LAS CRITICAS COMIENZA A APARECER: Cualquier cosa por mínima que sea le parece mal, para el pareciera que todos hacen las cosas mal y que no son dignos de estar y llamarse cristianos. Critica desde las personas que están en la entrada de la congregación, pasando por las alabanzas y terminando por el mensaje que se dio. Definitivamente su relación personal con Dios esta descuidada. (Heb 4:12)  “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.
  2. SU VOCABULARIO COMIENZA A CAMBIAR: Si las palabras de ofensa se habían extinguido, con la falta de búsqueda del Señor comenzaron nuevamente a salir aquellas palabras que en nuestra cultura son denominadas malas. Su vocabulario no es ya el de un hijo de Dios sino mas parece el vocabulario de una persona que jamás a conocido de Dios. (Juan 14:24) “El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía,  sino del Padre que me envió”.
  3. DEJA DE CONGREGARSE Y DE SERVIR: no en todos los casos los que dejan de servir es porque están olvidándose de Dios, pero en la mayoría de casos si, su mismo distanciamiento con Dios los hace valorar poco el hecho de servirle a aquel que dio todo por nosotros. (Heb 10:25) “no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más,  cuanto veis que aquel día se acerca”.
  4. TIENDEN A PONER OTRAS COSAS ANTES QUE A DIOS: Si su primer lugar antes lo ocupaba Dios, ahora le da prioridad a otras cosas como por ejemplo: al deporte, a los amigos, a su novia(o), etc. (Mat 22:37,38) “37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 38 Este es el primero y grande mandamiento”.

¿CÓMO ESTA MI RELACIÓN PERSONAL CON DIOS?
Es fácil juzgar, pero también es difícil, puesto que nadie conoce tu interior, solamente Dios, en pocas palabras nadie puede asegurar como esta tu relación con Dios pues nadie puede ver lo que hay en tu corazón. Pero también hay una balanza que se llama: “FRUTOS”, es decir que por nuestros frutos nos conocerán, si tú dices tener una relación personal muy buena con Dios, pero tus FRUTOS (ósea tu exterior o tu testimonio) no lo demuestran, entonces solo estas quedando en las palabras. (Mat 7:20) “Así que, por sus frutos los conoceréis”. Es fácil andar pregonando que nuestra relación personal con Dios es buena, pero mas allá de hablar y hablar, Dios demanda frutos. Si yo digo tener una buena relación personal con Dios, por consiguiente mis frutos dará muestra de ello y toda mi vida girara alrededor de tratar de agradar a Dios.

No voy a juzgarte por como estas viviendo, pero si tienes que entender que debes prestar mas atención a Dios, tratarlo de agradar y de servir. (Efesios 5:14-16) “14 Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo. 15 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis,  no como necios sino como sabios, 16 aprovechando bien el tiempo,  porque los días son malos”. No te puedes pasar la vida diciendo que TODO está bien cuando tú sabes muy bien en el interior que las cosas no están tan bien como tú piensas. Es hora que te levantes en el Nombre del Señor y que comiences a vivir con un objetivo fijo, ese objetivo de agradar a Dios, quizá tu seas una persona que se preocupa por quedar bien con tus amigos o conocidos, pero pocas veces te preocupas por quedar bien con Dios.

Nunca nos podremos engañar a nosotros mismos, cada uno de nosotros sabemos como esta nuestra relación con Dios y cada uno sabemos que cosas están impidiendo que caminemos como Dios quiere que caminemos.
Quizá tu tratas por todas las manera posibles de agradar a las personas que amas, pero no demuestras el mismo interés por agradar a Dios que el que demuestras por agradar a tus seres queridos. Momento, es hora de reflexionar sobre la importancia de Dios en mi vida, sobre la importancia que tiene para mi el hecho de agradar a Dios y mantener una relación excelente con El.
Tus errores no te van alejar de Dios si tu no lo permites, puesto que Dios siempre esta dispuesto a perdonarte y levantarte para luchas cada día con mas fuerzas.

Contesta sinceramente las siguientes preguntas:
¿Tienes algún área en tu vida que te afecta espiritualmente?,
¿Qué estas haciendo para vencerla?
¿Cuánto tiempo en el día le dedicas al Señor?
¿Cuándo fue la última vez que te gozaste alabando al Señor?
¿Cuándo fue la última vez que le hablaste a alguien de Cristo?
¿Cuándo fue la última vez que leíste un libro completo de la Biblia y te edificaste?
¿Cuándo fue la última vez que serviste con mucho gozo?
¿En tus decisiones tomas en cuenta Dios?
¿Cuándo fue la última vez que lloraste delante de la presencia de Dios?
¿Cuándo fue la última vez que conversaste con Dios?
Se tu mismo tu propio juez, y has una reflexión sobre ¿Qué te esta pasando?, y no solo quedar en la reflexión sino que mas allá de eso debes levantarte y dejar de estar acomodado a la vida que llevas, pues la voluntad de Dios es que tu tengas una verdadera comunión con El, pues para eso te ha llamado.
Es hora de tratar de agradar a Dios y las demás cosas vendrán por añadidura.
(Mateo 6:33) “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Predica por: Pastor Víctor Ramón Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.
https://plus.google.com/u/0/communities/105936701821113953310

viclaly_57_57@yahoo.com
Publicar un comentario