martes, 27 de mayo de 2014

ES NECESARIO SALIR AL ENCUENTRO DE LAS PROMESAS DIVINAS

ES NECESARIO SALIR AL ENCUENTRO DE LAS PROMESAS DIVINAS
(Proverbios 4:18) “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora,
que va en aumento hasta que el día es perfecto”.

Un nuevo año recién ha comenzado, y es necesario salir al encuentro de las promesas divinas, hacer los ajustes necesarios, los planes pertinentes, y con determinación y valentía aceptar el reto de Jehová Dios, por medio de la Doctrina de Cristo en su Palabra nos manda a permanecer firmes y constantes, y a crecer en sus caminos, sabiendo que nuestro trabajo no es en vano. (1 Corintios 15:58) “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.

Y también a través del apóstol Pedro nos dice al respecto: (1Pedro 5:8) “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”. La orden divina es avanzar, Dios nos asegura que él hará cosas nuevas, abrirá camino en la soledad, dará nuevas fuerzas al cansado; nos asegura además que su presencia irá con nosotros y nos dará reposo.  Nuestro Señor Jesucristo en (Juan 16:20) “De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo”. Nos asegura la victoria, nos dice que en el mundo tendremos dificultades, pero que confiemos, porque él ha vencido al mundo.

Siguiendo el mismo pensamiento también a través del apóstol Pablo asegura que el Dios aplastará a satanás. (Romanos16:20) “Y el Dios de paz aplastará en breve a satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros”. Así que el gran desafío es avanzar con optimismo y fe persistente, Dios sabrá cómo protegernos y prosperarnos.

Este puede, ser el año de las grandes bendiciones, dediquémonos pues a la búsqueda constante de una mejor relación con Jehová Dios, pospongamos las gratificaciones y no descuidemos las disciplinas de carácter espiritual. Aceptemos con valentía las responsabilidades y proyectémonos con esfuerzo y valentía.
Sembremos para cosechar, luchemos para obtener la victoria, porque Dios en su Palabra nos dice: (Apocalipsis 2:10) “No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”.

Las bendiciones de Dios pueden ir desde la sencilla experiencia de un nuevo amanecer, saborear con hambre un pedazo de pan, mirar con ternura a una criatura, hasta la gloriosa realidad de sabernos reinando con Cristo. (Efesios 1:3) “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo”. Mientras tanto en nuestro diario peregrinar sabemos que contamos con las bendiciones de Dios y su fiel presencia, no obstante debemos estar siempre preparados para la lucha espiritual.

La victoria no existe si no aceptamos los desafíos y las adversidades del diario vivir. La Palabra de Dios nos exhorta a vestirnos con toda la armadura de Dios para poder resistir y prevalecer en el conflicto cotidiano.

(Efesios 6:11) “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo”. Nos recuerda Dios en su Palabra que ya que nosotros somos del día, y no de las tinieblas. (1Tesalonicenses 5:8) “Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo”.

En todo este proceso es necesario asumir nuestra responsabilidad, somos llamados a presentarnos diligentemente ante Dios como obreros enseñando la Sana doctrina de Cristo y aprobados que no tienen de que avergonzarse, y que trazan bien la Palabra de Verdad. (2Timoteo 2:15) “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse,  que usa bien la palabra de verdad”. Paralelamente también somos exhortados a ocuparnos en nuestras responsabilidades y a trabajar honradamente en nuestros propios asuntos. (1Tesalonicenses 4:11) “y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado”.

Dedicarnos a la verdad debe ser la consigna que de por vida nos identifique y marque, debe ser la búsqueda constante que nos haga crecer espiritualmente; y encontrar el equilibrio emocional. Esto no podría ser posible si no determinamos crecer en el conocimiento de la Doctrina de Cristo constantemente. El propósito es que como hermanos entendamos, que para avanzar y conquistar, es solamente viviendo alineado al propósito de Dios. ¿Y cuál es el propósito de Dios? El propósito de Dios para sus hijos es que vivan avanzando y conquistando. Avanzar es la orden divina, di a los hijos de Israel que marchen (Éxodo 14:15) “Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí?  Di a los hijos de Israel que marchen”.

  1. NO  TE ESTANQUES EN LO VIEJO Y CONOCIDO.
Las cosas que aprendimos en una religión, vivimos y logramos tal vez fueron buenas para ese momento y un hermoso recuerdo, pero Dios nos creó para encarar nuevos y grandes desafíos en todo tiempo. Lo que lograste fue un escalón para hoy poder llegar a muchos más resultados en la Sana Doctrina de Cristo.
  1. LOS LÍMITES ESTÁN EN  NUESTRA MENTE.
La biblia dice en (Mateo 17:20) “Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible”. Aunque tengamos grandes promesas de Dios, no nos servirán de nada si nuestra mente esta encasillada en conceptos limitados y preconcebidos. Hay viejos y obsoletos paradigmas que nos ponen en un destino común y corriente donde llegamos a ser siempre los espectadores y pocas veces los protagonistas. (1Corintios 2:9) “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman”.
  1. ABANDONA PENSAMIENTOS OBSOLETOS.
Muchas veces nos transfieren pensamientos viejos, costumbres humanas de otra época cundo practicábamos una religión. Jesús dijo a los fariseos que ellos imponían mandamientos de hombres como si fueran de Dios. (Marcos 7:7) “Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres”. Tenemos que aprender a conectarnos con la Sana Enseñanza que Dios tiene para nosotros.
A la luz de la palabra vamos a aprender cómo debemos conquistar y avanzar

DEBO BUSCAR EL CONSEJO DE DIOS. Cuando la adversidad llega a tu vida, ¿qué es lo que haces?... Cuando no salen las cosas como tú piensas ¿A quién recurres? (2 Crónicas 20:3) “Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá”.

DEBO CONOCER QUIEN ES DIOS. Una persona que habla de esta manera como hablo Josafat es porque debía conocer a Dios. Y la única manera de conocer a alguien es pasando tiempo con esa persona. (2 Crónicas 20:5-9) “5 Entonces Josafat se puso en pie en la asamblea de Judá y de Jerusalén, en la casa de Jehová, delante del atrio nuevo; 6 Y dijo: Jehová Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos, y te tienes dominio sobre todos los reinos de las naciones? ¿No está en tu mano tal fuerza y poder, que no hay quien te resista? 7 Dios nuestro, ¿no echaste tú los moradores de esta tierra delante de tu pueblo Israel, y la diste a la descendencia de Abraham tu amigo para siempre? 8 Y ellos han habitado en ella, y te han edificado en ella santuario a tu nombre, diciendo: 9 Si mal viniere sobre nosotros, o espada de castigo, o pestilencia, o hambre, nos presentaremos delante de esta casa, y delante de ti, (porque tu nombre está en esta casa,) y a causa de nuestras tribulaciones clamaremos a ti, y tú nos oirás y salvarás”.

(Salmos 27:1-5) “1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? 2 Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. 3 Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado. 4 Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo. 5 Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Me ocultará en lo reservado de su morada; Sobre una roca me pondrá en alto.

DEBO DEJAR QUE DIOS PELEE POR MI. Este es otro problema que tienen los cristianos, que no dejan que Dios pelee por ellos. Es por eso que se desaniman, porque se cansan por pelear con sus propias fuerzas. (2 Crónicas20:17) “No habrá para qué peleéis vosotros en este caso: paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros. Oh Judá y Jerusalén, no temáis ni desmayéis; salid mañana contra ellos, que Jehová estará con vosotros”.

DEBO DE ACTUAR CON ALABANZA Y FE. Cuando el pueblo de Dios conozca el verdadero poder que hay en la alabanza, NO va haber lugar para la derrota.
(2 Crónicas 20:20-22) “20 Y cuando se levantaron por la mañana, salieron por el desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados. 21 Y habido consejo con el pueblo, puso a algunos que cantasen y alabasen a Jehová, vestidos de ornamentos sagrados, mientras salía la gente armada, y que dijesen: Glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre. 22 Y cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab, y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros”. Así que si estás en tribulación ora y pon alabanzas y declara Palabra de Poder como la que estamos viendo ahora mismo.


(Salmos 149:1-9) “1 Cantad a Jehová cántico nuevo; Su alabanza sea en la congregación de los santos. 2 Alégrese Israel en su Hacedor; Los hijos de Sion se gocen en su Rey. 3 Alaben su nombre con danza; Con pandero y arpa a Él canten. 4 Porque Jehová tiene contentamiento en su pueblo; Hermoseará a los humildes con la salvación. 5 Regocíjense los santos por su gloria, Y canten aun sobre sus camas. 6 Exalten a Dios con sus gargantas, Y espadas de dos filos en sus manos, 7 Para ejecutar venganza entre las naciones, Y castigo entre los pueblos; 8 Para aprisionar a sus reyes con grillos, Y a sus nobles con cadenas de hierro; 9 Para ejecutar en ellos el juicio decretado; Gloria será esto para todos sus santos. Aleluya”.
Dios te ha llamado para que avances. Pero hasta este momento has estado patinando en el mismo lugar, por no haber entendido tu diseño divino. Pero esta tarde Dios te dice: ¿Quieres avanzar y conquistar? Pon en práctica cada consejo que has escuchado hoy. Y te llevara de conquista en conquista.

EL GRAN PROBLEMA ES QUE TENEMOS PENSAMIENTOS CHIQUITOS, PENSAMIENTOS DE MISERIA.
1.- "PENSAMIENTO DE SÍ, PERO NO": Dice la Biblia que había un muchacho que estaba escuchando al Apóstol Pablo y se sentó en la ventana porque él quería oír la palabra de fe, y Pablo empezó a predicar largo, el chico se durmió y se calló para atrás de un tercer piso y se murió, Pablo fue y lo resucito. Este muchacho representa lo siguiente: una parte de él quería oír el mensaje pero otra parte no quería. Quieren la bendición pero cuando la consiguen la pierden, son esas personas que quieren la bendición pero que se dicen a si mismos que no se la merecen. El hombre de doble ánimo, es como las olas del mar, nunca recibe nada.
2.- "DIOS NO ES BUENO": si Dios no me bendice, si no me sana es porque no es bueno. Esa fue la misma tentación que hizo satanás en el huerto del Edén, satanás le dijo a Eva: Dios no quiere que comas de ese fruto porque él sabe que el día que comas vas a ser como El, que traducido es Dios tiene una bendición pero no te la quiere dar.
Cuando Eva mordió el fruto no mordió una manzana, mordió un pensamiento. Cuando se te instala en la cabeza que Dios no es bueno, todo tu mundo va a ir directamente a la pobreza.
3.- "NO ME APOYAN": Tienes que saber que el Espíritu Santo está en ti, la persona que resucito a Cristo de entre los muertos. Si el Espíritu Santo está dentro de nosotros no necesitamos que nadie nos apoye, que nadie nos reconozca y que nadie nos abrace, porque si tenemos la vida de Dios dentro de nosotros estamos habilitados para lograr todo lo que Dios nos ha prometido. En EE.UU. para domar un caballo, le atan una mula, entonces el caballo está relinchando y la mula callada, el caballo patea y la mula se queda quieta, hasta que el caballo termina como la mula. El diablo te va meter gente mula, va a haber un pensamiento que te va a atar que te va a decir no lo vas a lograr.
(Lucas 10:30-35) “30 Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. 31 Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. 32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. 33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese”.

Muchas veces nosotros estamos en Jerusalén, en la presencia misma de Dios y de repente estamos de camino a Jericó quizás sin saber por qué, o quizá porque creemos que es lo correcto porque ya no le encontramos un cierto sentido a la vida del cristiano. Indudablemente, en este punto de debilidad es cuando el enemigo nos roba nuestra relación con Dios y nos deja como este hombre medio muerto en el camino. Pero Jesús siempre está allí para curar todas las heridas y protegernos y dejar todo pago hasta que estemos bien. Pensaba también que si nosotros buscamos a esos hombres y mujeres medio muertos y los traemos a la presencia de Jesucristo también les sanará las heridas como me las curó a mí y a ti.

No tenemos que quedarnos estancados pensando que como estamos, estamos bien. En ese lugar debemos avanzar. Dios nos manda a Crecer Día a Día.
VEAMOS QUÉ ES LO QUE NOS DICE DIOS EN SU PALABRA.
(Filipenses 3:12-21) “12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús. 13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. 15 Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios. 16 Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa. 17 Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. 18 Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; 19 el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal. 20 Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.

No quiero hablar solamente de cuando el pecado nos detiene, nos hace caer y nos sentimos mal y derrotados. Siempre que nos pasa eso sabemos que el Padre en su amor infinito nos da una nueva oportunidad para ser santificados nuevamente y día a día. Lo que yo quiero decir es que pasa cuando nosotros somos limpios de todo pecado y estamos en plena comunión con Dios y nos sentimos victoriosos. ¿Qué debemos hacer? Escondernos para que no caigamos en pecado. ¿Encerrarnos en una burbuja de Cristal para que nada nos afecte y así no perdamos nuestra santidad, esperando el regreso de nuestro señor Jesucristo? La respuesta es un contundente NOOOO.

Lo que debemos hacer hermanos es avanzar. El apóstol nos está declarando esto...Vs. 12, 13, 14. Pero algo importante y la clave de esto está en el versículo 15 “Así que todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos...” Quiere decir que todos los santificados y perfeccionados por la gracia de Dios debemos AVANZAR. Primero en el Vs. 12 dice que él no es perfecto, que no lo ha alcanzado todavía y luego en el Vs. 15 nos dice... “Así que todos los que somos perfectos...”, esto se entiende que se refiere a los que están alcanzando madures en la Palabra de Dios. (Hebreos 5:12)  “Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido”.

Nuestro objetivo es ser cada día más parecido a Cristo. No nos debemos quedar con que fuimos salvos de todo pecado y ya, no nos debemos quedar con que una vez fuimos limpiados y santificados y ya. Lo que debemos hacer es olvidar el pasado como cosa a que aferrarnos y extendernos a lo que Cristo nos tiene por delante.
(Efesios 4:13-15) “13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo”.
Debemos crecer, debemos buscar continuamente la voluntad de Dios. Dios tiene un propósito con tu vida. Dios quiere hacer algo con nosotros, Jehová Dios quiere que vivamos en victoria. Pero lo que debemos hacer es AVANZAR. Nunca, mientras estés en este mundo debes dejar de avanzar. Nunca debes pensar que ya está, que tu misión terminó.

Hermanos, si no avanzamos comenzamos a descender de Jerusalén a Jericó sin darnos cuenta y en el camino es cuando estamos susceptibles al ataque del enemigo. Y no porque hallamos pecado, es más queremos estar bien con Dios. Pero es porque estamos estancados.
Para Poder avanzar debemos tener siempre una íntima relación con Dios. Esto es así, si queremos saber por cuál es el camino en el que demos andar debemos estar sensibles siempre a su voz. Debemos tener los oídos espirituales abiertos para oír su voz y los ojos espirituales abiertos para ver su camino. Esto es muy pero muy importante. Quiero que leamos:

En (Romanos 12:1) Pablo nos dice que presentemos nuestros cuerpos como sacrificios vivos y agradables a Dios. Nuestro fuego para este sacrificio es el Espíritu Santo que mora en nosotros y no debemos dejar que se apague por nada.

En Romanos 12:2 nos dice Pablo... “Renovándonos día a día en nuestro entendimiento para que sepamos cual es la voluntad de Dios” Esto es una relación íntima con Dios, esto es estar en contacto con nuestro Padre y así saber lo que él tiene preparado día a día para nosotros.

Porque Dios es un Dios que quiere que sus hijos avancen y los que entiendan esto vivirán siempre en victoria y NO descendiendo a Jericó. Entonces para poder saber cómo debemos avanzar es necesario estar íntimamente relacionado con quien nos va a decir como cuando y donde avanzar. Después de Saber cómo cuando y donde avanzar... Avancemos.

Muchas personas hay que llegaron a tener una intima relación con Dios, que recibieron las instrucciones de Dios para su vida y se quedaron allí estancados por que no consagraron realmente sus vidas a Dios. Quizás en un altar dijeron que si se consagraban, que entregaban todo, pero de puras emociones, y luego a la hora de actuar y hacer dejan todo porque de verdad que le es mucho.

Están viviendo en la línea que divide el cristianismo y el mundo. Están en esa línea estancados y al no avanzar comienzan a mirar todo lo que está atrás de esa línea.

Entonces el negarse a sí mismo y tomar la cruz se hace muy pesado, la cruz se pone más pesada que antes, y cada vez más por que al no avanzar queremos volver.
Todo esto nos pasa cuando en realidad es todo lo contrario, cuando Jesús nos dice “Liviano es mi yugo y ligera mi carga”, pero para esto debemos avanzar.

Si no avanzamos la vida cristiana es luchas y luchas, negarse y negarse y más difícil que antes y la tristeza nos atormenta y decimos... “y bueno, la vida de un cristiano es así, SACRIFICIOS”. Pero ¿qué clase de sacrificios estamos hablando, no hacer lo malo? ¿Los placeres de la carne? Si no avanzamos vamos a pensar siempre en ellos. Para mí esto está todo dado vuelta, porque en realidad un Cristiano tiene que ser una persona FELIZ, la más feliz de toda la tierra.

Tenemos que saber que Jesucristo nuestro Señor venció sobre todas las cosas en la Cruz del calvario y los puso bajo SUS PIÉS y lo dio por cabeza a la Iglesia... que somos NOSOTROS. YO soy la iglesia y Jesús puso todas las cosas bajo mis pies. Debemos saber que tenemos esta autoridad y vivir con los derechos de hijos del más Grande Rey que pueda haber.

Por qué somos infelices??? Porque no avanzamos.
Cuando avancemos vamos a entender bien esto y vamos a recibir las bendiciones que Dios nos tiene preparadas. Estoy seguro que Josué le decía al pueblo de Israel... “Guerreros avanzad y poseed la tierra” y eso mismo nos dice Dios hoy.

Entren a la tierra prometida, entren a la tierra donde fluye leche y miel. No se queden en la puerta muriéndose de hambre de las bendiciones, no se queden en la puerta comiendo migajas. Posean la tierra que por derecho es de ustedes.

Quiero ir terminando con un versículo que está en (1Corintios 15:58) “Así que hermanos, amados míos, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”

Si ya hemos comenzado a avanzar, sigamos a paso firme y constante creciendo siempre. NUNCA dejemos de avanzar. Dios les bendiga.


PREDICA en Lerma por: PASTOR Víctor R. Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo.





Publicar un comentario