martes, 27 de mayo de 2014

ES HORA DE CONFRONTAR TU IDENTIDAD CON LA PALABRA

ES HORA DE CONFRONTAR TU IDENTIDAD CON LA PALABRA
(Pro 28:26) “El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado.

INTRODUCCIÓN
La nueva vida que hemos recibido en Jesucristo tiene muchas y nuevas características, el ser cristiano no es sólo recibir algo; es llegar a ser alguien. Y la principal estrategia de Satanás es falsear (distorsionar) el carácter de Dios y la verdad de quienes somos para nuestro Salvador. Aunque el enemigo no puede cambiar a Dios, ni puede alterar nuestra identidad y posición en Cristo el enemigo de nuestras almas trata de engañarnos, haciéndonos creer en sus mentiras, si eso pasa, entonces viviremos como si sus falsedades acerca de nosotros fueran verdad. La fuerza y el poder de la identidad del cristiano no tienen comparación. La palabra identidad viene del vocablo latín “Idem” que quiere decir “ser idéntico” o “ser lo mismo.” Lo que esta palabra no quiere decir es tener “similitud” o “diversidad”.

Fijémonos hasta donde llega la Verdad y el Poder de la Palabra en la Doctrina de Cristo para darnos una identidad. (1Pedro 2:9,10) “9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; 10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”.

Ahora veamos la fuerte identidad del apóstol Pedro que creía que se basaba en la Palabra de Dios, porque cuando estaba con Jesús dijo: (Mateo 26:33) “Respondiendo Pedro, le dijo: Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré”. (Marcos 14:29) “Entonces Pedro le dijo: Aunque todos se escandalicen, yo no. (Lucas 22:33) “Él le dijo: Señor, dispuesto estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte”. (Juan 13:37) “Le dijo Pedro: Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? Mi vida pondré por ti”.

Pero la realidad es otra, porque Pedro solo se sustentó en su corazón en lo que él creía que estaba muy firme en lo que Jesús le había enseñado, pero luego no tardó en darse cuenta que su corazón era engañoso y perverso como lo confirma la Palabra de Dios en: (Lucas 22:61,62) “61 Entonces, vuelto el Señor,  miró a Pedro; y Pedro se acordó de la palabra del Señor, que le había dicho: Antes que el gallo cante, me negarás tres veces. 62 Y Pedro, saliendo fuera, lloró amargamente”. Por esta experiencia no esperemos en comprobar nuestra identidad hasta el final cuando lo podemos hacer hoy mismo con la Palabra de Dios.
(Jer 17:9,10) “9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? 10 Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino,  según el fruto de sus obras”.

Cuando Pedro traiciono al Señor Tenía el concepto claro de su identidad en Cristo, pero según el mismo lo entendía, y ahora gracias a la Sana Doctrina de Cristo, entendemos que lo importante no escomo yo y tú lo comprendamos si no lo que dice Dios en su Palabra porque es lo único que respalda el Espíritu Santo lo que estás Escrito nada más. Y tu identidad tiene que reflejar en tu vida diaria esta Palabra Escrita.

Entonces es muy importante que el creyente comprenda muy claramente estos cuatro conceptos que nos habla Dios en su Palabra en (1Pedro 2:9), la NUEVA RELACIÓN que tiene con el mundo y con Dios después de nacer de nuevo. Entonces analicemos cuidadosamente cada uno de estos conceptos.

1) LINAJE ESCOGIDO (Elegidos).
Linaje: Palabra que denota un origen común, una sola familia, por eso los judíos se enorgullecían de ser linaje de Abraham (Juan 8:33) “Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?”, Pedro presenta a la iglesia como un linaje superior, una familia real, superior.
Escogidos: se refiere a selecto, el pueblo de Dios se presenta en las escrituras como un pueblo selecto. (Isaías 43:20) “...para que beba mi pueblo, mi escogido”.
La palabra dice claramente que como creyentes, somos una sola familia en Cristo, y no cualquier familia, la familia de Cristo, un pueblo especial, adquirido por un precio muy alto, rescatado del pecado para ser instalados nuevamente a nuestra posición de hijos, y ahora herederos con Cristo.

2) REAL SACERDOCIO (intercesor(a) delante de Dios por medio de Jesucristo)
Somos Sacerdote para la adoración e intercesión, de acuerdo al orden del nuevo pacto.
Sacerdote: Era la persona encargada de los actos litúrgicos, en el Antiguo Testamento. Y para ellos poder ejercer su función, tenían una vestidura especial, las vestiduras representan el Ministerio Intercesor que tenemos como HIJOS DE DIOS.
1. Túnica: Tipifica la justicia de Cristo, era de una sola pieza hasta los pies del sacerdote, representa el evangelio de Jesucristo, no puede ser fragmentado ni dividido, habla de un solo Señor. Porque hay un solo Dios y un solo Señor nos dice la palabra de Dios. (Deuteronomio 6:25) “Y tendremos justicia cuando cuidemos de poner por obra todos estos mandamientos delante de Jehová nuestro Dios, como él nos ha mandado”.
2. Cinto de Túnica: Símbolo de Verdad, esta verdad le confiere al cristiano estabilidad en el desarrollo de su carácter, representa la fuerza, justicia y la servidumbre de Cristo. La fuerza de su servicio está en su justicia y fidelidad. (Deuteronomio 32:4)  “Él es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin ninguna iniquidad en él; Es justo y recto”.
3. Tiara: Cubría la cabeza del sacerdote y habla de la santidad de nuestros pensamientos. (Efesios 4:23) “y renovaos en el espíritu de vuestra mente”; (Mateo 22:37) “Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma,  y con toda tu mente”. (2Co 10:3-6) “3 Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, 6 y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta”.
4. Manto: Autoridad, potestad, reino, lo usaban mayormente personas con títulos de dignidad como Reyes, Jueces y Sacerdotes. (Col 3:12-14) “12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; 13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto”.


5. Campanilla de Oro: adoración o glorificación. Acompañados de granadas tipo de fructificación (Frutos) que estaban alrededor del sacerdote. (Mat 3:8-10) “8 Haced,  pues, frutos dignos de arrepentimiento, 9 y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. 10 Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego”.
6. Mitra: Estamos llamados a caminar en santidad, nuestra cobertura es Cristo, donde quiera que estemos debemos estar en Santidad (Deuteronomio 28:13,14) “13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas, 14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy,  ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles”.
(1Co 11:3) “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo. Santidad en nuestros pensamientos donde Jesucristo tenga el control.

La Santidad es un estilo de vida, pues que hemos sido separados por Dios, para ser sus hijos, su instrumento en esta tierra, hemos sido separados a vivir para EL [Dios].
(Heb. 12:14) “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor”.
(1P. 1:15) “Sed Santo, como yo soy Santo y santo en toda vuestra manera de vivir”.
El creyente es un Sacerdote en el sentido que tiene Libre acceso a través de Jesucristo a la presencia de Dios, y es responsable de proclamar el mensaje de salvación a cada vida que necesita de Jesús.
Ahora no tenemos ropas especiales para ejercer el sacerdocio, ni un tiempo específico y determinado, o efectuar algún tipo de ritual u holocausto como en el tiempo antiguo !NO!, toda nuestra vida tiene que estar rendida a Cristo y vestirnos de santidad y obediencia a su Palabra para ser heraldos del Mensaje de Vida en la Enseña de Cristo.

Como sacerdotes hemos de ofrecer sacrificios espirituales.
El primer sacrificio será nuestro propio ser completo espíritu, alma y cuerpo (Romanos 12:1) “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”, debemos de ofrecer a Dios siempre sacrificio de alabanza, es decir frutos de labios que confiesen su nombre (Hebreos 13:15-17) “15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él,  sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre. 16 Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios. 17  Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”. Ofrenda al Señor, obras que testifiquen que somos de Cristo, hemos de llevar un sacerdocio santo, con la seguridad que nuestra vida es agradable al Sumo Sacerdote que es Cristo Jesús.

3) NACIÓN SANTA
Nación: Es comunidad formada por quienes tienen una cultura y un territorio en común, y poseen en mayor o menor grado conciencia de pertenecer a ella. (2Pe 1:5-10)  “5 vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud;  a la virtud, conocimiento; 6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio,  paciencia; a la paciencia, piedad;

7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal,  amor. 8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. 9 Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados. 10 Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás”.
Somos una comunidad llamada a testificar al mundo, de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas, (Salvación, Sanidad, Restauración, etc.), somos una nación diferente al resto porque tenemos y vivimos la Doctrina de Cristo sin ninguna religión que nos dividan de otros, porque hemos sido separados por Dios a vivir de manera diferente al mundo exclusivamente para Jehová Dios.

4) PUEBLO ADQUIRIDO POR DIOS
Pueblo altamente estimado de posesión de Dios, recipiente de su misericordia.
(1Co 1:26-31) “26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios,  para avergonzar a lo fuerte; 28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29 a fin de que nadie se jacte en su presencia. 30  Más por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría,  justificación, santificación y redención; 31 para que, como está escrito: El que se gloría,  gloríese en el Señor”.
Esta nueva relación con Dios y el mundo encierra una nueva misión anunciar la luz, y en esta divulgación hay que pregonar a Cristo.
1. Por nuestros hechos.
2. Amándonos unos a otros.
3. Dando más de lo que se recibe.
4. Por nuestras palabras.
La bendición es el resultado de la obediencia. Eres un Ministro de Cristo, separado del mundo para vivir de forma diferente, hablar diferente, los que somos iluminados debemos hacer brillar la luz de la redención. Somos Ministros y Sacerdote de un NUEVO PACTO, y este pacto contiene demandas, exigencias y bendiciones a nuestra vida personal. Toda posición de privilegio requiere esfuerzo, sacrificio y Disciplina.

La fuerza o el poder que tiene una identidad la podemos ver por medio del mundo de los deportes: Cuando el equipo de uno gana, los simpatizantes de ese equipo gritan diciendo “hemos ganado” aunque lo único que han hecho es sentarse y mirar el partido! Los simpatizantes sienten una unidad tan fuerte con su equipo que dan impactados por el juego del equipo. Cuando el equipo gana ellos se ponen histéricos, y cuando el equipo pierde se deprimen. De manera similar, las Escrituras también nos hablan de una identidad.

Jehová Dios en su Sana Doctrina de Cristo en Romanos 6, que por inspiración del Espíritu Santo usando al apóstol Pablo nos enseña cuán importante es que conozcamos nuestra identidad en Cristo. Cuando Cristo ganó, nosotros también ganamos, a pesar de que lo único que hicimos fue leer su Palabra. Una vez que conocemos nuestra identidad, nuestra vida cambia. (Rom 6:3-9) “3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?


4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. 5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; 6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. 7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. 8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; 9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él”.

La identidad de la que nos habla la Doctrina de Cristo en la biblia tiene que ver con Jesucristo y dice que: Todo lo que le pasó a cristo nos pasó a nosotros
- cuando cristo murió nosotros también morimos
- cuando cristo fue sepultado, nosotros también fuimos sepultados
- cuando cristo resucito, nosotros también resucitamos
- cuando cristo ascendió a los cielos nosotros también ascendimos
- él está sentado victoriosamente y nosotros estamos con el!!!
(EFESIOS 2:4-7) “4 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6 y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, 7 para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.”

Esta es la victoria que cristo gano y que también es nuestra victoria el evangelio tiene dos partes: LA CRUZ Y LA RESURRECCIÓN
- la cruz mato a nuestro hombre viejo
- la resurrección nos dio la naturaleza divina, la cual ahora  es  nuestra nueva identidad
Dios, quien vive en un presente eterno, dice que hace dos mil años estuvimos unidos
  1. en su muerte,
  2. en su sepultura,
  3. en su resurrección, y
  4. en su ascensión.
Y así mismo, hoy yo insto a cada uno de nosotros que para disfrutar de la victoria, la libertad y el gozo en nuestra vida espiritual con Dios y en este mundo, debemos primero conocer y apropiarnos de la identidad que ya tenemos en el Señor Jesucristo, la cual Pablo nos presenta los tres aspectos de nuestra identidad que debemos conocer y apropiarnos: Así pues vayamos a (ROMANOS 6:6) para conocer y apropiarnos de este primer aspecto de nuestra identidad, nuestro viejo hombre: “sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado”. Nuestro viejo hombre ha sido crucificado y ha muerto para siempre. La palabra de Dios traza el origen de nuestro viejo hombre (nuestra antigua naturaleza) directamente a Adán. Este viejo hombre (o antigua naturaleza) fue crucificado cuando Cristo fue crucificado en la cruz. Cuando nos arrepentimos, recibimos una nueva naturaleza en Cristo.

La Doctrina de Cristo dice (2Corintios 5:17) “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas.”



La palabra CRIATURA significa literalmente “CREACIÓN,” y es la misma palabra que se usa en (Romanos 1:20) la cual hace referencia a la creación del mundo! “20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”. Y en la Palabra cimentamos nuestra creencias (Galatas 2:20) “Con Cristo estoy juntamente crucificado, Y YA NO VIVO YO, mas vive Cristo en mi”

Cuando nuestra vieja naturaleza (nuestra identidad anterior) fue crucificada con Cristo, esta no resucitó de la tumba sino que está muerta para siempre. Finalmente, podemos ver que tal como en (Efesios 2:1-3) se nos dice que “1 Y él os dio vida a vosotros,  cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, 3 entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne,  haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”.

(1 Pedro 1:3) “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos”. Nos dice que ahora tenemos una nueva naturaleza! para que llegásemos a ser participantes de la naturaleza divina”
Así, es que Pablo en esta primera parte de (Romanos 6:6) cuando dice “Sabiendo que…” él quiere decir que seamos consistentes con quienes somos ahora. Es decir vuestro viejo hombre está muerto, paremos de actuar como antes lo hacíamos y poníamos muchas excusas para justificarnos a nosotros mismos.

El segundo aspecto de nuestra identidad del cual debemos apropiarnos es que:
Puesto que ahora tenemos una nueva naturaleza, ya no  tenemos que ni debemos dar lugar al pecado. (Romanos 6:6) “sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado”.
El pecado no está muerto, pero la escritura nos enseña que debemos de estar muertos al pecado. Es decir, ya que ahora tenemos una nueva naturaleza no debemos rendirnos ni dar lugar a la CARNE.

La carne se puede definir de esta manera: Nuestra personalidad bajo el control y dominio del pecado se nota hasta en nuestra manera de hablar porque hace su moldura en todo nuestro ser y esta es la evidencia que no tenemos una identidad en Jesucristo.
(Gal 5:15-17) “15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros. 16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. 17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis”.

La Doctrina de Cristo concluye: (Rom 6:12) “No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias”.
Concupiscencias, deseos malos, apetitos, lujurias, o deseos del cuerpo. Cuando nos damos cuenta que el viejo hombre ya está muerto, que no somos sus esclavos, entonces no tenemos que someternos más a las obras de la carne.


(Romanos 6:6) “sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado”. Nuestro viejo hombre murió y este ha sido reemplazado por un espíritu totalmente regenerado y que ahora hemos sido unidos al Espíritu Santo.
Ahora como personas regeneradas tenemos nuestra mente, nuestras emociones y nuestra voluntad las cuales deben de reflejar nuestra nueva naturaleza y una IDENTIDAD en Jesucristo. Antes el viejo hombre nos controlaba, ahora el nuevo hombre con tu nueva Identidad el Espíritu Santo de verdad estará ahí para que digamos no al pecado.
(2 Corintios 5:21) “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”.
(1Corintios 1:30,31) “30Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor”.
(Hebreos 10:11-14) “11 Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; 12 pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados,  se ha sentado a la diestra de Dios, 13 de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; 14 porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados”.

¿CUÁL ES NUESTRA IDENTIDAD SIN CRISTO? Nuestra verdadera identidad no proviene de lo que somos o lo que hemos logrado, sino de lo que Dios ha hecho en nosotros. (Fil 3:4-9) “4  Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: 5  circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; 6 en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. 7 Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. 8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús,  mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, 9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe”.

El mundo me da una identidad específica y se basa en:
1. Quienes son mis padres?, 2. Que nacionalidad tengo? 3. Que profesión o trabajo realizo? Etc.
La Biblia declara que sin Cristo éramos hijos de ira: (Efesios 2:3) “3  entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás”. 1. Hijos de desobediencia, 2. Hijos de ira, 3. Hacíamos la voluntad de la carne.

CONCLUSIÓN
Debemos estar seguros de nuestra identidad en Cristo Jesús. (Efesios 2:13) dice: “Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido cercanos por la sangre de Cristo”.


PREDICA en Lerma por: PASTOR Víctor R. Preciado Balderrama
Publicar un comentario