domingo, 14 de julio de 2013

COMO VIVIR EN EL REINO DE DIOS POR MEDIO DE LA FE

Lerma, Domingo, 29 de Junio de 2013

COMO VIVIR EN EL REINO DE DIOS POR MEDIO DE LA FE
La fe es el estilo de vida escrito para aquellos que son parte del Reino de Dios. Mientras que todo en el Reino de Dios se basa por amor, usted no puede obtener las promesas de Dios sin fe.

Si somos parte del Reino de Dios, entonces nuestro estilo de vida es fe (Habacuc 2:4)He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá”; (Hebreos 10:38) “Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma”. Los que se han declarado justos viven por fe; la fe lleva a mas fe (Romanos 1:17) “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá”.
No podemos obtener las promesas de Dios a menos que sea por fe (Hebreos 11:32-35) “32 ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; 33 que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34 apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35 Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de obtener mejor resurrección”. Toma fe para obtener los resultados de la Palabra de Jehová Dios. Fe es la sustancia de la Palabra de Jehová Dios. Fe está en espera de algo basado a la información correcta—la Palabra de Dios. Fe no es solamente el creer; es la creencia combinada con una Palabra específica que ha recibido y sustentada en la Palabra de Dios.

Creencia es una parte de fe, pero no es el sumo total de fe. Fe es una expresión práctica de confianza en Jehová Dios y Su Palabra. Su galardón está en su confianza (Hebreos 10:35-36) “35 No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; 36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”.
1.                  Satanás tratara de atacar tu confianza.
2.                  Las personas en la Biblia siempre obtuvieron resultados, era precedido por la confianza.
3.                  La confianza debe ser desarrollada.
4.                  Usted intencionalmente tiene que decidir de tener confianza.
5.                  El diablo vendrá inmediatamente cuando usted toma su postura.
6.                  Confianza es parte de la fase de concepción de su fe.
a.      Usted no puede dar a luz a algo que no ha concebido.
7.                  Cuando usted pierde su confianza, usted pierde su galardón.

Fe es cree aunque no pueda ver alguna evidencia en lo natural. La fe no necesita el apoyo ni el mecanismo de los sentidos para que creamos. Meditar en la Palabra de Dios para que podamos tener una vida exitosa. El meditar es considerar, hablar y pensar acerca de la escritura hasta que reciba una revelación de ello.
Fe y paciencia trabajan mano en mano para traer la manifestación. Paciencia no significa tolerar. Es el mantenerse consistente, constante lo mismo a pesar de las circunstancias. Mantenga su postura cuando se avecina una prueba. No se ponga débil y renuncie. Nada en el reino natural debería de alterar o cambiar su confianza. Al final de su fe usted recibirá manifestación. Cuando usted ve la manifestación de lo que ha estado creyendo en fe, serán noticias biejas.
Fe y Paciencia en el Reino de Dios. Fe una expresión práctica de su confianza en la Palabra de Dios. Fe y paciencia van mano a mano en el reino de Dios. Ambos requieren que sea realizada la voluntad de Dios para su vida y ver la manifestación de Sus promesas. Cuando usted aplica paciencia a su fe, usted recibirá las promesas de la Palabra de Dios en cual usted ha estado creyendo.

Fe es la llave del acceso a las promesas de Dios (Hebreos 11:32-34) “32 ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; 33 que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34 apagaron fuegos impetuosos,  evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros”.
(Romanos 1:17) “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” dice que el justo por fe vivirá. El "justo" son aquellos quienes han sido declarados justos en Dios por la creencia en Cristo.

La fe es la expresión práctica de confianza en Dios y Su Palabra. Usted no puede perder su confianza (fe) porque promete gran galardón (Hebreos 10:35) “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón”. Debemos pasar tiempo en la Palabra de Dios para desarrollar confianza. La paciencia debe ser aplicada a su fe para poder recibir las promesas de Dios (Hebreos 10:36) “porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”. Paciencia es la resistencia. Es ser consistentemente consistente a pesar de cómo se ven las circunstancias. Un ejemplo de paciencia es:
  1. El lunes tiene la confianza de que por Su llaga has sido sanado (a).
  2. El martes esta mucho mas adolorido (a) aun así, usted permanece confiado. Se mantiene en la Palabra.
  3. El miércoles todavía esta adolorido (a), aun así, usted mantiene confiado de que la habilidad de Dios le sanara.
  4. El jueves recibe un mal reporte del medico; y aun así se mantiene confiado.
  5. El viernes, aunque usted ve más síntomas negativas, se mantiene confiado.
  6. El sábado los síntomas se empeoran, pero se mantiene firme en la Palabra.
  7. Llega el domingo y no se puede mover pero continua confesando lo que por Su llaga ha sido sanado (a).
Las personas quienes son consistentes siempre recibirán las promesas de Dios. Lo que usted ve no es la verdad. Vendrán distracciones; no se distraiga por ellos. Y no se desanime por sus circunstancias.

Tener paciencia no solamente significa tolerancia. Paciencia es una fuerza que puede cambiar y arreglar las cosas. Paciencia y fe obran juntos. Paciencia requiere que usted mantenga su postura en medio de cualquier circunstancia. No sea perezoso al mantenerse en fe; continué declarando sus confesiones. Crea y tenga confianza en las promesas (Hebreos 6:12) “a fin de que no os hagáis perezosos,  sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas”.
¡Usted tiene que estar dispuesto a permanecer firme para siempre! Si no hay paciencia—no hay promesa (Hebreos 6:13-15) “13 Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo,
14 diciendo: De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente. 15 Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa”. Problemas se avecinaran; pero no permita que le vence. Decida emplear paciencia a pesar de todo.

Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas (Santiago 1:2) “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas”. Gozo llega de lo que usted sabe (confianza) Gozo le ayudara a vencer la tentación. Tentación es presión aplicada a su mente para sacarle de postura de la Palabra. Las personas fracasan por lo que no saben. El resultado de cualquiera prueba es basado de lo que usted sabe cuando aparece un problema. Escoja bien su respuesta, no se sobrecoja de pánico ni temor. Su paz es su paciencia. Su confianza será probada. Tome decisiones de protegerse. ¡No permita que el enemigo le derrote ni por un segundo! Cuando está en problema, emplee paciencia y hable la Palabra de Dios sobre su situación. Paciencia perfeccionara lo que está sucediendo en su vida (Santiago 1:4) “Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”. Usted sabrá que su paciencia ha sido perfeccionada cuando usted ve el resultado final de su fe.

Presión y temor producirán dudas e incredulidad. El sufrir significa "estar firme y resistir." Paciencia es la habilidad de estar firme bajo la Palabra de Dios cuando la presión y el temor aparecen. Tribulación no produce paciencia, lo emplea  Paciencia empleara la experiencia. Paciencia empleada produce la experiencia de la promesa que usted cree y confiesa. (Romanos 5:1, 3, 4) “1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 3 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; 4 y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza”. Paciencia le garantizara resultados. La fuerza de paciencia arreglara sus circunstancias.

Aprenda que la fuerza de la paciencia. Decida que la Palabra de Dios es la verdad. La verdad cambiara los hechos.  Decida actuar solo en fe. Decida hablar solo en lo que usted confía. Acciones Correspondientes En el Reino de Dios Fe sin acción correspondiente es inefectiva. Si usted cree en algo de la Palabra de Dios, usted tiene que demostrar su fe al actuar en lo que cree. Su fe debe de reflexionar en sus acciones. La fe puede ser vista. Su fe es una reflexión en las cosas que usted hace. Usted puede saber cuando una persona anda en fe, habla y como caminan; su fe es evidente por sus acciones. Fe es una actitud que debe ser vista por medio de sus acciones. Acción en fe correspondiente a la acción que está en acuerdo, con la Palabra de Dios y esto refleja su fe.

Por ejemplo, si usted está creyendo a Dios por dinero para pagar su cuenta, un ejemplo de esa acción correspondiente seria de escribir un cheque con la cantidad debida y mantenerlo en su gaveta hasta que el dinero se manifieste. Ejecute acciones que van en acuerdo a su actual nivel de fe. Actuando más allá de su actual nivel de fe puede causar problemas. Por ejemplo, escribir un cheque sin fondos y creyendo en Dios que ese dinero vendrá antes que el cheque sea devuelto por el banco no es fe; es ilegal. A veces acción correspondiente es simplemente mantenerse en la confianza de que Dios ha resuelto la situación. Fe sin actual acción correspondiente es inefectivo (Santiago 2:17-18) “17 Así también la fe, si no tiene obras,  es muerta en sí misma. 18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras.  Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras”.
La Palabra de Dios debe ser combinada con fe en orden producir resultados (Hebreos 4:1-2) “1 Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo,  alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado. 2 Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra,  por no ir acompañada de fe en los que la oyeron”. Cuando usted tiene confianza en la habilidad de Dios para ver pasar su Palabra, usted estará dispuesto de ir al extremo para demostrar su fe.

Haciendo lo que Dios le diga que haga garantiza resultados (Juan 1:1-11) “1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. 6 Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. 7  Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él. 8 No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz. 9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. 10 En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. 11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron”.
Cuando Dios le dice que haga algo y usted lo hace, está actuando en fe. En Juan 1:1-11, el agua se convirtió en vino porque los sirvientes actuaron en lo que Jesús les dijo que hicieran; su acción correspondiente activo su fe y el milagro fue hecho. Noé empezó a construir un arca cuando él recibió una advertencia del Señor acerca de los futuros eventos. (Hebreos 11:4) “Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo,  dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella”.
Dios pesa sus acciones (1 Samuel 2:3) “No multipliquéis palabras de grandeza y altanería; Cesen las palabras arrogantes de vuestra boca; Porque el Dios de todo saber es Jehová, Y a él toca el pesar las acciones”.
Cuando usted se niega a apoyar su creencia con la acción no está usted demostrando su fe. Fe es por el oír, pero sin acción será inefectivo. No actué en de una manera que es contraria de lo que usted dice y cree.

Cómo Funciona la Fe: Como creyente, usted está provisto de caminar por fe y no por vista. Cuando camina por fe, usted expresa continuamente su confianza en Dios y en Su Palabra. La fe es su victoria. El cristiano ha sido llamado continuamente a expresar su confianza en Dios y en Su Palabra.
Vivir una vida de fe le agrada a Dios (Hebreos 11:6) “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”.
Hay que andar por fe y no por vista mientras vive (2 Corintios 5:5-10) “5  Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu. 6 Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor 7 (porque por fe andamos, no por vista); 8 pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor. 9 Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes,  serle agradables. 10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo”. Hay que aprender a desarrollar un estilo de vida llena de fe.

Usted se ha hecho justo por tener fe en la sangre de Jesús (Romanos 10:6-17) “6 Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); 7 o, ¿Quién descenderá al abismo?  (Esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). 8 Más ¿Qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. 12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; 13  porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? 15 ¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas! 16  Más no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿Quién ha creído a nuestro anuncio? 17  Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”. Su justicia se funda en lo qué ha hecho Dios, no en las buenas obras de usted. Cuando usted confiesa sus pecados y cree en su corazón que Dios le levantó a Jesús de los muertos, usted recibe la salvación, es "salvo".

La salvación incluye protección, paz, integridad y firmeza. Sus palabras se establecen a Jesús como el Señor de su vida. Usted es salvo por la gracia de Dios (Efesios 2:8) “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios”. A cada cristiano le ha sido dada la medida de fe. Todos nosotros comenzamos con el misma nivel de fe cuando nacimos de nuevo (2 Tesalonicenses 3:2) “y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe”. Su confesión de fe se establece la salvación en su vida, sin embargo, cuando se rehúsa confesar la Palabra usted desatiende su salvación. La fe viene por oír la Palabra predicada. No puede creer la Palabra sin primero oírla. No puede tener confianza en algo de que no tiene entendimiento.

Su victoria se encuentra en su fe (1 Juan 5:1-4) “1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”.
Primero, como hijo de Dios, hay que andar en amor hacía los demás (v. 1, 2). Usted nunca va a perder mientras ama a los demás. Su fe es su victoria. Aún cuando parece que usted está vencido, hay que mantener firme su fe. Al fin, usted ganará. Hay qué caminar en una expresión práctica y balanceada en su confianza en la Palabra de Dios para qué pueda ser vencedor. Satanás no tiene defensa contra un cristiano que decide expresar su confianza en la Palabra de Dios. El enemigo quiere que usted crea lo que ve, sin embargo, en el mundo Espiritual e invisible es más real que la el mundo natural. Lo Espiritual es eterno, y lo natural es temporal. Si lo puede ver, está sujeto a cambio. Las cosas que usted no puede ver (lo espiritual) permanecerán. Su confianza en la Palabra de Dios produce la victoria.

La Fe y Cómo Trabaja. La fe puede ser usada por cualquier Cristiano(a) quien pone su confianza en Jesús. La persona quien diligentemente busca a Dios y Sus promesas experimentará la recompensa de la revelación de sabiduría que viene del cielo. Fe es una expresión práctica de su confianza desarrollada en Jehová Dios y Su habilidad de recompensarle a usted, y en la habilidad de la semilla producida en La Sana Doctrina de Cristo en Su Palabra traerá la cosecha en su vida.

Jehová Dios no hace acepción de personas. La fe es disponible para todos. Cualquiera puede usar fe para la necesidad que tenga, mientras que este dentro de las normas de la voluntad de Dios y Su Palabra (Marcos 11:23) “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho”. Aquellos quienes oyen la predicación de la Palabra de Dios también pueden utilizar su fe (Hebreos 4:2) “Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron”.

La Palabra debe estar combinada con fe para que sea efectiva. Fe es un escudo que puede apagar todos los dardos de Satanás (Efesios 6:16) “Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno”. Usted toma el escudo de fe en la cara del diablo y sus dardos. Usted toma el escudo de fe al mantenerse en lo que Dios ha dicho en Su Palabra y hablando la Palabra en cara de situaciones y circunstancias desafiantes. El escudo de fe siempre apagara los dardos de Satanás.

Los hermanos en la Sana Doctrina de Cristo son entrenados en usar fe (Efesios 6:23) “Paz sea a los hermanos, y amor con fe, de Dios Padre y del Señor Jesucristo”. En Jehová Dios se es libre, con fe al igual que con amor. Su habilidad de andar en fe no es basada a sus buenas "obras", o alguna habilidad especial o unción. Es basado en la confianza en Jehová Dios, en su Palabra y en el nombre de Jesús.

Porque la Fe no es limitada a aquellos que han sido llamados al ministerio. Dios pudo sanar al enfermo por medio de Pedro y Juan porque el hombre descargo su fe en el nombre de Jesús (Hechos 3:12, 16) “12 El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad; 16 Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste está completa sanidad en presencia de todos vosotros”. El se conecto a la unción que estaba sobre Pedro y Juan por la fe de el.

Cuando usted anda por fe, usted agrada a Dios (Hebreos 11:6) “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. Jesús camino en fe y agrado al Padre. Dios es quien recompensa. Dios le galardonara cuando usted le busca diligentemente. Las recompensas se ganan. El que es diligente busca a Dios, busca saber y busca conocerlo más por medio de Su Palabra. Oración constante, la oración y confesión de la Palabra en la cara de oposición es el método en cual buscamos a Dios diligentemente. Dios le dará más de lo que usted espera cuando Le busca diligentemente. Sea mas diligente buscándole a Él que estar ocupado(a) en actividades relacionadas de la iglesia. El buscador diligente recibirá el cien por ciento de Dios.

La persona quien diligentemente busca a Dios recibirá revelación de sabiduría de Su Palabra. Fe es la sustancia de cosas que se espera, y la convicción de lo que no se ve. (Hebreos 11:1) “Es, pues,  la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Fe es el "titulo," la confirmación y prueba de lo que usted esta creyéndole a Dios de hacer en su vida. La fe de Dios es una combinación de las promesas de Dios y su confianza en ellos. Fe es una expresión práctica de su confianza desarrollada en Dios y Su habilidad de recompensarle a usted. Es también teniendo la confianza en Su Palabra y su habilidad de semilla producida que traerá la cosecha en su vida. La confianza debe ser desarrollada.

Cómo Liberar Su Fe. Para liberar su fe, diga lo que usted cree basado a la Palabra de Dios. Su lengua se pone en curso para su vida, así que entrénese para hablar palabras correctas. El espíritu de fe es demostrado por lo que usted habla. Usted habla lo que cree (2 Corintios 4:13, 14) “13 Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos, 14 sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros”.  Usted cree en su corazón, pero lo que cree está establecido por sus palabras. Usted establece lo que sucede en su vida por lo que dice. Usted puede hablarle a las cosas literales (como a circunstancias) y ellos cambiarán (Marcos 11:22-24) “22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. 23 Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. 24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá”. Jesús hablo a una higuera literal y se seco. No hable palabras ociosas que usted no cree o engañará a su corazón. No diga nada cuando está operando en incredulidad o duda. Hable y medite en la Palabra de Dios hasta que su corazón sea convencido. Usted recibirá la manifestación de sus oraciones cuando usted cree las palabras que usted dice al orar.

Cuide de sus palabras porque crean su vida. Usted puede proteger su corazón al rehusar de hablar palabras incorrectas (Proverbios 4:23, 24) “23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida. 24 Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios”. Una lengua sabia es el que habla la Palabra de Dios para una situación particular. Si usted necesita sanidad, hable la Palabra de Dios acerca de sanidad (Proverbios 12:18) “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina”. Si usted necesita un aumento financiera, hable la Palabra de Dios acerca de prosperidad financiera. La clase de vida que usted experimenta es determinada por las palabras que usted habla (Proverbios 13:2) “Del fruto de su boca el hombre comerá el bien; Mas el alma de los prevaricadores hallará el mal”.
Hay consecuencias por las palabras que usted habla, sean buenas o malas (Proverbios 18:20, 21) “20 Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; Se saciará del producto de sus labios. 21  La muerte y la vida están en poder de la lengua, Y el que la ama comerá de sus frutos”. Palabras dan luz a las cosas en su vida. Dios siempre cumple las palabras que Él habla (Salmo 89:34, 35) “34 No olvidaré mi pacto, Ni mudaré lo que ha salido de mis labios. 35 Una vez he jurado por mi santidad, Y no mentiré a David”. Ore y peticione a Dios en ayudarle a disciplinar su boca (Salmo 141:3) “Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios”.

Lo que está en su corazón siempre será una reflexión de las palabras que usted habla (Lucas 6:45) “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca”. La Boca, el Corazón y La Semilla. Lo que está en su corazón eventualmente saldrá. Manténgase alejado(a) del pecado al esconder la Palabra en su corazón y guardarla. Cuando llega la tentación, haga declaraciones concernientes al asunto que está enfrentando como un indicador de que ha guardado la Palabra en su corazón. Su boca está conectada a su corazón y lo que su corazón diga determinara si es buena o mala la persona (Lucas 6:43-45) “43 No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. 44 Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas. 45 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca”.

Lo que usted continúa en hablar será sembrada en su corazón y abrumara su vida. Los hábitos y deseos son creadas en lo que usted ha enfocado su atención. Usted eventualmente creerá lo que continuamente habla y nacerá en su vida. Nada en la vida sucede sin una causa—sean buenas o malas. Aunque la persona sea bueno o malo es determinado por lo que está en su corazón. La persona no es buena o mala basado por sus acciones. Lo que está en el corazón de la persona eventualmente se verá. Buen tesoro en el corazón de la persona produce buen fruto y hace buena a la persona. Mal tesoro en el corazón de la persona produce mal fruto y hace malo a la persona. Su resultado en la vida es determinada por sus raíces, o por lo que está en su corazón.

No hable palabras ociosas o vacías (Mateo 12:36) “Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio”. Palabras ociosas son palabras que no significan nada. Por ejemplo: diciendo cosas que realmente no son o no están en su corazón. La Palabra debe de estar en dos lugares—su boca y su corazón (Romanos 10:8) “Mas ¿Qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos”. La Palabra trabaja simultáneamente en su boca y en su corazón; no puede estar en un solo lugar.
No piense que tiene fe porque sabe las escrituras; tiene que estar en su corazón. Cuando la Palabra está en su corazón, usted lo ha concebido. Su boca libera pues la fuerza de lo que ha concebido en su corazón. Desarrolle su fe al hablar la Palabra. En orden de no perder la marca, usted debe esconder la Palabra en su corazón y confesar continuamente las escrituras que conciernen al área en cual usted tiene desafíos (Salmos 119:9-13) “9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. 10 Con todo mi corazón te he buscado; No me dejes desviarme de tus mandamientos. 11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti. 12 Bendito tú, oh Jehová; Enséñame tus estatutos. 13  Con mis labios he contado Todos los juicios de tu boca”.

Personas muchas veces pierden la marca en cierta área aun cuando han experimentado un nivel de éxito al vencer por un periodo de tiempo. Usted debe tratar con la raíz del problema en vez de la acción. La Fuerza de voluntad no le ayudara en cambiar sus acciones. Usted debe operar el proceso del Reino de Dios en orden de cambiar sus acciones.  Cuando usted le pone atención a la Palabra de Dios, usted pondrá fronteras alrededor de la Palabra en orden de protegerlo. Limpie sus maneras al construir una fortaleza alrededor de la Palabra que ha puesto en su corazón. Guarde la Palabra en su corazón al continuar hablando y meditando en el. No permita que el diablo, y situaciones o circunstancias le hablen para hacer cambiar su postura en la Palabra. Si usted continua perdiendo la marca, significa que no ha puesto y guardado la Palabra en su corazón. La liberación es un proceso progresivo, no es un solo acontecimiento. Usted jamás debe pensar que puede aflojar en proteger su corazón.

Cuando usted es encarado con una situación tentadora, la identificación que usted ha escondido la Palabra en su corazón es mostrada por las declaraciones que usted ha hecho de la palabra. Haga crecer su confianza al hablar la Palabra enseñada en la Sana Doctrina de Cristo. Dios no le ha dicho que no peque porque quiere arruinar su diversión, solamente sabe que el pecado destruirá su confianza y le guiara hacia un mal camino. La seducción es diseñada para matarle y destruir su vida. Satanás le seducirá por medio de sus emociones y luego usara sus emociones en su contra. Para obtener libertad de los comportamientos adictivos, usted tiene que sembrar la semilla de la Palabra de Dios en su corazón que concierne esa área; de a Dios algo con que trabajar. Cualquier hábito en cual usted está luchando en contra es un asunto de corazón; usted debe cambiar la manera en cual piensa.



Dios mira el corazón de la persona (1 Samuel 16:7) “Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos,  pero Jehová mira el corazón”; (Proverbios 16:2) “Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus”. Dios está mirando lo que está en su corazón. Ejemplo: Mirando a una dama no es un pecado, el asunto está en su corazón; cuando usted la miró, ¿Que estaba en su corazón y sobre que estaba pensando? Al mirar a una persona con lascivia en su corazón es de perder la marca (Mateo 5:27) “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio”.

No niegue su liberación a causa de errores y fracasos del pasado. Un corazón puro siempre quiere hacer lo correcto y no hay disimulo en el. Dios mira sus raíces. Dios no es su enemigo, El quiere ayudarle; pida por Su ayuda. No use la frase "Dios conoce mi corazón" como una excusa para continuar pecando; este seguro(a) que lo que está en su corazón es bueno. Cuando la Palabra está escondida en su corazón, cualquier tentación que está tratando de venirse en su contra no podrá tener éxito. Dios discierne los pensamientos y las intenciones de su corazón. Esconda la Palabra al hablarlas, póngalo en su corazón y permita que cambie su manera de pensar. No permita que el enemigo le derrote. No se abata cuando fracase. Cuando usted fracasa, arrepiéntase, cual significa cambiar su dirección y, rehacerse de ese comportamiento. No permita que alguien le condene y le eche culpas y no le deje ir hacia adelante.

PREDICA en Lerma por: PASTOR Víctor R. Preciado Balderrama
Hola hermanos les saludo con mucho amor en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo, y con un solo propósito de que sean edificados sus vidas y sus ministerios, me gozo el saludarles y el que Dios me dé la oportunidad de servirles si me lo permiten, y con todo respeto a su doctrina o denominación, mi único interés es que corra la Sana Doctrina de Cristo, estoy ofreciendo:
MATERIALES BÍBLICOS GRATIS
1)  Discipulado a nuevos contactos con el evangelio de Juan. (6 Estudios)
2)  Discipulado con la Palabra que transformará tu vida. (10 Estudios)
3)  Discipulado con la Palabra que te llevará a comprometerte con Dios. (14 Estudios)
4)  Transformando tu carácter al carácter de Cristo. (56 Estudios)
5)  Discipulado a los niños. (Estudios ilustrados y sistemáticos de toda la biblia)
6)  Seminario con la Sana Doctrina de Cristo. (40 Estudios de la Doctrina de Cristo)
7)  Valores para los jóvenes ya elaborados en Power Point
Todo es completamente gratis, como escritor de estos materiales te voy a dar los originales para que tú le pongas el nombre de tu Iglesia o tu ministerio o le hagas las modificaciones que a ti te parezcan convenientes. Mi interés es que me des la oportunidad de servirles pues me queda muy claro que mi llamado no es de ser titular sino el de servir y que la Sana Doctrina de Cristo corra como un río poderoso arroyando toda basura de ignorancia.

Por favor si les interesan estos materiales escríbanme pidiéndomelos a cualquiera de los siguientes correos, y con mucho gusto y en el amor a Cristo se los enviaré inmediatamente sin cuestionar nada y que el Espíritu Santo los dirija y los lleve por buen camino, solo les pido en este mismo amor NO LO VENDAN: lo recibes de gracia dalo de gracia.
viclaly_57_57@yahoo.com
También les invito con mucho respeto a todas sus creencias a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado y que, con mucho amor he puesto algunos estudios que Dios me ha regalado en revelación, Efesios 3:8.
viclaly5757.blogspot.com


Publicar un comentario