lunes, 27 de mayo de 2013

UNA LLAGA PODRIDA




Jueves, 09 de Mayo de 2013

UNA LLAGA PODRIDA
(Is.1:6, 16-19) “Desde la planta del pie hasta la cabeza, no hay en él cosa sana sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas ni vendadas ni suavizadas con aceite. Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprender a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda”.           

Dios le está hablando a su pueblo de su situación espiritual diciéndole Desde la planta del pie hasta la cabeza, no hay en él cosa sana sino herida, hinchazón y podrida llaga.  Jesucristo también describió la condición interior y espiritual del hombre: (Mr. 7:21-23)"Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, adulterios, fornicaciones, homicidios, hurtos, avaricias, maldades, engaño, vicios, envidias, chismes, soberbia, insensatez...".           

¿Qué es lo que pretende Dios con su Pueblo? RESTAURARLOS a su belleza y gloria del principio. (Sal 45:13-15) "Toda gloriosa es la hija del rey en su morada; de brocado de oro es su vestido. Con vestidos de bordados será llevada al rey". (Ef.5:27) “A fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha”. Por eso Dios hace un llamado: (Joel 2:17) "Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes ministros de JEHOVÁ, y digan: Perdona, OH JEHOVÁ, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad… ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?".            
El señor dice: “No me sirve tus sacrificios” ¿Para qué me sirve... la multitud de vuestros sacrificios?: No me sirve los holocausto, no quiero sangre de buey ni de oveja, incienso, luna nueva, vuestras asambleas. Quiero, sanidad, limpieza, humillación, arrepentimiento.  Al arrepentimiento y humillación Dios promete restauración:
(Joel 2:21, 25) "21 Tierra, no temas; alégrate y gózate, porque JEHOVÁ hará grandes cosas.  25 Y os restituiré los años que comió la langosta, el pulgón, el revoltón y la oruga, mi gran ejército que envié contra vosotros".
  ¿Cómo se puede limpiar el alma de las faltas que han provocado herida, y llaga?     
Dios da la respuesta. Aplicando Sangre y agua limpia. (Isa 1:16) “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo” (1Jn 1:7) “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”.

 Sí, pero para que la Sangre nos limpie tengo que despojarme de la Iniquidad primero: “Quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos” ¿Qué es iniquidad? Es cuando conociendo a Dios y sabiendas se está haciendo lo malo. Es la iniquidad, lo malo lo que provoca heridas, llagas, y enfermedades en el alma y corazón.           
Necesitamos dejar de hacer lo malo; arrepentirnos, lavarnos, limpiarnos, para que las heridas se curen. De lo contrario será como dice: (Is.1:6) “Desde la planta del pie hasta la cabeza, no hay en él cosa sana sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas ni vendadas ni suavizadas con aceite”.


(Is.1:17) “Aprender a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda”.            
Si usted no sabe hacer el bien, pídale dirección a Dios, el Espíritu Santo le va a dirigir para eso Dios lo llenó. El dice: (Salmo 32:8) “Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos”. (Is.1:17) “Restituid al agraviado”. Si usted ofendió, robó, defraudó, Hizo algo malo contra a alguien, debe restituirlo.            
Cuando hemos tomado la decisión de curar nuestras llagas, Lavarnos y limpiarnos de toda maldad; quitar la iniquidad del corazón, dejar de hacer lo malo entonces el Señor te llama: (Isa 1:18) “Venid luego, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”. Dios quiere sanar toda herida del alma, toda llaga del corazón. Jesús te dice: no importa que tan grandes y terribles sean los pecados que hayas cometido, voy a limpiar tu vida, voy a emblanquecer todo pecado, y los voy a borrar. “Si quisiereis y oyereis comeréis el bien de la tierra, si no quisiereis y fueres rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Dios lo ha dicho”.           

Si usted siente que algo está sucediendo en su corazón, es que Dios está obrando, está limpiando, lavando y sanando toda llaga, toda herida que hay en lo profundo de su ser. Ha comenzado a correr el río del Espíritu Santo. (Isaías 53:4-5) dice: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores, y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido, más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados, el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados”.            

(Isaías 38:1-8) dice: “Ezequías enfermó de muerte. Y vino a él el profeta Isaías, y le dijo: el Señor dice así: Ordena tu casa porque morirás y no vivirás. Entonces volvió Ezequías su rostro a la pared, hizo oración a Jehová, y dijo: Oh Jehová, te ruego que te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro. Entonces vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: Ve y di a Ezequías: Que Yo he oído su oración, Que Yo he visto sus lágrimas, y he aquí yo añado a tus días quince años. Y te libraré a ti y a esta ciudad, de mano del rey de Asiria. 7 y a esta ciudad ampararé. Y esto te será señal de parte de Jehová, que Jehová hará esto que ha dicho: 8 He aquí yo haré volver la sombra por los grados que ha descendido con el sol, en el reloj de Acaz, diez grados atrás. Y volvió el sol diez grados atrás, por los cuales había ya descendido”.
Pero algo tuvieron que hacer (Isaías 38:20-22) “20 Jehová me salvará; por tanto cantaremos nuestros cánticos en la casa de Jehová todos los días de nuestra vida. 21 Y había dicho Isaías: Tomen masa de higos, y pónganla en la llaga, y sanará. 22 Había asimismo dicho Ezequías: ¿Qué señal tendré de que subiré a la casa de Jehová?”.

VUÉLVETE A MÍ, PORQUE YO TE REDIMÍ
El hombre es un ser espiritual, nuestra existencia tiene un significado más que el de simplemente nacer, crecer, reproducirse y morir. (Voluntad de Dios para las aves, arboles, animales, pero no para el hombre). (Isa. 44:22) "Vuélvete a mí, porque yo te redimí".

Dios está diciendo que él es el único que pudo sanar nuestra podrida llaga. Por eso dice: (Isa. 45:22) "Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra; porque yo soy Dios, y no hay más"
(Col. 2:13) "A vosotros, que estabais muertos en pecados, os dio vida con Cristo, y perdonó todos vuestros pecados".            

Debemos tomar la promesa de Dios en (2 Crónicas 7:14) “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaran mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.           

Ya es hora de buscar sanidad para el alma y el Espíritu (Os. 14:1-2) “Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído. Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jehová, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios”.

¡Sólo hay una esperanza! (Jer. 3:13) “Reconoce, pues, tu maldad”.
(Jer. 3:14) “Convertíos, hijos rebeldes, dice Jehová, porque yo soy tu esposo”. (Jer 3:1) “Vuélvete a mí, dice Jehová”. 
Dios promete: (Is 43:18, 19) "He aquí que yo hago cosa nueva No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas".

PREDICA en Lerma por:
Pr. Víctor R. Preciado Balderrama
Buen día les invito con mucho respeto a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado y que, con mucho amor he puesto algunos estudios que Dios me ha regalado en revelación, Efesios 3:8 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo. Efesios 4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb
viclaly5757.blogspot.com
viclaly_57_57@hotmail.com
viclaly_57_57@yahoo.com
viclaly.57.57@gmail.com

Publicar un comentario