lunes, 27 de mayo de 2013

EL CARÁCTER DE CRISTO MOLDEANDO TU CARÁCTER




Lerma, Domingo, 26 de Mayo de 2013

¿EL CARÁCTER DE CRISTO MOLDEANDO TU CARÁCTER?

EL CARÁCTER DEL HOMBRE MODERNO
(Lucas 15:11-24) “11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. 23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse”.
El carácter del "hombre moderno" le está llevando a construir una sociedad cada vez más personalista y vacía. Crímenes, injusticias, vicios, violencia y un sin fin de males, son los que cada día debe enfrentar como consecuencia de su carácter. Sin embargo, esta condición de vida no es la que Dios desea para el hombre. Él quiere que el hombre viva en una sociedad justa, doliente, generosa y llena de gozo.

EL CARÁCTER QUE EL HOMBRE MODERNO POSEE
Conozcamos tres aspectos acerca del carácter del hombre moderno a la luz del hijo pródigo.
1. Es un carácter emancipador. El hombre que trata cada día alejarse más de Dios, para ser más independiente, liberal y soberano; junto a Jehová Dios se siente como esclavo. El yugo que Jehová Dios coloca sobre este tipo de persona le parece demasiado pesado para llevarlo.
2. Es un carácter licencioso. Este tipo de personas son, libertino, lujurioso, sensual, vicioso, corrompido, depravado y, más que el yugo pesado, es el deseo del hombre de hacer su propia voluntad, lo que le está llevando a alejarse de Jehová Dios. Su carácter pecaminoso le impulsa a satisfacer sus deseos, entregándose a una vida licenciosa.
3. Es un carácter decadente. Este otro tipo de personalidad se caracteriza por decaído, caduco, caducante, decrépito, degenerado, disminuido, menguado en su forma de su vida manifiesta que sus valores éticos, morales y espirituales van en franca retirada.
El hombre moderno no puede soportar los gritos de su conciencia que en realidad es el espíritu santo redarguyéndole. Busca acallarla de diversas maneras. Alejándose lo más posible de Dios, entregándose a los placeres de esta vida, buscando "alternativas espirituales" en el ocultismo, etc.

Cada uno de nosotros, no puede huir eternamente de la presencia de Jehová Dios. Al contrario, debemos buscar acercarnos a Jehová Dios para tener comunión con Él. Junto a Jehová Dios, nada nos hará falta. Jehová Dios nos provee y cubre con su protección Divina.

EL CARÁCTER QUE EL HOMBRE MODERNO NECESITA
1. Un carácter humilde para reconocer su condición. Las personas humildes son: modestas, respetuosas, tímidas, sencillas, llanas, sumisas, dóciles, obedientes, reservadas, y afables. Una de las cadenas más fuerte que ata al hombre a su pecado, es la profunda negación a reconocer su condición de vida insatisfecha. Muestra ser feliz, pero en su fuero interno no lo es.
2. Un carácter penitente para reconocer su pecado. Este otro tipo de personas son: arrepentidos, sacrificados, y disciplinantes. No basta con conocer la condición de vida, sino que es necesario aceptar que ella es producto de la condición y conducta pecaminosa.
3. Un carácter valeroso para ser capaz de acerca a Dios en arrepentimiento. Las personas con este carácter son: valientes, audaces, osadas, intrépidas, y animosas. El reconocer el pecado y mala conducta no es muestra de arrepentimiento. Es necesario acercarse a Jehová Dios y confesar delante de Él que hemos pecado.

El hombre necesita de un carácter humilde, penitente y valeroso. Para conseguirlo Dios permite que el hombre se vea acechado por sus enemigos. El hijo pródigo debió enfrentarse a su más grande enemigo, su carácter, y sufrir las consecuencias que este le provocaba.
Cada uno de nosotros debe enfrentarse a su propio carácter y permitir que Dios, por medio de las circunstancias, transforme nuestro carácter. Ello no es una elección, es una necesidad.

EL CARÁCTER QUE DIOS DESEA PARA EL HOMBRE MODERNO
1. Un carácter justo. Este carácter tiene estas características de ser: imparcial, equitativo, honesto, honrado, íntegro, neutral, recto, ecuánime, objetivo, y decente. Jehová Dios desea que el hombre se revista de su santidad. Para ello le ha provisto de un nuevo ropaje y le ha colocado en una posición de privilegio. Jehová Dios busca la restauración plena del pecador y no su condenación.
2. Un carácter misericordioso. Una persona tiene que verse estas características: clemente, compasivo, bondadoso, caritativo, piadoso, comprensivo, generoso, e indulgente. Jehová Dios desea que el hombre sienta suya la necesidad de sus semejantes. El pecado y la condición del hombre deben estremecernos y motivarnos para darle a conocer la justicia de Cristo.
3. Un carácter generoso. Este tipo de personas tienen estas virtudes: dadivoso, espléndido, altruista, desinteresado, desprendido, liberal, misericordioso. Jehová Dios desea que los hombres compartan sus bienes con los desposeídos. Así como él provee para las necesidades de sus hijos, desea que sus hijos compartan con sus hermanos lo que Jehová Dios ha provisto.
4. Un carácter gozoso. El humor y estado de ánimo de estas personas son: dichoso, feliz, afortunado, alborozado, complacido, encantado, jovial, radiante, satisfecho, alegre, contento, jubiloso. Jehová Dios desea que el hombre sienta el gozo que él siente por la restauración del pecador. La vida pintada de tristeza por el


pecado, ha quedado atrás. Ahora, la nueva vida en Cristo nos ha llenado de alegría, y esa alegría debe ser manifestada como testimonio de nuestra restauración.

Jehová Dios desea que cada hombre, posea el carácter de su Hijo. Su anhelo es que lleguemos a la medida de un hombre perfecto, a la medida de Cristo. Es necesario que cada uno de nosotros se deje moldear a la voluntad de Dios, para que el forje en nosotros el carácter que el desea imprimir en nosotros, el carácter de su Hijo Jesucristo.

El carácter del hombre moderno necesita ser transformado según el modelo del carácter de Dios. Mudado el carácter, su condición de vida cambiará. Así como el hijo pródigo reconoció que su condición era la consecuencia de su conducta y se levantó, acercó y entrego en los brazos de su padre, así cada hombre debe reconocer su condición, levantarse, arrepentirse, acercarse a Dios y entregarse en sus brazos. Dios sabrá recompensar a cada uno, según su justicia, misericordia y generosidad. Junto a Él gozaremos eternamente de su comunión, al igual que el hijo pródigo.

¿COMO CAMBIAR TU CARÁCTER? Bueno la clave siempre está en la Palabra de Jehová Dios en su Sana Doctrina de Cristo. (Efesios 4:22-24) “22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre,  creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”.

Todo cristiano que estudia la Sana doctrina de Cristo, y la obedece debe de entender que ya morimos al viejo hombre y que ya hemos crucificado nuestra carne con sus pasiones y deseos, y que también ya somos libres de todo pecado y de toda condenación, según (1Corintios 5:1-10) Cristo ya nos hizo nuevas criaturas y por lo tanto ya no debemos de vivir de acuerdo a nuestra vieja pasada manera de ser porque ya nosotros somos nuevas criaturas por lo tanto el cristiano que anda en la verdad ya no debe de caminar como el mundo anda, el mundo anda en odio, en amarguras, en pleitos, en contiendas, en griterías, en pecados.

El remanente cristiano no vive bajo el sistema del mundo y sus tradiciones sino que tiene que aprender mas y mas de la Doctrina de Cristo para, a vivir bajo el sistema de Jehová Dios, sino acuérdense como vivíamos antes que conociéramos Jesucristo nuestro Señor, antes vivíamos como queríamos hacíamos lo queríamos, decíamos lo que se nos venía en gana y nadie nos podía decir nada, porque vivíamos en nuestra “libre esclavitud del pecado” sin conocer la moralidad el respeto, la honra, El amor, los principios éticos morales y espirituales y sin conocer a Jehová Dios, que es la base de toda moralidad, y respeto.

Antes nos decían dos palabras y nosotros les decíamos cuatro, y teníamos una mala forma de decir las cosas, éramos a veces grotescos y lo cubríamos todo con aquella famosa palabra “yo no tengo pelos en la lengua” o “yo le digo la verdad a cualquiera” “a mí me vale, al que le quede el guante que se lo ponga” vivíamos como enojados, con una cólera, con una amargura, con una cara de limón, dile al que está a tu lado, “no seas cara de limón, dile: gózate, gózate, en tu señor”.


Qué hermoso es ver a cristianos sonrientes, contentos, felices, a veces en pruebas pero contentos, porque saben que tienen una esperanza en el reino de Cristo aquí en la tierra que es parte  del reino de los cielos, y que a pesar de las circunstancias Jehová Dios está Con todos los que Obedecen la Doctrina de Cristo, es importante reconocer que ahora como cristianos necesitamos vivir nuestra nueva vida en Cristo y que el mundo pueda ver en nosotros algo que realmente ellos no tienen, por eso Usted y yo debemos de trabajar para mejorar cada día nuestro carácter y que pueda haber una diferencia entre el carácter del mundo y el carácter de Dios, entre el que sirve y el que no le sirve a Dios, y te pregunto ¿Cuál es tu carácter?

Sabes que tu carácter antiguo, representa tu vieja naturaleza y manera de vivir, la vieja naturaleza representa el sistema del mundo, solo que tenemos una mente religiosa, pero que nuestra manera de ser, de pensar, de hablar, no hay ninguna diferencia entre el mundano y el cristiano que apesta a mundo, y debe de haber una diferencia, porque somos nuevas criaturas en Cristo, la escritura dice “pues ya no vivo yo, mas Cristo vive en mi”.

Lo que pasa es que muchas personas y hermanos en la Sana Doctrina de Cristo que todavía huelen a mundo y no quieren cambiar su manera de ser, de pensar, de hablar y de vivir, Porque esto representa despojarse de la pasadas manera de vivir, ya que esto se nos había formado como un mal habito una mala costumbre, y creíamos que era correcto actuar como actuábamos y así éramos felices pero ahora en Cristo nos damos cuenta que esas actitudes no nos traen ningún beneficio y debemos de cambiar.

Les voy a definir la palabra carácter y su significado, y cuál es el carácter de Dios, cual es el carácter aceptable A los ojos de Dios, ¿Qué le agrada a Dios y que no le agrada? Carácter Significa: personalidad, naturaleza, genio, temperamento, humor, ánimo, firmeza, voluntad, forma, estilo, tipo.
Y esto significa Según el mundo y la psicología, que la personalidad de las personas esta dividida en cuatro tipos de caracteres los cuales son: el colérico, el flemático, el sanguínea, y el melancólico. ¿Con cuál de estos cuatro caracteres te defines o son compatibles a tu personalidad? O cual te gusta, o con cual te has identificado. ¿Esperar Respuestas? Y este ha sido el problema de muchos cristianos que toda su vida han vivido confesando que este es su carácter, “es que así soy yo” “es que yo tengo un carácter fuerte” “es que así me criaron” y toda su vida han vivido confesando esto mismo, pero ya es el tiempo de cambiar en el Nombre de Jesús, y de entender que ahora somos diferentes, y que somos nuevas criatura en Cristo.

EL SIGNIFICADO CADA UNO DE ESTOS CARACTERES
1) El carácter colérico: significa, violento, furioso, rabioso, irritado, enojado, disgustado, indignado, exasperación, enfadado.
2)  El carácter flemático: persona tranquila, calma, lenta, no activa, no es dinámica, tonta, lela, también es moderada y prudente.
3)  El carácter sanguíneo: persona que es pacifica, casi nunca se enoja.
4) El carácter melancólico: persona, con gran tristeza, abatimiento, languidez, pesadumbroso, decaimiento, con gran pena y aflicción extrema, que de todo llora, de todo se aflige, persona muy sensible a las malas noticias.


Estos caracteres representan el carácter del mundo y no el de Dios, el señor no quiere que tú seas a si, o que vivas bajo este sistema, Dios quiere que tú tengas su carácter, ya que no tienes porque vivir confesando, yo soy colérico, yo soy flemático, soy sanguíneo, o yo soy melancólico. Dile al que está a tu lado: este es el tiempo para que cambiemos, y seamos diferentes.

¿Sabes porque personas no están cambiando, aunque se dicen ser cristianos y estudian la Sana Doctrina de Cristo?, Porqué Todavía quieren vivir o están viviendo en su carne y no en el Espíritu Santo y todavía no han muerto a sus pasiones y deseos, viven todavía su vida antigua solo que con una mente religiosa, (por ejemplo) si una persona me dice: “es que a si soy yo” ¿Qué me estás diciendo que su vida no ha cambiado? Si la escritura dice que ya hemos muerto a nuestras pasiones y deseos, (Gálatas 5:24) Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. y en (2Corintios 5:14-17) “14 Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; 15 y por todos murió, para que los que viven,  ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. 16 De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne,  ya no lo conocemos así.
17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”. y (Gálatas 2:20) “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”, (Filipenses 1:21) “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”.

En (Efesios 4:21) dice: “si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús”. Y es lo que quiero enfatizar con ustedes y esta palabra involucra alguna “duda” si en verdad le habéis oído y si habéis sido por el enseñado conforme a la verdad que está en Jesús. En (Efesios 4:22) dice: “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos”.

En otras palabras que está acostumbrado o que está viciado, a vivir su vida antigua, dile al que está a tu lado despójate, quítate eso que no es de Dios, despojarse es como cuando usted se quita la ropa que se cambia cada mañana después que se baña, que pasaría si usted se pusiera la misma ropa, no le gustaría verdad que no, ¿Por qué no le gustaría? Porque está sucia, porque ya la uso también porque no es bueno, andar con ropa sucia, y hedionda, por eso nosotros debemos de cambiarnos.

Y no solo del carácter sino que tenemos que despojarnos de otras cosas que perjudican nuestra nueva vida en Cristo, como la mentira, el enojo, la amargura, el robo, las malas palabras de nuestras bocas (Efesios 4:25-30) “25  Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo. 28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”.

(Efesios 4:31) se nos dice: “Quítense de vosotros toda amargura, griterías, iras, maledicencias, y toda clase de malicias”. Hermanos: mientras hay vida hay esperanza, ¡saben hasta cuando voy a decir que una persona no puede cambiar¡ cuando lo estén enterrando y voy a decir ¿Pobre hermano no pudo cambiar, se fue con eso? Pero mientras tengamos vida podemos ser mejores, podemos lograr alcanzar el carácter que Jehová Dios quiere que tengamos es el de Jesucristo su Hijo amado, porque no es Imposible podemos lograrlo si queremos. ¿CÓMO TENER EL CARÁCTER DE DIOS?

Como conclusión permítanme leerles cinco pasajes más para sustentar lo que está escrito en la sana doctrina de Cristo:

(Efesios 4:32) “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.

(Efesios 5:1-5  “1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. 2 Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. 3 Pero fornicación y toda inmundicia, o avaricia, ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos; 4 ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. 5  Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios”.

(Colosenses 3:1-17) “1 Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. 2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. 3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. 4 Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. 5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;
6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. 9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, 10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno, 11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. 12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre,  de paciencia; 13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. 14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor,  que es el vínculo perfecto. 15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos. 16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros,  enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. 17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él”.



(1Juan 4:8) “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”.

(Gálatas 5:22-23) “22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia,  benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”.

Si no veamos el carácter de moisés, por causa de su carácter no pudo entrar en la tierra prometida, aunque Jehová Dios ya se lo había prometido, pero tu carácter puede ser la diferencia de hacer cambiar a Jehová Dios.

También el carácter de Pedro era un hombre aventado, adelantado, un día el Señor Jesús hasta lo reprendió, en el huerto de Getsemaní cuando le corto la oreja a un guardia.

Tu carácter te puede llevar al fracaso espiritual o a la victoria total en Cristo, Jehová Dios quiere que tu y yo seamos humildes, mansos, Espirituales, Dios es amor, Paz, Justicia, misericordioso, perdonador, ¿AMÉN...!!!!?

PREDICA en Lerma por él: Pastor Víctor R. Preciado Balderrama
Les invito con mucho respeto a toda creencia o denominación, a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado. (Mat 10:8b) “…de gracia recibisteis, dad de gracia”.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb
viclaly5757.blogspot.com

MATERIALES GRATIS DE DISCIPULADOS que son buenos para evangelizar, enseñar a niños, nuevos contactos, y todos los niveles espirituales en la Sana Doctrina de Cristo; Solo escríbeme solicitándolos.

Publicar un comentario