jueves, 21 de marzo de 2013

¡¡¡AL FIN… ENCONTRE UN RETORNO!!!


Lerma, Domingo, 17 de Marzo de 2013

¡¡¡AL  FIN… ENCONTRE UN RETORNO!!!

¿Alguna vez te has perdido por querer tomar un atajo? A mí me ha sucedido en varias ocasiones. Recuerdo una ocasión en particular, cuando íbamos a Pachuca Hidalgo. Sabíamos más o menos en qué dirección teníamos que ir, así que escogimos una calle que nos parecía llevarnos atravesar el Distrito Federal. Pronto descubrimos que esa calle tenía muchas curvas y cambiaba repentinamente de dirección, hasta que por fin, sin aviso, la calle terminó en una encrucijada y tuvimos que dar un gran rodeo de horas. Para hacerles el cuento corto, después de mucho tiempo de rodeos, me encontré de regreso en el lugar donde habíamos empezado. Por querer cortar camino, perdimos tiempo.

En esa ocasión, nuestro problema no fue muy grave. Sin embargo, en la vida espiritual, cuando alguien se sale del camino corre graves peligros y el pueblo de Jehová Dios toma diferentes atajos que se denominan: Testigos de Jehová, Pentecostales, Bautistas, Sabatista, Mormones, etc., etc., e Israel tomó un atajo también. Y hoy vamos a leer acerca de esta decisión y acerca de sus resultados.
(1 Samuel 4:1-3) “1 Y Samuel habló a todo Israel. Por aquel tiempo salió Israel a encontrar en batalla a los filisteos, y acampó junto a Eben-ezer, y los filisteos acamparon en Afec. 2 Y los filisteos presentaron la batalla a Israel; y trabándose el combate, Israel fue vencido delante de los filisteos, los cuales hirieron en la batalla en el campo como a cuatro mil hombres. 3 Cuando volvió el pueblo al campamento, los ancianos de Israel dijeron: ¿Por qué nos ha herido hoy Jehová delante de los filisteos? Traigamos a nosotros de Silo el arca del pacto de Jehová, para que viniendo entre nosotros nos salve de la mano de nuestros enemigos”.

Estamos al final de la época de los jueces en Israel. Hace ya muchos años, los israelitas habían entrado victoriosamente a la tierra bajo el mando de Josué. Sin embargo, en los años siguientes, la vida espiritual del pueblo había ido de mal en peor tal como lo estamos viviendo en la actualidad donde los filisteos siguen dominando con sus dioses y principalmente con su dios dagón que ahora se encuentra en los cuellos, orejas, biblias, en sus carros, en sus casas, y ahorita en casi todas las congregaciones cristiana, pues están tan convencidos que no adoran el pececito sino que es un emblema cristiano simbolizando el ser pescadores de hombres esta mentira con envoltura de fabulas e historias fantásticas, no cabe duda que el pueblo de Jehová Dios está muriendo por falta de conocimiento, aquí en Toluca existen varios dioses y nada mas voy a mencionar solo a uno, al Dr., en teología Armando Alducin que tiene cegados a miles de incautos que le compran todo lo que les vende incluyendo el famoso pececito.

En una ocasión tras otra, se han vuelto hacia otros dioses. Cuando esto sucede, el Señor los castigaba y hoy en este tipo de congregaciones no está el Hijo ni el Padre y la evidencia es que Dios ha permitido caer en manos de sus enemigos. (2Jn 1:8-11)  “8 Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. 9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. 10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! 11 Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras”.
(2Ti 3:14-17) “14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”. Es muy importante comprender que, durante este periodo en la historia de Israel, la derrota en la batalla siempre era una señal de que el pueblo había pecado y estaba bajo el castigo de Jehová Dios. En aquel tiempo, el pueblo de Dios era una nación política, y Jehová Dios había prometido protegerlos de sus enemigos siempre y cuando ellos caminaran en obediencia, fieles a su compromiso con Dios.

Por lo tanto, cuando Dios quitaba y quita su mano de protección, era y es una señal segura de que algo no andaba bien, espiritualmente hablando. Era y hasta ahora sigue siendo porque Dios no cambia, como una luz roja en el tablero del carro, que indica que algo está mal con el motor y hay que atenderlo ya. Es como una fiebre alta que indica la presencia de una enfermedad en el cuerpo. Espero de verdad que estés recibiendo esta poderosa palabra de parte de Jehová Dios y que el Espíritu Santo te esté redarguyendo tu alma y tu corazón y que el velo de tu corazón sea quitado para que tu entendimiento tenga la claridad de la verdad.
(2Co 3:14) “Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado”.

Frente a esto, el pueblo buscó solución. Decidieron llevarse el arca del pacto al campo de batalla. Pensaban que así, el Señor estaría con ellos para darles la victoria. ¿Qué era el arca del pacto? Era un mueble sagrado, un cofre que servía como el trono de Dios. El arca del pacto debía guardarse en el tabernáculo, el templo portátil donde Israel adoraba a Dios. Sin embargo, el pueblo decidió sacarlo de este lugar en su deseo de buscar una solución para su problema. Era una solución equivocada, porque estaban usando el arca del Señor de la manera en que las naciones paganas usaban los ídolos de sus dioses. Para los paganos, era común llevar la imagen de un dios al campo de batalla para traerles suerte.

Leamos ahora de la reacción que tuvo el pueblo cuando llegó el arca, (1 Samuel 4:4-9) “4 Y envió el pueblo a Silo, y trajeron de allá el arca del pacto de Jehová de los ejércitos, que moraba entre los querubines; y los dos hijos de Elí, Ofni y Finees, estaban allí con el arca del pacto de Dios. 5 Aconteció que cuando el arca del pacto de Jehová llegó al campamento, todo Israel gritó con tan gran júbilo que la tierra tembló. 6 Cuando los filisteos oyeron la voz de júbilo, dijeron: ¿Qué voz de gran júbilo es esta en el campamento de los hebreos? Y supieron que el arca de Jehová había sido traída al campamento. 7 Y los filisteos tuvieron miedo, porque decían: Ha venido Dios al campamento. Y dijeron: ¡Ay de nosotros! pues antes de ahora no fue así. 8 ¡Ay de nosotros! ¿Quién nos librará de la mano de estos dioses poderosos? Estos son los dioses que hirieron a Egipto con toda plaga en el desierto. 9 Esforzaos, oh filisteos, y sed hombres, para que no sirváis a los hebreos, como ellos os han servido a vosotros; sed hombres, y pelead”.
Mandaron traer el arca del pacto de su lugar en el tabernáculo en Siló, y los dos hijos de Elí, el sumo sacerdote, lo trajeron. Ellos debían ser los protectores del arca, pero más bien, fueron cómplices en su mal uso. Cuando llegó el arca al campamento israelita, ¡todo el mundo empezó a gritar! Así a menudo se llenan de regocijo cuando su pastor idealizado los manipula a emociones eclesiásticas de culto dándole mal uso a la palabra del Dios Altísimo Jehová Dios que no ha enviado su Palabra para emocionarnos si no a transformar vidas en una Doctrina de arrepentimiento ejemplo: todos los que traen un pececito se dicen pescadores de hombres y ni siquiera han discipulado tan siquiera uno, (Marcos 7:6) “Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí”.

Si el propósito de los líderes en mandar traer el arca había sido motivar a las tropas israelitas y levantarles el ánimo, ¡dio buen resultado! Todos estaban tan entusiasmados que hasta la tierra misma temblaba. Estaban seguros de que ahora tendrían la victoria, porque Dios estaba con ellos. ¿No estaba allí el arca del pacto? ¡Dios no permitiría que su trono, el arca del pacto, fuera capturado por sus enemigos! ¡Seguramente les daría la victoria!

Y en el pueblo de Jehová Dios en este tiempo 2013 la cristiandad sigue pensando lo mismo piensa que al ir solo a la congregación la parecencia de Jehová Dios está ahí solo porque cantan alabanzas y leen parte de la Palabra toda distorsionada y no se dan cuenta porque tiene envoltura de filosofías huecas y sutiles mensajes de emociones que no producen ningún cambio en las personas solo es un teatro con el payaso principal que es el que se autonombra pastor. Les quiero asegurar que ninguna universidad tiene el ministerio que solo Cristo lo tiene de constituir ministerios de apóstol, maestro, profeta, evangelista o pastor, el llamado solo lo hace Jesucristo pues es su MINISTERIO QUE JEHOVÁ DIOS le dio a su Hijo y Él mismo dice en la Palabra inspirada por el Espíritu Santo: (Mateo 7:16) “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?”.

Ahora quiero preguntarles; Si tu pastor y líderes tienen esta evidencia del fruto en sus llamados y en sus vidas: (Galatas 5:22,23) “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”.

1.   ¿Son ministros llenos de Amor? O ni siquiera una vez te ha visitado o preguntado por tu bienestar con el fin de de suplir por lo menos lo espiritual.
2.   ¿Son ministros llenos de gozo? Porque su fe siempre está acompañada de obras en las cuales tú y tu familia disfrutan de las muchas bendiciones que Dios les da y la comparten con Ustedes.
3.   ¿Son ministros llenos de paz? Que van de casa en casa compartiendo de esa paz que sobrepasa todo entendimiento para que guarden sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.
4.   ¿Son ministros llenos de paciencia? Que cuando tú necesitas alguna ministración o de alguien que te escuche ahí está tu pastor a tu lado dándote palabras de aliento.
5.   ¿Son ministros llenos de benignidad? Que siempre están buscando el beneficio de la comunidad más necesitada.
6.   ¿Son ministros llenos de bondad? Que cuando uno o varios integrantes de la congregación se ven en necesidades se acerca a ellos y está con ellos en sus necesidades llevando como escrito está la fe con obras.
7.   ¿Son ministros llenos de fe? Qué bien saben de la Palabra que los guía a su responsabilidad de llevar siempre paralelamente la fe y las obras tal como lo dice en el evangelio de Cristo y su Sana Doctrina: Santiago 2:20 “Pero, ¿quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?” Santiago 2:26 “Porque tal como el cuerpo sin el espíritu está muerto,  así también la fe sin obras está muerta”.
8.   ¿Son ministros llenos de mansedumbre? Tanto que cuando no queda muy claro algo que está enseñando no está de acuerdo a la Palabra, te puedes acercar con mucha confianza y exhortarlo en el amor a Cristo y él o ella lo reciben de parte de Dios y con mansedumbre y además te dan las gracias por haberlo hecho.
9.   ¿Son ministros llenos de templanza? Que cuando los miembros están en desacuerdo por las decisiones, con Carácter conformado al Carácter de Cristo con el temperamento bien controlado se sienta y platica para ver su desacuerdo y así poder estar en acuerdo en armonía y paz como Jesucristo lo manda en su Palabra.

Los filisteos también tuvieron emociones fuertes, pero en su caso, fueron muy diferentes a los del pueblo israelita. En lugar de entusiasmarse, sintieron gran temor. Habían oído de los milagros que Jehová Dios el Señor había hecho al sacar a su pueblo de la esclavitud en Egipto siglos antes, aunque con su mentalidad pagana, pensaban que tendría que tratarse de varios dioses. Su espanto se convirtió en la determinación de no caer fácilmente ante las armas de los israelitas. Decidieron luchar con todas sus fuerzas. Pero los israelitas seguían confiados. Seguramente el Señor daría a su pueblo en manos de los filisteos, ¿verdad? ¡Seguramente la presencia del arca garantizaría la victoria! Leamos ahora 1 Samuel 4:10 y 11 para ver qué sucede: “10 Pelearon, pues, los filisteos, e Israel fue vencido, y huyeron cada cual a sus tiendas; y fue hecha muy grande mortandad, pues cayeron de Israel treinta mil hombres de a pie. 11 Y el arca de Dios fue tomada, y muertos los dos hijos de Elí, Ofni y Finees”.

¡El desenlace fue totalmente inesperado! Los israelitas perdieron la batalla, y muchos murieron. Los dos hijos de Elí, los encargados del arca, también murieron. Para colmo, el arca del pacto, el más sagrado de todos los artículos del tabernáculo, ¡fue capturada por los filisteos! ¿Cómo sería posible? Para los filisteos, fue evidencia clara de que sus dioses eran más poderosos que el Dios de Israel. ¿De qué otra forma se podría explicar la derrota de los israelitas cuando el arca del pacto estaba presente en su campamento? ¿De qué otra forma se podría explicar la captura del arca misma? Los filisteos llevaron el arca a su tierra, campantes y triunfantes. ¿Tenían razón los filisteos? ¿Perdió Israel la batalla porque su Dios era más débil que los dioses filisteos? La apariencia por la prosperidad económica y sus congregaciones llenas, y al parecer que los pastores que predican tantas mentiras son los que tienen la razón pero te puedo asegurar que todo lo que no es sustentado bíblicamente no lo ha dicho Dios y nunca la mayoría ha tenido la razón, recuerden que antes la mayoría pensaba que la tierra era cuadrada; Entonces, ¿Cuál podría ser la explicación de la derrota de Israel y la pérdida del arca?
Tenemos que comprender que todas las acciones de Israel fueron equivocadas. Al entender su error, aprendemos algo muy importante acerca de Dios también. La solución que buscó Israel frente a la derrota inicial fue una solución equivocada. Debían arrodillarse ante Dios arrepentidos y buscar su dirección. Cuantas veces te has equivocado y de nuevo te vuelves a equivocar porque sigues los malos consejos o tus propios conceptos en lugar de arrodillarse ante Dios arrepentidos y buscar su dirección del Espíritu Santo.

En los días de Josué, es lo que habían hecho. Cuando Dios permitió su derrota en el pueblito de Hai, Josué se postro rostro en tierra ante el Señor. Luego, se descubrió y se quitó el pecado que había entre el pueblo, y Dios los restauró. (Josué 7:7-13) “7 Entonces dijo Josué: ¡Ay, Señor Jehovah! ¿Por qué hiciste cruzar el Jordán a este pueblo, para entregarnos en mano de los amorreos, para que nos destruyan? ¡Ojalá hubiéramos decidido habitar al otro lado del Jordán! 8 ¡Oh, Señor! ¿Qué diré, puesto que Israel ha vuelto la espalda delante de sus enemigos? 9 Los cananeos y todos los habitantes de la tierra lo oirán, nos rodearán y borrarán nuestro nombre de la tierra. Entonces, ¿qué harás tú por tu gran nombre? 10 Jehovah dijo a Josué: Levántate. ¿Por qué te postras así sobre tu rostro? 11 Israel ha pecado. Han quebrantado mi pacto que yo les había mandado. Han tomado del anatema, han robado, han mentido y lo han escondido entre sus enseres. 12 Por esto los hijos de Israel no podrán prevalecer ante sus enemigos. Más bien, volverán la espalda ante sus enemigos, porque se han convertido en anatema. Yo no estaré más con vosotros, si no destruís el anatema de en medio de vosotros. 13 Levántate, purifica al pueblo y di: "Purificaos para mañana, porque Jehovah Dios de Israel dice así: Anatema hay en medio de ti, oh Israel. No podréis prevalecer delante de vuestros enemigos hasta que hayáis quitado el anatema de en medio de vosotros."
Ahora, sin embargo, en lugar de arrepentirse y quitar de sus vidas lo que no le agradaba al Señor, trataron de manipularlo usando el arca del pacto. Tomaron a la ligera las cosas del Señor. Empezaron a pensar como la gente que los rodeaba. Se olvidaron de la santidad del Señor, y pensaron que Jehová Dios podría ser manejado, exactamente como en este tiempo piensan muchos que manejan a Jehová con días de ayuno y de largas horas de oraciones que repiten y repiten lo mismo la ignorancia de la Doctrina de Cristo siempre conducirá a grandes errores por no escudriñar las escrituras, (Isa 5:13) “Por tanto, mi pueblo fue llevado cautivo,  porque no tuvo conocimiento; y su gloria pereció de hambre, y su multitud se secó de sed”.

Además de tener una solución equivocada, su entusiasmo también fue equivocado. Cuando llegó el arca a su campamento, se entusiasmaron porque pensaban que tenían la victoria asegurada. ¡Estaban muy equivocados! Sin embargo, también nosotros podemos tener un entusiasmo equivocado, cuando tenemos ideas equivocadas acerca de Dios y de serle fieles y la fidelidad no se mide en cuantos años as enterrado tu talento porque la fidelidad la mide Jehová Dios en cuantas veces te has reproducido como lo dice en su Palabra en: (Mateo 25:23-30) “23 Su señor le dijo: "Bien, siervo bueno y fiel. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor. 24 Pero cuando se presentó el que había recibido un talento, dijo: Señor, yo te conozco que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste. 25 Y como tuve miedo, fui y escondí tu talento en la tierra. Aquí tienes lo que es tuyo. 26 Su señor respondió y le dijo: ¡Siervo malo y perezoso! ¿Sabías que cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí? 27 Por lo tanto, debías haber entregado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, habría recibido lo que es mío con los intereses. 28 Por tanto, quitadle el talento y dadlo al que tiene diez talentos. 29 Porque a todo el que tiene le será dado, y tendrá en abundancia; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30 Al siervo inútil echadlo en las tinieblas de afuera." Allí habrá llanto y crujir de dientes”.

Como resultado de su solución equivocada y su entusiasmo equivocado, se encontraron en una situación inesperada y desastrosa. Buscaron un atajo para conseguir la bendición de Dios, pero se encontraron en un desastre. ¿Cómo podemos aplicar este suceso a nuestras propias vidas? Tenemos que comprender que no hay atajo para recibir la bendición de Dios. Dios es santo, y no podemos controlarlo a Él tampoco. Todavía hay muchas personas que piensan recibir la bendición de Dios sin arrepentimiento, usando objetos o artículos para manejarlo.
Piensan que la simple presencia de una Biblia en su hogar los protegerá, en lugar de leer y obedecerla. Creen que una veladora los protegerá del mal, en lugar de elevar sus oraciones sinceras al Señor. Piensan que una imagen en la pared les traerá bendición, en lugar de adorar a Dios en Espíritu y en verdad. Aunque evitemos esos errores obvios, me temo que nos hemos convertido en personas que toman a la ligera las cosas de Dios. Buscamos formas de manejarlo, de conseguir su bendición, de encontrar algún atajo para esquivar la humillación del arrepentimiento y la obediencia al Señor.

No existe atajo para llegar a Dios solo existe Jesucristo como el único camino que nos dejó su única Doctrina de Cristo para transformar nuestra vida. Dios nos ha mostrado cómo acercarnos a Él: con un corazón arrepentido y humillado, purificado por la sangre de Jesucristo mediante la fe. ¡No hay substituto! Nuestro corazón siempre busca algún atajo para evitar la humillación de tener que reconocer nuestro pecado ante Dios y confiar solamente en El. Pero para quien piensa así, por más que se entusiasme, sólo hay decepción y derrota. Dios es santo. El no puede ser manipulado. Más bien, El se deleita en bendecir a un pueblo humillado, arrepentido, un pueblo que confía en Él y lo adora con sinceridad. ¿Estamos dispuestos a ser ese pueblo hoy? ¿O buscaremos algún atajo?



PREDICA en Lerma por:
Pr. Víctor R. Preciado Balderrama

Buen día les invito con mucho respeto a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado y que, con mucho amor he puesto algunos estudios que Dios me ha regalado en revelación, Efesios 3:8.
viclaly5757.blogspot.com


Publicar un comentario