martes, 1 de enero de 2013

TU IDENTIDAD CONFRONTA TU COBERTURA


Lerma, Miércoles, 19 de Diciembre de 2012
TU IDENTIDAD CONFRONTA TU COBERTURA
 
(Mat 7:15-23) “15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20 Así que, por sus frutos los conoceréis. 21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Hermosos hermanos en Cristo Jesús, Señor nuestro, que compartimos sus enseñanzas que es la Doctrina de Cristo. La cual nos da un equilibrio en todo lo que hacemos en obediencia a sus mandatos y todo bajo su cobertura Espiritual dentro de todo lo que el Espíritu Santo ve y nos lo está revelando en estos últimos tiempos donde la Palabra de Jehová Dios. (Juan 16:13) “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”.
Es lámpara a nuestros pies, y con mucho gozo teniendo el entendimiento de cada revelación, que nos lleva a la obediencia y al crecimiento de nuestra fe en Cristo Jesús y este pensamiento sobre Lot es realmente algo extraordinario.
Lo que nos contesta Dios con esta revelación fresca de su Palabra, las preguntas son:
1. ¿Por qué hay tantos hermanos en Cristo que sufren de depresión?
2. ¿Por qué en la Iglesia Cristianas existen tantos problemas?
3. ¿Por qué en la Iglesia hay falta de perdón?
4. ¿Por qué en la Iglesia no hay Amor?
5. ¿Por qué en la Iglesia existen tantas Doctrinas, si hay un mismo Espíritu?
Y esto no se me ocurrió a mí mente, sin no que lo habló Dios mismo y El Espíritu Santo lo escuchó y me lo reveló.
(Mat 10:20) “Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros”.

LOT TIENE QUE VER CON LA IGLESIA
(Génesis 12:4,5) “Y se fue Abraham, como Jehová le dijo: y Lot fue con él. Y era Abraham de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán. 5 Tomó, pues, Abraham a Saraí su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron”.
Aquí ya tenemos un hecho puntual, pero antes veamos por qué la Biblia dice que Lot era sobrino de Abraham. En (Génesis 11:27) dice: estas son las generaciones de Taré: Taré engendró a Abraham, a Nacor y a Harán; y Harán engendró a Lot. Está claro. Lot hijo de Harán y Harán hermano de Abraham. Pero resulta que como el padre de Lot, evidentemente se muere muy joven, al menos eso es lo que relata el verso 28, el abuelo Taré se hace cargo de él y, con toda su familia, se manda a mudar de Ur de Caldea para ir a Canaán. Aquí está el primer detalle de esta relación de Lot con relación de la Iglesia en Cristo Jesús: Tener condición de huérfano.
¿Y qué tendrá que ver que a alguien se le muera el padre con la situación actual de la iglesia? ¡Nada! ¡Saquemos los ojos de lo natural! Y Pensemos un poco. ¿Cuál de todos los factores que conforman la paternidad es el de mayor efecto en la vida de un hijo? La cobertura que da un padre, y que hace que un hijo se sienta tranquilo, seguro y feliz. Y bueno; si algo le está faltando al pueblo de Dios en esta hora, ese algo es cobertura, y por consecuencia, seguridad y felicidad. Entonces, en la iglesia encontramos gente muy preocupada, intranquila, alterada, insegura, temerosa, confundida y, especialmente, sin el menor indicio de felicidad. ABANDONO ESPIRITUAL. Cada día puedo comprobarlo, y no de un solo lugar, no por culpa de alguien específico con nombre y apellido, aunque muy bien podrían ser usados.

La cobertura sobre su vida no es nominal o administrativa porque muchos se basan en que estén registrados por las dependencias de gobierno y les extienden un número de registro. La cobertura sobre su vida y partiendo de la base bíblica para que verdaderamente exista, debe de probarse,  y que quede bastante bien cimentada en la Doctrina de Cristo y que la ejerza con ejemplo, y desarrollando el fruto del Espíritu Santo en todos los casos que el Siervo de Dios atienda, aquel hombre que tiene el mensaje, la palabra que usted ha adoptado y puesto por obra en su vida.
Si usted se cree que tiene la cobertura del líder más importante de la ciudad, el que tiene la congregación más grande, pero en tres años jamás ha logrado llegar a él porque su agenda siempre está abarrotada, y lo ve cada dos o tres meses porque vive viajando, usted no tiene su cobertura.
Les recuerdo que Jesucristo nunca llamó a líderes, nuestro Señor se puso como ejemplo y llamo a servidores porque pudiendo Él estar mandando, lo declaró diciendo que vino a servir no a que lo sirvieran, y además lo manifestó lavándoles los pies a sus apóstoles, siempre la humildad es muy importante para nuestro Rey Jesucristo. (Col 3:12) “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia”. (1Pe 5:5) “Igualmente,  jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad;  porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes”. En el mejor de los casos, y siempre acorde con lo que globalmente se enseña, tendrá la de un segundo o tercer nivel que, naturalmente, es muy probable que no tenga la misma estatura espiritual de ese líder. Eso, en el mejor de los casos. En el peor, usted está huérfano. Y esto es lo que le trae al segundo detalle de la revelación en la identidad de Lot: Transformarse en un seguidor de hombres. De la misma manera en que Lot siguió a Abraham.

(Génesis 13:1) “Subió, pues Abraham de Egipto hacia el Neguev, y él y su mujer, con todo lo que tenía, y con él Lot.”  
¿Abraham invitó a Lot a ir con él, o Lot sencillamente se “invitó” solo, es decir, se le adhirió? En un principio, parecería ser algo que decidió Taré, el abuelo, pero más adelante se verá que fue Lot el que se adhirió a Abraham y que este, por misericordia, lo admitió. Aunque por allí le estorbara. Eso es lo que hoy produce andar como Lot siguiendo a hombres en lugar de a Jesucristo, tú te puedes preguntar o preguntar a quien tú quieras y que conozcas ¿Que quien es tu o su Pastor?
La respuesta será casi la misma y te hablarán de algún ser humano con su TITULO pero muy pocos reconocerán a Jesucristo como su PASTOR, y les recuerdo que sus ovejas conocen su voz y lo siguen, y lo más alarmante es que cuando el vuelva solo vendrá por sus ovejas y las de los lideres que dicen que son sus ovejas, como todo un caballero las dejará porque mucho pueblo está declarando con su boca que su pastor es X persona.

Cuando Jesús nos Pastorea nos alimenta tan bien que se nota en el crecimiento y en el equilibrio en su vida con gozo y disfrutando de ser parte del cuerpo de Cristo que está unido por sus coyunturas y nuestra visión de llegar a la estatura del berón perfecto que es Jesús, y los pastores terrenales que profesan y enseñan doctrinas fuera de la Doctrina de Cristo ellos siempre dicen que ellos son la máxima autoridad y nadie puede llegar más alto que ellos en una palabra son piedras sobre cada uno de tales congregaciones. Cuando un hombre, en lugar de seguir en obediencia al Señor, elige seguir incondicionalmente a otro hombre, termina por perjudicarlo, estorbarlo, asfixiarlo, confundirlo y postergar sus bendiciones.

(Génesis 13:2) Y ABRAHAM ERA RIQUÍSIMO EN GANADO, EN PLATA Y EN ORO.
Esto pulveriza la teología de la pobreza, esa que inventaron algunos y que enseña que mientras más pobre y miserable y hambriento es usted, más cerca de Dios está y más predilecto de Dios es. No dice que Abraham era rico, dice que era riquísimo. Abraham, eh? ¡El padre de la fe! Hermano... Dios se glorifica en un rancho miserable... Amén, pero en el barrio más lujoso también, porque Dios es soberano y quiere que seamos buenos administradores, que seamos cabeza no cola. Me gustaría saber la respuesta que muchos tendrán que contestar cuando Cristo les pregunte que está haciendo todo ese dinero en sus bancos y la Iglesia en carencias.

(Génesis 13:3,4) “Y volvió por sus jornadas desde el Neguev hacia Bet-El, hasta el lugar donde había estado antes su tienda entre Bet-El y Hai, 4 al lugar del altar que había hecho allí antes; e invocó allí Abraham el nombre de Jehová”.
Si era riquísimo, si había salido por causa de una promesa directa, si nada funcionaba mal en su vida, ¿Para qué tendría necesidad de invocar a Jehová? Medítelo.

(Génesis 13:5) “También Lot, que andaba con Abraham, tenía ovejas, vacas y tiendas. 
Una de las ventajas de los que les gusta ser como Lot y otra punta de identificación de identidad es: Beneficiarse de las bendiciones ajenas.

(Génesis 13:6) “Y la tierra no era suficiente para que habitasen juntos, pues sus posesiones eran muchas, y no podían morar en un mismo lugar”.
Más allá de la realidad de esta historia, hay una razón espiritual de fondo: nadie podrá durante mucho tiempo disfrutar una promesa de Dios que está destinada a otra persona. Y la promesa, aquí, era para Abraham y no para quien, o quienes lo acompañaran circunstancialmente. Ocurre lo mismo con algunos grandes ministerios.

(Génesis 13:7) “Y hubo contienda entre los pastores del ganado de Abraham y los pastores del ganado de Lot; y el cananeo y el ferezeo habitaban entonces en la tierra”. Fíjese que, por rara contradicción, es la bendición de Dios la que desata la contienda. Que no es entre Abraham y Lot, es entre su gente. Este tipo de personas produce eso. ¿Nunca lo ha visto por allí en alguna congregación remota y lejana? Más que una batalla entre el pueblo de Dios y las fuerzas satánicas, la batalla actual parecería ser entre las mismas congregaciones. Quien es más grande, quien tiene más gente, adonde hay más milagros, quien tiene más dones. Eso sí; cuando Dios manda bendiciones, los pastores se pelean entre sí para recibirlas. Identidad que es muy parecida a la de Lot.

(Génesis 13:8) “entonces Abraham dijo a Lot: no haya ahora altercado entre nosotros dos, entre mis pastores y los tuyos, porque somos hermanos”.
Es obvio que a esto, tomarlo de una manera literal, no es posible, ya que Abraham no era hermano de Lot, era su tío. Abraham está hablando de una hermandad en la fe, cosa que Lot ni por asomo podía entender. “Mira... no nos peleemos con los de aquella denominación... son hermanos después de todo...” – “¿Esos, hermanos? ¡Esos son unos herejes, blasfemos, apartados, blasfemos, desobedientes!” Hay gente que no sólo cree que sólo serán salvos los de su denominación; ¡Algunos creen que solamente serán salvos los que están en su congregación local!

(Génesis 13:9) “¿No está toda la tierra delante de ti? Yo te ruego que te apartes de mí. Si fueres a la mano izquierda, yo iré a la derecha; y si tú a la derecha, yo iré a la izquierda”. Note usted que es Abraham el que plantea la solución. Los que son como Lot, carecen de dominio propio, y por lo tanto son incapaces de evitar la contienda.

(Génesis 13:10) “Y alzó Lot sus ojos, y vio toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto en la dirección de Zoar, antes que destruyese Jehová a Sodoma y a Gomorra”.
En esa época la llanura del Jordán era tan fértil que Lot pensó que había llegado al huerto del Edén. Parece como si Lot estuviere dándole la espalda a la tierra prometida, porque Sodoma estaba enclavada exactamente en sus límites. Lo cierto es que aquí queda en evidencia que ser como Lot, también carece de discernimiento. Ya que es incapaz de ver ninguna diferencia entre Sodoma y Gomorra y el Edén.

(Génesis 13:11-13) “entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente, y se apartaron el uno del otro. 12 Abraham acampó en la tierra de Canaán, en tanto que Lot habitó en las ciudades de la llanura, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma. 13 Mas los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra Jehová en gran manera”. Quiero que preste usted atención a un detalle: ¿Cuál fue el pecado de Caín, más allá de ser el autor de la muerte de su hermano Abel? LA DESOBEDIENCIA. ¿Y recuerda cual fue una de esas desobediencias? Haber decidido construir y habitar en una ciudad cuando Dios le había ordenado vivir en el campo. Eso determinó cierto juicio de Dios sobre las ciudades. Entonces: ¿Adónde se fue Lot? A las ciudades de la llanura. Esto nos muestra otro detalle de su identidad: transmite desobediencia por causa de la ignorancia.

(Génesis 13:14) “Y Jehová dijo a Abraham, después que Lot se apartó de él: alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente”. ¿Cuándo dice aquí que Dios le muestra a Abraham su promesa? Después que Lot se apartó de él. Esto significa que mientras Lot andaba a su lado, más allá de que fuera buena o mala persona, pariente o no, Dios no podía activar su promesa divina. Ahora fíjese, usted que tiene promesas demoradas, ¿No será que lleva algún Lot adherido a usted? Las personas como Lot, son factores de freno en las promesas de Dios.

(Génesis 13:15-18) “Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre. 16 Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada. 17 Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti te la daré. 18 Abraham, pues, removiendo su tienda, vino y moró en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí altar a Jehová”. Ahora bien, en el capítulo siguiente, el 14, encontramos el relato de una guerra que tuvo como protagonistas a Amrafé rey de Sinar, Arioc rey de Elasar, Quedorlaomer rey de Elam, y Tidal rey de Goim, enfrentándose contra Bera rey de Sodoma, Birsa rey de Gomorra, SINAB rey de Adina, Semeber rey de Zeboim y Zoar rey de Bela. En el marco de esa batalla, los primeros prevalecieron y sucedió lo que sigue:

(Génesis 14: 11,12) “Y tomaron toda la riqueza de Sodoma y de Gomorra, y todas sus provisiones, y se fueron. 12 Tomaron también a Lot, hijo del hermano de Abraham, que moraba en Sodoma, y sus bienes, y se fueron”. Dice después, que uno de los que pudieron sobrevivir de la matanza y el saqueo, fue corriendo y le avisó a Abraham que el enemigo se había llevado secuestrado a Lot. ¿Qué cree usted que hizo Abraham? ¿Dijo: “Ah, a mi no me importa un rábano de Lot. Él se lo buscó. Conmigo ni se habla y que se arregle?” No, no hizo eso. Si bien es cierto que aquí encontramos otra faceta de la identidad de Lot, siempre se mete en problemas. Pero cuidado, eso es porque ellos le dan lugar y después ¿Qué hacen?: especulan con la misericordia de los verdaderos hijos de Dios. ¡¡Ayúdame hermano!! Mire lo que hizo Abraham:

(Génesis 14:14) “Oyó Abraham que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta dan. 15 Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco. 16 Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente, y sus bienes, y a las mujeres y demás gente”. Esto que hizo Abraham, es lo que todo creyente debería hacer: primero, no dejarse dominar por ningún espíritu de rencor, ni de resentimiento, ni de odio. Pese a que estaban peleados, Abraham no dudó en salir y arriesgar su propia vida para rescatar a Lot. Pero atención: una cosa es no sentir rencor ni resentimiento y, olvidando lo pasado salir en defensa de su sobrino, pero otra muy diferente es hacer alianza con él. Principio de divorcio. Abraham no hizo eso. Fue, se jugó su vida y la de sus hombres, rescató a Lot, pero no volvió a aliarse con él. Lo regresó a Sodoma.

Nadie le dice que no debe defender a sus hermanos en Cristo, sean como sean, pero no exagerar tu misericordia y quedar en esclavitud de hombre. Amistad, con todos los seres humanos, creyentes o no creyentes, son creación de Dios por igual. Hermandad en el Señor, con todos los que lo confiesan y proclaman como Salvador personal y Señor de sus vidas, se congregan en un lugar donde se le rinde culto y adoración, tengan la doctrina que tengan, pero alianza, alianza solamente con los que están en su mismo espíritu. Eso hizo Abraham. (2Juan 1:9-11) “9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. 10 Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! 11 Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras”.

(Génesis 19:1-4) “1 Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. (Escuche: la puerta de una ciudad, era un lugar para la gente importante. Aquí hay una condición de personas como Lot con dos facetas: es ocioso y le encanta figurar) y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hasta el suelo, (Otra condición: Es sumiso, aun mucho antes de discernir los valores que se le presentan) 2 y dijo: Ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino. (Gente como Lot no tiene ni la menor idea los que visitan sus congregaciones, de quienes son ni sus intenciones o su relación con Dios, y que doctrina practican) Y ellos respondieron: no, que en la calle nos quedaremos esta noche. 3 Más él porfió con ellos mucho, y fueron con él, y entraron en su casa; y les hizo banquete, y coció panes sin levadura, y comieron. (Gente como Lot tiene habilidad para convencer) 4 Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. 5 Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos”.

Aquí hay que aclarar algo que es sumamente importante, porque el idioma Reina Valera no permite verlo con claridad. Los hombres de la ciudad de Sodoma, lo que querían, era abusar de los visitantes de una forma sádica y homosexual. En la Nueva Versión Internacional, que ha rescatado la traducción al español de los originales, no dice “para que los conozcamos”, dice para que nos acostemos con ellos. Fíjese que la homosexualidad es la única razón que aquí se ofrece para el castigo de Sodoma. Así se lo confirma en (Judas 1:7) donde dice: “Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno”. Además, las costumbres demandaban que los viajeros no fueran atacados y la homosexualidad debía ser castigada con la muerte.

(Génesis 19:6-8) “Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí, 7 y dijo: os ruego, hermanos míos, (¿Hermanos?) Que no hagáis tal maldad. 8 He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré afuera, y haced de ellas como bien os pareciere, solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado”. Esta es otra condición de este tipo de personas como Lot: si lo cree necesario, puede llegar a entregar a su familia, para defender o apoyar a quien desee defender.

(Génesis 19:15-19) “15 Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcáis en el castigo de la ciudad. 16 Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer, y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; (Aquí es interesante que usted se dé cuenta que, pese a todo, Dios tiene misericordia de los que están influidos por convivir en las congregaciones de error de doctrina como Lot) y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad. 17 Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas. 18 Pero Lot les dijo: no, yo os ruego, señores míos, 19 he aquí ahora ha hallado vuestro siervo gracia en vuestros ojos, y habéis engrandecido vuestra misericordia que habéis hecho conmigo dándome la vida; mas yo no podré escapar al monte, no sea que me alcance el mal, y muera”. 

Más allá de su alarde persuasivo, Lot descubre otro lado de su identidad: Es miedoso, aun en la compañía de ángeles Lot quería más seguridad que la que el monte podía ofrecerle. En muchos aspectos, esto exhibe las huellas “del presente siglo malo”. Lo insignificante de buscar seguridad en las cosas temporales se manifiesta en la rápida partida de Lot.

(Génesis 19:30-38) “30 Pero Lot subió de Zoar y moró en el monte, y sus dos hijas con él; porque tuvo miedo  (otra vez) de quedarse en Zoar, y habitó en una cueva él y sus dos hijas. 31 Entonces la mayor dijo a la menor: nuestro padre es viejo, y no queda varón en la tierra que entre a nosotras conforme a la costumbre de toda la tierra. 32 Ven, demos de beber vino a nuestro padre, y durmamos con él, y conservaremos de nuestro padre, descendencia. 33 Y dieron a beber vino a su padre aquella noche, y entró la mayor y durmió con su padre; mas él no sintió cuando se acostó ella, ni cuando se levantó. 34 El día siguiente, dijo la mayor a la menor: he aquí, yo dormí la noche pasada con mi padre; démosle a beber vino también esta noche, y entra y duerme con él, para que conservemos de nuestro padre descendencia. 35 Y dieron a beber vino a su padre también aquella noche, y se levantó la menor, y durmió con él; pero él no echó de ver cuando se acostó ella, ni cuando se levantó. 36 Y las dos hijas de Lot concibieron de su padre. 37 Y dio a luz la mayor un hijo, y llamó su nombre Moab, el cual es padre de los moabitas hasta hoy. 38 La menor también dio a luz un hijo, y llamó su nombre Ben-Ammi, el cual es padre de los amonitas hasta hoy.

PUNTO PRIMERO Y MUY IMPORTANTE: al no haber todavía una revelación clara de Dios sobre este texto, todos nos embarcamos en escudriñados personalizados y llegamos a las conclusiones más absurdas. No he leído demasiados comentaristas, pero de los pocos que he leído, no se pueden poner de acuerdo con este relato.
Lo cierto es que visto así, hay varios puntos que no cierran del todo en esta historia. Conjeturas, hipótesis, para aportar alguna idea más, pero de ninguna manera revelación.
No tiene valor doctrinal ni de enseñanza, ¿De acuerdo? Dice que las hijas de Lot vieron que toda la tierra estaba devastada y no era posible casarse y tener hijos. Eran–se supone- mujeres creyentes y, como no hay nada que haga cambiar este rumbo desde la visita de los ángeles a Sodoma hasta aquí, se sobreentiende que también vírgenes.

Sin embargo, así y todo prefirieron el incesto a la oración o a la búsqueda de otra salida. Tanto es así que los hijos que tuvieron estuvieron destinados por su nacimiento. Moab, que significa “A través de nuestro padre”, originó a los moabitas, que serían más tarde los responsables de la peor seducción carnal en la historia de Israel. Y Ben-Ammi, que significa “Hijo de mi pueblo” y dio origen a los amonitas, fueron responsables por los sacrificios humanos dedicados a Moloc.
Y DESPUÉS LOT. Primero, muy débil para con el vino. Y además sin dominio propio, sin autocontrol. Viudo desde hacía un tiempo, (su mujer se convirtió en estatua de sal por mirar hacia atrás en la salida de Sodoma, obvio, se supone que murió) y no habiendo estado evidentemente con mujer alguna durante mucho tiempo, ¿No se dio cuenta de nada, verdaderamente, o aceptó el incesto como salida inevitable para una urgencia carnal? ¿Fueron solamente dos noches, una con cada hija? No dice en ninguna parte que se haya enojado o preocupado en demasía por el embarazo de sus hijas.

HAY ASPECTOS MUY PRECISOS CON RELACIÓN A LA IDENTIDAD DE LOT. Primero, dice que era un justo, lo que hoy equivaldría a decir: “Es un cristiano que se congrega en Tal iglesia y está en comunión y en sujeción con su pastor”, tal como se escribe en los informes que las iglesias evangélicas hacen de algunos de sus miembros para recomendarlos para alguna tarea.
Le cuidó la espalda a Abraham con la certeza de que recibiría parte de la bendición destinada para el padre de la fe. Fue así, pero sus egoísmos y la desobediencia y sus intereses, lo traicionaron. En un momento dado, hizo exactamente lo que hacen todos aquellos que tienen esta identidad: tratar de apropiarse de lo que Dios le envía a sus hijos fieles. A la mejor has oído por ahí que existen divisiones. Son Acab tratando de quedarse con la huerta de Nabot por causa de los consejos de Jezabel, seguramente has visto este demonio Jezabelico en alguna congregación muy lejana ¿Verdad?

Dios no le quitó a Lot lo que era suyo porque, reitero, dice que era un justo, pero lo sacó del camino de Abraham. Y recién allí fue cuando pudo darle a Abraham toda la promesa y la garantía que tenía preparada para él. Si no sabe, no puede o no quiere desprenderse de su Lot personal, jamás podrá recibir nada de Dios. Válido para líderes que se dejan rodear de colaboradores que no han sido levantados por Dios para eso, sólo porque le caen simpáticos o le son consecuentes.
Lot era un hombre que caminaba de acuerdo a las circunstancias que no tenía la más mínima visión. Eligió Sodoma creyendo ver prosperidad y guiado con sus ojos carnales gente como Lot no tiene sentidos Espirituales. ¿Cuántos Lot habrá hoy que eligen para sus ministerios auténticas Sodomas, llenas de pecado y corrupción, creyendo sinceramente, y predicándolo inclusive, que son parte del Reino Celestial, enviados especialmente por el Señor para ellos porque se ven sumamente importantes?


ESTUDIO en Lerma por:
Pr. Víctor R. Preciado Balderrama
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb
viclaly5757.blogspot.com

Buen día les invito con mucho respeto a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado y que, con mucho amor he puesto algunos estudios que Dios me ha regalado en revelación, Efesios 3:8 A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo. Efesios 4:29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.


Publicar un comentario