lunes, 21 de enero de 2013

EL ESPÍRITU SANTO Y LA DOCTRINA DE CRISTO


Lerma, Domingo, 20 de Enero de 2013

EL ESPÍRITU SANTO Y LA DOCTRINA DE CRISTO
(Isaías 42:18-25)
(Efesios 4:14-16) “14 Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia  las artimañas del error 15 sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente,  según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”.

Por medio de exponer la VERDAD acabará por sí sola con la mentira porque cuando llega la luz la oscuridad deja de ser por lo tanto pon MUCHA ATENCIÓN Y TOMA TU BIBLIA y dale la orden a tu alma que sea entendida porque JEHOVÁ DIOS nos va a hablar y contestar estas preguntas a través de la SANA DOCTRINA DE CRISTO ¿QUÉ ES EL ESPÍRITU SANTO? ¿CUÁL ES SU FUNCIÓN? ¿CUÁL ES SU IMPORTANCIA? (Hebreos 13:9) “No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas, que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas”.
            En estos días es triste ver y oír como los creyentes fieles están siendo engañados por hombres mentirosos que hacen que las almas “caigan de espalda”. Y llaman a esta farsa santa unción. Pero eso no está en las sagradas escrituras es un invento y estratagema de hombres corruptos.

            Cualquier persona voluntaria o por inducción puede dejarse caer de espalda, pero no cualquiera puede ser lleno del PODER DEL ESPÍRITU SANTO, que inevitablemente sí te hace caer pero, hacia adelante en señal de adoración. La palabra de Dios dice que LA SANTA UNCIÓN DE DIOS no habita en un corazón cargado de maldad sino en un corazón limpio (Salmos 15:1-5). No sea engañado las caídas de espalda y las danzas eróticas al ritmo de la música no son el sello del espíritu santo. En ninguna parte de la Biblia dice eso.

¿QUÉ ES EL ESPÍRITU SANTO?
Es hablar en “nuevas lenguas humanas” para que el Evangelio de Cristo sea Claramente Entendido y Comprendido, Para Que Pueda haber una evidencia y resultado de haber recibido correctamente la Palabra que salió de la Boca de Jehová Dios y no volverá a Él vacía sino que hará que haya un resultado porque se hace esto bajo el poder de Dios Ejemplo: (Hechos 2:41) “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas”; (Hechos 1:8) “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el espíritu  santo”.
Así como ya no vemos la columna de fuego y la nube de la presencia de Jehová Dios pero si sabemos de su presencia, porque podemos ver claramente la evidencia de cambios verdaderos de los integrantes de las congregaciones donde están siendo enseñados en la Sanidad de la Doctrina de Cristo, porque el milagro más grande que existe es el cambiar salir de todas esas tradiciones donde el mundo nos tenía atrapados invalidando los Justos Juicios de Jehová Dios. (Santiago 4:4)  “¡Oh almas adúlteras!  ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”.
Hoy tampoco veremos lenguas de fuego sobre la cabeza de nadie pero si tenemos que ver las evidencias de entendimiento de la Palabra de Dios que lleven a las personas al arrepentimiento crezcan en el Amor y su fe claramente cimentada en lo que está Escrito en la Biblia (Hechos 2:4) “Se les aparecieron lenguas repartidas como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos....y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen”.
El estado carnal que es por naturaleza en el hombre le hace sentirse muy incomodo cuando se le habla que debe recibir el “Espíritu Santo”. Todos los creyentes convertidos buscan el sello del ESPÍRITU SANTO, (Hechos 1:5; 6:3; 8:15; 10:43-44; 11:16; 19:2)

Es el viejo hombre que se resiste a ser una “nueva criatura”. Estos son los que niegan el derramamiento del “ESPÍRITU SANTO” llegando incluso a decir que esta unción era solo para el tiempo antiguo pero no para hoy. ¡Dicen ellos! pero ¿qué dice Dios? (Hechos 2:17) “Derramaré de mí espíritu sobre toda carne”.
(Hechos 2:38-39) “38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”.
Cuando Dios fue manifestado en carne (1 Timoteo 3:16; Juan 1:1-14; Romanos 9:5; 1 Juan 5:20) Juan el Bautista reconoce que solo Jesucristo tiene el poder para bautizar con el fuego del espíritu santo. (Mateo 3:11) “Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego”

¿CUÁL ES SU FUNCIÓN?
Es tan amplio explicar su utilidad, que en la gracia de Dios la resumiremos diciendo que: Su función es para hacer la obra de Dios (Éxodo 31:2-5; Hechos 6:2-4; Zacarías 4:5, 6). Los discípulos estuvieron tres años y medio aprendiendo de su maestro, llenándose de conocimiento, pero cuando Jesús se despide de ellos, antes de subir al cielo les dijo: (Lucas24:49) “Quedaos en la ciudad de Jerusalén hasta que seáis investido de poder de lo alto.” (Escritura cumplida en Hechos 2:1-4).

Para poder ser predicador, pastor, y poder enseñar detrás del púlpito, poder orar por los enfermos, necesitamos el poder de Dios. (Romanos 8:9) “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”. Todo el que no ha nacido de nuevo de agua y del espíritu está muerto en delitos y pecados (Juan 3:5; Efesios 2:1,2). En esa condición está sin el poder de Dios que da gracia y capacita al hombre para que pueda hacer la obra de Dios. El apóstol Pedro, aun cuando vivió mucho tiempo al lado del maestro hizo su primera predicación solo después que fue LLENO DEL ESPÍRITU SANTO hablando en otras lenguas, pero no angelicales porque en estas lenguas nadie se ha convertido y arrepentido al escuchar hablarlas, y los que se arrepintieron en el Versículo 41 claramente tuvieron que entender para poder arrepentirse, ya que las lenguas angelicales es un Don para hablar a Dios no a los hombres como lo dice la Palabra en: (1 Corintios 14:2) “Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios”. (Hechos 2:14) “Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras”.
El bautizo del apóstol Pablo: (Hechos 9:6-18).
Recuerde  que donde no hay espíritu santo, Dios no está allí. La importancia del Espíritu Santo y su importancia principal está en que es parte del “plan de salvación” que el señor dejo: (Juan 3:5) “Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”

Los muertos en Cristo saldrán de su sepultura con un cuerpo nuevo y glorificado e inmortal; luego nosotros los que vivimos seremos transformado en un abrir y cerrar de ojos. Todo esto es obra exclusiva del poder del ESPÍRITU SANTO. (1 Tesalonicenses 4:13-18; 1 Corintios 15:50-54)   

Muchos cristianos no tienen el Espíritu Santo nadie le enseña que no se puede vivir sin la presencia del poder del Espíritu Santo. (Efesios 5:14 y 18) “Despiértate  tú  que duermes  y   levántate  de   los  muertos,  y   te   alumbrará Cristo...No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed lleno del espíritu”. 
(Hech.4:8) “Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel:” así hablo a los gobernantes del pueblo y a los ancianos de Israel. (Hechos 4:31; 13:52) “31 Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios; 52 Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo”.

En (Gen.15:9-17) el señor nos muestra a un varón de Dios llamado Abram. Quien prepara un altar, puso la ofrenda sobre el altar, la carne del sacrificio. Todo el día adoró al todopoderoso esperando con paciencia que el “fuego de Dios” descendiera del cielo aprobara su adoración consumiendo las llamas de Dios el altar. En su espera descendieron “aves de rapiña” que quisieron robar la carne que era su ofrenda sobre el altar. Estas aves representan al diablo que muchas veces cuando Ud. y yo estamos rindiendo culto de adoración al vernos cansado nos quiere robar el gozo y la adoración al verdadero Dios. Aquí Abram no lo permitió la Biblia dice que las ahuyentó no permitió que su ofrenda fuera estorbada por el diablo. Al caer el sol el fuego de Dios cayó sobre el altar.

Miremos a “Elías” (1 Reyes 18:24) conociendo la experiencia viva del espíritu de Dios le dijo a los profetas de baal: “El Dios que respondiere por fuego ese sea Dios”.             Por supuesto que los profetas falsos de baal no pudieron hacer que cayera fuego del cielo. Cuando Elías ora a Dios diciéndole que se muestre ahora como el verdadero Dios de Israel. (1 Reyes 18:38) “Entonces cayó fuego del cielo y consumió el holocausto, la leña, las piedras, y el polvo y aún lamió  el agua que estaba en la zanja” A todos nos debe llamar la atención como el señor respaldó a sus siervos, sea Elías o Abram lo hizo con “fuego del cielo” En los días en que la iglesia hizo su primera reunión Dios respaldó a 120 creyentes entre los cuales estaba “María la madre de Jesús” y los discípulos con el mismo  “fuego” que respaldó a Abraham y Elías  en el Antiguo Testamento. (Hechos 2:1-4) “Fueron todos llenos del Espíritu Santo”

La misma antorcha que se paseaba alrededor de la ofrenda del altar de Abraham, ahora sobre 120 almas vemos lenguas repartidas como de fuego asentándose sobre cada uno de ellos.

ESTA UNCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO HIZO ESTO TAMBIÉN:
En el templo la hermosa un cojo saltara y caminara (Hechos 3)
El pecado de Ananias y Safira fuera descubierto (Hechos 5)
Abrió las puertas de la cárcel a Pedro y Juan (Hechos 12:6)
Ciudad de samaria se convierte (Hechos 8)
Eneas ocho años en cama se levantó (Hechos 9:33)
Rompe las cadenas y les abre la celda a Pablo y Silas (Hechos 16)
La iglesia necesita fieles lleno de fuego del Espíritu Santo para que vayan a:
Casa de Cornelio a enseñar la verdad (Hechos 10)
Que como Esteban en la angustia glorifiquen a Dios. (Hechos 6:8)
Como Pablo prediquen la verdad a las autoridades
Como Felipe muestren la verdad a los perdidos (Hechos 8:26)
La iglesia que es obra de Dios no puede crecer sin la presencia del Espíritu Santo. El poder de Dios hace que las cualidades humanas pasen inadvertidas.

(Juan 15:5) “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”. 
(Hechos 9:31) “Entonces la  Iglesias tenían  paz  por  toda  Judea, Galilea, y Samaria; y eran edificadas andando en el  temor del señor y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.”

En el inicio de la iglesia vemos a los judíos y gentiles incorporados a la iglesia a través del bautismo en el nombre de Jesucristo y por el Espíritu Santo hablando en otras lenguas que por supuesto tienen que ser entendibles para poder comprender perfectamente que se encuentra en pecado y llegara al arrepentimiento, tenemos que entender que Jehová Dios todo lo ha hecho con un propósito y el propósito de hablar lenguas angelicales es únicamente un don para cuando se te acaba tu repertorio al estar orando en lo secreto principalmente pueda tu alma y espíritu ser edificada pero en una congregación si no existe un intérprete dice la Palabra de Jehová que calle.
(Hechos 19:5,6)(1 Corintios 13:1) “Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe”. (1 Corintios 14:6) “Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablare con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina?

No le parece extraño que muchos prediquen y hablen de Dios sin haber recibido el don del Espíritu Santo con la evidencia de haber un verdadero arrepentimiento. Los discípulos fueron llenos del espíritu santo y entonces comenzaron a ejecutar la orden del señor. (Marcos 16:15-16; Hechos 2:1-4)
Recordemos que cuando el “sacerdote Elí”  perdió la confianza de Dios, Dios se retiro de él y del templo, y esa casa donde el pueblo veía descender las bendiciones de Dios quedó sin gloria, porque el arca de Dios, símbolo de su presencia fue tomada por los filisteos. (1 Samuel 4:21-22)
Esta misma experiencia la vivió “Sansón” gran varón y lleno del poder del espíritu santo. Con Dios en su vida no hubo enemigo que se le enfrentara, pero cuando Dios se retiró de él a causa de su pecado, cayó en manos del enemigo. Y cuando quiso hacer con  el enemigo lo que hacía cuando Dios estaba con él, esta vez no pudo. (Jueces 16:20,21) “20 Esta vez saldré como las otras y me escaparé, pero él no sabía que Jehová se había apartado de él, 21 Mas los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le ataron con cadenas para que moliese en la cárcel”. Elí, Sansón, dos varones que sintieron en su vida el vacío de estar privados de la presencia del Espíritu Santo de Dios. Aprendieron que sin Dios en el corazón no se puede hacer nada.

Seamos como Moisés que como buen varón de Dios no estaba dispuesto a salir de Egipto si la presencia del Espíritu Santo de Dios no estaba con él. (Éxodo 33:15) “Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí”. Prefería seguir bajo el yugo de la esclavitud que salir a la esperanza de libertad sin el respaldo divino en su vida.

       ¿Cuántos  están haciendo la obra de Dios sin el poder del espíritu Santo?
•Hacen show cristiano
•Paseos de entretención cristiana
•Predicadores cuenta chiste
•Eventos musicales sin palabra de Dios
•Servicios especiales para testimonios, sueños y experiencias
•Campamentos juveniles con nombres bíblicos
Con estas cosas quieren reemplazar el poder del Espíritu Santo. A este tipo de adoración la palabra les llama “cisternas  rotas” (Jeremías 2:13) “Dos males ha hecho mi pueblo, me dejaron a mí fuente de agua viva, y cavaron Cisternas rotas que no retienen agua”.

La escritura dice que la iglesia se une, crece, se goza, y se fortalece solo cuando la (Hechos 9:31) “Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo” está en el corazón de los creyentes. La iglesia y el Sello del Espíritu Santo. La iglesia es un cuerpo, cuya cabeza es Cristo (Efesios 5:23). Este cuerpo (la iglesia) es vivo, y su vida está en la presencia del Espíritu Santo. Y esta es la evidencia de verdad tener la llenura del Espíritu Santo en un verdadero Discípulo de Cristo Jesús. Porque Jesús claramente dice que por sus frutos vamos a conocer a sus seguidores y en este pasaje deja muy bien en claro la gran diferencia entre los hermanos carnales a los Hermanos Espirituales que están prendidos a la vid que es Jesucristo porque Jesús mismo ha quitado el velo del corazón para que seamos entendidos. (Gálatas 5:19-26)
(Lucas 20:38) “Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven”

Es de suma importancia que Ud. comprenda que este “cuerpo” que es la iglesia está controlado por la cabeza que es Jesucristo. (Colosenses 1:18) “y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”. Y Cristo solo tiene una única Doctrina absolutamente la única que el Espíritu Santo respalda y sustenta con todo el contexto Bíblico, desde Génesis asta Apocalipsis, (2 Juan 1:9)  “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo”.
Sepa también que lo único que tiene la facultad de Dios para incorporarnos este cuerpo vivo (iglesia) es el “Poder del Espíritu Santo” y si Ud. no lo ha recibido debe buscarlo.  (1 Corintios 12:12,13; Romanos 8:9).
Pertenecer a la Iglesia del Dios vivo porque le tienen anotado e inscrito en un libro de alguna congregación, esa es una mentira del diablo, el hombre no tiene la facultad para incorporar al cuerpo. Jesús le dijo a Nicodemo (Juan3:5) “Si no nacieres de agua y del Espíritu no puedes entrar en el reino de Dios”                                                                       

“Sellar”: es marcar o colocar una señal para distinguir entre lo que pertenece a Dios de lo que no le pertenece. (2 Timoteo 1:9) “quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos”.
(2 Corintios 1:22) “El cual nos ha sellado, y nos ha dado las arras del espíritu en nuestros corazones.” 
(Efesios 4:30) “Y no contristéis al espíritu santo de Dios, con el cual fuisteis sellados  para el día de la redención.” 
EL SELLO DEL ESPÍRITU SANTO en nuestros corazones nos deja marcado como propiedad de Dios. Quien no tenga este “Sello del Espíritu Santo” no es  de Dios ni le pertenece. (Romanos 8:9) “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él”.
Todo creyente convertido debe ser sellado con el Espíritu Santo para el día de la redención (Efesios 1:13; 4:30) “13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él,  fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa; 30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”.

“LA SEGURIDAD Y EL SELLO” En el A.T. (Daniel 6:17) vemos a Daniel echado en el foso de los leones y para que no pudiese escapar el “rey” selló la entrada con su sello real para que nadie abriera la única puerta de escape a Daniel. Este sello indicaba que nadie podía alterar su decisión. El libro de (Ester 8:8) nos dice las escrituras que el sello del rey da “seguridad” que nadie podía alterar. “Escribid, pues, vosotros a los judíos como bien os pareciere, en el nombre del rey, y selladlo con el anillo del rey; porque un edicto que se escribe en nombre del rey, y se sella con el anillo del rey, no puede ser revocado.”
En (Mat.27:65-66) vemos a Pilato colocando soldados como medida de seguridad frente a la tumba de Jesús instruyéndolos  que aseguraran la tumba sellándola con una piedra. “Ahí tenéis una guardia; id aseguradlo como sabéis...entonces ellos fueron y aseguraron el sepulcro, sellando la piedra y poniendo la guardia.”

Así cuando el Espíritu Santo de Dios nos sella, se estampa la marca divina en nosotros y bajo este sello estamos seguros en Cristo. El Espíritu Santo esta sellando a los verdaderos creyentes que buscan ser reconocido como hijo de Dios con la señal visible del Espíritu Santo que es mostrar el fruto del Espíritu Santo manifestado en Gálatas 5:22 y 23, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza. Jesucristo dice que por sus frutos los conoceremos, y también seremos conocidos y distinguidos como verdaderos cristianos (Mateo 7:16) “Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?”.

Todo el que ha sido sellado la escritura dice que nada le puede separar de Cristo Jesús. (Romanos 8:38-39) y que el señor es el dueño absoluto de los que tienen su sello. Existe este pacto de nuestro Dios Jehová para todos los sellados con su Espíritu (Jeremías 32:37-44) Estos sellados por el Espíritu Santo, han sido separados, puesto aparte para Dios, diferenciados y marcados como de su pertenencia ¡somos  propiedad de Dios para siempre!. (1 Corintios 6:19-20) (1Pedro 1:18-22).

“LAS ARRAS DEL ESPÍRITU” Es la “garantía” que a través del Espíritu Santo vamos a recibir lo que esperamos. (2 Corintios 1:22) “el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones”. Así como el sello es el compromiso de Dios de redimirnos (Efesios 4:30) “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención”, las “Arras del espíritu santo” es gozar en forma anticipada la herencia que vamos a recibir en Cristo.

Cuando el cristiano de hoy recibe el Espíritu Santo está recibiendo un adelanto de parte de Dios de lo que recibirá en plenitud cuando estemos en su presencia. (1 Juan 3:2) “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es”. Lea por favor: (2 Corintios 5:5; Filipenses 3:19-20; Efesios 1:14).
El Espíritu Santo es “las arras de nuestra herencia” es lo que   garantiza que Dios dará una total redención a todos los que tienen el “Sello de pertenencia” (Juan 1:12) “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”.

Podemos decir: (Romanos 8:16) “El espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios” 
No solamente hemos sido incorporados al cuerpo de Cristo, que es la iglesia, sino que además, hemos entrado por adopción a formar parte de la familia de Dios.
(Gálatas 4:6-7) “Y por cuanto sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el espíritu de su hijo, el cual clama ¡Abba...Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y sí hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo”
No se deje engañar con los falsos maestros religiosos de estos últimos tiempos que han llenado la tierra con doctrinas diabólicas erróneas con relación al Espíritu Santo. Hablan de cosas que no entienden y que nunca ellos han recibido.

Ud. que ahora conoce la verdad ¿Tiene este sello? Si no lo tiene ¿Qué espera para recibirlo? (Mateo 7:8) "Todo aquel  que pide recibe; y el que busca haya; y el que llama se le abrirá."
(Hechos 2:39) “Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para los que están lejos. Para cuanto el señor nuestro Dios llamare”. 
Estamos en los últimos días antes de la venida de nuestro Señor Jesucristo, y por lo tanto son tiempos tremendamente emocionantes, para los que decidan recibir a Dios. No es un misterio el que Dios este derramando de su Espíritu de una manera muy especial en el mundo entero. ¿Cuál es la razón de este derramamiento? Dios está restaurando el mensaje Apostólico del Pentecostés en los últimos días, antes de su venida, (Hechos 2:17) "Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne". Miles de almas están despertando de sus letargos espirituales, de tradiciones secas y muertas; están rompiendo con sus tradiciones, buscando y recibiendo esta experiencia Apostólica. Esta experiencia con Dios es la única capaz de satisfacer la profunda necesidad que hay en el alma, de ser amado(a) por tu creador y salvador, sintiéndolo dentro de ti como RÍOS DE AGUA VIVA. (Juan 7:37) “En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz,  diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba”.
¿QUIEN PUEDE RECIBIR EL ESPÍRITU SANTO?
Así comenzó la Iglesia Apostólica primitiva. Ese es el mensaje que se predicaba en aquel entonces, y ese es el mensaje que todavía predican los que obedecen la Palabra de Dios completamente. (Hechos 2:38-39) "Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare".
El derramamiento del Espíritu no le pertenece a ninguna corporación, nadie puede arrogarse el derecho de propiedad, el Espíritu Santo lo da el señor a los que se lo pidan: (Lucas 11:13) “Si vosotros siendo malos sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos ¿Cuánto más vuestros Padre Celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pida?”. No hay en la Palabra de Dios quien diga, que El cambió su plan para la iglesia. El don del Espíritu Santo es el derecho de todo creyente. Su presencia continúa dejándose sentir dentro de cada creyente en la Iglesia de Cristo hoy, como se dejó sentir poderosamente en la iglesia apostólica primitiva.

¿COMO RECIBIR EL ESPÍRITU SANTO?
El primer paso para recibir este don de Dios, es el arrepentimiento: (Hechos 2:38) "Arrepentios, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y RECIBIRÉIS EL DON DEL ESPÍRITU SANTO".
El arrepentimiento es cambiar la dirección hacia dónde íbamos, y comenzar a caminar con Dios, y dejar que Jehová sea el amo de nuestras vidas a través de Cristo. Arrepiéntase hasta que sienta que Dios le ha perdonado todos sus pecados, examinando su conciencia y dejando que el espíritu Santo tome el derecho legal en su vida y lo redarguya de todo pecado y le muestre todos esos pecados escondidos.
En el momento que usted sinceramente se arrepiente, Jehová Dios le perdonará inmediatamente, y sentirá como si le hubieran quitado un gran peso de su alma.
Ahora usted puede hablar con Dios y pedirle que le llene con su Espíritu Santo, y lo puede recibir en ese momento, pero hay un segundo paso que es tan necesario como el primero. El segundo paso es el Bautismo en el Nombre de Jesucristo. En el Nuevo Testamento el Bautismo era un acto de fe y obediencia, que probaba que la persona se había arrepentido completamente. Es un testimonio público delante de los hombres de que la persona ha decidido entregar su vida a Cristo, y vivir desde ese momento en adelante para Jesucristo. En el arrepentimiento usted muere al pecado, en el bautismo usted es enterrado, y cuando usted sale del agua es un acto simbólico de su resurrección a vida nueva.


PREDICA en Lerma por él:
Pr. Víctor R. Preciado Balderrama
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb
viclaly5757.blogspot.com

Les invito con mucho respeto a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado.
(Mat 10:8) “…de gracia recibisteis, dad de gracia”.


Publicar un comentario