miércoles, 28 de noviembre de 2012

APOYANDO AL CIERVO DE DIOS


APOYANDO AL CIERVO DE DIOS
Descubriendo y desarrollando grandeza en el apoyo a nuestro
Guía espiritual y la visión que Jesús le dio.

11Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero? 12Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro? (Lucas 16: 10-12).

Algo que consideramos poco o pequeño e insignificante, para Dios es de gran valor.
Hay gente que tiene su punto de vista, frecuentemente hacen esfuerzos a medias, tienen poco entusiasmo (otra visión) y producen RESULTADOS a medias. (Siempre culpan a otros)
Debe comprometerse e integrarse con la visión, en asistencia, diezmo, ofrendas. ¿pequeño?, ¿poco?.

HAGA CORRECCIONES EN SU FORMA DE ACTUAR

“12Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”. (Mateo 7:12)

HAGA SU TRABAJO COMO PARA EL SEÑOR (ÉL NOS DA LA VISIÓN)

 “22Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. 23Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.” (Col.3:22-24)

Si usted hace las cosas para los que lo ven, son externas y no del corazón. Dios quiere que hagamos cada cosa como para él.

1. Dios quiere que usted tenga una actitud de compromiso y excelencia hacia toda su obra.
2. El quiere que sirvamos a otros como deseamos ser servidos.
3. El quiere que hagamos cada cosa como para él.
Dios usa a los seres humanos como sus agentes aquí sobre la tierra para hacer su obra. Él nos dio derecho a ejercer autoridad, dominio.

“Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.” (Mateo 10:1,8)

El hombre es la autoridad legal establecida por Dios sobre la tierra.
Si bien el primer hombre, Adán, cedió terreno a Satanás, “el dios de este mundo”, Jesús lo recuperó.
Jesús aplastó a satanás y nos dio derecho legal.

“10Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. 11Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.” (Efesios 6:10-12)

Usted tiene autoridad espiritual. Usted tiene dominio a través de sus palabras.
Tiene el poder de atar las fuerzas del infierno y desatar las bendiciones de Dios.

Si ha nacido de nuevo, tiene la habilidad de usar el nombre de Jesús. ¡Él pagó el precio para que usted viva en victoria sobre la tierra hoy!
Descubra su autoridad espiritual, su vida cambiará. La de otros también.






ESTUDIO en Lerma por él:
Pr. Víctor R. Preciado Balderrama




Les invito con mucho respeto a visitar el BLOGSPOT que Dios me ha regalado (Mat 10:8b) “…de gracia recibisteis, dad de gracia”. Y que, con mucho amor he puesto algunos estudios que Dios me ha revelado. (Efesios 3:8) “A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo”. (Efesios 4:29) “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes”.
http://viclaly5757.blogspot.com/?spref=fb
viclaly5757.blogspot.com
Publicar un comentario